Archive for 29 mayo 2009

Acuerdo comercial MERCOSUR/ India en vigencia el 1 de junio

mayo 29, 2009

ACUERDO COMERCIAL MERCOSUR/ INDIA EN VIGENCIA EL 1 DE JUNIO

El convenio de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay con Nueva Delhi, el cual estipula inicialmente tasas especiales para 647 productos de ambas partes, entrara en vigor el 1 de junio.

Jose Carlos Fonseca, consejero político de Brasil, resaltó que ese pacto es el primer convenio de su tipo que contrae el Mercado Común del Sur con un socio extraregional, el cual encierra un gran potencial para el desarrollo de las relaciones.

A manera de preámbulo a ese esperado suceso, la Federación de Cámaras de Comercio e Industria de la India (FICCI), que agrupa a más de dos mil empresas con una empleomanía superior a 20 millones de trabajadores, acogió en su sede el foro “India-MERCOSUR, Crecientes Oportunidades de Negocio y Cooperación”.

“La relevancia del ACP descansa en que contribuirá a ampliar el flujo comercial”, señaló a Prensa Latina Genaro Pappalardo, embajador de Paraguay, país que preside actualmente el bloque suramericano.

Particularmente, indicó, facilitará el intercambio en productos farmacéuticos, petroquímicos, alimenticios y de la industria ligera, además de un mayor conocimiento mutuo que “permitirá abrir nuevas avenidas para el acercamiento y los negocios”, recalcó.

Ashok Ummat, presidente de FICCI, transmitió al foro empresarial que el intercambio entre la India y el MERCOSUR ascendió a cuatro mil 600 millones de dólares en 2008, y tan solo en el primer trimestre de 2009 ese volumen fue de tres mil 900 millones, lo cual augura un nuevo récord.

“Pese al declive del comercio global, el intercambio entre MERCOSUR y la India ha seguido creciendo”, aseguró Ummat.

Muchas industrias farmacológicas indias y de otros sectores -refirió- se han establecido en América Latina en los últimos años, y esta tendencia continuará creciendo en la medida que los gobiernos brindan incentivos para facilitar el comercio, los negocios y las inversiones, vaticinó el titular de FICCI.

Las principales exportaciones indias a Latinoamérica son artículos textiles, electrónicos y eléctricos, además de piezas para motocicletas, en tanto importa básicamente petróleo, gas, piezas para autos y materia prima.

Por su parte, Gloria Gangte, subsecretaria para América Latina en la Cancillería india, opinó que los cuatro países del cono sur americano resultan beneficiosos para la India no sólo por su gran productividad y fuerza laboral calificada, sino también por sus potenciales en varios campos como en la agricultura (PL).

URUGUAY Y BRASIL IMPLEMENTARÁN SISTEMA DE COMERCIO SIN DÓLARES

Evalúan que en el lapso de ocho meses entrará en vigencia el acuerdo para comerciar en monedas locales con Brasil.

“La decisión política ya está tomada y se está en etapa de análisis operativo para ir hacia la implementación”, dijo a El País el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara.

“Tanto el BCU como el Banco Central de Brasil han decidido avanzar en ese tema, por lo que ahora se está trabajando a nivel técnico para ir en dirección de implementar un convenio de comercio en monedas locales con Brasil lo antes posible”, agregó.

El funcionario recordó que “a Argentina y Brasil les llevó 8 meses implementarlo”, pero señaló que “esperamos hacerlo en mucho menos tiempo, aprovechando los pasos avanzados por ellos”.

El mecanismo se basa en la implementación de un sistema de pago destinado a operaciones comerciales que permite a los importadores y exportadores brasileños, o uruguayos, la realización de pagos y cobros en sus respectivas monedas.

Es aplicable a operaciones de bienes y servicios y los gastos relacionados con las ventas pactadas como fletes y seguros.

El importador brasileño registra la operación y ejecuta el pago del negocio en su propia moneda en una institución financiera convenida. A partir de ese momento se da una compensación de los bancos centrales de los valores en las monedas respectivas y a partir de ahí el BCU expide el crédito al exportador uruguayo a través de algún banco de plaza. La situación también puede ser a la inversa, es decir entre un importador uruguayo y un exportador brasileño.

En noviembre del año pasado, la Unión de Exportadores (UE) había propuesto al gobierno desdolarizar el comercio con Brasil ante la negativa de importadores de ese país de asumir riesgos cambiarios por la inestabilidad del dólar.

La secretaria ejecutiva de la UE, Teresita Aishemberg, había dicho a El País que “los importadores brasileños viven el estrés de no saber cuánto deberán pagar en reales. Lo que queremos es que no exista ese estrés y se asegure un tipo de cambio con el real”.

El comercio en monedas locales en un momento de incertidumbre como el actual “sirve para que no se corte la cadena de comercio con Brasil”, había justificado Aishemberg ante el diario uruguayo.

Entre Argentina y Brasil, en los poco más de cinco meses que llevaba habilitado el sistema, solo se habían registrado 120 empresas entre argentinas y brasileñas para poder operar con monedas locales.

SEGÚN SELA, MÉXICO LIDERA EL COMERCIO REGIONAL

Ciudad de México, 11 de mayo.-El organismo revela que sus TLC lo han beneficiado y han impulsado su PIBMéxico es el país de América Latina que recibe más ingresos por concepto de exportaciones, aseguró el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA).

Al ser la segunda economía más grande de la región, ha sido beneficiada con acuerdos comerciales preferenciales, que le han permitido convertirse en el líder exportador latinoamericano, explicó la entidad en su infome titulado Asimetrías en los Procesos de Integración de la Región.

En el documento se describe la ventaja de México sobre otros países latinoamericanos debido a que ha desarrollado una activa política de acuerdos con Estados Unidos y Canadá.

También, porque en los últimos 15 años ha logrado crear varios tratados con los países de la región, sobre todo con el objetivo de obtener zonas de libre comercio en bienes y servicios, con excepción de Perú y Brasil, con quienes el acuerdo es limitado.

A pesar de que México se encuentra por debajo de Brasil como economía, cuenta con una canasta de acuerdos comerciales mayor que dicho país, además de que la profundidad en los tratados es más ambiciosa y con un uso del TED (Trato Especial Diferenciado) más extensivo.

Asimismo, el organismo considera a México “privilegiado”, pues el PIB real por habitante ha crecido considerablemente frente a lo observado en otros países de América Latina, simplemente, considerando el valor del dólar de 2000, en 1993 el PIB era de cinco mil 949 dólares, pasando a seis mil 349 dólares en 2003, y alcanzando en 2007 los siete mil 094 dólares.

En cuanto al nivel de sofisticación de bienes, el organismo encontró que México tiene un mayor nivel en su forma de intercambio, ya que vende bienes de sofisticación en la región y productos menos complejos a Estados Unidos y Canadá.

A partir de estas disparidades encontradas en la región, el SELA recomienda que a las economías pequeñas se les permita superar restricciones que son impuestas por su tamaño, también invitan a que se creen bienes públicos regionales como un transporte para Latinoamérica.

Además, sugiere a México y Brasil que compartan sus programas nacionales para que se repliquen en toda la región y así disminuir brechas entre países.
El organismo revela que sus TLC lo han beneficiado y han impulsado su PIBMéxico es el país de América Latina que recibe más ingresos por concepto de exportaciones, aseguró el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA).

Al ser la segunda economía más grande de la región, ha sido beneficiada con acuerdos comerciales preferenciales, que le han permitido convertirse en el líder exportador latinoamericano, explicó la entidad en su infome titulado Asimetrías en los Procesos de Integración de la Región.

En el documento se describe la ventaja de México sobre otros países latinoamericanos debido a que ha desarrollado una activa política de acuerdos con Estados Unidos y Canadá.

También, porque en los últimos 15 años ha logrado crear varios tratados con los países de la región, sobre todo con el objetivo de obtener zonas de libre comercio en bienes y servicios, con excepción de Perú y Brasil, con quienes el acuerdo es limitado.

A pesar de que México se encuentra por debajo de Brasil como economía, cuenta con una canasta de acuerdos comerciales mayor que dicho país, además de que la profundidad en los tratados es más ambiciosa y con un uso del TED (Trato Especial Diferenciado) más extensivo.

Asimismo, el organismo considera a México “privilegiado”, pues el PIB real por habitante ha crecido considerablemente frente a lo observado en otros países de América Latina, simplemente, considerando el valor del dólar de 2000, en 1993 el PIB era de cinco mil 949 dólares, pasando a seis mil 349 dólares en 2003, y alcanzando en 2007 los siete mil 094 dólares.

En cuanto al nivel de sofisticación de bienes, el organismo encontró que México tiene un mayor nivel en su forma de intercambio, ya que vende bienes de sofisticación en la región y productos menos complejos a Estados Unidos y Canadá.

A partir de estas disparidades encontradas en la región, el SELA recomienda que a las economías pequeñas se les permita superar restricciones que son impuestas por su tamaño, también invitan a que se creen bienes públicos regionales como un transporte para Latinoamérica.

Además, sugiere a México y Brasil que compartan sus programas nacionales para que se repliquen en toda la región y así disminuir brechas entre países. (SELA)

CRISTINA FERNÁNDEZ LANZÓ CRÉDITOS DEL BANCO HIPOTECARIO PARA VIVIENDA

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó el acto de lanzamiento de una línea de créditos para la vivienda que otorgará el Banco Hipotecario con fondos de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Ansses).

El plan que administrará el Banco Hipotecario fue denominado “El crédito para tu casa”. Se esperan otorgar al menos 40 mil créditos por esta vía. La línea de créditos, disponible a partir del 27 de mayo, ofrece cuatro opciones:

Compra de viviendas usadas

El ingreso mínimo deberá ser de $ 2.000 y se podrá afectar hasta el 40 por ciento al pago de cuotas. Las viviendas no deberán superar los 120 m2. El plazo máximo será de 15 años. La tasa será de 19,96 por ciento. Se podrá solicitar hasta el 70 por ciento del costo total de la unidad. Monto mínimo de 50 mil pesos y máximo de 300 mil pesos. Con un ingreso de 2.000 pesos se puede obtener un préstamo de 51.500 pesos con una cuota de 854 pesos mensuales.

Compra de viviendas nuevas

Ingreso mínimo de 2 mil pesos. La tasa es de 17,92 por ciento y será a 15 años de plazo. Se podrá financiar hasta el 70 por ciento del valor del inmueble. El monto máximo de 300 mil pesos.

Ampliación y terminación de viviendas

La tasa es de 13,95 por ciento. Se podrá financiar el 100 por ciento del proyecto de obra faltante, sin superar el 35 % del valor actual de la garantía; serán 40 metros cuadrados de obra sin superar el inmueble los 120 m2. Para el caso de terminación se podrá financiar 60 metros cuadrados sin que el inmueble supere los 120 m2. El monto máximo a financiar es de 150 mil pesos.

Construcción de viviendas nuevas

Ingreso mínimo de 2 mil pesos. Hasta 300 mil pesos a 20 años con una tasa de 13,98 por ciento. Para un ingreso de 2 mil pesos se pueden obtener 68.500 pesos con una cuota de 845 pesos.


[mercosurabc]

Aseguran que Brasil entró en recesión a fines del 2008

mayo 29, 2009

El Comité de Datas de Ciclos Económicos (Codace), de la Fundación Getulio Vargas (FGV), afirmó que Brasil entró en recesión en el último trimestre de 2008 interrumpiendo 21 trimestres seguidos de crecimiento.

“Brasil entró en recesión en el último trimestre de 2008, interrumpiendo 21 trimestres de crecimiento continuo de la economía, el más largo período de expansión desde 1980, generando un incremento acumulado del PBI de 29,9%; nivel sólo verificado en la historia reciente entre 1983 a 1987”, precisó el Comité.

El Codace fue creado por la Getulio Vargas para determinar ciclos económicos y apoyar las decisiones de política monetaria y de planeamiento de las empresas.

La coordinadora del Codace, la economista Marcelle Chauvet, profesora de la Universidad de California, dijo que la decisión de marcar el inicio de la recesión en Brasil no considera proyecciones sobre el futuro de la economía.

El análisis tuvo en cuenta indicadores que muestran que “no existen dudas” sobre el declive de la economía por un período superior a seis meses, según la experta. Ese período es el plazo mínino que el Comité considera necesario para determinar un nuevo ciclo, de expansión o recesión.

El Comité, integrado por otros cinco economistas, se reunió el lunes y martes pasado para discutir es estado del actual ciclo y el escenario macroconómico.

De acuerdo a Chauvet, la información sobre cuándo el país entra en fase recesiva o expansiva es “fundamental” para auxiliar el planeamiento de las empresas y definir estrategias de inversiones y producción. También puede ayudar al gobierno en la definición de su política monetaria, agregó.

Para el Codace, sólo al fin del segundo trimestre Brasil podrá comenzar a la salir de la recesión.

“No será una recesión tan larga como en Estados Unidos. El mercado interno sustentará la economía”, especifica el informe, reportado este jueves por Folha de S. Paulo.

FUENTE: Infobae Profesional

La CEPAL advierte una fuerte caída del comercio por la crisis en Latinoamérica

mayo 26, 2009

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe informó que la economía de la región caerá un 0,3%, el primer retroceso tras seis años seguidos de crecimiento.
La crisis mundial redujo el comercio de Latinoamérica entre un 9 y un 11 por ciento, afirmó la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena, en una entrevista que publicó hoy el diario cubano Granma.

“Lo más fuerte que se está viviendo en la región es la caída en el comercio. Creo que el ‘shock’ de la disminución de la demanda de nuestros bienes y servicios y productos es nuestro tema más relevante”, dijo Bárcena.

“Aunque nos agarra con mayores fortalezas, la región) no es inmune a esta crisis” agregó Bárcena.

Según la secretaria ejecutiva de la Cepal, en el ámbito financiero el efecto en América Latina y el Caribe también ha sido “fuerte, pero menos complejo, porque la región tenía sistemas financieros un poco más sanos”.

Bárcena recordó que en 2002 la deuda exterior de América Latina equivalía al 24% del PIB, mientras que en 2008 había bajado al 8%.

La crisis mundial también merma los ingresos de muchos países del continente por turismo y remesas, sobre todo en Centroamérica y el Caribe, y en el caso de México la situación se agrava por la epidemia de gripe A, explicó.

La secretaria ejecutiva de la Cepal calcula que este año la economía de la región caerá un 0,3%, el primer retroceso tras seis años seguidos de crecimiento.

También preocupa a la Cepal el desempleo, que puede incrementarse en un punto porcentual tras haber bajado en la región del 11% al 7,6% entre 2003 y 2008.

adnargentina

Por la caída del consumo pidió convocatoria una importante textil

mayo 22, 2009

La caída en el consumo y el aumento de costos se cobró la primera víctima del año en el sector textil. Ayer, Sniafa informó a la Bolsa de Comercio que había solicitados la apertura de su Concurso Preventivo de Acreedores. Así, se convirtió en la primera compañía importante del sector en pedir a un Juzgado la mediación para hacer frente a sus compromisos de deuda, según confirmaron en el mercado.

La empresa pertenece a Solea Trust Reg y el Fondo de Inversión The Tower Fund, con participación extranjera.

El caso de Sniafa, una firma dedicada a la fabricación de hilados sintéticos que llegó a tener ventas por $ 42 millones al año, se suma al de GASA, la compañía de la inglesa BG y Repsol YPF que controla la distribuidora gasífera Metrogas –el martes informó sobre su concurso– y de las cadenas de electrodomésticos Bonesi y Saturno.

El pedido de Concurso quedó radicado en el Juzgado de Primera Instancia en lo Comercial número 26 de la Ciudad de Buenos Aires.

“No es una tendencia del sector”, aclaró Aldo Karagozian, tesorero de ProTejer, ante la consulta de El Cronista. “La cadena está sorprendentemente sana. El último año fue muy malo, pero nos encontró con stock, casi sin deuda y con cosas por cobrar. Tenemos la sensación de que la demanda interna dejó de caer y hasta podría mejorar en los próximos meses”.

Los motivos

El concurso –un pedido que solicita la propia compañía cuando le resulta inevitable entrar en cesación de pagos– le permitirá a Sniafa continuar con la gestión de su negocio.

En sus últimos balances, la textil anticipa su crítica situación. Acusa que los altos costos de la materia prima y el incremento de la energía “han diezmado la liquidez de la Sociedad”.

Además, en comparación con las ventas que registró en 2007, el primer trimestre cerró un 26% por debajo debido a la caída de demanda en el mercado local.

La situación empeoró este año. Para los nueve meses terminados en marzo de 2009 registró pérdidas por $ 8,17 millones, un 40% más que las del mismo período del año anterior.

En línea con la desaceleración de la economía, las empresas comenzaron a tener cada vez más problemas para hacer frente a sus compromisos de deuda. De acuerdo con Veraz, durante el primer trimestre del año los pedidos de concurso crecieron un 2,3%, aunque cayeron 46,2% en el mismo lapso las quiebras.

Cronista

Emergentes mudam a geografia da indústria farmacêutica

mayo 21, 2009

São Paulo, 19 de Maio de 2009 – Em apenas três anos, a participação dos mercados emergentes no crescimento do SETOR farmacêutico passou de 16% para 51%. Enquanto isso, um MERCADO maduro como o norte-americano, que contribuía com 52% do crescimento, despencou para uma participação negativa de 19%. Essa virada, em tão pouco tempo, dos “farmaemergentes” – que incluem China, BRASIL, México, Turquia, Índia, Coreia do Sul e Rússia – começa a chamar a atenção do MERCADO internacional e deve levar a um movimento mais intenso de aquisições na área, segundo levantamento da consultoria internacional IMS Health, divulgado com exclusividade para a Gazeta Mercantil.

“Quem está dentro quer ficar mais forte e quem está fora vai querer entrar”, afirma o gerente geral da IMS Health, Raymond Hill. No total, porém, os ESTADOS UNIDOS ainda respondem por 39% das VENDAS do MERCADO farmacêutico, seguidos pela Europa, com 18%; Japão, com 11%, os “farmaemergentes com 12%, Canadá, com 2%, e o restante dividido entre outros países do mundo.

Sozinhos, os norte-americanos movimentarão em 2009 entre US$ 280 bilhões e US$ 290 bilhões e a previsão é decréscimo de 1% a 2%. Os cinco principais mercados da Europa, que movimenta cerca de US$ 140 bilhões, devem crescer entre 2% e 3%, bem como o Japão, com US$ 87 bilhões, com projeção de alta de 4% a 5%. Paralelamente, os “farmaemergentes” devem crescer de 13% a 14%, movimentando algo em torno de US$ 85 bilhões a US$ 95 bilhões, conforme a consultoria. O restante do mundo deve movimentar entre US$ 150 bilhões e US$ 160 bilhões, com expectativa de crescimento entre 5% e 6%. No total, o MERCADO farmacêutico global movimentará até o final deste ano entre US$ 750 bilhões e US$ 760 bilhões, o que representa um crescimento to entre 2,5% 3,5%.

Segundo Hill, a China despontou no segmento em função dos investimentos de US$ 135 bilhões destinados ao seu sistema de saúde. O ranking geral do IMS em 2003, mostra os chineses em nono lugar, saltando para o quinto, em 2008, e devendo chegar ao terceiro lugar até 2013. “E o BRASIL deve avançar, não só com os investimentos, mas também com a regulamentação do MERCADO”, diz o especialista, acrescentando que regras claras são o melhor caminho para proteger o capital e atrair investimentos. No ranking geral, o País permaneceu na décima colocação entre os anos de 2003 e 2008, mas deve assumir o oitavo lugar em 2013, de acordo com o IMS.

Já na lista que leva em conta só os “farmaemergentes”, o crescimento estimado entre 2008 e 2013 para a China, isoladamente, fica em torno de 20% a 23%; seguido pela Rússia, com 14% a 17%; Índia e Turquia, com 11% a 14%; BRASIL e Coreia do Sul, com 7% a 10%, e, por último, o México (um dos mais afetados pela crise financeira), com 4% a 7%. No total, a média de crescimento do segmento farmacêutico no período deve ficar em torno de 13% a 16%.

Genéricos

“Os números mostram que quem procura dinheiro novo tem de buscar novos mercados”, acrescenta o vice presidente COMERCIAL do IMS para as Américas, Sydney Clark. Ele diz ainda que os MEDICAMENTOS genéricos tiveram um papel importantíssimo no sentido de ampliar os mercados nos últimos anos. Isso porque o processo de pesquisa e desenvolvimento é mais longo e a aprovação de novas drogas hoje em dia é muito mais rígida. “O risco do INVESTIMENTO na indústria farmacêutica hoje é muito alto”, acrescenta Clark. Atualmente, esta indústria está entre as que mais investem em pesquisa, algo em torno de 15% a 20% do faturamento.

No BRASIL, a participação dos genéricos no MERCADO farmacêutico como um todo, em unidades, encerrou o primeiro trimestre do ano em 17,7%, o que representa alta de 2,1% em relação aos 15,6% verificados em igual período do ano passado. Com isso, pelo segundo trimestre consecutivo, os MEDICAMENTOS genéricos registraram recorde de VENDAS, com a comercialização de 71,2 milhões de uni-dades, 19,4% a mais que no mesmo período de 2008, quando atingiu a marca de 59,6 milhões. Em valores, houve alta de 21,7%, para R$ 939 milhões.

O segmento tem se mostrado tão promissor que foi responsável por um dos principais negócios na área até o momento, a compra da brasileira Medley pela francesa Sanofi-Aventis, por R$ 1,5 bilhão. Para a Sanofi, quarto maior grupo farmacêutico do mundo com faturamento global de ? 27,5 bilhões, a receita proveniente de mercados emergentes como os Brics (BRASIL, Rússia, Índia e China), já responde por aproximadamente ? 6,5 bilhões. Neste contexto, o BRASIL ganha uma força ainda maior dentro do grupo.

A aquisição garante à Sanofi a liderança no MERCADO de MEDICAMENTOS sob prescrição, com R$ 2,27 bilhão em faturamento, passando à frente da Novartis. O laboratório se consolida também na liderança de MEDICAMENTOS livres de prescrição médicas (os conhecidos OTCs) – que tem como carro-chefe o campeão de VENDAS em analgésicos, Dorflex. No segmento de genéricos, Sanofi-Medley ultrapassa a EMS com faturamento de R$ 1,32 bilhão.

IMS Health amplia estrutura no BRASIL

Fundada em 1954, nos ESTADOS UNIDOS, a IMS Health também está de olho nos mercados emergentes. Uma das maiores consultorias do mundo especializada na área farmacêutica, a companhia está reforçando sua estrutura na AMÉRICA LATINA. Presente em mais de 50 países, com quase 1.800 consultores, a IMS considera o BRASIL o segundo MERCADO mais importante, depois da China.

Por isso, em apenas quatro anos a empresa, que não tinha nenhum consultor no País, já mantém em seu quadro 20 profissionais no BRASIL e deve ampliar ainda mais esse quadro. Segundo o vice presidente COMERCIAL para as Américas, Sydney Clark, a medida que o MERCADO começa a se sofisticar, gera demanda para novos serviços e outras categorias de produtos.

“Atualmente a indústria farmacêutica gasta cerca de US$ 5 bilhões por ano na análise do MERCADO, acompanhando as tendências”, afirma o gerente geral da IMS Health, Raymond Hill. Ele acredita que, com melhorias de processos e concentração de esforços em atividades ligadas a atividade central, os grandes grupos possam economizar cerca de US$ 1 bilhão.

Diante disso, a IMS quer ampliar sua participação na área de consultoria e serviços, que responde hoje por 25% da receita, ante os 75% do faturamento obtido com pesquisas. “Para isso, nosso próximo passo é a terceirização de processos de inteligência de MERCADO”, acrescenta Hill.

O diretor da consultoria para AMÉRICA LATINA, Marcos Macedo, afirma que, mais do que nunca, a indústria farmacêutica está sendo pressionada por resultados. “Por isso, ela precisa se concentrar no desenvolvimento de novas drogas”, diz. Nesse sentido, informação, mais do que nunca, será essencial nesse jogo.

Com faturamento global em torno de US$ 2,3 bilhões, a IMS também quer expandir suas pesquisas. Reconhecida pelo trabalho de levantamento de informações no varejo, a companhia quer avançar nos segmentos hospitalares e governamentais.

Gazeta Mercantil

Levantan medida antidumping para los plásticos tipo “PET” procedentes de Brasil

mayo 21, 2009

El Ministerio de Producción levantó hoy la medida antidumping que regía para las importaciones de tereftalato de polietileno (PET) procedentes de Brasil, a través de la resolución 167 publicada hoy en el Boletín Oficial.

La decisión lleva la firma de la titular del área, Débora Giorgi, y argumenta que se ha comprobado luego de la investigación pertinente “la inexistencia de daño” para la industria argentina.

La medida antidumping afectaba a M&G Fibras e Resinas Ltda. y M&G Polimeros Brasil, y las investigaciones se habían originado como consecuencia de una presentación de la firma Dak Americas Argentina S.A.

Luego, desde la empresa argentina destacaron la necesidad de modificar la decisión y las autoridades confirmaron la inexistencia del daño con lo que levantaron la medida, que había sido dispuesta para el PET de viscosidad intrínseca superior o igual a 0,7 dl/g e inferior o igual a 0,86 dl/g, según detalla la resolución.

Ambito financiero

LOS TRES PLANOS DEL SISTEMA DEL COMERCIO MUNDIAL:

mayo 19, 2009

Félix Peña

 

La interacción entre los tres planos del sistema del comercio mundial (el nacional, el regional y comercial preferencial y el global multilateral), es relevante tanto para la formulación y aplicación de políticas públicas a nivel de cada país, como para el trazado y ejecución de estrategias empresarias, especialmente de las empresas expuestas a la competencia internacional.

Es también relevante para la eficacia, en el plano global multilateral, del sistema de la OMC y para las negociaciones de la Rueda Doha.

La tensión dialéctica entre los mencionados tres planos, es hoy una de las cuestiones centrales de la agenda del sistema del comercio mundial y, en particular, de la OMC. La idea que uno predomine – por ejemplo el global multilateral – sobre los otros puede ajustarse a visiones teóricas e ideológicas. No ocurre así en la realidad y difícil es que ello ocurra sin una efectiva centralización del poder mundial, algo que es más que improbable que se produzca al menos en lo que es previsible en la actualidad.

Es mas realista, procurar desarrollar criterios, enfoques y mecanismos que permitan al menos preservar un razonable equilibrio entre los tres planos, el que probablemente estará por mucho tiempo marcado por la inestabilidad. Y es un equilibrio inestable que requerirá, para preservarlo, operar simultáneamente sobre cada uno de los tres planos y sobre sus interacciones.

Es posible prever que las nuevas realidades impulsarán a todos los protagonistas – gobiernos y empresas – por su propio interés, a procurar instituciones y reglas de juego que aseguren a la vez flexibilidad y previsibilidad. De ellas se esperará que permitan desarrollar estrategias adaptadas a un mundo que presentará, cada vez más, un cuadro de múltiples opciones en la inserción internacional de países y de empresas.

 

El marco regulador del sistema del comercio mundial es la resultante de principios (que a veces reflejan diferencias culturales y también ideológicas), instituciones (especialmente, como ámbitos de negociaciones, producción de reglas de juego, disciplinas colectivas y solución de diferendos) y reglas (tanto formales e informales, incluyendo sobre-entendidos), que se generan en tres planos que interactúan entre sí.Como es sabido, ellos son el plano nacional, el regional (incluyendo el comercial preferencial) y el global multilateral. Se da entre ellos una tensión dialéctica que es, a la vez, inevitable (al menos que un país opte por el cierre total con su entorno externo), muy dinámica (cambia constantemente en sus alcances e intensidades) y relativamente compleja de administrar (dada la magnitud y diversidad que han alcanzado los intercambios internacionales de bienes y de servicios, así como su financiamiento).

La interacción entre los tres planos es relevante tanto para la formulación y aplicación de políticas públicas a nivel de cada país, como para el trazado y ejecución de estrategias empresarias, especialmente en el caso de empresas de alguna forma expuestas a la competencia internacional.

Es también relevante para la eficacia, en el plano global multilateral, del sistema institucionalizado en la OMC y para las negociaciones que se desarrollan en su ámbito, concretamente para la Rueda Doha. El debate sobre las nuevas tendencias y modalidades proteccionistas, lo ha puesto en evidencia (ver al respecto, este Newsletter, de los meses de enero, febrero y marzo 2009).

Cabe tener en cuenta además, que en la medida que las reglas (sean ellas nacionales, preferenciales o globales) penetren en la realidad, es decir que sean efectivas, podrán tener una incidencia en la canalización de flujos de bienes y de servicios, de capitales y de tecnologías, a través de países y de sus jurisdicciones. Incluso pueden impedirlos. Por ello son uno de los factores principales a tomar en cuenta a la hora de la adopción de decisiones racionales de inversión, y de enhebrar el denso tejido de redes empresarias transnacionales de producción y suministro que hoy caracterizan las relaciones comerciales internacionales.

Y en cuanto a las reglas globales multilaterales (y en su caso, las regionales y comerciales preferenciales), su función es, además, contribuir al incremento del intercambio comercial mundial, al desarrollo económico de los países y a la generación de ganancias mutuas entre los distintos protagonistas. Son objetivos que en la realidad muchas veces no se logran, al menos en la medida de las expectativas que se generan. Por el contrario, a través de la historia se observan alternancias de ciclos de expansión y de retracción de la globalización de los mercados y, en particular, pronunciadas disparidades en la distribución de beneficios del comercio mundial, tanto entre como dentro de los distintos países.

Principios, instituciones y reglas son la resultante de un largo proceso de acumulación de experiencias, muchas veces negativas, a través de los siglos. Es un proceso en que casi a cámara lenta primero, y luego en forma acelerada en las últimas décadas, pero siempre con avances y retrocesos, se han ido acrecentando las conexiones entre los distintos mercados nacionales y sus respectivas capacidades de producir y consumir bienes, de prestar y de utilizar servicios, tanto dentro como entre los múltiples espacios geográficos regionales. Es una conectividad económica y política, que tiene hoy un alcance universal, pero que sigue presentando fuertes disparidades en su distribución geográfica.

La resultante de tal proceso es un sistema del comercio mundial cada vez más intenso en sus interacciones, con diferenciaciones en sus expresiones regionales y, además, más descentrado, en el sentido que tiende a diluirse la concentración del poder relativo en pocos centros dominantes.

Todo ejercicio intelectual orientado a comprender el marco regulador del sistema del comercio mundial requiere comenzar por el reconocimiento de un primer plano de acción, el nacional, que es la resultante de políticas y preferencias de protagonistas estatales soberanos. Es decir, los que a través de los tiempos fueron conformándose como Estados nacionales. Un dato de la actual realidad, es que son más numerosos y que entre ellos la distribución del poder sigue siendo desigual. Y lo será quizás siempre. Desigualdad que proviene, entre otros factores, de diferentes dimensiones (territorio y población); ubicación geográfica; grados de desarrollo económico y social; dotación de recursos productivos; aptitud de generación del progreso técnico.

Ellos condicionan la posibilidad, incluso la vocación, de ejercer el poder que puede tener cada protagonista sobre los demás. Son ellos factores, además, que generan diferencias en la capacidad efectiva que pueda tener cada país para influenciar en la definición de las reglas de juego del comercio mundial.

Son factores expuestos a una fuerte dinámica de cambio. De ahí que el poder relativo de las naciones en los escenarios geográficos regionales y en el plano global, ha estado sujeto a continuas mutaciones a través de los tiempos. Las actuales y profundas transformaciones del poder mundial y su distribución entre un grupo más numerosos de países son, en tal sentido, un trasfondo relevante de la crisis global que hoy se manifiesta, con fuertes repercusiones en el comercio internacional y con un desenlace aún incierto.

Las reglas nacionales son las que tienen un impacto directo en las condiciones y en los costos de acceso a los respectivos mercados. Resultan de políticas y marcos reguladores, que reflejan intereses concretos de sus respectivos actores sociales, como también preferencias culturales y concepciones ideológicas predominantes en una determinada nación. Sobre todo resultan de la percepción del poder que posee o entiende poseer una nación y, por lo tanto de su capacidad para incidir en el alcance y las condiciones de las relaciones con los otros protagonistas estatales y sus respectivos mercados.

Es entonces a partir de los respectivos espacios nacionales, que los países fueron construyendo gradualmente reglas de juego y luego instituciones internacionales, que hoy son parte principal del sistema del comercio mundial. Es una construcción que tuvo por mucho tiempo, a través de la historia, expresiones a través de acuerdos bilaterales o plurilaterales, siempre con un alcance parcial en términos de países involucrados. Fueron generando distintos mecanismos que tendían a abrir los mercados o, al menos, a evitar la discriminación entre los países involucrados, con respecto a las condiciones predominantes en sus respectivos accesos. De allí que una de las primeras reglas de juego pactadas a nivel transnacional fuera la de la cláusula de la nación más favorecida, en sus distintas modalidades.

La intensificación de la conectividad entre los principales mercados observada en los últimos doscientos años, así como los efectos devastadores de las experiencias proteccionistas que siguieron a la gran crisis de los años treinta del siglo pasado, condujeron finalmente – tras la última gran guerra mundial – al creciente desarrollo e interacción entre los otros dos planos que, junto con los nacionales, conforman hoy el sistema del comercio mundial.

Uno de esos planos, es precisamente el global multilateral institucionalizado en el sistema GATT-OMC con sus ya sesenta años de evolución. Como es sabido, el principio de no discriminación es uno de sus ejes centrales, expresado en el tratamiento de más favor establecido en el artículo I del GATT. Junto con la consolidación de lo que cada país otorga a los demás, le dan al sistema – al menos en el plano normativo – la expectativa de un relativo potencial de estabilidad y un alcance relevante de seguro contra la discriminación y el proteccionismo. Con la evolución que tuviera tras la Rueda Uruguay, el mecanismo de solución de controversias en el marco de la OMC, este sistema global multilateral afianzó su tendencia a ser orientado por reglas, acrecentando así su valor político y económico, y su carácter de bien público internacional.

El otro plano, es el de los distintos ámbitos comerciales preferenciales, resultantes sea de estrategias de gobernabilidad regional (como son los casos de la actual Unión Europea y del Mercosur, entre otras expresiones relevantes), sea de estrategias de proyección internacional de los intereses comerciales de países y de grupos de países (como son los múltiples acuerdos preferenciales, bilaterales y plurilaterales), que se supone que son desarrollados en el ámbito de las propias reglas del GATT y luego del GATS.

La proliferación de estos acuerdos de alcance parcial – es decir que no abarcan a todos los miembros de la OMC – se ha intensificado en los últimos años. Ha dado lugar a distintos tipos de acuerdos preferenciales. Algunos son los denominados acuerdos regionales en sentido más estricto, con un claro objetivo de contribuir a la gobernabilidad del respectivo espacio geográfico regional. Otros, en cambio, se han ido concretando entre países incluso muy distantes. Son los acuerdos comerciales preferenciales, cualquiera que sea su modalidad y su denominación.

En todos se observan dos rasgos comunes. Responden a objetivos políticos, explícitos o implícitos, y son discriminatorios en relación al principio central del tratamiento de más favor institucionalizado en el GATT-OMC. Contienen, además y en forma creciente, elementos no preferenciales, es decir que no constituyen excepciones al mencionado principio de no discriminación.

Es una proliferación que incluso puede acrecentarse si no se completa la Rueda Doha y no se introducen, además algunas reformas al sistema global multilateral.

La tensión dialéctica entre los mencionados tres planos, es hoy una de las cuestiones centrales de la agenda del sistema del comercio mundial y, en particular, del sistema GATT-OMC. La idea que uno predomine – por ejemplo el global multilateral – sobre los otros puede ajustarse a visiones teóricas e ideológicas. No ocurre así en la realidad y difícil es que ello ocurra sin una efectiva centralización del poder mundial, algo que es más que improbable que se produzca al menos en lo que es previsible en la actualidad.

En la práctica y quizás por mucho tiempo aún, el plano nacional seguirá siendo el fundamental. Es en su ámbito en el que cada país – cualquiera que sea su poder relativo – podrá eventualmente procurar colocar los otros dos planos en la perspectiva de sus intereses, de sus estrategias y de sus posibilidades.

De ahí que en la medida que un determinado país carezca de una correcta definición de sus intereses y de una estrategia eficaz para potenciarlos, colocando a su favor lo que puede extraer de los otros dos planos, tendrá menos posibilidades de obtener lo que necesita en su interacción comercial con el resto de los países. Lo mismo ocurrirá si un país posee una apreciación errónea de sus posibilidades de acción, en particular, como consecuencia de un diagnóstico equivocado del valor real de sus aportes para los demás países y para sus respectivos mercados.

Pero es también en los otros dos planos que será preciso generar en el futuro, instituciones, métodos de trabajo y reglas de juego, que permitan en lo posible complementarlos y también en lo posible, neutralizar los efectos de sus eventuales incompatibilidades.

Distintos autores han efectuado, especialmente en los últimos tiempos, aportes útiles para quienes intentan entender y explicar la tensión dialéctica entre los mencionados tres planos que conforman el sistema del comercio mundial. Lo son, en particular, para quienes tienen que operar sobre las realidades globales en la perspectiva nacional, tanto de la formulación de políticas públicas, como del desarrollo de visiones y de estrategias negociadoras. Pero lo son también, en el caso de las empresas que procuran una inserción competitiva de sus bienes y servicios en los mercados globales y regionales, especialmente operando en la amplia gama de redes productivas y comerciales transnacionales.

Entre otros, tres libros recientes merecen destacarse por sus valiosos desarrollos y aportes. Uno es el de Richard Baldwin y Patrick Low (eds) (ver la referencia en la sección Lecturas Recomendadas de este Newsletter). El otro es el de Simon Lester y Bryan Mercurio (eds), “Bilateral and Regional Trade Agreements. Commentary and Análisis”, Cambridge University Press, Cambridge 2009). Y el tercero, es el de Tatiana Lacerda Prazeres, que cuenta con un sustantivo prefacio del profesor Celso Lafer (“A OMC e os Blocos Regionais”, Aduaneiras, Sâo Paulo 2008).

Sus desarrollos y aportes, son especialmente relevantes desde el punto de vista de todo intento orientado a entender y a mejor administrar la interacción entre los tres mencionados planos. Se requiere a tal fin, de un enfoque interdisciplinario que combine las lógicas del poder, la del bienestar y la de la legalidad. Sin tal combinación resulta difícil aspirar a decodificar la realidad, como sabe cualquiera que haya tenido que operar en las relaciones comerciales internacionales.

Precisamente, uno de los principales aportes del libro de Tatiana Lacerda Prazeres, es su análisis de lo que se suele presentar como una dicotomía excluyente entre el multilateralismo global de la OMC y el regionalismo preferencial, visualizados por algunos como una relación de complementariedad y por otros, de antagonismo. Considera con razón, que la relación es la vez de complementariedad y de antagonismo. Lo mismo puede decirse, si es que en tal relación se incluye al plano de lo nacional.

Lo importante al respecto es identificar los diversos factores que más pueden incidir, en forma positiva o negativa, en el predominio sea de la complementariedad, sea del antagonismo, a fin de lograr en la práctica el razonable equilibrio entre uno y otro efecto. Es la parte medular de la contribución de la mencionada autora.

Con razón identifica el factor tiempo, como uno de los centrales para explicar la tendencia a recurrir a los acuerdos comerciales preferenciales – especialmente cuando ellos no están vinculados a estrategias de gobernabilidad de espacios geográficos regionales -. En tal sentido, se ha observado en el caso de la Rueda Doha que el hecho que en el plano global multilateral los principales costos, especialmente los políticos internos, se presentan en el corto plazo, en tanto que los beneficios suelen ser mediano y largo plazo, ha inclinado en la práctica a un número creciente de países – y a sus empresas – a procurar avanzar a través de acuerdos de alcance parcial conformando, a veces, redes comerciales preferenciales en torno a un país determinado.

Con acierto, la autora señala sin embargo que los regímenes comerciales son sólo uno de los vectores que determinan la dinámica del comercio internacional. Identifica como los principales a la transición de la sociedad industrial a la del conocimiento; al desarrollo tecnológico en las áreas del transporte, las comunicaciones y la logística; al comercio intra e inter-firmas; a la intensificación de la globalización de los mercados financieros, y a la proliferación y fortalecimiento de las cadenas productivas transnacionales.

En procura de un razonable equilibrio consideramos fundamental operar simultáneamente sobre los tres planos que conforman el sistema del comercio mundial. En todo caso será un equilibrio inestable, expuesto a los efectos de la dinámica de cambio de la competencia económica global y del propio sistema político internacional. Las incertidumbres existentes sobre el futuro – acentuadas en la actualidad – permiten precisamente anticipar la constante inestabilidad de los equilibrios que se logren. La capacidad de continua adaptación a nuevas realidades, será entonces uno de los rasgos que se requerirán de las reglas de juego e instituciones del sistema del comercio mundial.

En el plano nacional, lo fundamental será lograr que se preserve en los principales protagonistas, la sustentabilidad de una visión favorable a la cooperación internacional, resultante especialmente del interés de los gobiernos de asegurar el predominio de la paz y la estabilidad política, tanto a escala global como en sus respectivas regiones geográficas.

Tal interés será reforzado por el de las empresas – cada vez más numerosas y originarias también en las economías emergentes – que operan en múltiples mercados. Ellas demandarán de los gobiernos el desarrollo y preservación de condiciones que les permitan asegurar la fluidez de sus cadenas de suministro, aprovechando las ventajas que se les presentan hoy en todo el mundo. Ellas requieren a la vez importar y exportar, desde y hacia múltiples mercados. De ahí que la internacionalización de la capacidad de producir bienes y de prestar servicios, se ha transformado en un factor central a favor de la articulación entre los tres planos del sistema del comercio mundial.

En los planos regional y comercial preferencial – en los que no existen modelos únicos sobre cómo encarar los respectivos acuerdos – y global multilateral, la nueva realidad de la distribución del poder mundial con su impacto en la competencia económica internacional, así como la resultante de las diversas modalidades de la integración productiva a escala transnacional, serán fuentes de demandas de adaptaciones creativas, tanto en los enfoques y en las reglas particulares de los acuerdos de alcance parcial, como en los más generales del sistema GATT-OMC. En ambos planos, se observa una aceleración de la obsolescencia de reglas de juego, mecanismos, métodos de trabajo e instituciones, provenientes de etapas superadas de la realidad internacional.

Es posible prever que las nuevas realidades impulsarán a todos los protagonistas – gobiernos y empresas – por su propio interés, a procurar instituciones y reglas de juego que aseguren a la vez flexibilidad y previsibilidad. De ellas se esperará que permitan desarrollar estrategias adaptadas a un mundo que presentará, cada vez más, un cuadro de múltiples opciones en la inserción internacional de países y de empresas.

Ello implicará revisar la normativa de la OMC, especialmente la del artículo XXIV del GATT y la de la Cláusula de Habilitación. También ellas son reglas que surgieron en contextos internacionales hoy superados por las nuevas realidades. La transparencia de los respectivos acuerdos será en el futuro un factor esencial para construir la confianza recíproca entre los diversos protagonistas de la competencia económica global.

Cabe resaltar, además, que la reciente tendencia a novedosas modalidades de proteccionismo, si bien diferente en sus alcances a la de la crisis de los años 30, significa una alerta para quienes valoran la preservación de un sistema del comercio mundial funcional a la gobernabilidad global. Son modalidades que significan un riesgo de debilitamiento de los efectos de seguridad contra el proteccionismo y la discriminación que han costado mucho desarrollar en las últimas décadas. La proliferación indisciplinada de acuerdos comerciales preferenciales puede, en tal sentido, contribuir a ese debilitamiento, si es que se produce en el marco de un sistema GATT-OMC que pierda eficacia y legitimidad. El problema no sería, en tal caso, la proliferación pero sí la insuficiencia de las necesarias disciplinas colectivas en la cual tal tendencia se inserta.

Es una alerta que debe conducir no sólo a procurar concluir la actual Rueda Doha, pero en particular, a revisar muchas de las reglas e instituciones que permitan preservar y acrecentar la conectividad entre los múltiples mercados, protegiendo el principio de no discriminación, como una condición necesaria aunque no suficiente, para objetivos valiosos de progreso y desarrollo económico en todos los países.

En nuestra opinión, tal revisión deberá ocupar un lugar prioritario en la agenda de la OMC durante el período de cuatro años del nuevo mandato de su experimentado Director General, Pascal Lamy, recientemente iniciado (ver al respecto su presentación al Consejo General de la OMC, el 29 de abril de 2009).

 

Lecturas recomendadas:

  • Baldwin, Richard; Low, Patrick (editors), “Multilateralizing Regionalism. Challenges for the Global Trading System”, World Trade Organization – Graduate Institute for International and Development Studies, Cambridge University Press, Cambridge 2009.
  • CARI, “El Nuevo Corredor Bioceánico”, Informe Final del Seminario sobre “El Nuevo Corredor Bioceánico, Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales, 24 de noviembre de 2008.
  • CEPAL, “La reacción de los gobiernos de las Américas frente a la crisis internacional: una presentación sintética de las medidas de políticas anunciadas hasta el 31 de marzo de 2009”, (LC/L.3025), Comisión Económica para América Latina, Santiago, Marzo 2009, en: http://www.eclac.org/ o haciendo click aquí.
  • CUTS International, “Multilateralism will reinvent itself in a more resolute avatar”, A Report of the Proceedings of CUTS-FICCI Conference on “Global Partnership for Development: Where do we stand and where to go?” New Delhi, August 12-13, 2008, CUTS International, Jaipur 2008, en: http://www.cuts-international.org.
  • Dadush, Uri, “Resurgent Protectionism: Risks and Possible Remedies”, Carnegie Endowment for International Peace – Policy Outlook, March 2009, en: http://www.carnegieendowment.org/ o haciendo click aquí.
  • ESCAP, “Navigating Out of the Crisis: A Trade-led Recovery. A practical guide for trade policymakers in Asia and the Pacific”, (ST/ESCAP/2538), United Nations Economic and Social Commission for Asia and the Pacific, Bangkok 2009 en http://www.unescap.org/publications/detail.asp?id=1326.
  • ESCAP, “Emerging Trade Issues for Policymakers in Developing Countries in Asia and the Pacific”, Studies in Trade and Investment, nº 64, Economic and Social Commission for Asia and the Pacific, Bangkok, February 2009, en: http://www.unescap.org/. o haciendo click aquí.
  • Giacalone, Rita (editora), “La Integración Sudamericana: un Complejo Proceso Inconcluso”, Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, Universidad de Los Andes, Mérida 2008.
  • International Monetary Fund, “World Economic Outlook – April 2009 – Crisis and Recovery”, World Economic and Financial Surveys, Summary Version, IMF, Washington, April 2009, en: http://www.imf.org.
  • Izquierdo, Alejandro; Talvi, Ernesto (coordinators), “Policy Trade-offs for Unprecedented Times. Confronting the Global Crisis in Latin America and the Caribbean”, Inter-American Development Bank, Washington 2009, en: http://www.iadb.org.
  • Kawai, Masahiro; Wignaraja, Ganeshan, “The Asian “Noodle Bowl”: Is It Serious for Business?”, ADBI Working Paper Series, nº 136, Asian Development Bank Institute, Tokyo, April 2009, en http://www.abdi.org/.
  • Motta Veiga, Pedro da; Polônia Rios, Sandra, “The rising importance of sustainable development in the South American Agenda”, Trade Knowledge Network, International Institute for Sustainable Development, Winnipeg, Manitoba 2009, en http://www.iisd.org.
  • Rafi Khan, Shaheen (editor), “Regional Trade Integration and Conflict Resolutions”, International Development Research Centre, Routledge, London and New York 2009, en: http://www.irdc.ca/openbooks/414-7/.
  • UNCTAD, “The Global Economic Crisis: Systemic Failures and Multilateral Remedies”, Report by the UNCTAD Secretariat Task Force on Systemic Issues and Economic Cooperation, New York and Geneva, 2009, en http://www.unctad.org.
  • Wiarda, Howard, “Nation-Building”, en Issues in Foreign Policy, Comparative Politics and International Affairs, Department of International Affairs, University of Georgia, Athens, GA, May 2009.
  • World Economic Forum-Fundaçâo Dom Cabral, “The Brazil Competitiveness Report 2009”, WEF, Geneva 2009
  • World Trade Organization, “Trade Policy Review – Report by the Secretariat – European Communities”, WTO, Trade Policy Review Body, WT/TPR/S/214, Geneva, 2 March 2009, en: http://www.wto.org.

La privatización del proteccionismo

mayo 19, 2009

Como es sabido, las licencias no automáticas previstas por la OMC pueden ser de conveniente aplicación en el seguimiento estadístico requerido para administrar regímenes de cuotas de importación. Si bien las disciplinas multilaterales no supeditan un dispositivo al otro, lo cierto es que resulta difícil concebir la utilidad de dichas licencias dentro de un marco de acceso irrestricto. De ahí que en el caso argentino, la imposición de licencias sin cuotas para administrar -instaurando además procedimientos engorrosos y dilatorios- haya merecido abundantes objeciones.

Es inevitable preguntarse por los motivos de estas medidas. En principio, parecería que habiendo intenciones de obstaculizar el acceso a los mercados, el uso impropio de licencias resulta más expeditivo y menos comprometedor que la desnaturalización de otros mecanismos con exigencias probatorias del daño y de sus causas, como las requeridas en investigaciones por presunta deslealtad comercial.

Pero este uso inadecuado de licencias no automáticas tiene un sentido adicional cuando las aplican autoridades de la Argentina y Brasil “a pedido” de sectores productivos radicados en el país de la importación y con la mirada puesta en el ingreso de mercaderías similares originarias del otro país.

De las declaraciones efectuadas por funcionarios y empresarios, así como de las rondas de negociación entre particulares, se infiere que tales restricciones pueden implicar la invitación coercitiva a los empresarios para que resuelvan sus diferencias concertando un sucedáneo de cuotas de importación.

El mensaje también está dirigido a las firmas radicadas en terceros países. Al respaldar las negociaciones privadas entre cámaras y empresas brasileñas y argentinas, ambos gobiernos aparecen como garantes nominales de las eventuales asignaciones de cuotas. Así se desalienta a las empresas de terceros países que, dispuestas a pagar el arancel externo común, pretendan ingresar al mercado con productos similares a los que sean objeto de tales recortes.

En tanto, los voceros públicos y privados del país que impone la restricción suelen coincidir -cuando sostienen la legitimidad de los avenimientos privados- en el argumento de preservar los niveles de actividad y del empleo. Pero los gobiernos no participan en las tratativas y, si finalmente logran compatibilizarse los intereses privados librados a su propia fuerza relativa, resultan compromisos equivalentes a una autorrestricción de exportaciones.

¿Es esto novedoso? Ciertamente no lo es. Tales prácticas recuerdan al criterio selectivo y discriminatorio empleado tanto por los gobiernos como por las corporaciones privadas en etapas anteriores y posteriores a la Ronda Tokio del GATT (1973-1979), con el fin de segmentar los mercados mediante el condicionamiento de la reciprocidad. Precisamente uno de los objetivos de la Ronda Uruguay (1986-1994) consistió en fortalecer las disciplinas multilaterales para neutralizar esas prácticas ominosas que padecieron los países en desarrollo por tener menor capacidad de negociación para exportar su oferta.

La voluntad de poner fin a tales manipulaciones quedó reflejada en el artículo 11 del Acuerdo sobre Salvaguardias de la OMC: “Ningún miembro tratará de adoptar, adoptará ni mantendrá limitaciones voluntarias de las exportaciones, acuerdos de comercialización ordenada u otras medidas similares respecto de las exportaciones o las importaciones […] Los miembros no alentarán ni apoyarán la adopción o el mantenimiento, por empresas públicas o privadas, de medidas no gubernamentales equivalentes a las medidas a que se hace referencia”.

La citada disposición está en vigencia y forma parte de los ordenamientos jurídicos de Argentina y Brasil.

El Mercosur lo prohíbe
¿Por qué la Argentina y Brasil no se sientan a la mesa de negociaciones para administrar los flujos comerciales de los productos más sensibles de una manera transparente y previsible? Porque el Mercosur lo prohíbe. Y para desechar cualquier posibilidad de introducir reformas, podría agregarse: “Los problemas son transitorios”.

Es cierto que en el Mercosur quedó jurídicamente instalada la suposición de un libre comercio en principio irrestricto con algunas salvedades establecidas en los compromisos fundacionales. Así se sigue justificando la prohibición de recurrir a las salvaguardias. Tampoco está prevista la posibilidad de fijar limitaciones cuantitativas transparentes y transitorias, aplicando aranceles extra-cuota menores o a lo sumo iguales al arancel externo común ,y susceptibles de administración a través de métodos confiables. Si nada de esto es posible, y ya es evidente la inconsistencia de la construcción comunitaria, ¿Por qué no blanquear los problemas de una buena vez?

Hasta aquí se han seguido caminos tortuosos. Por ejemplo, con respecto a las salvaguardias y después de largas desavenencias, la Argentina y Brasil optaron por suscribir un “Mecanismo de Adaptación Competitiva” en 2006 que no se atreven a instrumentar (aunque si entrara en vigor sería impugnado justificadamente por importadores de bienes desde Paraguay y Uruguay).

Pero en general prevalecen las restricciones al comercio adoptadas por los cuatro gobiernos de manera recurrente y unilateral. Terminan siendo aceptadas porque pasan a engrosar una especie de crédito que los demás Estados parte pueden utilizar en el futuro para fijar sus propias restricciones. Pero ahora se agrega una segunda generación de distorsiones al comercio y a las inversiones: reparticiones de mercados surgidas con motivo de prácticas de autorrestricción de exportaciones concertadas entre particulares.

El interés público está ausente, entre otras cosas porque no se contemplan las pérdidas de otras empresas que aportan materias primas e insumos para la elaboración de los productos afectados. Tampoco se considera la situación de proveedores de servicios técnicos y de la comercialización en el país de la importación. Finalmente son desatendidos los derechos de los consumidores, que ven constreñida su capacidad de selección en materia de precios y calidades. Por añadidura, el sistema de solución de controversias del Mercosur no les permite a los particulares perjudicados demandar a sus propios Estados de residencia, ya sea para obtener la nulidad de disposiciones internas o impugnar el incumplimiento de compromisos de integración. Queda la alternativa de litigar ante los tribunales del mismo país, en cuyas instancias prevalece, como es lógico, una perspectiva intergubernamental y no comunitaria sobre los compromisos contraídos en el ámbito internacional.

Renovar compromisos
Al afrontar el desafío de mantener articuladas las economías en los tiempos que corren, los Estados del Mercosur ya no pueden mirarse de reojo, sino que deberían disponerse a renovar diversos compromisos asociativos de una manera sistemática. A ese fin sería muy útil recoger la experiencia difundida por múltiples acuerdos de administración del comercio y de inversiones que sin embargo reciben la elíptica calificación de “acuerdos de libre comercio”, que ofrecen un marco adecuado para consolidar el patrimonio histórico del Mercosur: sea para preservar el acceso al mercado ampliado pero también para excluir, encapsular o bien supeditar obligaciones preexistentes a plazos o condiciones especiales. Luego de confrontar y compatibilizar prioridades desde el punto de vista del interés público, quedarían plasmadas disciplinas para la generalidad de los agentes económicos radicados en cada país, proveyendo confiabilidad y previsión a las actividades comerciales e inversiones.

Otro motivo se suma para que el bloque renueve sus compromisos asociativos y se discipline dentro del molde de un “acuerdo de libre comercio” de última generación: la internacionalización de los mercados parece augurar la necesaria consagración de los vínculos comerciales y económicos con países extrarregionales y, en especial, desarrollados. ¿Cómo habrían de converger las posiciones negociadoras frente a estas contrapartes si no se resolvió la integración productiva dentro del propio Mercosur? Al renovar su compromiso asociativo y reglar las modalidades de la integración productiva, los países del bloque quedarían en una situación propicia para encarar el desafío de las negociaciones con países desarrollados.

Pero al consolidar sus disciplinas también correspondería definir con claridad el sentido de la complementación económica que se persigue. Al respecto, una línea de pensamiento vinculada a la revitalización del modelo de sustitución de importaciones tiende a reivindicar el papel protagónico asignado a empresas previamente individualizadas y seleccionadas por los gobiernos.

En tal sentido, se suelen transpolar conceptos extraídos de las más variadas fuentes, comenzando por el recuerdo de aquel Convenio sobre Industrias Centroamericanas de Integración (1958) y hasta llegar a uno de los emblemas del ALBA: “Los proyectos y empresas grannacionales “.

Resabios
Algunos resabios de la misma concepción afloran en la Decisión del Consejo del Mercado Común número 12/08 que aprobó el “Programa de Integración Productiva del Mercosur” cuando por ejemplo se alude a la figura de “empresas ancla”. Si esta perspectiva se concreta mediante la concesión selectiva y discriminatoria de beneficios a favor de empresas predeterminadas, los principios liminares del ordenamiento multilateral (cláusula de la nación más favorecida, trato nacional) resultarían burdamente vulnerados.

Por último, el dispositivo de protección estatal que, por acción u omisión le asigna nombre y apellido a los beneficiarios tampoco garantiza buenos resultados. La distorsión de las licencias no automáticas difícilmente pueda ser sostenida a mediano plazo. Luego, el sector privado que pide auxilio se ve presionado en dos frentes: debe negociar en situaciones de inferioridad frente a sus competidores y, simultáneamente, padecer una relación de clientelismo político-comercial regulada inicialmente por el precario respaldo que suministran las licencias de importación.

Tan dañino puede resultar un Estado veleidoso en la selección de beneficiarios privados como un Estado ausente, que sólo aparece concediendo garantías nominales para el cumplimiento de los convenios privados con empresas extranjeras.

Por Marcelo Halperín
Para LA NACION

El autor es docente e investigador del Instituto de Integración Latinoamericana de la Universidad Nacional de La Plata.

La Nación

Crece el comercio entre Argentina y Brasil sin usar dólares

mayo 18, 2009

El Sistema de Pagos en Monedas Locales (SML) entre Argentina y Brasil fue utilizado en los primeros siete meses de funcionamiento por 160 empresas que concretaron 214 operaciones comerciales, informó en un comunicado el Banco Central (BCRA) argentino.

Las transacciones comerciales involucraron un monto de 122,8 millones de pesos (32,8 millones de dólares), precisó la entidad monetaria.

El SML fue puesto en marcha en forma conjunta por el BCRA y el Banco Central do Brasil el 3 de octubre de 2008 y permite a exportadores e importadores argentinos y brasileños realizar sus operaciones en sus respectivas monedas.

El BCRA aclaró que además de las operaciones registradas, “se han iniciado muchas otras operaciones aún no embarcadas o en curso de ser pagadas pero que no fueron incluidas en las estadísticas”.

El sistema ha sido implementado hasta ahora sobre todo por pequeñas y medianas empresas y casi el 90% de las operaciones fue por montos inferiores a 500.000 pesos (unos 130.000 dólares), precisó el comunicado.

La entidad aseguró que con el uso de este sistema, los empresarios logran un ahorro de un 3% en los costos de transacción, tanto financieros como administrativos.

Las 160 empresas que usaron el SML en el período evaluado, a través de 21 bancos argentinos y 18 brasileños ya homologados, se repartieron en partes iguales entre compradores y vendedores.

Los sectores más activos (que cursaron más de una operación) fueron el textil, autopartista, muebles y maquinarias y herramientas, aunque también utilizaron el SML empresas metalúrgicas, del plástico y alimentarias.

Ambito Financiero

En la próxima bilateral con Brasil definen cupos en calzado, embragues y muebles

mayo 14, 2009

La próxima reunión bilateral –que se hará el 4 y 5 de junio en Buenos Aires– entre empresarios de sectores sensibles nacionales y de Brasil encerraría nuevos acuerdos: en los rubros de calzado, frenos, embragues y muebles se fijarían cupos.

La información fue anticipada por el presidente de la Cámara de la Industria del Calzado y otras fuentes empresarias y el dato más saliente es que Brasil aceptará la disminución de sus exportaciones de calzado hacia el país, con una reducción que rondaría el 15 por ciento.
“Las negociaciones están muy bien encaminadas. Nosotros les pedimos que las exportaciones bajaran un 20 por ciento, que son 12 millones de pares, y Abicalzado propuso un 10 por ciento menos, lo que serían unos 16 millones y medio de pares.

Creemos que en la próxima bilateral podemos acordar por un número intermedio”, reveló el titular de la Cámara del Calzado, Alberto Sellaro.

En los segmentos de frenos y embragues, los empresarios nacionales pidieron reducir 30% el ingreso con destino al mercado de reposición, lo que involucra unos u$s50 millones al año, cifra ínfima en el marco del intercambio bilateral. Fuentes del sector autopartista afirmaron que el consenso para la reducción de las exportaciones ya está firme, pero los números todavía no son claros.

“Se van a acordar cupos y deberán ser convalidados por los gobiernos”, dijeron las fuentes.
Las negociaciones serán desarrolladas por los titulares de diferentes cámaras sectoriales y supervisadas por el Ministerio de Producción y el de Desarrollo de Brasil.

Como desde la primera reunión que se realizó en la Secretaría de Industria el 25 de marzo pasado, habrá representantes de las cámaras de los sectores textil, muebles, vinos y autopartes, a los cuales se sumarán harina de trigo, herramientas, aerosoles y envases PET.

AEROSOLES. En cuanto al rubro de los aerosoles, trascendió que Brasil pretende una baja en las exportaciones argentinas, dada la fuerte inserción de los productos nacionales en su mercado.

Junto con el secretario de Industria, Fernando Fraguío, por el lado argentino estaría presente en todas las reuniones el subsecretario de Política y Gestión Comercial, Eduardo Bianchi, mientras que por el lado brasileño participaría el secretario ejecutivo del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Iván Ramalho.

FUENTE: Buenos Aires Económico