Archive for 31 julio 2009

Acuerdo entre Mercosur y UE pasó a ser prioridad para Brasil

julio 31, 2009

La negociación de un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea pasó a tener, para Brasil, prioridad mayor que las discusiones de liberalización comercial en la Organización Mundial de Comercio (OMC), anunció ayer el ministro de Relaciones Exteriores, Celso Amorim. Con pedidos de sigilo por parte de los europeos, para no hacerse ilusiones, la Unión Europea y Mercosur tendrán una reunión reservada en la primera semana de noviembre para evaluar como reanudar las discusiones interrumpidas en julio del pasado año.

“No vemos ninguna señal de que los actores principales estén comprometidos en la Rodada de Doha”, comentó Amorim, al recibir el ministro de Exteriores de España, Miguel-Ángel Moratinos, mencionando la rodada de liberalización en la OMC iniciada en Doha, capital de Qatar. “Tenemos que concentrar más esfuerzos en el acuerdo Mercosur-Unión Europea, declaró, lamentándose por la falta de avances en la OMC, en un momento de crisis en que es necesario tomar medidas para evitar aumento del proteccionismo. “Esas incertidumbres en relación a la rodada nos obligan a buscar ese acuerdo.”

Moratinos coincidió y anunció la disposición de los españoles de incentivar negociaciones para un acuerdo durante la presidencia temporal de España en la Unión, en el primer semestre de 2010. Europeos e integrantes del Mercosur ya viene discutiendo el asunto desde junio, cuando realizaron una reunión reservada en Lisboa y marcaron la próxima para noviembre, cuando asume la nueva Comisión Europea.

“Hay ganas política de Brasil y España”, comentó Moratinos, recordando que Argentina, que presidirá el Mercosur en 2010, también manifiesta estar comprometidas en buscar el acuerdo en poco tiempo. El gobierno brasileño evalúa que sólo será posible un acuerdo si los europeos cambien de estrategia y dejen de exigir el alto grado de concesiones en materia de reducción de barreras al comercio de productos industrializados. El Mercosur ya aceptó limitar las cuotas para productos como carne y leche en sus reivindicaciones de apertura en el mercado agrícola europeo.

Amorim dijo que será posible un acuerdo si hay “pragmatismo” de los negociadores, como los europeos demostraron al hacer acuerdo con los países andinos, con quien negociaron “flexibilidades” variables conforme cada país. “Si hubiera necesidad de mayor flexibilidad para un país en determinado momento, ayudarse en la concepción del acuerdo, sería algo importante”, dijo Amorim, ya indicando que socios del Mercosur quieren participar del acuerdo con menores concesiones que Brasil.

Los brasileños temen, sin embargo, que la Unión Europea vuelva a la mesa exigiendo decisiones más ambiciosas sobre propiedad intelectual y reglas de protección de inversiones. “El hecho de que los negociadores concuerden en restringir las discusiones a los temas de acceso de productos a los respectivos mercados es un factor positivo”, dijo Amorim.

Moratinos afirmó que es optimista en cuanto a alcanzar un acuerdo cuyos parámetros serán establecidos “tras el verano” europeo, en este semestre. Pero indicó que los europeos quieren sacar el énfasis sobre venta y compra de mercancías y establecer nuevos parámetros de negociación. Los acuerdos del siglo XXI no pueden concentrarse “en la exportación o importación de carnes o productos agrícolas” sino en cooperación para estimular inversiones y fondos especiales destinados a fomentar el desarrollo, dijo.

FUENTE: Valor Económico

Chile se suma a Brasil y pone trabas a ventas lácteas

julio 31, 2009

Los problemas para Conaprole comenzaron a multiplicarse en el frente externo y ahora enfrenta una creciente cantidad de casos de mercados tradicionales que se les cierran debido a las movidas proteccionistas de los productores lugareños.

Si no bastaba que hubiera negocios que ya llevan medio año sin salir, como los conversados con Venezuela, o exportaciones que entran al país a cuentagotas, como las que se mantienen con Brasil, ahora Chile se sumará a la cartera de los mercados que incrementan la protección para su producción láctea y perjudican a Uruguay.

“De Brasil no tenemos noticias de que se hayan librado más guías de importación, y por si fuera poco, ahora Chile anunció que para los lácteos extranjeros, el arancel externo lo subirá a 21%”, aseguró a Ultimas Noticias el presidente de Conaprole, Jorge Panizza.

Este mercado, donde Uruguay coloca leche en polvo y otros lácteos, carecía de arancel externo para las compras de lácteos para los países del Mercosur.

La relación de Chile con el Mercosur es la de una asociación comercial, que le permite al país asociado tener su propio arancel externo nacional no compatibilizado con el arancel externo común, que obliga a los cuatro países del bloque comercial. “Hasta ahora Chile tenía 0% de arancel para los lácteos del Mercosur, pero con esta novedad se va a caer otro mercado de Uruguay”, señaló el ejecutivo con malestar.

Conaprole tiene en curso un contencioso con Brasil para ingresar leche en polvo hacia ese mercado.

En la última cumbre del Mercosur, realizada hace una semana en Paraguay, Brasil planteó al resto de los socios del bloque incrementar el arancel externo común para los productos lácteos de la extrazona del 14% a 28%.

Como contrapartida para la negativa de los demás países, Brasil comenzó a enlentecer el otorgamiento de guías de nuevas importaciones y fijó de modo unilateral un tope no explícito para las toneladas de leche en polvo que pueden ingresar a ese mercado. Uruguay espera la respuesta de Brasil a los planteos formales realizados en Asunción.

Negociaciones

Si bien Conaprole insiste en que sólo de libraron unas 6.000 toneladas del embarque global de 16.000 toneladas colocados este año en Brasil, en Brasilia los diplomáticos uruguayos insiste en que la liberación de guías de importación se hizo más fluida. “Están liberando guías de importación de a 3.000 toneladas”, aseguró a Ultimas Noticias el embajador uruguayo en Brasilia, Carlos Amorin. El diplomático estimó que de acuerdo al flujo de otorgamiento de estas guías de importación, el país tendría a setiembre todo colocado el stock de leche en polvo de elaboración uruguaya.

FUENTE: Ultimas Noticias Uruguay

Tras encuentro en San Pablo Brasil no denunciará a la Argentina ante la OMC por licencias

julio 29, 2009

El gobierno de Brasil desistiría de denunciar a la Argentina por la aplicación de licencias no automáticas, trascendió hoy del Ministerio de la Producción.

La cartera, a cargo de Débora Giorgi, informó que se registraron “importantes avances” para superar las diferencias comerciales con ese país.

El subsecretario de Política y Gestión Comercial, Eduardo Bianchi, afirmó que la aplicación de licencias “ha permitido que los productos de origen brasileño preserven y aumenten su participación en el mercado argentino”, al defender la posición de nuestro país en la reunión de la Comisión de Monitoreo del Comercio Bilateral.

El funcionario señaló que “a diferencia de lo que vienen afirmando sin fundamento algunos sectores, lo cierto es que las licencias apenas explican el 6 por ciento de la reducción de las exportaciones brasileñas al mercado argentino”.

Bianchi dijo que Argentina “está cumpliendo con la autorización de licencias y con todos los acuerdos concretados entre sectores”.

Según un comunicado del ministerio de Producción, la posición esgrimida por Bianchi fue “refrendada por el viceministro de Desarrollo de Brasil, Iván Ramalho, quien destacó el alto nivel de cumplimiento de los acuerdos comerciales entre ambos países”.

El comunicado le adjudica al funcionario de Brasil haber afirmado ante consultas periodísticas, que “después de esta reunión, Brasil está más lejos que cerca de aplicar represalias comerciales a Argentina”.

Según agencias internacionales de noticias, el ministro de Comercio de Brasil, Miguel Jorge, afirmó que “la OMC es el último elemento que se usa y si se está negociando, no se pueden tomar represalias”.

“La posición del Gobierno es encontrar una solución pacífica, incluso cuando la negociación no camine”, agregó el ministro de Comercio.

Al explicar la visión argentina de la coyuntura comercial bilateral, Bianchi indicó que “la crisis económica internacional ha provocado la disminución del comercio intrarregional, lo cual no tiene nada que ver con la administración de las licencias por parte de Argentina”.

“Esa caída de los intercambios comerciales se ha registrado también en otros bloques aduaneros, como es el caso del NAFTA”, agrega Bianchi en el comunicado oficial.

La delegación argentina a la reunión bilateral presentó “un informe donde se muestran ejemplos de pérdida de mercado para productos argentinos desplazados por bienes importados desde China por Brasil.

El subsecretario argentino señaló que Brasil “está ganando mercado argentino en los sectores donde se han concretado acuerdos” y mencionó, entre otros, además del sector de muebles, al de neumáticos y calzado.

Bianchi volvió a recordar que el desigual intercambio de manufacturas de origen industrial entre ambos países le provoca a Argentina un déficit estructural, que hoy es de 1.600 millones de dólares.

Según el comunicado oficial, los dos países reafirmaron tras la reunión en San Pablo “la necesidad de alentar y profundizar, con el apoyo institucional de los dos Gobiernos, el uso del sistema de pago con monedas locales en el comercio bilateral que ya está en marcha”.

En el encuentro de San Pablo también hubo reuniones de empresarios de ambos países de los sectores de aerosol, confecciones, sábanas, toallas, ropa de bebé, neumáticos, juguetes y celulares, para acordar un comercio administrados de esos productos.

Fuente: ambito financiero

Efecto…

julio 27, 2009

Por Fernando Krakowiak
Los precios de los medicamentos aumentaron 17,5 por ciento en promedio en los últimos doce meses. Es el mayor incremento interanual en cuatro años y entre las variedades más vendidas las subas superan el 20 por ciento. Los datos surgen de un relevamiento del investigador de la Universidad de la Plata, Constantino Touloupas, sobre un total de 15.712 especialidades medicinales. La diferencia entre lo que pagan los laboratorios por las drogas en el mercado mayorista y el precio al que esa droga se vende en farmacias es exorbitante. En 2002 se intentó forzar una baja con la ley de prescripción de medicamentos por nombre genérico. El objetivo era que los laboratorios compitieran por precio y no por marca para que la población tuviera la opción de comprar más barato, pero las prácticas colusivas neutralizaron esa estrategia. Si bien hay cerca de 300 laboratorios, cuando la oferta se analiza por producto predomina la concentración. Según un informe del investigador Federico Tobar, ex coordinador del Programa Remediar, el 47,1 por ciento de las drogas que se venden en el mercado tienen un único oferente y el 88 por ciento tiene menos de seis, lo que facilita la cartelización. Las variedades genéricas se venden a precios similares a los de la droga original. Es lo que se conoce como el “efecto murciélago”, pues todos se cuelgan del precio techo.

De hecho, la diferencia de precios entre el medicamento más caro y el más barato para cubrir una misma patología suele oscilar en apenas el 10 por ciento cuando los oferentes son menos de seis. Lo que sigue son algunos ejemplos que dejan en evidencia los acuerdos entre empresas:

u Un caso paradigmático es el famoso Tamiflu, marca comercial con la que se conoce a la droga oseltamivir, que adquirió carácter estratégico frente a la pandemia de gripe A. El Tamiflu es comercializado por el laboratorio suizo Roche, pero la Administración Nacional de Medicamentos. Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) les concedió registro sanitario también a otros cinco laboratorios que ofrecen versiones genéricas: Elea, LKM, Northia, Richmond y Finadiet. Lo llamativo es que el precio del Tamiflu es de 135,4 pesos, mientras que el genérico que comercializa Elea se vende a 159,9 pesos (18 por ciento más) y la copia de LKM a 151,1 (12 por ciento por encima del original). Northia y Richmond ofrecen su versión apenas un 1 por ciento más barata que el Tamiflu y Finadiet sólo un 4 por ciento por debajo.

u Lo mismo ocurre con la droga leuprolide, que toman quienes padecen cáncer de próstata. El medicamento original lo vende el laboratorio estadounidense Abbott bajo la marca Lupron. Cada ampolla de 7,5 miligramos cuesta nada menos que 1726,95 pesos. En el mercado también están disponibles las versiones genéricas de los laboratorios nacionales LKM (Leprid) y Raffo (Eligard) y la de Sandoz, una división de la multinacional suiza Novartis, que participa del negocio con la marca Lectrum. Sin embargo, esa variedad no representa ninguna ventaja para el paciente porque la competencia por precio no existe. La ampolla que produce LKM se vende a 1843,2 pesos (6,7 por ciento más que el original), la de Sandoz cuesta 1810,4 pesos (4,8 por ciento más) y la de Raffo 1710,4 pesos (apenas un 1 por ciento más barata).

u Los precios tampoco se desmarcan entre los que ofrecen la digoxina, droga recetada para quienes padecen insuficiencia cardíaca crónica. Los laboratorios oferentes en el mercado argentino son seis, pero sólo cuatro venden presentaciones con dosis equiparables. El laboratorio HLB Pharma ofrece la caja de 20 comprimidos importados con la marca Lanicor a 10,3 pesos; Klonal comercializa la misma presentación con la marca Digocard-G a 12,1. Roemmers vende paquetes de 25 comprimidos con el nombre Lanoxin a 13,4 y Medipharma cajas de 30 comprimidos con la marca Cardiogoxin a 14,9 pesos. La diferencia de precios entre los extremos llega al 45 por ciento, pero el más caro viene con un 50 por ciento más de comprimidos. De hecho, cuando se compara entre HLB Pharma y Klonal, que ofrecen la misma cantidad de pastillas, la diferencia se reduce al 18 por ciento y llamativamente los que salen más baratos son los comprimidos importados que provee Pharma.

u También hay casos donde los oferentes de un producto son más de seis, pero la diferencia de precios sigue siendo escasa y la variedad genérica cuesta en farmacias más cara que el original. Por ejemplo, el alprazolam es un tranquilizante desarrollado por el laboratorio Pfizer, que lo vende en el país con la marca Xanax. La caja de 0,5 miligranos por 30 comprimidos cuesta 12,6 pesos. No obstante, el laboratorio Gador lidera ese mercado con una copia conocida con el nombre Alplax, que cuesta 13,7 pesos (8,9 por ciento más). El paciente dispone además de otras 27 marcas del mismo producto, pero la diferencia entre el Alplax y el más barato de todos (Aplacaina, de Richmond) es de apenas 24 por ciento. En su informe, Tobar detalla incluso que el Alplax cuesta más caro que en España, donde Pfizer lo comercializa con el nombre Trankilazin.

La brecha de precios entre los productos destinados a curar la misma patología es acotada, sobre todo si se toman en cuenta los márgenes que maneja la industria farmacéutica. En 2006, la Asociación de Agentes de Propaganda Médica realizó un informe, que Cash publicó en noviembre de ese año, donde comparó los precios de venta de droga por kilo de una distribuidora que abastecía a laboratorios pequeños y hospitales y el precio al que esa misma droga se vendía al público en farmacias. La diferencia llegaba entonces en algunos casos al 55.200 por ciento. Es cierto que el proceso de industrialización insume otros gastos, además del costo de la droga, tales como la mano de obra calificada, el precio de los excipientes que les dan contextura y color a los comprimidos y garantizan su correcta absorción por parte del organismo. También se deben tomar en cuenta los impuestos, los gastos de packaging y publicidad y los márgenes del resto de la cadena, pero la brecha es tan abismal que es difícil suponer que esos otros gastos compensen el diferencial de precios.

Los laboratorios también justifican los márgenes extraordinarios haciendo mención al gasto que realizan en investigación y desarrollo, pero en el caso de los nacionales el argumento no se sostiene, pues la mayoría de las drogas que comercializan fueron copiadas de multinacionales extranjeras antes de que se sancionara la ley de patentes. Sin embargo, como se detalló más arriba, en varios casos los precios de las variedades genéricas superan al del original.

La pregunta del millón es por qué los laboratorios nacionales pueden darse el lujo de vender variedades genéricas a un precio mayor que el original o apenas por debajo. Uno de los motivos es que las marcas que comercializan son más conocidas debido a la fuerte inversión publicitaria que realizaron durante décadas. Sin embargo, la clave no pasa sólo por la confianza que les generan a los pacientes sino por el acceso preferencial que lograron a los vademécum de las prepagas, las obras sociales y el PAMI a partir de negociaciones poco transparentes. Eso hace que cuando un paciente necesita un medicamento no pueda optar entre toda la oferta disponible en el mercado de ese producto sino sólo entre los que figuran en el vademécum de su prestador médico. Por eso los laboratorios nacionales privados que venden copias pueden darse el lujo de colgarse del precio techo que fijan las multinacionales con sus originales, emulando a los murciélagos

fkrakowiak@pagina12.com.ar

La Argentina y Brasil revisan desde hoy las trabas comerciales

julio 27, 2009

Luego de la presión ejercida por Brasil en la reunión que tuvieron los presidentes Lula da Silva y Cristina Fernández de Kirchner el viernes pasado en Asunción de Paraguay –en el marco de la cumbre del Mercosur– representantes de ambos gobiernos volverán a reunirse hoy y mañana en San Pablo para analizar la evolución del comercio bilateral y reducir las tensiones generadas a partir de los estrictos controles a la importación aplicados por la Argentina.

En paralelo, se reunirán representantes de ocho sectores privados brasileños y argentinos para intentar alcanzar acuerdos de autolimitación de exportaciones, como ya hicieron los rubros de muebles, frenos, baterías, calzado y papel blanco.

En esa oportunidad, buscarán regular el comercio con sus pares del vecino país los sectores industriales productores de celulares, aerosoles, neumáticos, indumentaria, ropa de bebé y niños, y juguetes. Otros dos rubros que retomarán la negociación iniciada en la ronda anterior son embragues y ropa blanca (toallas y sábanas).

Estos sectores se reunirán para establecer mecanismos de adecuación del comercio a través de cupos, cuotas o precios mínimos.

La reunión entre los fabricantes de línea blanca –uno de los sectores más sensibles– fue postergada para agosto, adelantó el subsecretario de Política y Gestión Comercial del Ministerio de Producción, Eduardo Bianchi.

Por parte de la delegación argentina, también participará de estos encuentros el secretario de Industria, Fernando Fraguío. Por Brasil estarán presentes el viceministro de Desarrollo, Iván Ramalho, y el secretario de Comercio Exterior, Welber Barral, quien había advertido, meses atrás, que su país reclamaría ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) ante cualquier medida proteccionista no contemplada dentro de las reglas internacionales.

En el marco de la cumbre del Mercosur, Barral señaló a El Cronista que “hay reclamos de varios sectores” y que “con las licencias no automáticas se elimina la previsibilidad en los negocios”. “Hay negocios que no se concluyen por ese motivo”, consideró el funcionario, quien, no obstante, descartó que ahora se esté analizando recurrir a la OMC.

El reclamo brasileño, y también de Uruguay y Paraguay –que plantearon fuertemente el tema en la cumbre–, no cuestiona el instrumento de las licencias, que Brasil también aplica en varios sectores, sino el incumplimiento de los tiempos estipulados en las reglas de la OMC y del Mercosur.

La aprobación de un permiso no automático para importar no puede tardar más de 60 días y hoy las demoras superan, en muchos casos, los seis meses. Desde la cartera de Débora Giorgi aseguran que la administración de las licencias mejoró mucho y que “sólo puede haber algún caso que se demore más tiempo del permitido”.

La posición argentina planteada en la reunión de cancilleres en Asunción y por la propia presidenta fue la de defender a ultranza las medidas adoptadas y considerar que se tomaron en el contexto de la crisis internacional. Además, Cristina también le remarcó a Lula que la Argentina tuvo déficit comercial con Brasil durante 72 meses consecutivos. “Hay asimetrías muy fuertes”, aclaró la mandataria.

Fuente: El cronista

Uruguay y Paraguay se suman a los reclamos por las trabas para importar

julio 24, 2009

Las barreras comerciales aplicadas por la Argentina para proteger el mercado interno, y profundizadas a partir de la crisis internacional, volvieron a ser blanco de duras críticas por parte de sus socios del Mercosur. Aunque Brasil fue uno de los países que más cuestionó a la administración de Cristina Fernández en los últimos meses por demorar la aprobación de las licencias no automáticas hasta seis meses o más, en algunos casos, esta vez, fueron Uruguay y Paraguay los que se plantaron públicamente y denunciaron al país. Pero el gobierno argentino no se quedó atrás y le contestó severamente.

Las acusaciones fueron realizadas en la reunión ordinaria del Consejo del Mercado Común (CMC) desarrollada ayer en el marco de la XXXVII Cumbre del Mercosur que se está llevando a cabo en Asunción. El tema será uno de los puntos de la agenda bilateral entre Cristina y su par brasieño.

La guerra verbal fue iniciada por el canciller de Paraguay, Héctor Lacognata, quien abrió el encuentro con un discurso poco alentador para la continuidad del bloque regional. “Hoy el desencanto hacia el Mercosur se ha generalizado. Pareciera que nadie está confortable con el estado actual del proceso”, consideró el funcionario, quien agregó que “algo positiva hubiera dejado esta coyuntura de crisis económica mundial si hubiera encontrado al bloque fuerte y cohesionado en políticas macroeconómicas”.

Lacognata aseveró que los países respondieron con “medidas proteccionistas unilaterales, sin coordinación alguna y con fuerte carácter restrictivo”. “Como resultado, tenemos un aumento del descrédito del Mercosur”, sostuvo, y remató: “Es triste que en coincidencia con este encuentro se estén desarrollando en nuestras fronteras aparatosos ejercicios de contención de nuestras mercancías”.

El gobierno uruguayo aprovechó la exposición inicial de Paraguay para reforzar la posición crítica respecto de las barreras comerciales que viene manifestando desde las últimas cumbres. Con un tono de extrema dureza, el canciller Gonzalo Fernández manifestó que “existe un descrédito y un desencanto respecto del Mercosur”. “El mercado no avanzó en cuestiones claves del proceso de integración y experimentó severas reversiones en el ámbito económico comercial y en el plano institucional, específicamente en lo que respecta a la seguridad jurídica. Hemos fracasado en el intento por eliminar las restricciones no arancelarias en el comercio intramercosur”, afirmó González.

Si bien en su exposición pública el ministro no hizo referencia puntualmente a la Argentina, el gobierno de Cristina Fernández se dio por aludida y ello generó la posterior reacción del vicecanciller, Alfredo Chiaradía. De todas maneras, Uruguay estaba haciendo referencia al país, ya que en una charla con periodistas luego del encuentro del CMC, el canciller manifestó claramente: “Las licencias argentinas perjudican más que las brasileñas. Las licencias no automáticas no deberían existir. Uruguay no tiene este tipo de medidas”.

La respuesta de Chiaradía fue contundente. El diplomático justificó la aplicación de las licencias en el marco de la crisis y aseguró que fueron estas medidas las que permitieron garantizar la estabilidad económica. “La estabilidad interna de nuestros países es un valor muy importante para preservar el proceso de integración. Las medidas comerciales no son las que generan la crisis, sino al revés. Son impuestas por la crisis”, enfatizó Chiaradí

FUENTE: Cronista Comercial

Cruces en el Mercosur por el freno argentino a las importaciones

julio 24, 2009

Esta cumbre del Mercosur, que abrió ayer y cerrará hoy en Asunción tras el plenario de presidentes, encontró a sus países miembros tan enfrascados en sortear los coletazos de la crisis internacional y en sus disputas latentes que los acuerdos que negociaban seguirán sin cerrarse, nuevamente.

La reunión del Consejo del Mercado Común en los salones de la Confederación Sudamericana de Fútbol, donde se reunirán hoy Cristina Kirchner y sus colegas fue escenario ayer de las duras peleas comerciales que padece esta unión aduanera y en la que a último momento se colaron temas de urgencia a considerar en conjunto como la gripe A y la crisis de Honduras.

Ayer, el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Alfredo Chiaradía, defendió a rajatabla las licencias no automáticas que Argentina aplica desde el año pasado a una serie de productos, y que rechazan fuertemente Brasil, Paraguay y Uruguay.

Más aún, altos funcionarios confiaron que las cancillerías de Brasil y Argentina trabajaron esta semana para que Cristina y Lula da Silva se encuentren a solas en Asunción con este tema en la agenda. En medio del recrudecimiento de sus presiones, la Conferencia Nacional de la Industria brasileña pidió esta semana a Lula que abra en la OMC un proceso contra Argentina por presunto proteccionismo. Los reclamos brasileños se centran, sobre todo, en tres rubros: textiles, calzado y línea blanca (cocinas, heladeras, etc.).

Pero también hay otras restricciones a las importaciones a electrodomésticos y juguetes. Algunas son aplicadas por el ministerio de Producción, buscando proteger a las industrias locales. Otras tienen como foco a la secretaría de Comercio, desde donde Guillermo Moreno también pretende con esas restricciones frenar la salida de dólares. Son “medidas que legítimamente tenemos que aplicar para nuestra estabilidad” porque de ello “depende la estabilidad de nuestros vecinos”, dijo ayer en tono diplomático pero firme Chiaradía, en la reunión de cancilleres y ministros de Economía.

Y después de señalar que las medidas “no eran las causantes de la crisis” sino a la inversa, llamó a los socios del bloque a no hacer responsables a otros sino a mirarse a sí mismos por la falta de avances del Mercosur. Y como suelen hacerlo ante sus socios menores, Argentina y Brasil hicieron ayer causa común y dejaron las disputas bilaterales para que las hablen Lula y Cristina, y las delegaciones oficiales y empresarias que se reunirán lunes y martes en San Pablo.

Así, el discurso de Chiaradía, en algún sentido improvisado, pero también esperado, vino a cuenta de las fuertes embestidas que minutos antes habían hecho los cancilleres de Paraguay y Uruguay. El primero, Héctor Lacognata, dijo que el bloque sufría un “proceso de descrédito”. El uruguayo Gonzalo Fernández, directamente embistió contra la licencias no automáticas, y más tarde, en diálogo con Clarín y otros periodistas, que las que “más” los perjudica son las “de Argentina”. Conclusión: Este cónclave es tan magro, que dos cancilleres llegarán más tarde, faltará el ministro de Economia de Brasil. Hasta el siempre presente Hugo Chávez (Venezuela está en un controvertido proceso de ser miembro pleno) pegará un faltazo está vez a Asunción. Al cierre de esta edición, Cristina Kirchner volaba hacia esta ciudad.

Clarín

“Mercosur no será instrumento ideológico de ningún gobierno”

julio 20, 2009

“El respeto a la democracia es un principio muy importante para los que son y quieren ser socios del Mercosur”. La premisa proviene de Eduardo Azeredo, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa del Senado de Brasil, quien aseguró que el ingreso de Venezuela al bloque pasa por “un momento complejo”.

“No hay problema en cuanto a Venezuela. Todos concordamos en que es un país importante que va a colaborar para que Mercosur sea más fuerte, la discusión se da con relación al momento: con Chávez o después de Chávez, porque él es un ‘complicador’ que tiene características que no permiten una separación entre su país y su figura, porque es un gobernante personalista”, dijo Azeredo en una entrevista con el El Universal.

El pedido de adhesión de Venezuela al Mercosur fue aprobado en una cumbre del bloque celebrada a mediados de 2006, con la aceptación de los cuatro socios fundadores, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, pero sólo ratificado por los parlamentos de Argentina y Uruguay.

El pasado nueve de julio el Senado brasileño devolvió al embajador venezolano en Brasilia, Julio García Montoya, una carta enviada por fax en la que el diplomático criticaba la demora del Congreso de ese país en ratificar el acuerdo de adhesión de Venezuela como miembro pleno del Mercado Común del Sur (Mercosur).

Azeredo, un figura importante en el Senado y miembro del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), opositor al presidente Luiz Inacio Lula da Silva, aseguró que la carta fue devuelta porque “tenía términos inapropiados”, además de que la idea era que el embajador García Montoya participara en un debate, “pero esa misiva ha dejado un precedente que tomaremos en cuenta”.

En el texto del embajador, el cual buscaba justificar su ausencia, García Montoya criticó a los senadores brasileños de “limitar la discusión (sobre el ingreso de Venezuela al Mercosur) y el análisis del tema a un juego de intereses de particularísima condición política”.

Sobre este aspecto, Azeredo le recordó al presidente Hugo Chávez que “debe respetar al Senado de Brasil” y que las discusiones de ingreso “son económicas y no ideológicas”, por lo que los debates están centrados en la realidad venezolana y lo que representa el país para Mercosur.

Interrogado sobre la situación política venezolana y las denuncias contra el presidente Chávez por sus ataques a la oposición, el político brasileño dijo: “Existe mucho temor porque el control de la prensa debilite la democracia… conocemos la situación de Globovisión, por eso la posición de Brasil es cautelosa y temerosa, aunque nos preocupa porque es un país vecino”.

Azeredo, consciente del peso económico que tiene este bloque para el mundo, aclaró que, a pesar de “su evidencia -también- como bloque político, no debe ser usado para proyectos personales o ideológicos, lo que queremos es independencia y buenas relaciones con otros países, sean EEUU, Rusia o China”.

FUENTE: El Universal

Argentina no levanta barreras comerciales contra Uruguay

julio 20, 2009

Efecto dominó. El secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales de Argentina, Alfredo Chiaradía, dijo a Ultimas Noticias que las medidas a “cuentagotas” que aplica su país no se comparan con las proteccionistas de los países desarrollados.

Reconoció que no hay proyecciones a corto plazo de restablecer las licencias automáticas para los productos que Argentina importa desde la región y que esto estará sujeto a que se reduzcan los efectos de la crisis global sobre la economía de su nación.

LICENCIAS

El comercio entre los países del Mercosur muestra goteras y algunos socios del bloque están molestos. Brasil y Uruguay no ocultan su preocupación por las demoras que Argentina impuso a las licencias automáticas para la importación de productos. Brasil advirtió que piensa aplicar iguales trabas a los bienes que lleguen desde Argentina: fertilizantes, químicos y autopartes.

Por su parte, Uruguay ya dijo que no dispondrá “medidas espejo”, pero no descartó presentar el asunto ante el Tribunal de Controversias. La secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores de Uruguay, Teresa Aishemberg, contó a Ultimas Noticias que el sector textil cada día se ve más limitado y que una empresa que fabrica muebles de plástico perdió el mercado de la orilla de enfrente.

Demorar las licencias es un mecanismo legítimo. Lo avala la OMC pero con un límite máximo de 30 días. Argentina ha demorado licencias por más de 100 días.A todo esto, Chiaradía advirtió que “la caída del comercio se produce por la caída de la demanda y la caída de la demanda está originada en la crisis global”. “Nosotros simplemente estamos reaccionando para impedir que el efecto de la crisis que no creamos recaiga sobre los trabajos y trabajadores de Argentina”, dijo el embajador quien además precisó que las medidas “no son proteccionistas” sino “de defensa”.

Consultado el jerarca acerca de las licencias automáticas que le fueron postergadas a Uruguay, mencionó que “puede haber algún caso” y que “no es una situación que amerite la extrema atención que está despertando”.

En este sentido agregó que “en Uruguay hay que revisar un poquito esa visión y darse cuenta que no hay nada que le convenga más que Argentina tenga sus cuentas macroeconómicas estables y no tenga dificultades”. Y en cuanto a las medidas aplicadas por su país, expresó: “Etas son situaciones mínimas que no generan daño y que indudablemente tenemos todo el derecho de realizar”.

REPRESALIAS

Respecto a la posibilidad de que Brasil y Uruguay emprendan acciones por las demoras, el embajador respondió: “En el mundo real no hay nadie que pueda tirar la primera piedra porque todos viven en casas de vidrio”. Además el jerarca argumentó que “todos (los países) están haciendo cosas mal y los pequeños somos los que menos”, ya que en términos relativos las medidas a “cuentagotas” que toma Argentina no se comparan a las de Estados Unidos, China o Japón, quienes sí aplican decisiones proteccionistas al subsidiar las exportaciones y rescatar empresas que distorsionan la competencia y logrando efectos sistémicos.

Asimismo, el embajador precisó que confía en “que prime la cordura y que en las conversaciones con los socios (del Mercosur) haya algún tipo de razonabilidad” porque “lo mejor es confiar en lo que hace el vecino” y “no aplicar una escalada de medidas”.

FUENTE: El País Uruguay

Brasil pedirá extender a todos los países del Mercosur el pago en moneda local

julio 20, 2009

Lula busca sustituir al dólar El sistema de moneda local (SML) hoy funciona sólo en el intercambio bilateral entre la Argentina y Brasil y tuvo, además, un arranque lento, marcado –por otra parte– por una caída en el intercambio comercial de hasta el 45% en los primeros meses del año.

Ahora se pretende ampliar el SML a Paraguay y a Uruguay, y a otras operaciones, explicó el director del Departamento del Mercosur de la cancillería brasileña, Bruno Bath.
Brasil propondrá que, además de poder usarlas en el comercio de producto entre los miembros del bloque, las monedas locales también puedan ser usadas en el intercambio de servicios y en los diferentes pagos entre un país y otro, según el funcionario.

“Queremos expandir el sistema para permitir que otros pagos sean hechos con monedas locales, como los pagos de pensiones a ciudadanos que están en otro país y las exportaciones de servicios”, dijo Bath en una entrevista con la agencia de noticias oficial de Brasil.

La propuesta será presentada en la XXXVII Reunión Ordinaria del Consejo Mercado Común (CMC) y de la Cumbre de Presidentes del Mercosur y Estados Asociados, que se realizará el jueves y el viernes de esta semana en Asunción.
Según Bath, la intención es que los países de la región no tengan que financiar sus intercambios con dólares, que elevan el costo de las operaciones y son escasos en momentos de crisis como el actual.

Ya hay negociaciones entre los bancos centrales de los países del bloque para sustituir el dólar por las monedas locales, pero aclaró que tales procesos son lentos por exigir varios ajustes técnicos. “Hay mucha voluntad de los países en avanzar”, dijo. Hugo Chávez, el presidente venezolano, también quiere sumar su país a este modelo.

Según datos del Banco Central argentino, desde la entrada en vigencia del sistema en octubre pasado y hasta junio, 212 firmas realizaron 373 operaciones en pesos o reales. De esta forma, el comercio bilateral a través del sistema de moneda local alcanzó uno $230 millones, una participación muy baja en el comercio total entre los socios mayores del Mercosur.

Las principales beneficiadas, según coincidieron y Gobierno y analistas, serían las pequeñas y medianas empresas, al evitar el costo de conversión de divisas.

FUENTE: Buenos Aires Económico