Cruces en el Mercosur por el freno argentino a las importaciones

Esta cumbre del Mercosur, que abrió ayer y cerrará hoy en Asunción tras el plenario de presidentes, encontró a sus países miembros tan enfrascados en sortear los coletazos de la crisis internacional y en sus disputas latentes que los acuerdos que negociaban seguirán sin cerrarse, nuevamente.

La reunión del Consejo del Mercado Común en los salones de la Confederación Sudamericana de Fútbol, donde se reunirán hoy Cristina Kirchner y sus colegas fue escenario ayer de las duras peleas comerciales que padece esta unión aduanera y en la que a último momento se colaron temas de urgencia a considerar en conjunto como la gripe A y la crisis de Honduras.

Ayer, el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Alfredo Chiaradía, defendió a rajatabla las licencias no automáticas que Argentina aplica desde el año pasado a una serie de productos, y que rechazan fuertemente Brasil, Paraguay y Uruguay.

Más aún, altos funcionarios confiaron que las cancillerías de Brasil y Argentina trabajaron esta semana para que Cristina y Lula da Silva se encuentren a solas en Asunción con este tema en la agenda. En medio del recrudecimiento de sus presiones, la Conferencia Nacional de la Industria brasileña pidió esta semana a Lula que abra en la OMC un proceso contra Argentina por presunto proteccionismo. Los reclamos brasileños se centran, sobre todo, en tres rubros: textiles, calzado y línea blanca (cocinas, heladeras, etc.).

Pero también hay otras restricciones a las importaciones a electrodomésticos y juguetes. Algunas son aplicadas por el ministerio de Producción, buscando proteger a las industrias locales. Otras tienen como foco a la secretaría de Comercio, desde donde Guillermo Moreno también pretende con esas restricciones frenar la salida de dólares. Son “medidas que legítimamente tenemos que aplicar para nuestra estabilidad” porque de ello “depende la estabilidad de nuestros vecinos”, dijo ayer en tono diplomático pero firme Chiaradía, en la reunión de cancilleres y ministros de Economía.

Y después de señalar que las medidas “no eran las causantes de la crisis” sino a la inversa, llamó a los socios del bloque a no hacer responsables a otros sino a mirarse a sí mismos por la falta de avances del Mercosur. Y como suelen hacerlo ante sus socios menores, Argentina y Brasil hicieron ayer causa común y dejaron las disputas bilaterales para que las hablen Lula y Cristina, y las delegaciones oficiales y empresarias que se reunirán lunes y martes en San Pablo.

Así, el discurso de Chiaradía, en algún sentido improvisado, pero también esperado, vino a cuenta de las fuertes embestidas que minutos antes habían hecho los cancilleres de Paraguay y Uruguay. El primero, Héctor Lacognata, dijo que el bloque sufría un “proceso de descrédito”. El uruguayo Gonzalo Fernández, directamente embistió contra la licencias no automáticas, y más tarde, en diálogo con Clarín y otros periodistas, que las que “más” los perjudica son las “de Argentina”. Conclusión: Este cónclave es tan magro, que dos cancilleres llegarán más tarde, faltará el ministro de Economia de Brasil. Hasta el siempre presente Hugo Chávez (Venezuela está en un controvertido proceso de ser miembro pleno) pegará un faltazo está vez a Asunción. Al cierre de esta edición, Cristina Kirchner volaba hacia esta ciudad.

Clarín

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: