La Argentina y Brasil revisan desde hoy las trabas comerciales

Luego de la presión ejercida por Brasil en la reunión que tuvieron los presidentes Lula da Silva y Cristina Fernández de Kirchner el viernes pasado en Asunción de Paraguay –en el marco de la cumbre del Mercosur– representantes de ambos gobiernos volverán a reunirse hoy y mañana en San Pablo para analizar la evolución del comercio bilateral y reducir las tensiones generadas a partir de los estrictos controles a la importación aplicados por la Argentina.

En paralelo, se reunirán representantes de ocho sectores privados brasileños y argentinos para intentar alcanzar acuerdos de autolimitación de exportaciones, como ya hicieron los rubros de muebles, frenos, baterías, calzado y papel blanco.

En esa oportunidad, buscarán regular el comercio con sus pares del vecino país los sectores industriales productores de celulares, aerosoles, neumáticos, indumentaria, ropa de bebé y niños, y juguetes. Otros dos rubros que retomarán la negociación iniciada en la ronda anterior son embragues y ropa blanca (toallas y sábanas).

Estos sectores se reunirán para establecer mecanismos de adecuación del comercio a través de cupos, cuotas o precios mínimos.

La reunión entre los fabricantes de línea blanca –uno de los sectores más sensibles– fue postergada para agosto, adelantó el subsecretario de Política y Gestión Comercial del Ministerio de Producción, Eduardo Bianchi.

Por parte de la delegación argentina, también participará de estos encuentros el secretario de Industria, Fernando Fraguío. Por Brasil estarán presentes el viceministro de Desarrollo, Iván Ramalho, y el secretario de Comercio Exterior, Welber Barral, quien había advertido, meses atrás, que su país reclamaría ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) ante cualquier medida proteccionista no contemplada dentro de las reglas internacionales.

En el marco de la cumbre del Mercosur, Barral señaló a El Cronista que “hay reclamos de varios sectores” y que “con las licencias no automáticas se elimina la previsibilidad en los negocios”. “Hay negocios que no se concluyen por ese motivo”, consideró el funcionario, quien, no obstante, descartó que ahora se esté analizando recurrir a la OMC.

El reclamo brasileño, y también de Uruguay y Paraguay –que plantearon fuertemente el tema en la cumbre–, no cuestiona el instrumento de las licencias, que Brasil también aplica en varios sectores, sino el incumplimiento de los tiempos estipulados en las reglas de la OMC y del Mercosur.

La aprobación de un permiso no automático para importar no puede tardar más de 60 días y hoy las demoras superan, en muchos casos, los seis meses. Desde la cartera de Débora Giorgi aseguran que la administración de las licencias mejoró mucho y que “sólo puede haber algún caso que se demore más tiempo del permitido”.

La posición argentina planteada en la reunión de cancilleres en Asunción y por la propia presidenta fue la de defender a ultranza las medidas adoptadas y considerar que se tomaron en el contexto de la crisis internacional. Además, Cristina también le remarcó a Lula que la Argentina tuvo déficit comercial con Brasil durante 72 meses consecutivos. “Hay asimetrías muy fuertes”, aclaró la mandataria.

Fuente: El cronista

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: