Acuerdo entre Mercosur y UE pasó a ser prioridad para Brasil

La negociación de un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea pasó a tener, para Brasil, prioridad mayor que las discusiones de liberalización comercial en la Organización Mundial de Comercio (OMC), anunció ayer el ministro de Relaciones Exteriores, Celso Amorim. Con pedidos de sigilo por parte de los europeos, para no hacerse ilusiones, la Unión Europea y Mercosur tendrán una reunión reservada en la primera semana de noviembre para evaluar como reanudar las discusiones interrumpidas en julio del pasado año.

“No vemos ninguna señal de que los actores principales estén comprometidos en la Rodada de Doha”, comentó Amorim, al recibir el ministro de Exteriores de España, Miguel-Ángel Moratinos, mencionando la rodada de liberalización en la OMC iniciada en Doha, capital de Qatar. “Tenemos que concentrar más esfuerzos en el acuerdo Mercosur-Unión Europea, declaró, lamentándose por la falta de avances en la OMC, en un momento de crisis en que es necesario tomar medidas para evitar aumento del proteccionismo. “Esas incertidumbres en relación a la rodada nos obligan a buscar ese acuerdo.”

Moratinos coincidió y anunció la disposición de los españoles de incentivar negociaciones para un acuerdo durante la presidencia temporal de España en la Unión, en el primer semestre de 2010. Europeos e integrantes del Mercosur ya viene discutiendo el asunto desde junio, cuando realizaron una reunión reservada en Lisboa y marcaron la próxima para noviembre, cuando asume la nueva Comisión Europea.

“Hay ganas política de Brasil y España”, comentó Moratinos, recordando que Argentina, que presidirá el Mercosur en 2010, también manifiesta estar comprometidas en buscar el acuerdo en poco tiempo. El gobierno brasileño evalúa que sólo será posible un acuerdo si los europeos cambien de estrategia y dejen de exigir el alto grado de concesiones en materia de reducción de barreras al comercio de productos industrializados. El Mercosur ya aceptó limitar las cuotas para productos como carne y leche en sus reivindicaciones de apertura en el mercado agrícola europeo.

Amorim dijo que será posible un acuerdo si hay “pragmatismo” de los negociadores, como los europeos demostraron al hacer acuerdo con los países andinos, con quien negociaron “flexibilidades” variables conforme cada país. “Si hubiera necesidad de mayor flexibilidad para un país en determinado momento, ayudarse en la concepción del acuerdo, sería algo importante”, dijo Amorim, ya indicando que socios del Mercosur quieren participar del acuerdo con menores concesiones que Brasil.

Los brasileños temen, sin embargo, que la Unión Europea vuelva a la mesa exigiendo decisiones más ambiciosas sobre propiedad intelectual y reglas de protección de inversiones. “El hecho de que los negociadores concuerden en restringir las discusiones a los temas de acceso de productos a los respectivos mercados es un factor positivo”, dijo Amorim.

Moratinos afirmó que es optimista en cuanto a alcanzar un acuerdo cuyos parámetros serán establecidos “tras el verano” europeo, en este semestre. Pero indicó que los europeos quieren sacar el énfasis sobre venta y compra de mercancías y establecer nuevos parámetros de negociación. Los acuerdos del siglo XXI no pueden concentrarse “en la exportación o importación de carnes o productos agrícolas” sino en cooperación para estimular inversiones y fondos especiales destinados a fomentar el desarrollo, dijo.

FUENTE: Valor Económico

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: