Archive for 30 septiembre 2009

Aseguran que, por trabas a importaciones, se recuperó el sector de electrodomésticos

septiembre 30, 2009

Fabricantes coincidieron con funcionarios del Ministerio de la Producción en que la aplicación de licencias no automáticas limitó la competencia externa

Autoridades de cámaras empresarias de fabricantes nacionales de electrodomésticos aseguraron que están registrando una marcada recuperación de la actividad en el sector y señalaron puntualmente que creció la producción de cocinas, lavarropas y heladeras, según informó el Ministerio de la Producción.

El presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Electrodomésticos (CAFED), José San Juan aseguró que durante el período junio-agosto de 2009, la fabricación de lavarropas creció un 23% respecto del año pasado, y se alcanzó el récord histórico de la industria nacional de ese producto que se había registrado en 2007.

San Juan afirmó que se produjo un incremento de 3,6% respecto al mismo el período (junio-agosto) del año 2007, cuando se fabricaron 153.047 unidades. Para el año 2009 se proyecta que la producción será de 543.279 unidades, contra los 524.437 que se fabricaron en 2007.

La recuperación del sector electrodoméstico fue comunicada por integrantes de la Cámara Argentinas de Industrias de Refrigeración y Aire Acondicionado (CAIRAA), de Fabricantes de Electrodomésticos (CAFED), de Artefactos a Gas (CAFAGAS) y la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), en reuniones que mantuvieron con el subsecretario de Política y Gestión Comercial de la Nación, Eduardo Bianchi

Los empresarios aseguraron que la producción nacional de lavarropas, aires acondicionados, cocinas y televisores durante este año muestra visibles signos de recuperación y afirmaron que sus plantas están trabajando a plena capacidad cubriendo normalmente la demanda del mercado.

Hugo Ganim, presidente de CAFAGAS, señaló que pese a la crisis internacional, la producción de cocinas en el año 2008 fue de 534.987 unidades, y para el 2009 se proyectan 545.000 cocinas.

Por su parte Carlos Chantré, Gerente de CAIRAA, informó que la producción de heladeras de 2 fríos, en el período comprendido entre enero-julio de 2008, fue de 227.028 unidades, mientras que la cifra para este año, en ese mismo semestre, fue de 287.028.

En tanto, Alejandro Mayoral y Eduardo Lapiduz en representación de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), explicaron que, además de no haber desabastecimiento de televisores de LCD/Plasma, la producción viene en aumento ya que en el año 2008 se produjeron 107.000 unidades, mientras que en 2009 la cifra alcanza por ahora las 140.000.

Abel Burgos (MABE), Ganim (ORBIS), el Lic. Gabriel Grignaffini (FRIMETAL – GAFA), Jaime Rovirosa (AUTOSAL), José San Juan (ALLADIO), Raúl Zimmerman (LONGVIE), Guillermo Cobe (DOMEC) y Marcelo Martínez Brugoni (MARTIRI – CALOREX) puntualizaron que no sólo no hubo despidos, sino que en lo que va del año incorporaron personal cercano a 500 trabajadores en el sector de heladeras, 300 en el de cocinas y 300 en el de lavarropas.

Licencias no automáticas
Durante el encuentro con Bianchi, cada uno de los empresarios reconoció “el respaldo” del gobierno nacional en la defensa de los puestos de trabajo a través de las políticas de monitoreo de las importaciones que implementa el Ministerio de la Producción.

Bianchi detalló que las licencias no automáticas cubren sólo el 4% del nomenclador de posiciones arancelarias del MERCOSUR y representan el 7% del total de lo importado anualmente por nuestro país.

FUENTE: Infobae Profesional

Con el cerrojo, el Gobierno impedirá importaciones por u$s4.000 millones en 2009

septiembre 28, 2009

Con exportaciones disminuyendo y una fuga de capitales sostenida, el Gobierno decidió aplicar restricciones a las importaciones con el objetivo de forzar una menor demanda divisas y así evitar mayores presiones sobre el tipo de cambio. En este contexto, los valores criterio y las licencias afectan a 40% de los bienes adquiridos en el exterior. Además, para las mercaderías consideradas “sensibles” se profundizaron los controles discrecionales. Un desplome importador mayor al esperado Según destaca la consultora Ecolatina, en el actual contexto recesivo, y ante una demanda interna aplacada, es natural que caigan las compras de productos en el exterior. Pero la performance importadora argentina ubica a 2009 lejos del comportamiento registrado en otros períodos recesivos. En un primer ejercicio simple, se puede observar que en 2009 la caída de las cantidades importadas en relación a la contracción del producto (elasticidad) es ampliamente superior al promedio, incluso frente a años en los que la depreciación del tipo de cambio real encarecía aún más las compras externas. Al considerar los últimos quince años, las cantidades importadas promedian una variación tres veces superior al cambio en la producción de bienes. En este sentido, la tendencia indica que con una contracción del PBI-bienes estimada en 6,3% interanual para 2009 y teniendo en cuenta la depreciación real del peso, las cantidades adquiridas en el exterior deberían disminuir en torno de 19% en relación a 2008. “Sin embargo, este año el volumen importado terminaría cayendo 27% por lo que la diferencia respecto a la tendencia da cuenta del control que paraliza importaciones por al menos u$s4.000 M. Efectivamente, la multiplicación de medidas aduaneras magnifica la contracción de las importaciones en relación a la caída del producto”, explicaron desde la consultora. Efectos negativos Si bien las restricciones redujeron parcialmente las tensiones cambiarias y evitaron los costos de una devaluación en el contexto actual, las mismas dieron lugar a varios efectos negativos: La actividad económica y la inversión potencian sus caídas al restringirse la adquisición de insumos y bienes de capital. Adicionalmente, se afectan las relaciones con los socios comerciales (en especial con Brasil) y el gobierno disminuye la recaudación por derechos de importación (entre $700 M y $1.000 M en todo 2009). Por otra parte, se altera la previsibilidad del proceso productivo, especialmente cuando el mismo depende directamente de insumos importados. Asimismo, al limitar el acceso a los productos que no compiten con la industria nacional, se deterioran las perspectivas de inversión, producción y desarrollo tecnológico. Si estos bienes no son sustituibles en el corto plazo, al restringirlos se genera un impacto negativo adicional sobre la actividad. Por último, cabe destacar que los incentivos generados por esta vía para sustituir importaciones por producción nacional no son duraderos en el tiempo ya que son exógenos: no hay un aumento real de la competitividad cambiaria sino dificultades para importar, y éstos sólo se sostienen si las trabas perduran. Los controles seguirán vigentes Desde julio se observa cierta estabilidad en los mercados de capitales, configurando un “veranito” financiero. El tipo de cambio se mantiene estable y los depósitos a plazo en pesos aumentan, en un contexto de reducción del riesgo soberano –estaba en niveles muy elevados– y tendencia alcista de las acciones locales. En este marco la fuga de capitales aminoró su ritmo respecto a los meses previos. De esta manera, las tensiones cambiaras que llevaron a la implementación de los controles a las importaciones se relajaron. De todas formas, “no hay ninguna garantía de que las restricciones desaparezcan ya que la calma actual podría revertirse en la medida que no se resuelvan los problemas acumulados”, alertaron desde la consultora. Esto se debe a que “el gobierno actúa sobre los efectos y no sobre las causas: la confianza sigue en niveles mínimos y la inflación continúa elevada (recrudeció en los últimos meses)”. Según los especialistas, “medidas aisladas no son suficientes para resolver problemas de fondo. Por caso, la inflación sigue siendo muy elevada a pesar de los controles de precios y las trabas sobre las exportaciones agropecuarias”. Más aún, si se continúa utilizando el tipo de cambio como ancla nominal de la economía y no se ataca la inflación ni la desconfianza, el tipo de cambio real se apreciará y la fuga podría intensificase. Bajo esta lógica, sería necesario cerrar aún más la economía para sostener el esquema en cuestión. En este sentido, “no resulta llamativo que en la última reunión de la Comisión de Comercio del Mercosur la Argentina haya insistido con el aumento temporario del arancel de importación. De hecho, solicitó que el resto de los miembros tomen una posición en el próximo encuentro en octubre”. “Obviamente, en pos del desarrollo productivo nacional no deberían descartarse medidas de protección en el marco de una política coordinada de incentivos. La cuestión es que el actual proteccionismo surge específicamente para controlar la sangría de divisas sin implementar acciones concretas para desarticular los problemas competitivos de fondo. Entre ellos, se destacan la falta de previsibilidad e incentivos a la producción y la elevada inflación”, aseguraron.

(c) iProfesional.com

En Pittsburgh buscarán declarar el fin de la crisis

septiembre 24, 2009

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, encabezará hoy, en la ciudad de Pittsburgh, la jornada inaugural de la nueva cumbre del Grupo de los 20 (G-20), en un momento de inflexión para la economía mundial, en el que se perciben señales de recuperación que algunos temen lleven a bajar la guardia.

La ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, alertó esta semana contra esa tentación a los líderes del G-20, que llegarán esta noche a esa ciudad de Pensilvania, al este de Estados Unidos, luego de haber participado de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

“Estamos viendo, sobre todo en EE.UU., las suficientes señales de recuperación como para que numerosos actores (de la comunidad internacional) digan que volvamos a hacer las cosas como antes”, alertó el martes Lagarde desde París.

Un mensaje similar lanzó el lunes la canciller alemana, Ángela Merkel, al apuntar que aunque la economía mundial va “por el buen camino”, la recuperación no está asegurada, por lo que necesita un “trabajo adicional e intensivo”.

Desde el crac financiero de octubre pasado, la economía mundial ha reaccionado de manera positiva a los recortes generalizados de las tasas de interés y las masivas inyecciones de capital que las potencias mundiales realizaron para reactivar el crecimiento.

Esas medidas permitieron un fuerte repunte en China, reanimado a la agonizante economía estadounidense e inyectado vida en los alicaídos indicadores macroeconómicos europeos. Pero también dispararon los déficits y alimentaron los temores al repunte de la inflación. En esos miedos se basan las exhortaciones para que, a pesar de la mejorada salud que muestra la economía global, los líderes del G-20 mantengan la calma y sigan apostando al equilibrio como la clave para apuntalar la incipiente recuperación.

En ese marco, se espera que la reunión de Pittsburgh sirva para que los jefes de Estado comiencen a discutir estrategias de salida.

“Necesitamos trabajar en un nuevo consenso sobre la estrategia de salida, para ver cómo salimos de todo esto que hemos creado durante la crisis”, sostuvo el martes el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn.

Pittsburgh será escenario de la puesta en manifiesto de las diferentes prioridades de Estados Unidos, que busca reformas financieras, Europa, que mantiene un celo regulador, y los países en desarrollo. En ese último grupo, se prevé que países como China, Brasil, Argentina, México, Rusia e India hagan hincapié en la necesidad de acelerar la reforma del FMI y otros organismos internacionales para dar más voz al mundo en desarrollo.

Fuente: El cronista

Chaco es la provincia menos competitiva de todo el país

septiembre 24, 2009

Chaco es la provincia menos competitiva del país. Eso, al menos, es lo que determinó el Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio de Córdoba, que elaboró el índice de competitividad provincial. Este indicador capta los distintos aspectos que hacen a la competitividad de las provincias y los clasifica en siete dimensiones, a las cuales se las define como factores: factor personas, factor empresas, factor infraestructura, factor gobierno, factor recursos naturales, factor innovación, ciencia y tecnología y factor resultados económicos. A través de un algoritmo se agrupan aquellos aspectos que se consideran determinantes para definir el grado de competitividad de una provincia.

El índice incluye un total de 74 indicadores, de los cuales 16 provienen de encuestas a empresarios especialmente diseñadas; mientras el resto de las variables proviene, en su mayoría, de estadísticas oficiales de carácter público elaboradas en la medición habitual de diversos fenómenos. La ciudad de Buenos Aires lidera el grupo de provincias de mayor competitividad, secundada por Santa Cruz y Tierra del Fuego; mientras Chubut se encuentra en la cima del ranking de competitividad media-alta, seguida por Santa Fe, La Pampa, San Luis, Neuquén y Buenos Aires. Córdoba hace lo propio en el grupo de competitividad media, también conformado por Río Negro, San Juan, Entre Ríos, Mendoza y La Rioja.

Las provincias del norte argentino muestran los desempeños más bajos, ocupando las últimas nueve posiciones del ranking (grupos de competitividad media-baja y competitividad baja). Se debe señalar que en las últimas dos posiciones se localizan dos provincias del noroeste argentino: Formosa y Chaco.

En el ámbito de educación se presenta un resultado curioso: la ciudad de Buenos Aires aparece como líder en todas las variables que lo conforman, mientras Santiago del Estero se ubica en la última posición en todas ellas. “La desigualdad entre estas dos jurisdicciones es particularmente grande en el indicador de personas con educación superior completa, donde Santiago del Estero tiene sólo el 5,5% de su población mayor de quince años con educación superior completa contra el 19,9% de los porteños”, explicó Raúl Hermida, director del IIE de la Bolsa de Comercio de Córdoba. En lo que se refiere al sector laboral, la ciudad de Buenos Aires, Tierra del Fuego y Córdoba lideran las posiciones, mientras Santiago del Estero, Misiones y Chaco ocupan los últimos lugares. En el ámbito de la salud, llama la atención el mal desempeño de Formosa, que se ubica en la última posición en tres de los cinco indicadores.

Por otro lado, existe una marcada desigualdad en el indicador número de médicos por habitante: en Formosa, Chaco, Santiago del Estero y Corrientes más del 60% de la población no posee cobertura de obra social o plan médico.

Fuente: El cronista comercial

Estima la FAO que se deberá producir un 70% más de alimentos para 2050

septiembre 23, 2009

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación afirmó que en ese año habrá 2300 millones más de personas; la producción anual de cereales tendrá que crecer en casi 1000 millones de toneladas
ROMA.- La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estimó que, para combatir el hambre y la pobreza, se necesitará producir un 70% más de alimentos para 2300 millones de personas adicionales de aquí a 2050.

La FAO organizará un foro los próximos 12 y 13 de octubre para discutir estrategias sobre “cómo alimentar al mundo en 2050”. Reunirá a cerca de 300 expertos del sector académico, privado y de ONG de países desarrollados y en desarrollo, y servirá para preparar el terreno para la Cumbre Mundial sobre la Seguridad Alimentaria, que tendrá lugar en Roma entre el 16 y 18 de noviembre de 2009.

“La FAO es moderadamente optimista sobre el potencial del planeta para alimentarse a sí mismo en 2050”, aseguró el director adjunto de la Organización Hafez Ghanem.

Sin embargo, poder alimentar entonces a toda la población mundial no se logrará de forma automática, sino que antes tendrán que superarse dificultades importantes. Según los últimos cálculos de la ONU, la población mundial pasará de los 6800 millones de personas de la actualidad a 9100 millones en 2050.

Casi todo el incremento demográfico tendrá lugar en los países en desarrollo. El crecimiento más rápido de la población será en África subsahariana (un 108 por ciento, con 910 millones de personas), mientras que el crecimiento más lento se producirá en Asia oriental y el Sudeste asiático (un 11 por ciento, con 228 millones de personas).

En metrópolis. Cerca del 70 por ciento de la población mundial vivirá en ciudades o áreas urbanas en 2050, frente al 49 por ciento que lo hace en la actualidad.

Se espera que la demanda de alimentos continúe creciendo como resultado del incremento demográfico y el aumento de los ingresos. La demanda de cereales (como alimento y como pienso para animales) se cree alcanzará 3000 millones de toneladas en 2050.

La producción anual de cereales tendrá que crecer en casi 1000 millones de toneladas (hoy es de 2100 millones) y la producción de carne en más de 200 millones de toneladas, para alcanzar 470 millones en 2050, según un comunicado de la FAO.

El 72 por ciento de la producción cárnica será para el consumo en los países en desarrollo, que hoy en día consumen tan sólo el 58 por ciento. La producción de biocombustibles podría también aumentar la demanda de productos básicos agrícolas, en función de los precios de la energía y las políticas gubernamentales.

A pesar de que el 90 por ciento del crecimiento en la producción agrícola está previsto que proceda de un aumento del rendimiento y la intensificación de los cultivos, la tierra cultivable tendrá que ampliarse en cerca de 120 millones de hectáreas en los países en desarrollo, sobre todo en África subsahariana y América latina.

Según las previsiones, la tierra cultivable en los países desarrollados disminuirá en unos 50 millones de hectáreas, aunque esta cifra podría variar en función de la demanda de biocombustibles.

En el mundo existe todavía suficiente tierra disponible para alimentar a la futura población mundial. La FAO advierte que, no obstante, “gran parte de esta tierra potencial sólo es adecuada para algunos cultivos y se concentra en unos pocos países”.

El agua. En cuanto al consumo de agua para la agricultura de regadío está previsto que “crezca a un ritmo menor debido a la disminución de la demanda y a un uso más eficiente del agua, pero aún así se incrementará en cerca del 11 por ciento para 2050”, añade.

A nivel mundial, los recursos de agua dulce son suficientes, pero están distribuidos de una forma muy desigual y la escasez de agua alcanzará niveles alarmantes en un número creciente de países o regiones dentro de esos países, en particular en Oriente Medio, el Norte de África y Asia meridional, agrega la nota.

Utilizar menos agua, y al mismo tiempo producir más alimentos, será la clave para hacer frente a su escasez, que podría agravarse por los cambios en el régimen de lluvias resultantes del cambio climático, concluye.

Fuente: la nación

Argentina insistió en Brasil con la aprobación de la adaptación competitiva

septiembre 23, 2009

Mientras las licencias no automáticas y los acuerdos sectoriales permiten regular el comercio con Brasil, el Gobierno no resigna la falta de MAC y pidió a sus pares brasileños que presionen por la aprobación.

Durante la reunión bilateral celebrada en San Pablo entre la Argentina y Brasil, uno de los temas que puso sobre la mesa la comitiva local fue la necesidad de aprobar el Mecanismo de Adaptación Competitiva (MAC) firmado hace tres años, pero que no tuvo el visto bueno del Senado brasileño.
El objetivo del mecanismo es permitir a un sector de la industria controlar las importaciones de productos que compitan con su segmento y desarrollar el sector durante el período que dure la salvaguardia.
Los negociadores argentinos pidieron a los funcionarios del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil que vuelva a insistir en el Congreso para el tratamiento y la aprobación legislativa del MAC, que permitiría avanzar en la regulación de la corriente de comercio en sectores donde se hacen difíciles los acuerdos con los privados.
El mecanismo permite aplicar una salvaguardia ante importantes aumentos de las importaciones desde uno de los dos países que puedan afectar a la industria nacional de la contraparte, lo que hoy es reemplazado con el uso de las licencias no automáticas y acuerdos sectoriales.
Los funcionarios brasileños señalaron, por su parte, que el freno en el tratamiento tiene su raíz en el lobby de los sectores industriales brasileños, aliados de los partidos más fuertes de la oposición como Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), vinculado a la Federación de Industrias del Estado de San Pablo y la Confederación Nacional de Industria.
Según indicaron fuentes oficiales, el gobierno de Brasil aclaró que por el sistema local, el MAC no puede perder estado parlamentario y ejemplificaron con leyes que estuvieron paradas cuarenta años en el Congreso.
Los funcionarios que acompañaron a la ministra de Producción, Débora Giorgi, durante la visita del lunes a San Pablo señalaron que, de todas formas, aun con el MAC vigente, primero los dos países seguirían buscando los acuerdos entre los sectores privados antes de imponer desde el Estado los cupos.
En tanto, según lo establecido durante la negociación del mecanismo, que se anunció durante la gestión de Felisa Miceli como ministra de Economía, junto con el canciller Jorge Taiana tras una dura negociación de año y medio en la que estuvo involucrado el equipo a cargo de Roberto Lavagna, el acuerdo debería renegociarse el año próximo, cumplidos los cuatro años que estipulaba el texto final, aunque nunca entró en vigencia.

ARANCELES. Según lo establece el MAC, en caso de confirmarse un daño a la industria local, el país importador podrá aplicarle al producto cuestionado un cupo anual o una tarifa igual al 90% del arancel externo común del Mercosur.
En caso de no haber acuerdo entre privados, el Estado importador podrá protegerse con un arancel (el externo común menos un 10%) o una cota (que tiene que asegurarle al país socio una mayor porción de mercado que a naciones de fuera del Mercosur).
Estas medidas se aplicarán como mínimo un año y como máximo tres, prorrogable por uno más. Una vez finalizado este período, los sectores beneficiados deberán esperar dos años para volver a pedir la salvaguardia.
Durante la conferencia de prensa del lunes, Giorgi hizo referencia al estancamiento de esta herramienta en el Congreso brasileño y, en ese marco, ambos países destacaron la mecánica de acuerdos sectoriales y aseguraron que se negocian cadenas para la integración productiva.

FUENTE: Buenos Aires Económico

Fuerte avanzada empresaria para evitar el impacto de un nuevo “efecto Barbie”

septiembre 22, 2009

Este año, por las fuertes trabas a las importaciones, se vivió un verdadero día del niño “morenizado”: las jugueterías y supermercados trabajaron con muy poco stock y, en algunos casos, los productos a la venta “atrasaban” una temporada.

Esto se debió a que las licencias no automáticas -que regulan el ingreso de un amplio abanico de productos que incluye desde electrodomésticos hasta maquinaria agrícola- vienen registrando demoras de hasta ocho meses en su aprobación.

Fue así como, según fuentes empresarias, gran parte de los permisos que fueron saliendo para el 12 de agosto, correspondía a mercadería parada en el puerto que se pensaba ingresar originalmente para las fiestas de fines de 2008.

Con el objetivo de dar mayor previsibilidad al sector y fijar reglas del juego claras, representantes de la Asociación de Empresas de Juguetes y Afines (ADEJA), que nuclea a los pesos pesados del sector, como Mattel, mantuvieron una cumbre en el Ministerio de Producción con la titular de la cartera, Débora Giorgi, y el subusecretario de Política y Gestión Comercial, Eduardo Bianchi.

El conflicto que enfrenta el sector en la actualidad no es menor: se estima que el año pasado estas empresas importaron por alrededor de u$s100 millones. Además, considerando la producción nacional, el valor del negocio en góndola es de unos u$s500 millones.

Moreno, el guardián de los juguetes
Ante los ojos de ambos funcionarios, los importadores presentaron un extenso documento donde plantearon una serie de propuestas para facilitar las operaciones y evitar un nuevo “efecto Barbie”, es decir, toda la cadena de dificultades que tuvieron meses atrás para ingresar productos por el implacable cerrojo aplicado por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Los efectos de esta política para desalentar el ingreso de productos del exterior tuvo un alto costo para el sector: según datos de ADEJA, entre enero y julio las importaciones de juguetes se desplomaron un 40% en volúmenes, es decir, 9 puntos más que la variación general.

Paralelamente, durante los primeros siete meses del 2008 hubo 278 importadores. En el mismo período de este año, el número se redujo a 248. Esto implicó que 30 empresas quedaron en el camino por no poder sortear las trabas impuestas desde el Gobierno.

En diálogo con este medio, Carlos Restaino, director ejecutivo de ADEJA, explicó que, “cuando una de estas firmas deja de operar, genera desempleo, por las estructuras internas pero también por la gran cantidad de ocupación que genera indirectamente, que incluye desde vidrieristas hasta responsables de Marketing”.

“Las empresas están saliendo de un año muy malo porque tuvimos muchos problemas con el día del niño. Ahora, lo que queremos es tener mayor previsibilidad para Navidad y Reyes”, explicó el directivo.

Al respecto, Restaino se quejó de que “hay empresas que redujeron sus importaciones, que superaron sin problemas el trámite en la Secretaría de Comercio y que tienen todo en regla y todavía no logran ninguna respuesta positiva”.

Brasil prohíbe importación de neumáticos usados

septiembre 22, 2009

Brasil no va más emitir nuevas licencias de importación de neumáticos usados o reciclados, cualquiera sea su origen, conforme informó a los otros 151 países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Brasil no va más emitir nuevas licencias de importación de neumáticos usados o reciclados, cualquier que sea su origen, conforme informó a los otros 151 países miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC). EL entredicho vale también para la importación de cantidad limitada de cierto tipo de neumático procedente del Mercosur. Para Brasil, eso significa que el país cumple plenamente decisión de los jueces de la OMC en disputa con la Unión Europea.

En la pelea iniciada en 2005, el Organo de Apelación, especie de corte suprema del comercio internacional, reconoció que la prohibición de importación de neumáticos reformados adoptada por Brasil podía justificarse para proteger la salud humana y lo medio ambiente. Pero los jueces señalaron igualmente que el país aplicaba la medida de manera contradictoria ya que prohibía la entrada del neumático procedente de la UE, pero importaba el mismo producto originario de países del Mercosur.

Para los árbritos, esa situación representaba discriminación arbitraria e injustificada y, por lo tanto, debería ser alterada. Ahora, el país informa la OMC que la Secretaría de Comercio Exterior tiene nueva portería, del fin de agosto, que interdicta de vez las licencias de importación.

FUENTE: Valor Economico

 

 

 

La reactivación de Brasil permitió limar asperezas

septiembre 22, 2009

Giorgi y su par brasileño repasaron los reclamos pendientes y acordaron una revisión bimestral

La reactivación de la economía brasileña y algunos acuerdos sectoriales entre empresarios de ese país y la Argentina les permitieron ayer a los socios mayores del Mercosur mostrarse lejos de la dinámica de fricciones y quejas cruzadas que caracterizó la primera mitad del año.

La ministra de Producción, Débora Giorgi, y su par brasileño de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge, mantuvieron ayer aquí un encuentro en el que acordaron reforzar la integración productiva y repasaron la lista de reclamos pendientes por las trabas al comercio bilateral.

“Hubo una reducción bastante grande de los reclamos de empresarios brasileños porque la situación económica mejoró”, dijo Jorge, en una conferencia de prensa conjunta. Reconoció que “hubo tensión en cierto punto, porque la reducción del comercio fue bastante grande” en los primeros meses de 2009, y señaló que cuando una economía está mal “todo el mundo grita y reclama cosas”.

La reunión de cerca de dos horas en el World Trade Center de esta ciudad tuvo su germen en la conversación que mantuvieron los presidentes Cristina Kirchner y Luiz Inacio Lula da Silva hace dos meses, durante la última cumbre del Mercosur, en Paraguay.

El intercambio comercial del primer semestre había cerrado con un pequeño déficit para Brasil (US$ 48 millones), luego de un 2008 en el que había tenido un superávit de más de 4000 millones sobre la Argentina.

En Asunción, el mandatario brasileño expresó su preocupación por el efecto que estaban teniendo en el comercio bilateral las licencias no automáticas (LNA) de importación que fijó la Argentina, y se acordó que los ministros Giorgi y Jorge se encontrarían para repasar la situación sector por sector.

Luego, sobre todo al calor de la recuperación de la economía brasileña (hace unos días se confirmó que salió oficialmente de la recesión en el segundo trimestre) y de la agilización de los trámites de importación, los reclamos fueron menguando. También ayudaron los acuerdos de “autorrestricción” logrados por las cámaras empresariales de ambos países en siete sectores (papel, baterías, muebles, frenos, embragues, calzado y lácteos) y el hecho de que la balanza comercial volvió a favorecer a Brasil.

Sin embargo, quedan aún cuestiones pendientes, que fueron planteadas por los negociadores que se sentaron ayer cara a cara. Por el lado argentino, se pidió que Brasil agilizara las LNA para productos lácteos nacionales, ya que en los últimos meses han permitido el ingreso de una cantidad de mercadería muy inferior a la acordada (3000 toneladas mensuales de leche en polvo) y se pidió una renegociación porque ya se excedió todo el cupo anual previsto para el ingreso de baterías brasileñas a nuestro país.

Entre los brasileños, hay inquietud porque las licencias están afectando a sectores textiles, de ropa blanca, electrodomésticos y calzado. “Mejoró la situación a partir de junio, pero aún está debajo de lo que debería ser. Hay trabas en nuestras exportaciones”, dijo Milton Cardoso, presidente de la Asociación Brasileña de la Industria de Calzados (Abicalzados), en declaraciones reproducidas ayer por el diario Valor Económico .

FUENTE: La Nación

La reactivación de Brasil permitió limar asperezas

septiembre 22, 2009

La Nación

SAN PABLO.- La reactivación de la economía brasileña y algunos acuerdos sectoriales entre empresarios de ese país y la Argentina les permitieron ayer a los socios mayores del Mercosur mostrarse lejos de la dinámica de fricciones y quejas cruzadas que caracterizó la primera mitad del año.

La ministra de Producción, Débora Giorgi, y su par brasileño de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge, mantuvieron ayer aquí un encuentro en el que acordaron reforzar la integración productiva y repasaron la lista de reclamos pendientes por las trabas al comercio bilateral.

“Hubo una reducción bastante grande de los reclamos de empresarios brasileños porque la situación económica mejoró”, dijo Jorge, en una conferencia de prensa conjunta. Reconoció que “hubo tensión en cierto punto, porque la reducción del comercio fue bastante grande” en los primeros meses de 2009, y señaló que cuando una economía está mal “todo el mundo grita y reclama cosas”.

La reunión de cerca de dos horas en el World Trade Center de esta ciudad tuvo su germen en la conversación que mantuvieron los presidentes Cristina Kirchner y Luiz Inacio Lula da Silva hace dos meses, durante la última cumbre del Mercosur, en Paraguay.

El intercambio comercial del primer semestre había cerrado con un pequeño déficit para Brasil (US$ 48 millones), luego de un 2008 en el que había tenido un superávit de más de 4000 millones sobre la Argentina.

En Asunción, el mandatario brasileño expresó su preocupación por el efecto que estaban teniendo en el comercio bilateral las licencias no automáticas (LNA) de importación que fijó la Argentina, y se acordó que los ministros Giorgi y Jorge se encontrarían para repasar la situación sector por sector.

Luego, sobre todo al calor de la recuperación de la economía brasileña (hace unos días se confirmó que salió oficialmente de la recesión en el segundo trimestre) y de la agilización de los trámites de importación, los reclamos fueron menguando. También ayudaron los acuerdos de “autorrestricción” logrados por las cámaras empresariales de ambos países en siete sectores (papel, baterías, muebles, frenos, embragues, calzado y lácteos) y el hecho de que la balanza comercial volvió a favorecer a Brasil.

Sin embargo, quedan aún cuestiones pendientes, que fueron planteadas por los negociadores que se sentaron ayer cara a cara. Por el lado argentino, se pidió que Brasil agilizara las LNA para productos lácteos nacionales, ya que en los últimos meses han permitido el ingreso de una cantidad de mercadería muy inferior a la acordada (3000 toneladas mensuales de leche en polvo) y se pidió una renegociación porque ya se excedió todo el cupo anual previsto para el ingreso de baterías brasileñas a nuestro país.

Entre los brasileños, hay inquietud porque las licencias están afectando a sectores textiles, de ropa blanca, electrodomésticos y calzado. “Mejoró la situación a partir de junio, pero aún está debajo de lo que debería ser. Hay trabas en nuestras exportaciones”, dijo Milton Cardoso, presidente de la Asociación Brasileña de la Industria de Calzados (Abicalzados), en declaraciones reproducidas ayer por el diario Valor Económico .

Además de los ministros, participaron del encuentro bilateral el secretario de Industria, Fernando Fraguío; el subsecretario de Política y Gestión Comercial, Eduardo Bianchi; el secretario de Asuntos Latinoamericanos de la Cancillería, Eduardo Sigal, y el embajador argentino Juan Pablo Lohlé. En representación del gobierno de Lula, estuvieron también el viceministro de Desarrollo, Ivan Ramalho, y el secretario de Comercio Exterior, Welber Barral.

Mientras en una sala los funcionarios bosquejaban el discurso con el que mostrarían una relación cordial, afuera, los voceros de Jorge repartían cuadros en los que se mostraba cómo las LNA argentinas habían afectado más a los productos brasileños (cayeron 58%) que a los chinos (-35%) durante el primer semestre. Bianchi explicó luego que si se toman los ocho primeros meses del año esa tendencia se revierte. “Hicimos un estudio y nos dio que casi no había desvío de comercio a favor de China en ninguno de los dos países. Lo que parecía un problema en el primer semestre, se revirtió”, dijo.

Jorge también dijo que no había desvío, “salvo en uno u otro caso puntual”, y sostuvo que “los dos países tienen preocupaciones por la invasión de productos, no sólo chinos sino de cualquier país”. Además, sostuvo que “Brasil no discute el derecho de la Argentina a aplicar las licencias”. “Lo que discutimos es específicamente algunos atrasos. La Argentina no tiene un sistema automatizado, y por eso puede haber una demora mayor”, añadió.

LA NACION le preguntó si el gobierno brasileño descartaba la posibilidad de denunciar a la Argentina ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por las trabas a sus exportaciones, como habían reclamado los industriales paulistas. “Por ahora no hay ninguna intención -respondió-. No creo que haya razones.”

Giorgi dijo que las LNA alcanzan apenas al 7% del comercio bilateral y señaló que “son sectores que tradicionalmente han tenido problemas desde el origen mismo del Mercosur”.

Para impedir que esos problemas vuelvan a crear tensión entre los dos gobiernos, los ministros acordaron mantener reuniones cada dos meses y diseñaron un esquema de fast track para interconsultas a nivel de secretarios y subsecretarios por cualquier inconveniente puntual que surja en el interín.