Por trabas a la importación, grandes marcas producen más en el país

Con modales antipáticos, requerimientos que suenan más a órdenes que a pedidos y una receta económica más cercana a la heterodoxia y al pragmatismo que a los manuales empresarios, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, cosechó rechazo en el mundo de los negocios. Pero en esa cruzada al menos sumó un éxito, en especial si se mira desde la óptica del Gobierno: gracias a los límites que impuso a las importaciones, la producción local de algunos productos usualmente importados comenzó a crecer en el país, incluso en un contexto de enfriamiento de la economía y retracción del consumo.

Esa tendencia domina el mundo textil y del calzado. Javier Goñi, gerente general de Topper, le pone números: “La producción local de este año va a estar entre un 5% y un 8% por encima de la de 2008. No es poco si se tiene en cuenta que el mercado fue más chico este año”, explica a El Cronista.

La marca, que pertenece a Alpargatas –de la brasileña Camargo Correa– es la de mayor venta de zapatillas del país en volumen e incrementó en esos porcentajes la producción local en el año.

Sus competidoras siguieron la misma línea. A fines del año pasado, Adidas se asoció a la local Extreme Gear para fabricar en el país zapatillas para bebés y niños, y la brasileña Penalty se asoció este año a Zenda, propiedad del empresario Nicolás Iula, donde prometió una inversión de $ 20 millones para producir 400.000 pares de calzado deportivo a finales de 2010.

Nike, en tanto, le anunció a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner la construcción de una nueva planta en Luján, con una inversión de $ 5 millones para sustituir importaciones por u$s 8 millones por año.

La tendencia no sólo abarca al rubro textil. Para fabricar lavarropas premium en Córdoba, la italiana Candy se asoció a la local Alladio, que también produce para Drean y Aurora.

Las demoras en las licencias de importación, denominadas no automáticas, también hicieron decidir por la producción local a cadena de tiendas de indumentaria Zara.

En el mismo renglón se encuentra la estrategia en el país de la chilena Falabella, que espera que sus vidrieras y estanterías vendan un 60% de productos nacionales en el mediano plazo. Tiene previsto fabricar en el país el año que viene más de un millón de prendas, el doble que en 2009.

En el sector empresario reconocen que el aumento de la producción local fue inducido por la política restrictiva hacia las importaciones del Gobierno. Pero aclaran que no es “extorsión”, según señala un alto ejecutivo que fabrica zapatos e importa. “Todos los años te juntás con el Ministerio de la Producción –a cargo de Débora Giorgi– y negociás. Ellos te piden que las importaciones representen un porcentaje menor de tus ventas”, resume.

FUENTE: Cronista Comercial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: