Fuerte avanzada empresaria para evitar el impacto de un nuevo “efecto Barbie”

Este año, por las fuertes trabas a las importaciones, se vivió un verdadero día del niño “morenizado”: las jugueterías y supermercados trabajaron con muy poco stock y, en algunos casos, los productos a la venta “atrasaban” una temporada.

Esto se debió a que las licencias no automáticas -que regulan el ingreso de un amplio abanico de productos que incluye desde electrodomésticos hasta maquinaria agrícola- vienen registrando demoras de hasta ocho meses en su aprobación.

Fue así como, según fuentes empresarias, gran parte de los permisos que fueron saliendo para el 12 de agosto, correspondía a mercadería parada en el puerto que se pensaba ingresar originalmente para las fiestas de fines de 2008.

Con el objetivo de dar mayor previsibilidad al sector y fijar reglas del juego claras, representantes de la Asociación de Empresas de Juguetes y Afines (ADEJA), que nuclea a los pesos pesados del sector, como Mattel, mantuvieron una cumbre en el Ministerio de Producción con la titular de la cartera, Débora Giorgi, y el subusecretario de Política y Gestión Comercial, Eduardo Bianchi.

El conflicto que enfrenta el sector en la actualidad no es menor: se estima que el año pasado estas empresas importaron por alrededor de u$s100 millones. Además, considerando la producción nacional, el valor del negocio en góndola es de unos u$s500 millones.

Moreno, el guardián de los juguetes
Ante los ojos de ambos funcionarios, los importadores presentaron un extenso documento donde plantearon una serie de propuestas para facilitar las operaciones y evitar un nuevo “efecto Barbie”, es decir, toda la cadena de dificultades que tuvieron meses atrás para ingresar productos por el implacable cerrojo aplicado por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Los efectos de esta política para desalentar el ingreso de productos del exterior tuvo un alto costo para el sector: según datos de ADEJA, entre enero y julio las importaciones de juguetes se desplomaron un 40% en volúmenes, es decir, 9 puntos más que la variación general.

Paralelamente, durante los primeros siete meses del 2008 hubo 278 importadores. En el mismo período de este año, el número se redujo a 248. Esto implicó que 30 empresas quedaron en el camino por no poder sortear las trabas impuestas desde el Gobierno.

En diálogo con este medio, Carlos Restaino, director ejecutivo de ADEJA, explicó que, “cuando una de estas firmas deja de operar, genera desempleo, por las estructuras internas pero también por la gran cantidad de ocupación que genera indirectamente, que incluye desde vidrieristas hasta responsables de Marketing”.

“Las empresas están saliendo de un año muy malo porque tuvimos muchos problemas con el día del niño. Ahora, lo que queremos es tener mayor previsibilidad para Navidad y Reyes”, explicó el directivo.

Al respecto, Restaino se quejó de que “hay empresas que redujeron sus importaciones, que superaron sin problemas el trámite en la Secretaría de Comercio y que tienen todo en regla y todavía no logran ninguna respuesta positiva”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: