“Para los brasileños, la Argentina es un ancla que frena su crecimiento”

<!–

–>

La relación entre la Argentina y Brasil culmina 2009 con un panorama sombrío de cara al año próximo, considerando los fuertes choques por la política comercial que llevaron a una reciente cumbre de presidentes de alto voltaje, en la cual, más allá de algunas promesas, no se logró solucionar la causa real de la crisis.

En este contexto, la realidad es muy diferente para ambos países: Brasil ya dejó la crisis atrás y se postula para catapultarse como la quinta economía del planeta en el mediano plazo, de la mano del agro, la industria petrolera y el consumo interno.

La Argentina, en tanto, muy de a poco logra ver la luz al final del túnel: para este año se proyecta una caída de la actividad del 3% (según la Unión Industrial Argentina) y las consultoras prevén un incremento tenue del 2,5% para 2010, de la mano del boom sojero, que dependerá del buen clima.

En este contexto, este medio entrevistó a Gustavo Segré, CEO de la consultora Center Group y experto en relaciones político-comerciales entre la Argentina y Brasil.

El especialista argentino –que vive en San Pablo desde hace más de 25 años- vino al país en el marco de la conferencia “Argentina y Brasil: perspectivas de negocios 2010”, donde analizó la actualidad de la relación y las perspectivas tras la fuerte crisis comercial que complicó a empresarios de ambos países.

Durante la cumbre con su par Luis Inácio Lula da Silva, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se comprometió a agilizar la aprobación de las licencias no automáticas, pero los industriales brasileños desconfían. ¿Qué se puede esperar para los próximos meses?
La Argentina va a flexibilizar las licencias para mostrar buena voluntad porque Brasil está mirando atentamente qué está haciendo el gobierno de Cristina. Y si la Argentina flexibiliza, Brasil también va a flexibilizar. Pero no es la administración de Lula la que va a tomar la iniciativa. Si Brasil restringiera esta presión que colocó y fuera más flexible sin esperar algo a cambio, perdería el poder de negociación. Entonces, la presión hoy está del lado argentino. Y por la época del año en que estamos, si comienza a sacar licencias dentro de los plazos normales, debería volver todo a la normalidad. Sobre todo porque desde el punto de vista estratégico la relación funciona: los acuerdos energéticos fueron muy buenos y la venta de los aviones de Embraer le generan a los brasileños un negocio de u$s700 millones. De este modo, si la Argentina cumple, todo volvería a su curso.

-Sin embargo, la ministra de Industria, Débora Giorgi, salió a decir que van a seguir aplicando licencias para defender a la industria. ¿Esto es un desafío o un discurso puertas adentro?
-Palabras como las de Giorgi son más un discurso hacia adentro que hacia la política con Brasil. El tema central es que el país vecino no pide detener las licencias, simplemente se queja por no tener reglas claras. Y las represalias no fueron producto del lobby brasileño, simplemente el gobierno de Lula le dijo a la Argentina: ´No me molestes más de lo que ya me estás molestando´. Y lo que están mostrando es que, si colocan licencias pero respetan los 60 días, no van a aplicar ninguna represalia. Además, a Brasil no le conviene poner más trabas porque los productos que le compra a la Argentina son muy sensibles a la economía vecina porque en su mayoría son alimentos.

-En el marco de la conferencia que brindó, hizo especial hincapié sobre el potencial riesgo de que el Mercosur retroceda y deje de ser una unión aduanera…
-Exacto. Cuando analizamos cómo nos ven desde afuera a ambos países, trazando un paralelismo con el fútbol, podríamos decir que una economía está para las grandes ligas, que es Brasil. Y la otra, la Argentina, está peleando el descenso. Así nos ve el mundo. En este contexto, como estamos en bloque y negociamos en bloque, para los industriales brasileños, la Argentina está siendo un ancla. Ellos ven que podrían crecer mucho más y salir a tejer acuerdos, pero como están dentro del globo Mercosur no pueden cortarse solos. Entonces, le piden a su gobierno un retroceso en el bloque para que, en vez de ser una unión aduanera, en la cual todos los países tienen que negociar en conjunto y establecer alícuotas de importación extrazona en conjunto, se retrotraiga a una zona de libre comercio.

-¿Qué efectos tendría esto entre las empresas y la economía argentina?
Si cualquier país del bloque quiere negociar,  actualmente tiene que poner una mesa con el cartelito Mercosur y se arma una fila única. Todo el mundo que quiera negociar con algún miembro, siendo la joya de oro Brasil, tiene que acordar con todo el resto. En cambio, si dividimos la mesa, la fila va a estar de lado brasileño. La Argentina podrá tener interesados, pero la mayoría hoy quiere estar cerca de su socio comercial, esta es la realidad. En definitiva, la Argentina va a perder y Brasil va a ganar, sobre todo por lo que está viniendo: Copa del Mundo 2014, Olimpiadas 2016 y explosión del negocio petrolero. Todo esto genera que el país vecino tenga más captación de inversiones.

Además, hoy el producto argentino no paga para entrar a Brasil y viceversa. Si se retrotrae el Mercosur, esto va a seguir igual, pero la administración brasileña va a poder fijar su propia alícuota de importación y la Argentina ya no va a tener las ventajas que tiene actualmente.

-¿Hay posibilidades ciertas de que ocurra esto?
-El problema más serio está en las elecciones del 2010. No creo que ocurra nada antes de los comicios. Pero si el candidato opositor, José Serra gana, esto se va a traducir en que Brasil le va a dar las espaldas a la Argentina. El Mercosur corre un serio riesgo y la Argentina puede tener un problema muy grande si Serra gana las elecciones de 2010, según el discurso que tiene hasta el día de hoy.

-¿Qué proyecciones tiene sobre el tipo de cambio para el año que viene?
-Para fines de 2009 vemos un tipo de cambio que, como mucho, llegará a 1,75 reales por dólar. Cuando vemos inversiones directas por u$s25.000 millones, inversiones especulativas por u$s21.000 millones y un superávit comercial de u$s23.000 millones, esto implica casi u$s70.000 millones en la economía y el único que compra es el Banco Central, que está tratando de colocar palos en la rueda para que el dólar no baje. Pero no hay compradores y, por la ley de oferta y demanda, el dólar no debería subir. Si a eso le agregamos el nivel de tasa de interés, el tipo de cambio el año que viene estaría entre 1,75 y 1,85 reales por dólar. Es una tasa de cambio absolutamente favorable para que los productos argentinos entren en Brasil. Está mejor hoy la relación nominal del tipo de cambio que en la precrisis. La cuenta es simple: el año pasado 60 reales eran 100 pesos, hoy 50 reales son 100 pesos. Por eso, para los brasileños comprar un producto argentino le es más barato. Las ventajas comparativas son fantásticas. El problema es que el Gobierno argentino está muy pendiente en pelearse con Brasil cuando en realidad tendríamos que estar amigándonos.

-Hace pocos días, la minera Vale do Rio Doce anunció la mayor inversión de una empresa brasileña en la Argentina. Con este nivel de tipo de cambio, ¿las firmas de ese país seguirán de shopping?
-Con el valor del real, importar es caro en Brasil, pero es barato salir a comprar empresas, no solamente en la Argentina, como ha ocurrido en los últimos años, también en Europa o Estados Unidos. Ahora bien, considero como muy probable que volvamos a lo que empezó a vivirse hace cinco años atrás, cuando muchas empresas brasileñas compraron empresas de primera línea en el país y comenzaron a manejar algunos sectores de la economía. No se puede ir en contra de esto porque es inversión, sería ilógico quejarse de que eso ocurra, porque genera empleo. Pero es importante considerar que la falta de estrategia a largo plazo de la Argentina va a generar que cada vez haya más empresas argentinas que pasen a manos brasileñas.

Juan Diego Wasilevsky
(c) iProfesional.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: