Brasil compite con China por los recursos naturales de Africa

La compañía minera brasileña Vale do Rio Doce se prepara para operar en Mozambique y se suma al intento de la mayor economía de Sudamérica por seguir compitiendo por los recursos naturales africanos.

La remota ciudad de Tete, en Mozambique central, tiene las mayores reservas de carbón del mundo. Inmigrantes y contratistas llegan en grandes cantidades para aprovechar las oportunidades creadas por esta multimillonaria inversión, y han convertido a Tete en una ciudad en expansión, con una infraestructura que tambalea bajo el constante fujo de visitantes.

“Es una ciudad pequeña que trata de manejar una enorme expansión. Debe ser algo parecido a lo de Johannesburgo en la época de la búsqueda frenética de oro”, dijo un banquero sudafricano que está ayudando a financiar una inversión que puede transformar la economía de Mozambique, que ahora depende de la ayuda exterior.

La operación de Vale es un ejemplo del creciente interés de Brasil en Africa. Los lazos comerciales de China e India con ese continente ya están más desarrollados y han atraído más la atención internacional. Pero el desembarco brasileño ha seguido el patrón en el que los tradicionales socios comerciales occidentales deben competir por los recursos y la influencia con una serie jugadores de mercados emergentes.

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva visitó seis veces Africa en los primeros cinco años en el cargo. Además, impulsado por la propia demanda brasileña de materias primas, el comercio crece rápidamente y las importaciones desde Africa treparon de u$s 3.000 millones en 2000 a u$s 18.500 millones en 2008. Nigeria, Argelia y Angola, son fuentes clave de petróleo importado. Y los competitivos proveedores brasileños de alimentos han encontrado mercados en países como Egipto, lo que ayudó a multiplicar por ocho las exportaciones a Africa, que pasaron de u$s 1.000 millones en 2000 a u$s 8.000 millones en 2008.

En Mozambique, Vale trabaja con Odebrecht, una constructora brasileña, para desarrollar las reservas de carbón y construir una planta de energía y una infraestructura ferroportuaria.

Vale estima que en Moatize, la mina donde comenzará a perforar a fines de este año, su inversión inicial será de u$s 1.300 millones. Pero Vale y Odebrecht no son las únicas firmas brasileñas en Mozambique. Hace dos meses CSN, una siderúrgica de ese origen, compró 16,3% de Riversdale, una minera australiana en la que Tata Steel, de la India, también tiene una participación sustancial. Esta compañía también hacría una inversión multimillonaria en Tete.

Además, Odebrecht ya se ha convertido en el mayor empleador del sector privado en Angola, con actividades que incluyen la producción de alimentos y etanol. Sus ejecutivos tiene acceso directo a José Eduardo dos Santos, presidente de Angola. Y Petrobras, la petrolera estatal brasileña, también tiene actividades en Angola.

Los vínculos culturales y de idioma han contribuido a hacer atractivo el modelo de desarrollo brasileño para Angola y Mozambique que también fueron colonias portuguesas.

Por su parte, Roger Agnelli, presidente y CEO de Vale, señaló que “tarde o temprano Africa se convertirá en una realidad. Africa es el futuro de los recursos naturales del mundo, junto con Sudamérica” dijo.

Fuente: cronista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: