Lula y Calderón definen el futuro de un TLC

Los presidentes de México, Felipe Calderón, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, determinarán mañana el tipo de acuerdo que buscarían negociar para integrar más las economías de los dos paí


Los presidentes de México, Felipe Calderón, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, determinarán mañana el tipo de acuerdo que buscarían negociar para integrar más las economías de los dos países: un Tratado de Libre Comercio (TLC) o un acuerdo comercial limitado a ciertos sectores.

“Se espera que esa reunión sea definitoria para ver qué tipo de acuerdo se busca alcanzar”, dijo Rafael Nava, director de relaciones institucionales de Mabe y vicepresidente de la Cámara México-Brasil, integrada por unas 50 empresas de cualquiera de los dos países con inversiones en el otro.

La firma de un TLC es una apertura más ambiciosa, porque implica la liberalización de al menos 90% de los productos comercializados entre los dos países, mientras que en un acuerdo sectorial se abren sólo los sectores complementarios.

“Es una reunión política y a veces estas iniciativas requieren el impulso político, y se ha puesto eso como una reunión en la que se pudiera anunciar el inicio de negociaciones”, comentó Jaime Zabludovsky, exnegociador de los TLC firmados por México con América del Norte y la Unión Europea.

Hoy se reunirían Gerardo Ruiz, secretario de Economía, con su par brasileño, Miguel Jorge.

En Brasilia, el portavoz de Lula, Marcelo Baumbach, confirmó que las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre ambos países podrían iniciar oficialmente en Cancún este martes.

“Las negociaciones preparatorias en agosto hicieron que el acuerdo avanzara de manera significativa y el presidente Lula espera, durante su visita, iniciar las negociaciones para un acuerdo bilateral de libre comercio”, dijo Baumbach, según una agencia de noticias.

Renuencia de la industria

Al interior de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) no se tiene un consenso sobre la conveniencia de firmar o no un TLC. De sus 62 cámaras afiliadas 5% está en favor, 20% no ha contestado y 75% tiene cuestionamientos.

Nava detalló que, a su vez, del total de empresas con cuestionamientos, entre 30 y 40% de los mismos podrían resolverse en el texto del TLC, porque se trata de casos como bajas de aranceles.

En el 2009, las exportaciones de Brasil sumaron 152,995 millones de dólares, una caída anualizada de 22.7%; las de México se ubicaron en 229,705 millones, 21.2% menos.

Zabludovsky consideró que México debería sentarse a la mesa a escuchar a Brasil y luego ver qué pasa en la negociación.

“Lo que encuentro difícil es oponerse por principio, hay que opinar con respecto a cada una de las cosas puntualmente. Si existen inquietudes con respecto, por ejemplo, a las barreras no arancelarias, hay que ver qué tipo de disciplinas o de aspectos podrían negociarse para atender esas inquietudes”, dijo Zabludovsky.

FUENTE: El Economista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: