Archive for 9 febrero 2010

Presionan a Giorgi por la medida final del antidumping en calzado

febrero 9, 2010

La inminente resolución que debe tomar el Ministerio de Industria para cerrar la investigación antidumping en el sector de calzado tiene nerviosos a todos los actores del sector y está generando varias acciones de lobby cruzadas ante las autoridades.

Los fabricantes nacionales presionan para que la medida sea lo más dura posible contra la importación, en tanto las grandes marcas, que complementan importación con producción local, buscan convencer a las autoridades de que el ingreso de mercadería del exterior es parte de un plan productivo que contempla un fuerte crecimiento de la fabricación nacional.

En el marco de la feria internacional de calzado EFICA 2010, que se realiza en el centro Costa Salguero, los representantes de la Cámara del Calzado recibieron ayer a la ministra de Industria, Débora Giorgi, y luego de acompañarla en el recorrido de la exposición, le plantearon su preocupación ante las versiones que circulan sobre una eventual resolución “leve” contra el dumping chino.

Desde la cámara que preside Alberto Sellaro señalaron que están esperanzados en que la medida “salga lo mejor posible” (el daño detectado es del 154%) y que Giorgi les manifestó que siguen evaluando todas las posibilidades y que todavía no tienen ninguna posición tomada. Fuentes de Industria, en tanto, dejaron trascender que la ministra frenó los intentos de los industriales de querer influenciarla. “Cuando yo llegué al Gobierno, no había nada. Y pese a que me advirtieron que me metía en un brete si abría una investigación antidumping en calzado, decidí hacerlo, así que tengan confianza en mí”, le dijo la ministra a los empresarios, según contaron fuentes de su Ministerio.

A mediados de 2009, Industria adoptó una medida provisoria pero sólo en calzado no deportivo. Ello consistió en el establecimiento de un FOB mínimo de u$s 15.5, es decir, que si el par de calzado ingresa a un valor de u$s 5, por ejemplo, el importador debe pagar el derecho hasta llegar a los u$s 15,5. Brasil fue más duro, ya que aplicó un derecho fijo de u$s 12,4.

Antes de fin de mes o comienzos de marzo, el Gobierno tomará una decisión definitiva y se especula con que puede fijar un FOB mínimo pero menor al de la medida provisoria. Las opciones que más perjudicarían la importación son el derecho fijo o el ad valorem, que es un porcentaje fijo.

Consultada al respecto, desde Nike aguardan que el desenlace de la investigación “contemple la situación del mercado argentino, que presenta niveles crecientes de inversión y producción local y efectos tangibles de medidas de control de importaciones imperantes”.

A su vez, desde la firma indicaron que “Nike avala la necesidad de que las medidas resultantes desincentiven el ingreso al país de calzado proveniente de China de baja calidad”, pero también afirmaron que “es importante que la decisión contemple la posibilidad de elección de los consumidores y su genuino acceso a productos de alta calidad”.

Todavía se desconoce el final de esta investigación, pero desde Industria adelantaron que se tomarán “todos los recaudos necesarios para evitar la judicialización, como pasa en Brasil”.

Fuente: el cronista

Apuestan a crecer para superar conflictos

febrero 8, 2010

Oliver Galak
LA NACION

La Argentina y Brasil decidieron apostar a que un fuerte crecimiento de sus economías en 2010 les permitirá dejar atrás los roces comerciales que llenaron de tensión la relación bilateral durante el año pasado.

Ayer culminó en Buenos Aires la primera “cumbre triministerial” de las acordadas en noviembre pasado por los presidentes Cristina Kirchner y Luiz Inacio Lula da Silva como salida a la dinámica de trabas a las importaciones y reproches mutuos. Por el lado argentino, participaron el canciller Jorge Taiana y los ministros Amado Boudou (Economía) y Débora Giorgi (Industria); la delegación brasileña estuvo encabezada por sus pares Celso Amorim, Guido Mantega y Miguel Jorge.

Si bien en 2009 disminuyó la relación comercial, las perspectivas para 2010 son más favorables porque las dos economías están creciendo a tasas mayores que las economías europeas“, dijo Mantega en una conferencia de prensa conjunta. Su pronóstico fue que tanto la Argentina como Brasil podrán crecer este año “en torno al 5 por ciento”. Amorim reforzó el concepto: “Buscamos soluciones mirando hacia el futuro y no al pasado”.

Fuentes de ambas delegaciones confirmaron que el clima del encuentro fue satisfactorio, incluso más cordial que la jornada de anteayer, en la cual los secretarios de Industria se mostraron amables, pero dejaron en claro sus diferentes visiones sobre las licencias no automáticas (LNA). Estas medidas son hasta hoy las más duras de las barreras que encuentran algunos sectores empresariales para exportar o importar sus productos.

Giorgi destacó que superada la crisis internacional, ambas economías están mostrando “perspectivas alentadoras, que se han comenzado a evidenciar en el comercio”, en referencia al salto de más del 50% que registró el comercio bilateral durante enero, aunque las estadísticas que brindó (67% de suba en las exportaciones y 43% en las importaciones) difirieron de los números que trajo la delegación brasileña (53% y 51%). En algunas de las reuniones se señaló la necesidad de comenzar a armonizar las estadísticas de ambas partes.

Giorgi y Jorge serán los primeros en volver a verse las caras cuando se junten en Buenos Aires el próximo miércoles 17. Dentro de su área recaen las cuestiones más conflictivas. El ministro brasileño confirmó que analizarán en qué sectores se pueden eliminar o flexibilizar las LNA, y reconoció que si bien en 2009 hubo quejas de los empresarios de su país por las trabas argentinas, “hubo un desahogo importante” en los últimos meses. Boudou relativizó esas diferencias al afirmar que “están focalizadas en menos del 10% del intercambio comercial”. Anteayer había dicho que era el 6 por ciento (y estudios privados estiman que afecta a más del 17% de las importaciones brasileñas).

Giorgi señaló que buscarán reducir las tensiones con “una agenda positiva” que estará centrada en la integración productiva, con empresas de ambos países participando de una misma cadena de valor. Dijo que ya hay avances en los sectores metalmecánico, de autopartes y de madera y muebles, y anticipó que en marzo la Argentina ofrecerá un listado de empresas de la industria del petróleo y el gas para que participen de los proyectos de expansión que tienen las brasileñas Petrobras y Petrosal.

En el encuentro, se repasaron, asimismo, la posición por adoptar en el Grupo de los 20 y las trabadas negociaciones para lograr un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur. Hubo muestras de buena voluntad, sobre todo a partir de que la Argentina y España ocupan durante este semestre las presidencias pro témpore de sus respectivos bloques. Una posibilidad sería lograr un acuerdo de menor entidad que una zona de libre comercio.

Los ministros anunciaron también que se coordinaron posiciones para proponer modificaciones en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Nuestra evaluación es que el BID no ha tenido un desempeño satisfactorio en la región”, dijo Mantega. “Vamos a proponer que el BID tenga una nueva administración más eficiente y beneficiosa para la región.”

Mantega y Boudou informaron, asimismo, sobre la creación de una comisión bilateral de agencias tributarias para dar impulso al proyecto de Código Aduanero Común y revisar el cobro de doble arancel.

Fuente: la nacion

Brasil insiste con que Argentina levante las trabas comerciales

febrero 8, 2010

Seis ministros clave, tres de Argentina y tres de Brasil se encontrarán hoy en el Palacio San Martín bajo el mandato de Cristina Kirchner y Lula da Silva para ver cómo avanzan en un tema central que tensa a los dos aliados: las diferencias en sus políticas comerciales. Concretamente, las reuniones que hubo ayer entre funcionarios de ambas capitales desnudaron una vez más que Brasil sigue reclamando a la Argentina la eliminación de las licencias no automáticas que rigen desde 2008 como medidas defensivas a una serie de productos que ingresan desde el país vecino y que Brasilia rechaza.

Antes de tomar su avión a Buenos Aires con sus pares de Hacienda (Guido Mantega) e Industrias (Miguel Jorge), el canciller Celso Amorim afirmó ayer que la “situación (con Argentina) estaba “más calma” de lo que estuvo hace unos meses cuando su país llegó a aplicar represalias a las licencias no automáticas (LNA) con medidas similares e imprevistas en la frontera, que generaron incluso una protesta formal argentina. Pero inmediatamente afirmó que “lo ideal” sería que esas restricciones no existieran. Anoche, Amorim, y su par Jorge Taiana –con quien se había reunido a media tarde– salió de la Casa Rosada después de conversar los dos con la presidenta Cristina Kirchner. “La reunión ha sido muy amistosa, muy calurosa. La presidenta me preguntó por la salud de Lula –también Cristina habló de la descompensación de su colega– y hemos conversado sobre el encuentro de ambos presidentes”, que está programado en Buenos Aires para después de la segunda quincena de marzo. Concretamente para después de que ambos se crucen en Santiago de Chile, adonde viajarán el 11 de ese mes para asistir a la asunción presidencial de Sebastián Piñera.

Desde las últimas tensiones y las fuertes presiones que sobre Lula sigue ejerciendo el poderoso empresariado brasileño para que sea más duro con la administración kirchnerista –y además en tiempo electoral de los vecinos–, ambos países tuvieron gestos el uno para con el otro. Así lo acordaron los dos mandatarios cuando se vieron el 18 noviembre, en Brasilia, cuando acordaron la reunión interministerial que tendrá lugar hoy aquí. En ella estarán, además de Taiana, Amorim, Mantega, Jorge, y los ministros de Economía y de Industria argentinos, Amado Boudou y Debora Giorgi. De aquel documento que Lula y Cristina firmaron en noviembre, se materializaron algunos tenues compromisos, como el hecho de que Argentina acelerara la concesión de licencias que en algunos casos superaban los 60 días. Brasil por su parte aflojó la firmeza con la que llegó a detener camiones argentinos en la frontera al aplicar de manera inmediata sus propias licencias latentes además en listados computarizados.

¿Qué hubo de nuevo hasta ayer? Lo dijeron en rueda de prensa el secretario de Industria argentino, Eduardo Bianchi; y el secretario de Desarrollo y el subsecretario de Comercio de Brasil, Ivan Ramalho y Welber Barral. Acordaron un “estudio de revisión del estado de las licencias no automáticas por grupo de bienes para ver en qué casos cabe flexibilizar, eliminar o mantenerlas”, dijeron.

Pero mientras Bianchi aclaraba que “no habrá anuncios inmediatos” en materia de las LNA, Ramalho señaló que había que “reducir” la cantidad de productos bajo este régimen; y Barral, que estas tienen “efectos negativos” y crean situaciones de imprevisibilidad e incomodidad.

En cuanto a la región, Amorim, Taiana y Cristina hablaron de la situación en Haití y Honduras. Sobre todo de si reconocerán como presidente a

FUENTE: Webretail

Los recurrentes problemas comerciales con Brasil

febrero 8, 2010

A pesar de las múltiples reuniones celebradas entre los presidentes de ambos países, a la existencia de una muy activa comisión bilateral destinada fundamentalmente a amortiguar los conflictos, la relación comercial entre la Argentina y Brasil tiene como trasfondo permanente una elevada cuota de discusiones en materia de restricciones de naturaleza no arancelaria.

Es más, el tratamiento de dichas situaciones ha ocupado y ocupa habitualmente un lugar destacado de la agenda común y su persistencia en el tiempo ha inhibido, sin duda alguna, la profundización del eje fundamental del Mercosur integrado por los dos países y ha dejado en un segundo plano los indispensables temas del proceso hacia el real mercado común.

Es conveniente para poder analizar el porqué de esta situación qué es lo que ha sucedido con las corrientes de comercio entre ambos países, así como con la evolución, trayectoria productiva e inversiones a un lado y otro de la frontera.

Con respecto a las corrientes de comercio, puede afirmarse que a partir de 1999 se produce un cambio cualitativo y cuantitativo muy significativo, especialmente con respecto a las exportaciones argentinas hacia el mercado brasileño. Hasta 1998 inclusive, la Argentina tenía lo que se denominaba en aquella época “la Brasil-dependencia” en el sentido de que, del total de países importadores, nuestro socio comercial representaba el 30%, correspondiendo ese porcentaje medido en el total de las importaciones brasileñas 15,8 por ciento. Era por lo tanto de gran significación para los exportadores ese mercado, y para las firmas importadoras brasileñas la Argentina representaba el segundo país proveedor, después de los Estados Unidos.
En enero de 1999 se produce la devaluación del real que pasa de 1,20 a 1,90 por dólar -actualmente, once años después, cotiza el real a 1,85-, Brasil ingresó en un proceso recesivo que durará hasta fines de 2000, y nuestro país, como sabemos, cae en un período recesivo-depresivo que abarcará hasta fines de 2002.

Es de aquella época el inicio de los continuos conflictos comerciales y la Argentina impone ya en 1999 una serie de medidas de contención ante “la inminente” avalancha de productos brasileños como consecuencia de la devaluación, fenómeno que no se produce dada la simultánea recesión en nuestro país. Siendo ya presidente Duhalde y electo Lula da Silva, nuestro país plantea “limpiar la mesa” eliminando las áreas de conflicto comerciales,
durante los años 2003/4 y hasta mediados de 2005, salvo alguna cuestión específica, la comisión bilateral creada a tal efecto monitorea los llamados “productos sensibles” sin demasiadas dificultades.

Pero hacia fin de ese año aparecen problemas en productos de línea blanca, aire acondicionado, calzados, indumentaria y textiles; siendo ministro Lavagna se propone el MAC -Mecanismo de Adaptación Competitiva-, especie de salvaguardia para permitir a los sectores afectados por las importaciones tener un período para lograr su reconversión productiva y efectuar inversiones o lograr atraer a otros actores presentes en Brasil o provenientes de extrazona. Este mecanismo nunca se puso en vigencia por oposición brasileña y por lo tanto quedaron como mecanismos a utilizar los usuales previstos por la OMC, pero que en realidad no deberían ser de aplicación en una unión aduanera que
se precie de ser tal.

FUENTE: Buenos Aires Económico

El BNDES apura a De Vido por financiamiento

febrero 5, 2010

Como parte de la comitiva brasileña que llegó a la Argentina para concretar la cumbre ministerial, el vicepresidente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES), Armando Mariante, aprovechó su estadía para reunirse con el ministro de Planificación, Julio de Vido, y presionarlo para que defina si el Gobierno utilizará o no los u$s 2.000 millones que tiene la entidad autorizados para financiar proyectos en la Argentina.

Esos fondos forman parte de un programa de u$s 4.000 millones para el período 2003-2009 que había liberado el banco para iniciativas locales que incluyan a empresas brasileñas, de los cuales sólo se ejecutó la mitad. Como el resto quedó indefinido, el BNDES requirió al gobierno argentino conocer si esos fondos van a ser utilizados para poder, de otra manera, destinarlos a otras finalidades.

“Hay una lista de proyectos que deben reflejar las prioridades del país. Puede ser que uno u otro salga, pero es conveniente una revisión por parte del gobierno argentino”, les dijo el funcionario del banco a un grupo de periodistas. Y a la vez manifestó que le transmitió al ministro de Planificación que “si hubo un ajuste de prioridades, es importante saberlo”.

Frente a esta sugerencia brasileña, De Vido se comprometió en enviarles la nueva lista de proyectos que esperan concretar con esos u$s 2.000 millones en los próximos días.

Durante el encuentro, realizado ayer por la mañana, Mariante también le aseguró al ministro que contra el calendario originalmente previsto, se produjeron demoras y el primer avión de Embraer llegará recién en julio. Será el primero de 20 aviones que decidió comprar la Argentina para equipar Aerolíneas y lo hará con un crédito del BNDES.

Importaciones

El funcionario de Brasil y De Vido también dialogaron respecto de la posibilidad de que el Banco de Desarrollo financie exportaciones de camiones argentinos al mayor socio del Mercosur. Mariante explicó que la entidad no financia importaciones, pero “podría ser la primera excepción”, le dijo a la prensa. “Estamos evolucionando en el tema y podríamos estudiarlo si esos camiones tienen, por ejemplo, 40% de contenido brasileño”, agregó.

Además del encuentro con De Vido, el vicepresidente del BNDES aprovechó para reunirse con funcionarios del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y con el flamante presidente del Banco Nación, Juan Carlos Fábrega, con quienes continuó evaluando mecanismos de financiamiento de obras binacionales y transmitiéndoles la experiencia de la institución brasileña, de cara al objetivo oficial de avanzar en la creación de un banco de desarrollo.

Fuente: el cronista

El Gobierno rechazó pedido de Brasil para liberar las importaciones

febrero 5, 2010

La mejora del comercio internacional propia de la recuperación tras la crisis generó el retorno del clima amigable entre la Argentina y Brasil. Pero las diferencias entre los socios subsisten, y no pudieron disimularse ayer durante el encuentro que mantuvieron el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, y el viceministro de Desarrollo brasileño, Iván Ramalho, previo al encuentro que tendrán hoy los ministros de Economía, Producción y Relaciones Exteriores de ambos países.

 Esta cumbre ministerial había sido programada por los presidentes Cristina Fernández y Lula da Silva en la reunión del 18 de noviembre, en Brasilia. El objetivo es avanzar en negociaciones para reducir las tensiones comerciales y trabajar en una agenda común en diversas áreas. En este sentido, el encuentro de Bianchi, Ramalho y el secretario de Comercio Exterior, Welber Barral, tuvo como eje de discusión la evolución del comercio bilateral y el análisis de mecanismos que permitan reducir gradualmente las licencias no automáticas.

 Tanto es así que los funcionarios de ambos países anunciaron que se comprometieron a estudiar en qué productos podrían eliminarse estos permisos y en cuáles flexibilizarlos. Ello consistiría, por ejemplo, en extender el plazo de validez del documento.

 “Estamos nuevamente atravesando un período de crecimiento –en enero el intercambio creció 50%–, por lo que nos comprometemos a identificar productos en los cuales puedan reducirse las licencias”, aseguró Bianchi. Ramalho, por su parte, reconoció que “hubo una mejoría bastante importante en la aprobación de las licencias”, pero al mismo tiempo consideró que “lo ideal sería reducir el número de artículos sujetos a licencias porque genera incertidumbre burocrática”.

 Sin embargo, cuando desde el gobierno brasileño insistieron con lo perjudicial de este mecanismo, el secretario de Industria se ocupó de aclarar que “la facultad de imponer licencias es autónoma de cada país y está avalada por OMC”. Además, agregó que “fue un instrumento muy útil durante 2009 y muy importante para minimizar los riesgos” que generaba la crisis.

Las mayores diferencias se manifestaron al plantear la discusión de los acuerdos entre privados. Para la Argentina, estos convenios –firmados por los sectores sensibles– son fundamentales para evitar un impacto en la producción y el empleo, pero Brasil apuesta a suspenderlos. Ante una consulta de un periodista en la conferencia de prensa que ofrecieron al término de la reunión, Ramalho fue bien claro: “Queremos fomentar los acuerdos más amplios de integración productiva”. Al respecto, Bianchi aclaró que le manifestó a sus pares brasileños que “hay sectores muy sensibles” y que el gobierno no quiere “perder empleos”.

 Visita de Lula

 Antes de la cumbre ministerial prevista para hoy a las 10.30 en el Palacio San Martín, los ministros de Economía de ambos países, Amado Boudou y Guido Mantega, y los cancilleres, Jorge Taiana y Celso Amorim, mantuvieron encuentros a solas para preparar el encuentro de hoy. Además, el canciller brasileño fue recibido por la presidenta Cristina Fernández y le confirmó que su par Lula da Silva visitará la Argentina en marzo.

“Estamos involucrados en el proceso de integración porque Brasil es nuestro principal socio comercial y no queremos tener una relación de cliente que pudo haber existido en otra época”, señaló Boudou.

Fuente: El Cronista