El Gobierno intentará hoy encontrar una salida diplomática al conflicto comercial desatado con China, luego de que impusiera trabas al ingreso de aceite de soja local, lo que pone en jaque un negocio que este año podría sumar u$s 2.000 millones.

Las cámaras empresarias de varios sectores industriales beneficiados por la política proteccionista del Gobierno pidieron ayer que se mantengan esas políticas ante la preocupación de que por necesidades fiscales se decida negociarlas a cambio de la reapertura de las exportaciones de soja a China.

El Gobierno puso en vigencia una veintena de medidas antidumping aplicadas al ingreso de productos procedentes de China. En el listado figuran los sectores de calzado, encendedores de cocina, algunos electrodomésticos (como multiprocesadoras), vajillas, textiles, entre otros. Además en el caso de neumáticos hay una investigación en paralelo con Brasil, para proteger a ambos mercados.

Ninguna autoridad china expuso públicamente la condición de reducir esas medidas para retomar la compra de soja argentina, aunque es una preocupación que se generalizó entre los industriales.

La cámara metalúrgica Adimra afirmó que las medidas de administración del comercio “responden a los procesos habituales y están contempladas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) para enfrentar a las importaciones del país asiático”. “Pensamos que para resolver este conflicto debe predominar el diálogo y el análisis de las estadísticas comerciales”, sostuvo en un comunicado.

Adimra, que preside Juan Carlos Lascurain, dijo que confiaba en “la firmeza de nuestro Gobierno para defender a toda la industria nacional, apoyado en la fortaleza de los argumentos”.

En el mismo sentido se expresaron el presidente de la Fundación Pro Tejer, Pedro Bergaglio; el titular de la CGERA, Marcelo Fernández; el empresario marroquinero Raúl Zylbersztein; el presidente de la Cámara de Indumentaria Infantil (Caibyn), Víctor Hugo Benyakar; y el titular de la Cámara del Calzado, Alberto Sellaro, según un comunicado conjunto.

“Todos los instrumentos empleados de administración comercial de preservación y promoción del desarrollo de la industria local están amparados por las reglas de la Organización Mundial de Comercio y son legítimos”, dijo Bergaglio.

Para Fernández, “no tenemos dudas que la intención por la que China nos impone trabas a la exportación de aceite de soja, es decir con el primer proceso de industrialización de la soja, es simplemente la protección de su mercado interno e industria”.

Y Zylbersztein recordó que “China tiene más de 100 cláusulas antidumping en vigencia y cerca de 20 más en proceso” y que ‘Estados Unidos es el país que más medidas de protección tiene sobre el comercio exterior”.

En el primer bimestre del año, la balanza comercial dejó un saldo a favor de China de u$s 600 millones, como saldo de exportaciones argentinas de origen agropecuario y la compra de bienes industriales de mayor valor agregado. El déficit argentino arrancó en 2008, cuando alcanzó los u$s 700 millones, y se potenció el año pasado a u$s 1.200 millones.

Fuente: el cronista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: