Archive for 19 abril 2010

El Gobierno confía en que es inminente el fin de la crisis con China

abril 19, 2010

En los próximos días llegará al país el viceministro de Comercio del gigante asiático. Buscaría destrabar el conflicto por el aceite de soja.


Por eso, representantes del mercado de la soja confían que podría significar un avance en las negociaciones para destrabar las exportaciones de aceite y granos de soja.

El funcionario chino integrará como participante el Foro de Cooperación Económica que organiza la Cámara de la Producción, la Industria y el Comercio Argentino-China en el Hotel Sheraton.

Algunos trascendidos indican que el objetivo del viaje es destrabar el conflicto generado por el bajo nivel de residuos de solventes utilizados en la extracción del aceite de soja que China permite en los embarques argentinos del producto.

Jian Yaoping podría motorizar un acuerdo con la Argentina ya que es a mediados de año cuando el país asiático compra aceite de soja. La Argentina es el primer exportador mundial y participa en el mercado internacional con el 55 por ciento.

Las ventas externas de aceite de soja argentino están concentradas y Egipto es el segundo comprador después de China. Si bien se supo que la agenda de Jian Yaoping aún debe determinarse, es posible que se reúna con funcionarios y empresarios argentinos.

La semana pasada el ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, dijo en la Comisión legislativa del sector, en la Cámara Baja, que confiaba en que el conflicto se resolvería y se reanudarían las exportaciones sin dificultades a China.

Desde 2005, la Argentina gozaba de una política preferencia por parte del país asiático para el aceite de soja, lo que permitió la expansión en cercanías de Rosario uno de los polos aceiteros más grandes del mundo.

Sin embargo, el último día hábil antes de Semana Santa llegó una comunicación oficial al Ministerio de Agricultura en la que se informó que China permitía sólo embarques con 100 partes por millón de residuos de hexano, el solvente m s común utilizado en el proceso extractivo. En los últimos días, empresarios se comprometieron a adecuar sus procesos para cumplir con las normas de calidad exigidas por el mercado chino.

También se encuentra pendiente un viaje a China de la presidenta Cristina de Kirchner que podría coincidir con una etapa de autorización a las fábricas argentinas procesadoras de aceite, en la segunda mitad de 2010.

Jian Yaoping forma parte de la delegación que encabeza el presidente chino, Hu Jintao quien inició un recorrido a países sudamericanos, Venezuela, Brasil y Chile, pero que excluyó a la Argentina.

El funcionario es considerado el segundo en línea de importancia del real de Comercio de China y visitará a Argentina desde Brasil. Una comunicación de la agencia de noticias china Xinhua advirtió el jueves santo que la decisión tomada por ese gobierno era en represalia por las medidas antidumping que lleva adelante el Ministerio de la Producción conducido por Débora Giorgi.

A enero de 2010 eran 25 los artículos chinos que debían pagar altos aranceles para pasar la aduana nacional. En tanto, entre 2007 y 2009 hubo 214 observaciones del gobierno chino a los embarques de aceite, según la agencia NA.

El embajador en Buenos Aires, Gang Zeng, en junio de 2009 en el transcurso de la inauguración de las jornadas de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos (Casrech) manifestó la preocupación de su país por las demoras en la aduana argentina que sufrían las importaciones chinas.

FUENTE: Infobae Profesional

El Mercosur y la Unión Europea: La ilusión de libre comercio

abril 19, 2010

BRUSELAS, Bélgica.- Las 28 banderas azules con estrellas amarillas flamean a media asta en la sede de la Comisión Europea (brazo ejecutivo de la Unión Europea) por la tragedia aérea en la que murió el presidente de Polonia. En el mismo barrio de la capital belga, en el Parlamento Europeo, el corredor principal, que desemboca en un gimnasio, exhibe las fotos de las víctimas polacas. Frente a la Comisión, cruzando la Rue de la Lois, en la sede del Consejo Europeo (el órgano donde están representados los 27 países de la UE), los ventanales adornados de rojo y gualda develan que España, uno de los países de la eurozona más afectados por la crisis mundial, preside este semestre el bloque y es precisamente en ese país donde se prepara una cumbre presidencial que puede resultar de alto impacto: la de la UE, América latina y el Caribe, el 17 y 18 de mayo en Madrid. Allí tal vez se reviva formalmente una negociación que estaba en coma desde 2004: la de un acuerdo de asociación, que incluye libre comercio entre la UE y el Mercosur. Los europeos quieren asegurarse antes de relanzar nada que termine en éxito la discusión que comenzó en 1999.

La UE es el segundo destino de las exportaciones argentinas. De la Unión proviene más de la mitad de las inversiones extranjeras que llegan a la Argentina. Los 27 socios europeos, con sus 500 millones de habitantes, suman el mayor PBI del mundo, aunque su economía está estancada y ninguno de ellos supera a China. En los productos que la Argentina vende más a la UE, los agrícolas, el bloque europeo es el campeón del proteccionismo: reparte subsidios por 55.000 millones de euros anuales (casi todo el presupuesto anual del gobierno argentino). Pero es cierto que la Argentina restringe las exportaciones de carne, trigo y maíz con el argumento de evitar subas de precios internos, o que las industrias automotriz y autopartista podrían sufrir la competencia europea en la Argentina y en Brasil.

A la UE también le interesa el Mercosur, un bloque bastante cerrado que sólo selló tratados con seis países sudamericanos (uno de ellos, Venezuela, está en proceso de adhesión) y con Israel. Sería su primer acuerdo con un BRIC (Brasil, Rusia, la India y China). También sería el primero con dos potencias exportadoras agrícolas (la Argentina y Brasil).

Claro que los políticos de Francia y otros países europeos se resisten a perder el poderoso voto de sus agricultores. El gobierno de Nicolas Sarkozy comenzó a hacer lobby , según reconocen en la Comisión, en contra del anhelo de España de obtener un logro en su presidencia europea: el relanzamiento de la negociación con el Mercosur. Al presidente de España, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, le viene bien un éxito internacional que mejore su imagen. “El gobierno español se la juega en la cumbre de Madrid”, reconoce el socialista español Luis Yánez, miembro del Parlamento Europeo, y que, al igual que el Consejo, deberá ratificar el eventual tratado que negocie la Comisión.

España convenció a la Argentina, que preside este semestre el Mercosur, de que el acuerdo no la perjudicará. En la anterior cumbre eurolatinoamericana, en Lima, en 2008, la presidenta Cristina Kirchner criticó ante el jefe de la Comisión, el conservador portugués José Manuel Durâo Barroso, la propuesta de acuerdo de la UE: “La pobreza vino por un desapoderamiento concreto de recursos que tuvo la región históricamente desde que fue descubierta”.

En la Cancillería argentina admiten un cambio por motivos políticos. No niegan que la Presidenta necesite mejorar su imagen y la del Bicentenario, que se festejará una semana después de la cumbre de Madrid, pero argumentan que el objetivo del acuerdo sería fortalecer al propio Mercosur, que sufre críticas desde Uruguay o Brasil por las trabas internas al comercio y su cerrazón respecto del mundo. Incluso el favorito para las elecciones presidenciales brasileñas de octubre, José Serra, propuso rebajar el Mercosur de unión aduanera a zona de libre comercio para que Brasil pudiera negociar sus propios acuerdos.

La nueva predisposición del Mercosur de abrirse a la UE quedó patente en una reunión técnica birregional de marzo en Buenos Aires. El 26 y el 27 de abril las partes se reencontrarán en Bruselas para que responda Europa. “La UE está más dispuesta a ceder”, observa el eurodiputado conservador español Pablo Zalba.

Europa también cambió su actitud ante el acuerdo. Antes lo condicionaba a la resolución de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC), según aclaró el embajador argentino ante la UE, Jorge Remes Lenicov, a los eurodiputados. Doha es el único espacio en el que la UE y las otras potencias aceptan negociar lo que más afecta al campo argentino, los subsidios agrícolas, pero ésa es otra negociación muerta.

En 2004 se interrumpió la negociación con Europa porque el Mercosur proponía bajar del 10% de arancel promedio a cero para el 77% de las importaciones desde la UE y dejar sin apertura el 23% restante (incluida la cadena automotriz), cuya tarifa media era del 16%, mientras que la UE, que quiere reducir su déficit con el Mercosur, sostiene que el libre comercio significa liberar más del 90% del comercio y, por tanto, ofrecía bajar el arancel promedio del 2,6% al cero para el 93% de los bienes, pero en el 7% excluido quedaba una tarifa del 72% para carnes, granos y alimentos elaborados. En marzo, el Mercosur manifestó que liberalizaría cerca del 90%, con lo que el sector automotor (que supone el 15%) se abriría, aunque en 15 años, en lugar de los diez habituales en estos acuerdos. En la Comisión aceptan más de diez años. La Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay tendrían que acordar qué poner en el 10% resguardado. Por ejemplo, textiles, calzado, químicos o maquinaria.

A la UE le interesa que se liberalicen desde servicios financieros y telecomunicaciones hasta dos que no quiere ceder la Argentina: los satelitales y el transporte marítimo. El Gobierno quiere que Europa permita el ingreso temporal de personas que den servicios profesionales, lo que la Comisión accedería, y la apertura de la industria cultural.

La lista de pedidos del Mercosur es más escueta. El bloque quiere que, dentro del 7% de productos que la UE no quiere abrir, otorgue mayores cuotas de ingreso sin arancel para carnes bovinas, porcinas y aviares, lácteos, ajo, arroz, maíz y trigo. En la Comisión admitieron que habrá más “flexibilidad” que en 2004, “salvo en algunos productos muy sensibles: carne vacuna, pollo y azúcar”. La UE ofreció aquella vez una cuota bovina de 60.000 toneladas anuales al Mercosur (hoy la Argentina tiene 28.000), pero los cuatro socios querían 300.000. En la diplomacia argentina, reconocen que la Argentina desaprovecha su cuota, pero alegan que la ampliación del cupo bovino regirá en 15 años, cuando la coyuntura interna haya sido superada.

El Mercosur pide la eliminación de los aranceles de todos los alimentos elaborados, pero la UE pretende algo parcial. La Argentina le teme a la competencia europea en aceite de oliva o durazno en lata.

Si ambas partes anuncian el mes próximo el relanzamiento de la negociación, no se comprometerá una fecha de término. En el Mercosur se ilusionan con la segunda mitad del año, con la presidencia brasileña, porque el presidente Luiz Inácio Lula da Silva podría despedirse del gobierno con la firma que lo confirmaría como líder mundial. Pero en la Unión Europea, las opiniones se dividen entre 2010 y 2011.

Antes de que en 2012 se celebren las elecciones presidenciales francesas. Cuando Venezuela entre al Mercosur, el día en que el Parlamento de Paraguay lo ratifique (los otros tres ya lo hicieron), se sumará a la negociación. En el Consejo Europeo no le temen. Prefieren que el país de Hugo Chávez no se aísle.

Fuente: La Nación

Aseguran que China aún no levantó el bloqueo y que no se puede exportar aceite

abril 16, 2010

Importadores de China pidieron a exportadores de la Argentina que no embarquen el aceite de soja que ya adquirieron aunque cumpla con el estándar de calidad exigido por el país asiático, en medio de una disputa comercial bilateral, dijeron el miércoles operadores.

El conflicto estalló cuando autoridades de China, el mayor comprador global de aceite de soja, pidió a sus importadores que no adquieran el producto de la Argentina, el principal proveedor mundial del derivado.

En los últimos 15 días la Argentina y China negocian para destrabar una disputa que tiene graves consecuencias para el país, donde el complejo de la oleaginosa es la principal exportación y una importante fuente de recaudación impositiva.

El problema no está solucionado. La mayoría (de los cargamentos) se está postergando“, señaló a Reuters un operador de una importante firma agroexportadora.

La fuente destacó que tenían un barco para estos días y que les dijeron que éste no sea cargado. Además, cuando le recalcaron que el mismo estaba por debajo de las 100 partes de hexano por millón, la respuesta también fue negativa.

China establece que para que el aceite de soja ingrese a su mercado no debe contener más de 100 partes de hexano por millón, pero los contratos vigentes no contemplan ese estándar, según la fuente, quien dijo que el almacenamiento de los embarques postergados debe ser pagado por los exportadores argentinos.

Desde que comenzó el conflicto, el precio del aceite de soja cayó en el mercado argentino cerca de u$s22 por tonelada, alertaron operadores. El aceite de soja cerró el miércoles a un valor fob oficial de u$s824 por tonelada.

Revsión
La industria está actualmente evaluando modificar el estándar de su producto para evitar perder participación en su principal mercado.

Sin embargo, fuentes del sector dijeron que serán necesarias fuertes inversiones para cumplir el estándar exigido por China y que probablemente no se solucionaría el conflicto, cuya causa de fondo sería una disputa comercial más amplia.

Las restricciones de China al aceite de soja argentino fueron anunciadas tras la aplicación de varias medidas antidumping del país austral a diversos productos del gigante asiático.

En el 2009, la Argentina vendió a China 1,84 millones de toneladas de aceite de soja por 1.400 millones de dólares, que representan el 77% del total de las importaciones del producto que realizó el país asiático, según la agencia Reuters.

Si bien las nuevas normas de Pekín restringen las importaciones de aceite de soja de Argentina, China podría aumentar sus compras de granos de la oleaginosa para procesarla en sus propias plantas, dijo el miércoles el Centro Nacional de Información de Granos y Aceites de China (CNGOIC, por sus siglas en inglés).

En un informe, el grupo de expertos revisó a la baja la proyección de las importaciones totales de aceite de soja de China en el año a septiembre del 2010, a 1,8 millones de toneladas, una reducción de 500.000 toneladas desde su cálculo anterior.

FUENTE: Infobae Profesional

Los BRIC deberán buscar el equilibrio entre sus intereses compartidos y sus rivalidades

abril 15, 2010

Cuando los presidentes Hu Jintao, de China y Dimitri Medvedev, de Rusia, y el primer ministro de India, Manmohan Singh, se reúnan esta semana con Luiz Inácio Lula da Silva, el presidente de Brasil, habrá tres cosas de la economía del país anfitrión que a los mandatarios visitantes les resultará familiar.

Una es el tamaño de Brasil. Otra es la inflación –que aumenta en Brasil, China e India, y está cercana a un índice de dos dígitos en Rusia. Y, además, está el tema de la apreciación de sus monedas.

El año pasado, cuando los mandatarios de los BRIC se reunieron en Ekaterinburgo, Rusia, se habló de la necesidad de impulsar “un orden económico global más justo”, y el grupo expresó sus frustraciones por el papel del dólar como moneda mundial de reserva.

Medvedev ha retomado esta cuestión en los días previos a esta cumbre. El martes pasado el presidente ruso dijo que los países denominados BRIC podrían compartir “información sobre posibles ataques especulativos” contra sus divisas.

Sin embargo, un año después de la reunión del grupo en Rusia, esta sugerencia suena irónica. Brasil, del que podría decirse que tiene la mejor política monetaria de los cuatro países, implantó el año pasado un impuesto sobre los flujos de capital para frenar el ritmo de la apreciación del real. Y Rusia ha dado a entender que podría copiar esa medida para desacelerar el fortalecimiento del rublo, aunque esto ha ayudado a controlar la inflación.

Mientras tanto, a China la presionan para que permita la apreciación del yuan.

Incluso en India, el tipo de cambio ponderado por el comercio exterior se apreció en los últimos seis meses. Esto vuelve a dejar en evidencia el problema que se presenta con la definición de la sigla BRIC. Por ejemplo, el grupo no tiene un secretariado, a diferencia de lo que ocurre con el foro IBAS (India, Brasil, Sudáfrica), que también se reúne esta semana en Brasil. Además, es más frecuente que los miembros de los BRIC compitan entre sí, y no que tengan intereses comunes.

En realidad, las reuniones bilaterales que se están realizando esta semana en la región podrían resultar más fructíferas que la propia cumbre.

De los BRIC, India es el país con perfil más bajo en Latinoamérica. Los intercambios comerciales se mantienen modestos pese a que algunas compañías indias han hecho importantes inversiones en software y recursos naturales, y en laboratorios brasileños.

Rusia es un factor más importante, y no sólo por el petróleo venezolano. Argentina, recordando el apoyo de Rusia en las Naciones Unidas por su reclamo en el Atlántico Sur, está respaldando el intento ruso por incorporarse a la Organización Mundial del Comercio.

Y después está China, cuya petrolera CNOOC, controlada por el Estado, ha pagado u$s 3.100 millones para quedarse con una participación de 50% de la empresa argentina Bridas.

Tras su estadía en Brasil, Hu irá a Venezuela para firmar un acuerdo petrolero. Pero lo más importante es que el comercio chino creció enormemente: se multiplicó por 10 y pasó de un volumen de u$s 10.000 millones en 2000 a 100.000 millones en 2008. Esto ha ayudado a Latinoamérica a sobrevivir a la crisis global, aunque hay reparos.

Gran parte de ese volumen comercial depende de los commodities. Esto puede dejar a los países de la región vulnerables, como demostró la reciente prohibición china a la importación de aceite de soja argentino y lo que ocurrió el año pasado, cuando los fabricantes de acero chinos se negaron a adquirir el mineral de hierro por el que habían firmado contratos con la brasileña Vale do Rio Doce.

Fuente: el cronista

Hasta Rusia se enoja con Moreno por trabas a la carne

abril 15, 2010

Rusia lanzó ayer una dura advertencia al Gobierno, al afirmar que buscará nuevos proveedores de carne si la Argentina sigue con su política de restringir las exportaciones bovinas.

“El gobierno argentino está poniendo trabas a las exportaciones de carne a Rusia. En una economía de mercado, las importaciones no pueden depender de decisiones gubernamentales. Si hay restricciones, Rusia se ve obligado a buscar otros mercados”, afirmó ayer Serguey Dankvert, director del Servicio Federal para el Control Veterinario y Fitosanitario. La advertencia, corta y filosa, quebrantó el clima cordial y de encuentro que hasta ese momento había reinado en el seminario empresarial ruso-argentino celebrado en el Jockey Club, y que contó con la participación del presidente de Rusia, Dmitry Medvédev –el primer mandatario ruso que visita el país en 125 años de relaciones bilaterales– y el canciller argentino, Jorge Taiana.

Rusia es el principal mercado para la carne vacuna fresca local. Las ventas a Rusia llegaron a las 141.279 toneladas en 2009. En los dos primeros meses de este año, en tanto, los rusos compraron 13.060 toneladas de bifes frescos locales, 33% del total embarcado en el bimestre.

No obstante, por la falta de hacienda, producto principalmente de la sequía, y el alza de precios en el mercado interno, el Gobierno volvió a apelar al cepo exportador, con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, autorizando de manera personal cada embarque, lo que complica el cumplimiento de contratos pactados, en muchos casos, con varios meses de anticipación.

“Nosotros podemos invertir en la Argentina, pero si ustedes restringen las exportaciones de carne, entonces el negocio ruso no vendrá aquí”, avisó Dankvert, quien comenzó su exposición recordando cuando “años atrás” Argentina exportaba toneladas de manteca a Rusia y terminó perdiendo ese mercado. “Ahora mismo las compras de carne a Uruguay y Paraguay están creciendo y Argentina puede perder este mercado”, enfatizó.

Lo escuchaba un visiblemente serio Taiana, junto al presidente de la UIA, Héctor Méndez; a Hugo Biolcati, de la Sociedad Rural, además de representantes del grupo Techint, Laboratorios Bagó, la petrolera Pan American Energy y el conglomerado Corporación América.

Aunque a esa altura ya no quedaban dudas, fue el propio Medvédev el encargado de clarificar que la advertencia iba en serio. “Qué bien que le ofrecimos la palabra”, dijo el mandatario, mirando a Dankvert. “Es una opinión muy franca. Debemos avanzar para no perdernos como socios”, agregó el presidente ruso, tras destacar que “la carne argentina es muy sabrosa”.

Al clausurar el encuentro, Taiana respondió al reclamo.

“No hay que preocuparse. Argentina va a cuidar sus mercados y su potencial exportador. Las decisiones del país pueden haber afectado momentáneamente el comercio, pero se va a encontrar una solución en el largo y mediano plazo”, dijo el canciller.

Fuente: el cronista

China sigue en conversaciones con Argentina por aceite de soja

abril 15, 2010

El ministerio de Comercio de China dijo hoy que la oficina sanitaria del país seguía conversando con Argentina por los estándares de calidad del aceite de soja, y que no tenía conocimiento de avances recientes.

El portavoz Yao Jian dijo que el sistema del ministerio de emisión de permisos para importaciones de Argentina regresó a la normalidad hace una semana, después de una breve interrupción.

“Cada país tiene estándares de calidad diferentes sobre los productos alimentarios. La autoridad de cuarentena sigue hablando con el lado de Argentina para una resolución”, dijo Yao.

El ministerio tomó el derecho de emitir permisos que tenían las oficinas locales, y junto con la oficina de cuarentena, impuesto estrictas normas sobre las importaciones de Argentina, en una disputa comercial más amplia con la nación sudamericana.

Pero los operadores en Argentina dijeron que los importadores chinos estaban pidiendo a los exportadores argentinos que no enviaran cargamentos, y que incluso había envíos que cumplían las normas pero que igualmente eran rechazados.

“El mercado de aceites vegetales es un mercado totalmente competitivo y vemos que, en comparación, el abastecimiento está equilibrado”, dijo Yao, cuando se le preguntó si las restricciones podrían producir una escasez doméstica.

El ministerio publicó hoy un reporte advirtiendo a los exportadores chinos sobre barreras comerciales y a la inversión en varios países, incluidos Argentina y Estados Unidos.

El reporte decía que Argentina había impuesto permisos sobre una gran cantidad de productos chinos desde el 2009, incluyendo autopartes, neumáticos y textiles.

En un año, el país sudamericano ha lanzado 18 investigaciones anti-dumping (contra la competencia desleal de precios) sobre productos chinos que van desde calzado hasta el acero.

El comercio bilateral entre ambas naciones se desplomó el 46% en el 2009 a u$s 7.790 millones respecto del año anterior, con un déficit comercial para China de u$s 830 millones, según el informe.

Fuente: el cronista

Crisis con China: envían aceite a riesgo de que lo devuelvan

abril 13, 2010

Algunos exportadores embarcaron aceite de soja hacia China, mientras otros se negaron a hacerlo luego de que Pekín aplicara restricciones al ingreso del producto en medio de una puja comercial, según adelantaron ayer algunas fuentes del sector.

«Están saliendo barcos con aceite de soja. Algunas empresas tomaron la decisión de mandarlos igual, otras no. Las firmas que sí lo están haciendo lo hacen ateniéndose al riesgo de que lleguen allá y no lo reciban», dijo una fuente del sector exportador.

La soja y sus derivados son el principal producto de exportación que tiene Argentina. En 2009, el país exportó al gigante asiático 1,84 millón de toneladas de aceite de soja por u$s 1.400 millones, equivalentes al 77% de las importaciones totales de China.

Pese a que hay operadores que apuestan a una solución rápida, varias fuentes de la industria exportadora argentina dijeron ayer estar «preocupadas» por el cortocircuito comercial.

«No estamos embarcando desde que está el problema, desde el 31 de marzo. El Gobierno argentino se está moviendo, pero está difícil la negociación. Hay que esperar a ver cómo evolucionan las negociaciones esta semana», afirmó una fuente del sector agroexportador y agregó: «Sería muy difícil para la Argentina reemplazar el mercado de China».

«Siempre se puede vender el aceite de soja, pero a un precio más bajo. Hay que competir con aceites más baratos, habría que bajar los precios, en otros destinos más baratos», explicó.

Ayer, el director ejecutivo de la publicación Oil World, Thomas Mielke, dijo que China no puede prescindir del aceite argentino y que la disputa no podría prolongarse demasiado debido a la falta de alternativas para abastecerse.

«No creo que China pueda dejar de importar aceite de soja argentino por más de dos meses», señaló Mielke desde Pekín.

Pero en Buenos Aires, un operador de una importante empresa exportadora no fue tan optimista. «El tema se está poniendo más complicado. Todos están tratando de cargar sus ventas de aceite a China desde Brasil y el precio del aceite en la Argentina se cayó fuerte. Parece que nadie confía en que este tema esté cerca de resolverse», señaló el operador.

Si la Argentina dejara de exportar aceite a China durante este año, el Gobierno perdería ingresos por u$s 623 millones en concepto de impuestos a las exportaciones, según estimaciones privadas.

China es el mayor cliente de aceite de soja que tiene la Argentina, primer proveedor mundial, pero desde hace dos semanas el negocio quedó inmerso en la incertidumbre y mientras los países buscan una salida al conflicto los precios de origen argentino retroceden.

FUENTE: Ámbito Financiero

Intentan acercar posiciones con China para evitar restricciones comerciales

abril 12, 2010

“Los dos queremos solucionar este pequeño incidente”, dijo ayer a PERFIL el embajador argentino en Beijing, César Mayoral. Por su parte, Li Jinzhang, viceministro chino de Relaciones Exteriores, llamó, el miércoles pasado, a sostener conversaciones.

Mayoral resaltó que hechos como la prohibición al ingreso de aceite de soja no son comunes en una relación comercial que gana complejidad y que se deben separar de una relación política que incluye temas como Malvinas, Taiwán y el G-20.

El funcionario rechazó categóricamente las declaraciones de miembros de la oposición que vincularon la ausencia de la presidenta Fernández de Kirchner en China durante enero pasado.

Jiang Zhixue, investigador especializado en la Argentina de la Academia China de Ciencias Sociales, una entidad que asesora al Consejo de Estado, también desvinculó ambos hechos.

Sin embargo, agregó que, “si la Argentina no hubiera limitado las exportaciones chinas con el uso de medidas antidumping durante estos años, China no hubiera cortado las importaciones de aceite vegetal,” comentó Jiang, a través del correo electrónico.

Hexano. China tolera en el aceite de soja hasta cien partes por millón de hexano, un químico que se utiliza en la destilación del producto, y se queja porque el producto argentino en muchos casos supera ese nivel.

Desde 2005 había emitido un permiso especial para que se acepte el producto, cuando, de repente, el permiso fue revocado.

Fuentes oficiales chinas consignaron que los embarques argentinos habrían llegado con hasta tres veces el máximo tolerado.

Un científico chino especializado en porotos de soja, en diálogo con PERFIL, dijo que los problemas con los que se limita el acceso del producto argentino no son tan reales. “Mi opinión es que el nivel de hexano no hace mucha diferencia en el impacto que acarrea,” comentó Ma Ching-yung, vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Hong Kong.

Restricciones. Tanto funcionarios chinos como comerciantes y fabricantes argentinos que dependen de insumos chinos para su producción, se quejan de las restricciones al ingreso de bienes del país oriental a la Argentina.

No obstante, el resto de la agenda bilateral de agricultura sigue su camino. “Este domingo (por mañana) viaja a Buenos Aires gente de AQSIQ por los embriones vacunos,” afirmó Mayoral, refiriéndose a una misión técnica china que ya estaba prevista.

La Argentina intenta vender embriones vacunos para su cría en China, ya que no está aprobado el ingreso de carne argentina a ese mercado.

FUENTE: Perfil

Es lícito defenderse del dumping chino

abril 8, 2010

Ante la situación generada por las trabas a los embarques argentinos de aceite de soja por parte de China, es bueno aclarar que, a partir de algunas opiniones en las que se manifiesta que esta puede ser una represalia por la medidas antidumping impuestas a ese país por ciertas manufacturas que ingresan en la Argentina provenientes de allí, conceptual y técnicamente es un error pensar que esto pueda ser así.

Las medidas antidumping son una herramienta que tenemos los privados para defendernos ante el comercio desleal que practican algunos empresas (en sus países de origen) en determinados productos. El proceso antidumping en algunos casos puede llevar años, cada parte presenta sus pruebas y debe defender con datos ciertos sus posiciones. Por lo tanto, cuando finalmente se demuestra el daño efectivo (y esto no es así en todos los casos) y, con el proceso concluido, las partes deben aceptar la resolución. Además, por lo general esas determinaciones no son recurridas.

Sería muy ingenuo como empresario y desleal para con su país, si uno no utilizara estas herramientas legales. Estaría precarizando el empleo en su propio país y fomentando el empleo en el país de origen del dumping, vaya a saber uno en qué condiciones.

En este caso particular con China, sería temerario pensar que un país (como es la Argentina) que representa el 0,4% de su producción exportadora, pueda poner en riesgo cierto a un proveedor que le significa el 77% de su abastecimiento de aceite de soja (el principal insumo para la alimentación de su ganado porcino, que es a la vez el principal componente proteico para su población). La balanza comercial, que es deficitaria en divisas para la Argentina en su comercio con China, si es analizada desde el punto de vista del empleo también es deficitaria en decenas de miles de puestos de trabajo: u$s 1 millón de exportación de aceite de soja significa un puesto de trabajo, mientras que u$s 1 millón de importación de manufacturas, implican la sustitución o pérdida de 25 puestos de trabajo.

No permitamos que esta situación, generada seguramente para conseguir alguna ventaja comercial, nos enfrente al falso dilema de optar entre el campo y la industria.

También llama la atención la actitud de nuestro principal socio comercial queriendo sacar ventaja de esta situación coyuntural. El Gobierno hace muy bien en defender a sus exportadores de aceite de soja, pero también hace muy bien en no entregar ningún sector industrial, a cambio de favores comerciales.

Fuente: el cronista

Advierten que se estaría acabando la ‘luna de miel’ entre China y América latina

abril 8, 2010

América Latina, que logró superar sin mayores problemas la crisis global, se prepara para transitar el camino de la recuperación económica este año. Sin embargo, su alta dependencia en las materias primas coloca a la región ante un desafiante escenario para más allá del 2011.

A esta conclusión llegaron ayer los profesionales reunidos en el Foro Económico Mundial para América latina, que se está llevando a cabo durante estos días en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

Según los expertos allí congregados, la región también enfrenta el reto de ampliar sus negocios con China, aún cuando la “luna de miel” con el gigante asiático estaría llegando a su fin, debido a los recientes conflictos comerciales que empiezan a surgir por la elevada competitividad de ese país.

“La dependencia del petróleo es aún alta y existe un sentido de urgencia ligado a que debemos seguir diversificando las fuentes de ingresos”, dijo el subsecretario de Hacienda de México, Alejandro Werner, en un panel de discusión del Foro.

Después de pasar por una caída prevista de más de 2% en el Producto Bruto Interno (PBI) por la crisis global, la región de más de 400 millones de habitantes enfrenta un año favorable, con una esperada expansión de un 4,5% en 2010.

La crisis financiera internacional no golpeó a la región con la misma fuerza que lo hizo en las naciones desarrolladas, en buena parte por la expansión de sus vínculos comerciales con mercados como India y China.

Pero los expertos son escépticos debido al ingreso de productos manufacturados de China por debajo de los costos de producción, denunciados recientemente por algunas naciones.

“La luna de miel con China ha terminado, y la relación será más problemática en el futuro”, dijo el director de la iniciativa para América Latina de The Brookings Institution, Mauricio Cárdenas. Cárdenas mencionó la disputa comercial en torno a las restricciones a las compras de aceite de soja argentino en China, luego de que el país sudamericano denunció el “dumping” de los productos manufacturados del gigante asiático.

Los flujos de inversión extranjera directa a América Latina retornarían a los niveles de antes de la crisis de más de u$s 110.000 millones este año, tras caer a unos u$s 75.000 millones el año pasado. Pero para ello se requiere el desarrollo de políticas que impidan que las fortalecidas monedas impacten negativamente el sector comercial, según el ministro colombiano de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga.

“Los países están expuestos a que haya un shock. La herramienta importante contra la revaluación de las monedas es el diseño de una regla fiscal para balancear a los exportadores y a los no exportadores”, dijo el funcionario.

La cuestión ideológica también surgió en el foro. El director del Centro de Desarrollo Internacional de la Escuela de Gobierno de Harvard, Ricardo Hausmann, dijo que América Latina está posiblemente más dividida que antes y puso el ejemplo de Colombia y Venezuela, en dos extremos del espectro político. “Posiblemente estemos regresando a la Guerra Fría”, puntualizó.

Fuente: el cronista