Archive for 31 mayo 2010

Gesto a Brasil: liberan importaciones antes de reunión bilateral en Buenos Aires

mayo 31, 2010

En el marco de las restricciones a la importación de alimentos que comenzó a aplicar el Gobierno desde mediados de mes, algunos de los principales compradores de productos en el exterior se llevaron este fin de semana una grata sorpresa: el Instituto Nacional de Alimentos (INAL) y la Aduana, los brazos operativos del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para demorar la entrada de productos, liberaron de manera muy veloz la mercadería en puerto. La escena ocurrió el viernes, el mismo día en que la presidenta Cristina Fernández se reunió con su par brasileño, Lula da Silva, para negarle en persona que la Argentina haya aplicado o estuviese pensando en instrumentar restricciones al ingreso de alimentos. “No hubo ningún freno a las importaciones, no hubo ni lo habrá”, sostuvo Cristina. Las restricciones tácitas se repitieron durante las últimas semanas, algo que provocó el reclamo de los industriales brasileños a su gobierno. Pero la tendencia comenzó a cambiar en los últimos días de la semana pasada. En el mercado leyeron el cambio de tendencia como un gesto de buena voluntad de la Presidenta de cara a la reunión que mantendrán en los próximos días funcionarios de primera línea de ambas administraciones. Del lado argentino se sentarán a la mesa el ministro de Economía, Amado Boudou, y la ministra de Industria, Débora Giorgi. Sus interlocutores brasileños serán el ministro de Hacienda, Guido Mantega, y de Industrias, Miguel Jorge, mientras que el objetivo será cumplir el mandato de ambos presidentes: instrumentar mecanismos para aumentar el comercio bilateral. “El viernes por la tarde hicimos un chequeo de todos los productos que debían entrar al país y el Inal y la Aduana liberaron todo lo que estaba en puerto”, aseguró un ejecutivo vinculado al supermercadismo. La velocidad de los trámites sorprendió a los empresarios, más aún cuando notaron que entre los productos se encontraban algunos ítems “prohibidos” por Moreno, como galletitas, golosinas y choclos, que también se producen en el país. Hace dos semanas, ese sector se estaba elaborando una lista con los ítems que importa para solicitarle a Moreno que especificara cuáles tendrían luz verde para entrar y cuáles no. Luego del encuentro entre Cristina y Lula, ese plan quedó por el momento en los papeles. En una de las mayores cadenas de supermercados, que pidió reserva, reconocieron que no tienen en marcha un plan concreto para dejar de importar alimentos, algo que hasta hace dos semanas era un hecho. “Con Moreno nunca se sabe, pero podemos decir que algo cambió”, sostuvo otro empresario de trato diario con el titular de Comercio Interior, que le había impartido, sin documentos escritos mediante, la orden de dejar de comprar alimentos importados. Para los importadores, la hora de la verdad llegará el 1´ de junio. Moreno había puesto esa fecha como límite para el ingreso de alimentos. “En ese momento sabremos si se aplica lo que pide Moreno o la promesa de Cristina a Lula”, aseguran. Entre los importadores aseguran que la caída de las compras al exterior, como denuncian industriales brasileños, se debe a “una mayor cautela”, pero no a una decisión de reducir sistemáticamente las importaciones.

Fuente: el cronista

Empresarios locales confirman que frenaron importaciones

mayo 28, 2010

Los grandes importadores argentinos de productos de alimentación dejaron de cursar órdenes de compra, lo que comenzó a sentirse en los ingresos en las últimas semanas y será mayor en los próximos meses. La decisión tomada en el ámbito privado respondió a una exigencia del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, cuando les advirtió que impedirá el ingreso en la Aduana de los alimentos que se fabriquen también en el país.

“Hay anulación de pedidos cursados en el exterior y va a ser comprobable a fin de junio, cuando tengamos las cifras de la retracción de las importaciones”, explicó a El Cronista un empresario que tomó esa decisión después de los encuentros con Moreno y sin esperar que se apruebe alguna norma o el resultado de las negociaciones internacionales. “Si Moreno lo dijo, es suficiente; no me arriesgo a importar y perder la mercadería en el puerto”, explico.

El resultado de la prohibición de importar podría ser faltante de algunos productos y alza en otros de consumo masivo según anticipó Jorge Rodríguez Aparicio, presidente de la Cámara de Comercio Argentino. “Aunque no existe una norma y menos un detalle de productos afectados, hay importadores argentinos que están cancelando órdenes de compra de Brasil, por caso de choclo y de tomate” dijo y advirtió que “curiosamente en el mercado interno se está acaparando estos productos para aumentar los precios”.

Aparicio afirmó que “no tenemos ninguna norma y sólo comentarios verbales” de Moreno pero advirtió que “esos comentarios tuvieron ya repercusión porque ningún importador va a comprar productos si después en la Aduana le van a restringir el ingreso”.

“La existencia de conflictos (comerciales) con Brasil es lógica y eso significa que estamos vivos y hay un intercambio muy importante” dijo Aparicio y remarcó que “duele cuando se toman medidas que pueden perjudicar al trabajo nacional y a los empresarios argentinos, y eso puede suceder si Brasil toma medidas similares a las nuestras”.

En el sector privado argentino destacaron que en mayo se importó alimentos por el mismo valor que en mayo de 2009, cuando había caído por efecto de la crisis económica, mientras en el resto de los sectores se notó una recuperación.

Los productos más afectados, que se verán menos en las góndolas de los supermercados, son duraznos enlatado, fideos, choclo, galletitas y golosinas. “Los súper están a la expectativa, están restringiendo los pedidos a ver qué hace Moreno”, dijo un empresario.

Entre los importadores, esperan alcanzarle a Moreno la próxima semana la lista de productos que habitualmente se importan y el monto que representa en la balanza comercial, con la idea de que el saldo es favorable al país y no se justifica limitar las compras.

Sin embargo, hay también el temor de que la decisión de Moreno busque que haya menor exportación de alimentos argentinos y que estos se vuelquen al mercado interno para ampliar la oferta y abaratar los precios, con la misma lógica que en principio se impidió la exportación de carnes aunque después se demostró que los precios internos no bajaron al consumidor y se dañó la pro.

El presidente de la UIA, Héctor Méndez, reclamó al gobierno que no tenga “un perfil confrontativo sino de negocios” en las discusiones sobre el ingreso de productos brasileños a la Argentina

“Hay que ser criteriosos, buscar caminos de equilibrio, no nos tenemos que manejar exultantes, caprichosos, hay que negociar para resolver los problemas”, sostuvo Méndez

“Nadie hoy tiene aperturas ingenuas a cualquier precios, porque el mundo no lo va a permitir, pero tampoco vamos a cerrarnos al mundo”, dijo.

Fuente: el cronista

Brasil dice que Moreno prohibe importar alimentos y amenaza con “reciprocidad

mayo 27, 2010

La ley no escrita está vigente y empresarios argentinos suspenden compras de alimentos en Brasil. Un ministro de Lula dijo que la represalia llegará apretando “un botón”.

 El gobierno de Brasil reiteró ayer que está dispuesto a aplicar “reciprocidad” y frenar importaciones desde la Argentina si comprueba que se mantienen las trabas para vender alimentos, como sostienen los industriales paulistas que denunciaron que importadores argentinos cancelaron 70% de los contratos.

 Si bien la administración de Cristina Fernández nunca admitió que existe una prohibición de importar alimentos, la decisión comunicada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a las principales cadenas comerciales comenzó a surtir efecto y nadie compra por temor a que los productos queden frenados en la Aduana.

Los embajadores de la Unión Europea advirtieron que actuarán con reciprocidad. También lo expresó el canciller brasileño Celso Amorín. Y ayer llegó una nueva advertencia del director de Comercio Exterior brasileño, Welber Barral.

 El funcionario enfatizó que las represalias se adoptarán “con solo apretar un botón” en cuanto se demuestre que Argentina traba las importaciones alimenticias.

 “Estamos acompañando diariamente (acontecimientos). No es porque ‘el sub del sub’ (por Moreno) tuvo una idea estrafalaria, y que siempre existe, que vamos a tomar medidas sin evaluación” sostuvo Barral.

 Y agregó: “la posición de Brasil siempre es de dar reciprocidad”. Además, explicó que su país exporta a la Argentina un cuarto de lo que importa en productos alimenticios (u$s 500 millones versus u$s 2.000 millones respectivamente), por lo que consideró “muy difícil pensar que alguien racional quiera crear trabas a eso”.

 Si bien el funcionario no adelantó qué tipo de represalia se adoptará, el diario económico Valor informó ayer que el gobierno de Lula tiene decidido retrasar la liberación de las licencias no automáticas para el ingreso de productos argentinos, especialmente el vino, los lácteos y las frutas.

 Las trabas brasileñas a ese tipo de productos argentinos ya fueron aplicadas en octubre pasado, también en represalia al proteccionismo local.

 Las licencias no automáticas, que también aplica la Argentina, son un mecanismo de control de importaciones, cuya liberación puede demorar hasta 60 días, de acuerdo con lo establecido por la Organización Mundial de Comercio (OMC), explicó Valor.

 Las advertencias de Weber Barral se conocieron en momentos en que los industriales de San Pablo denunciaron que, tras las amenazas de Moreno, se cancelaron “el 70% de los pedidos de alimentos” desde Buenos Aires. “Mayoristas, industriales y supermercadistas argentinos cancelaron el 70% de los pedidos, porque no quieren ninguna confrontación con Moreno, porque le tienen mucho miedo. Argentina directamente no está comprando productos aquí”, aseguró Ricardo Martins, director ejecutivo de la Federación de Industrias paulista (Fiesp). El dirigente industrial sostuvo que los productos más afectados son golosinas, snacks, chocolates, choclos y tomates en lata.

Fuente: el cronista

Brasil vai retaliar a Argentina

mayo 26, 2010
Daniel Rittner, de Buenos Aires
26/05/2010
Em teoria, o dia D para a aplicação das barreiras a alimentos importados com similares fabricados na Argentina é 1º de junho

O Ministério do Desenvolvimento já tem uma ação pronta para ser adotada como represália às barreiras da Argentina contra a entrada de alimentos importados, que deixaram caminhões brasileiros retidos na fronteira: o retardamento na liberação das licenças não automáticas de importação para produtos argentinos, respeitando o prazo máximo de 60 dias, estabelecido pela OMC.

Desde outubro, quando as licenças não automáticas estiveram no centro de uma crise comercial entre os dois países, esse sistema foi adotado para mercadorias como vinhos, lácteos e frutas. No entanto, os presidentes Lula e Cristina Kirchner se acertaram e as licenças começaram a ser expedidas em até uma semana pelo Brasil. Agora, pretende-se atrasar a liberação, para mostrar à Casa Rosada que o país não aceitará as novas restrições a alimentos. Seria uma operação tartaruga na análise das licenças.

“Em breve receberemos reclamações dos argentinos”, ironizou uma fonte do governo brasileiro. O risco é provocar uma escalada na tensão comercial. Para o Ministério do Desenvolvimento e o Itamaraty, não vale a pena correr esse risco pelo volume de exportações brasileiras afetadas pelas novas barreiras, mas pela forma como a Argentina as adotou, sem comunicação prévia, conforme havia sido acordado entre Lula e Cristina.

Em teoria, o dia D para a aplicação das barreiras a alimentos importados com similares fabricados na Argentina é 1º de junho. Na prática, embora o foco principal sejam produtos europeus, mercadorias brasileiras como milho enlatado e molho de tomate já foram afetadas. Uma das empresas que sentiram o efeito das barreiras foi a Bauducco. Agindo preventivamente e por pressão do secretário de Comércio Interior, Guillermo Moreno, que resiste em oficializar a medida, os importadores deixaram de comprar produtos do Brasil e de outros fornecedores.

Depois de forte reação dos parceiros comerciais, Moreno prometeu aos importadores analisar “caso a caso” a importação de alimentos. Na semana passada, Cristina negou a aplicação das medidas. Tudo isso causou mais confusão entre os exportadores brasileiros, mas o governo avalia que muitos deles deixaram de fechar contratos.

Duas respostas foram, a rigor, praticamente descartadas no curto prazo: levar o caso à OMC ou ao mecanismo de solução de controvérsias do Mercosul. Essa última medida está sendo sugerida pela Fiesp. Mas o governo avalia que seriam ações inócuas – até uma decisão da OMC ou do tribunal do Mercosul, com a realização de consultas bilaterais ou a formação do “júri”, há um intervalo de cerca de dois anos. Lula e Cristina se encontraram ontem em Buenos Aires, nas celebrações do bicentenário da Revolução de Maio, que iniciou o processo de independência argentina. Trocaram abraços e sorrisos, mas não falaram sobre barreiras.

Fuente: Valor Economico

Fiesp quer uso de cláusula do Mercosul contra Argentina

mayo 21, 2010

Federação tenta reverter o cancelamento de 25% das compras argentinas de alimentos do Brasil 

Marina Guimarães, da Agência Estado  


BUENOS AIRES – A Federação das Indústrias do Estado de São Paulo (Fiesp) vai sugerir ao governo brasileiro a utilização de uma cláusula especial do Mercosul para tentar reverter o cancelamento de 25% das compras argentinas de alimentos do Brasil. Os empresários querem evitar que os subterfúgios argentinos contra importação de alimentos prejudiquem a indústria brasileira. Em entrevista à Agência Estado, o diretor de Relações Internacionais e Comércio Exterior da Fiesp, Ricardo Martins, disse que a ideia é evocar o Protocolo de Olivos, promulgado no Brasil pelo Decreto Nº 4.982 de 2004, cujo artigo 24 trata de medidas excepcionais e de urgência.

“O Conselho do Mercado Comum poderá estabelecer procedimentos especiais para atender casos excepcionais de urgência que possam ocasionar danos irreparáveis às partes”, diz o artigo. Na interpretação da entidade, o cancelamento de pedidos em função da pressão do governo argentino pode configurar situação de dano irreparável aos exportadores brasileiros, segundo argumentou Martins, com base em um estudo do Departamento Jurídico da Fiesp.

“O que mais nos preocupa é a falta de disposição dos importadores e supermercadistas argentinos em contrariar o secretário Moreno”, disse ele, referindo-se ao secretário de Comércio Interior da Argentina, Guillermo Moreno, que se reuniu com os empresários há 10 dias para transmitir a proibição de importar alimentos e bebidas similares aos de produção doméstica. Depois da advertência de Moreno, nos primeiros dias de maio, as cargas do exterior começaram a se acumular nos portos e pontos das fronteiras por falta do certificado de circulação sanitária.

Na sexta-feira da semana passada, a entrega pelas autoridades argentinas dos certificados foi restabelecida a conta-gotas. As pilhas de contêineres nos portos e as filas de caminhões nas fronteiras com o Brasil, Chile, Uruguai e Paraguai, começaram a se movimentar. A Câmara de Importadores da República Argentina estima que a normalização do fluxo de importação destes carregamentos só ocorrerá na próxima semana. A presidente Cristina Kirchner disse em Madri, durante a cúpula da UE-Mercosul que “as barreiras nunca existiram”. Dois dias depois, o ministro do Interior, Florencio Randazzo, ratificou as declarações de Cristina, mas alertou que a Argentina “defenderá o desenvolvimento da indústria nacional em caso de dumping”.

Subterfúgios comerciais

A frase reforça as suspeitas dos empresários brasileiros e argentinos de que, mesmo sem usar medidas escritas, o governo de Cristina Kirchner vai continuar valendo-se de manobras para reduzir a entrada de produtos importados. Indicação nesse sentido é dada pela transcrição da mensagem do secretário Moreno aos importadores e supermercadistas, relatada pelo presidente da Cira, Diego Pérez Santisteban, à AE. “Recomendamos a todos os empresários que tenham prontas nesta semana as listas e relatórios bem completos e detalhados sobre o tipo de produto que importam, as quantidades, as origens, e detalhes mais técnicos, como o volume de mercado, participação da indústria nacional e da importada e se a empresa, além disso, exporta e gera divisas ao país”, relatou. Aos supermercadistas, Moreno pediu diretamente que não comprem mais alimentos importados.

A estratégia de Moreno é de encarecer a mercadoria importada para estimular o consumo de produtos nacionais. Para tanto, pretende levar ao extremo a aplicação de metodologia legal sem que o governo sofra eventuais sanções. As restrições são aplicadas por meio de normas legais sanitárias na Aduana e na entrega de certificados de comercialização por ocasião da entrada da mercadoria no país. O efeito é de uma “demora burocrática” para desmotivar a entrada do produto ao país. Nenhuma das duas pode exceder o prazo de um mês de demora, conforme regra da OMC. Mas segundo informações da direção da Fiesp, a intenção de Moreno seria a de atrasar a entrada dos produtos por um prazo entre 30 a 60 dias.

As declarações de Randazzo deixaram claro que qualquer medida está dentro do que está previsto na OMC, evidenciando ainda mais a tática adotada. “Fazemos parte da Organização Mundial de Comércio (OMC), e isso estabelece regras do jogo que temos que cumprir. Mas muitas vezes há dificuldade com isso (…) então, temos que ser inteligentes e, respeitando as normas, defender o desenvolvimento da indústria nacional”, disse ele para justificar que as barreiras denunciadas nunca foram aplicadas para não ferir as normas do organismo. Fonte oficial ouvida pelo jornal Pagina 12 afirmou que a intenção do uso dos dois tipos de limitações “é provocar um dano econômico (aos importados) que possibilite a compra em primeira instância dos produtos nacionais”.

Moreno da luz verde a importaciones de indumentaria y de autopartes

mayo 21, 2010

En medio de la polémica por las trabas a la importación de alimentos que también se producen en el país el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, comenzó a dar luz verde al ingreso de bienes e insumos que entran bajo el régimen de licencias no automáticas. Así lo confirmaron desde distintos sectores del mapa empresario doméstico, desde autopartistas hasta productores de indumentaria y calzado. También otras empresas importadoras que pidieron confidencialidad.

Moreno, sin embargo, mantiene su advertencia de principio de año: sólo deja importar a quienes tienen producción local y un saldo exportador favorable. Los importadores netos, en cambio, tienen prácticamente vedado el ingreso de productos.

En el sector empresario no saben cuánto durará esa ‘buena voluntad’ del funcionario con respecto a los productos extranjeros, dado que sus decisiones con respecto a ese punto van de la mano de la balanza comercial. Y les preocupa que en el primer trimestre, de acuerdo con datos del Indec, el superávit comercial –exportaciones menos importaciones– llegó a los u$s 2.133 millones de dólares, un 41% menos que los u$s 3.605 millones del mismo período de 2009, cuando todavía pesaban sobre la economía los efectos de la crisis financiera internacional.

De todas formas, celebran la decisión oficial, más aún cuando comparan la situación actual con lo que ocurrió en 2008 y 2009, cuando la falta de insumos extranjeros debido a la demora en la entrega de licencias para importar estuvo a punto de frenar la producción, por ejemplo, de las automotrices instaladas en la Argentina.

Los casos

“Tuvimos el último contacto con Moreno hace 10 días para presentarle nuestro plan de exportaciones. En nuestro caso, no hubo inconvenientes y a partir de ese encuentro tuvimos luz verde para importar”, explicó el timonel de una autopartista internacional con producción local que trae algunos productos del exterior.

Fabricantes de indumentaria, en tanto, confirmaron a El Cronista que “este año no tenemos problemas con las licencias para importar”. Esa empresa, que pidió reserva, utilizó un argumento que sedujo Moreno: aumentó su producción local en los últimos años y evalúa instalar una nueva planta en el país.

Allegados a la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) confirmaron también la política más flexible del funcionario, que entabló una dura disputa con el sector en los últimos dos años. Para ganarse su simpatía, las empresas le llevan sus números de producción en el país. Allí, intentan demostrarle que según su propio saldo comercial exportan más de lo que importan.

Todos los que lograron sin sobresaltos autorizaciones de Moreno este año marcan una diferencia con respecto al caso de los alimentos: las importaciones que entran bajo el régimen de licencias no automáticas preocupan a Moreno por su interés de defender el saldo comercial para conservar dólares. En cambio, aseguran que las trabas a la importación de alimentos, cuyo ingreso comenzó a normalizarse el miércoles, se debe a su intención de proteger la oferta local.

Fuente: el cronista

A los problemas con China, se suma Alemania (frena compra de biodiésel)

mayo 21, 2010

China ya dejó de comprar aceite de soja argentino, pero, al mismo tiempo, adquiere de nuestro país más cantidad de granos de soja, según un informe publicado ayer basado en datos del Ministerio de Comercio de ese país. Los números de ese organismo mostraron que la soja cargada desde la Argentina subió en mayo a 1,73 millón de toneladas desde el 1,36 millón de toneladas en abril.

Un importante grupo de empresarios argentinos aceiteros se prepara para desembarcar la próxima semana en las conversaciones programadas en Pekín y se descuenta que la nación asiática pondrá en la balanza los productos chinos que no pueden ingresar a la Argentina por barreras arancelarias.

A las restricciones por parte de China ahora también se suma Alemania, país que dejó de importar biodiésel argentino, según informó ayer el Gobierno a este diario. Con este escenario, en el complejo agroindustrial ya hay sobrestock, cese de actividades y hasta podría haber despidos.

«Se está vendiendo a la India, Bangladesh y Egipto, a la espera de la reunión de la semana próxima de los Gobiernos chino y argentino», confirmó la analista de la Bolsa de Comercio de Rosario, Lorena DAngelo. También aclaró que como el productor mantiene retenido el poroto de soja y existe escaso volumen en la comercialización, el precio de la oleaginosa se mantiene firme y sostenido. «Por lo tanto, el mercado no siente el faltante de la demanda para procesar aceite ya que existe poco volumen en la comercialización», explicó. Sin embargo, estimó que «en un par de meses, el mercado se verá resentido, ya que China compra más del 40% del aceite de soja argentino».

China exigió a los industriales argentinos que los residuos de solventes (el más usado es el hexano) en el aceite de soja no supere las 100 partes por millón y en ese momento cayeron las ventas. Frente a este reclamo, un grupo de empresas argentinas comenzó a adecuar sus plantas para cumplir con la normativa.

«La experiencia indica que cuando se toman este tipo de decisiones como la de China, que es una represalia de un país porque el otro ha obstaculizado el comercio, hay un plazo de conversaciones», dijo el ex director de la Fundación Export.Ar Marcelo Elizondo.

Por otra parte, el aumento de las exportaciones de biodiésel a Europa fue de un 200% entre en enero y abril de 2010, según publicó la revista especializada en cereales y oleaginosas Oil World, que se edita en Hamburgo, Alemania. Y agregó que los productores europeos están preocupados por el ventajoso precio argentino.

Según la revista, los productores europeos de biodiésel se encuentran disgustados por el incremento de exportaciones argentinas a la región. Consideran que el precio de ese biocombustible argentino es ventajoso a causa de la menor carga impositiva en la Argentina, y amenazaron con realizar protestas comerciales si siguen las altas ventas.

Fuente: Ambito Financiero

Comienzan a liberar alimentos de Brasil

mayo 20, 2010

Aunque todavía hay varios camiones y barcos cargados con alimentos sin poder cruzar la frontera a la espera de la autorización de la Secretaría de Comercio, los empresarios locales y brasileños comenzaron lentamente a advertir que el Gobierno está dando varias señales de que retrotraerá la medida comunicada por Guillermo Moreno a los importadores.

Ayer fueron liberados unos 15 camiones de firmas paulistas y las cadenas de supermercados consensuaron con el funcionario dejar pasar unos días para luego analizar caso por caso.

Por otro lado, a las declaraciones de la presidenta Cristina Fernández, en Madrid, sobre la inexistencia de frenos a las importaciones, se sumaron ayer las del ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien insistió en que el gobierno “no ha cerrado” el ingreso de mercadería, aunque “va a defender el desarrollo de la industria nacional y el trabajo de los argentinos” en casos de dumping.

Fuentes del supermercadismo reconocieron que Moreno bajó la guardia, que está enviando señales de una notoria flexibilización de la medida que, según había advertido semanas atrás, comenzaría a regir el 1º de junio. A su vez, informaron que esperarán algunos días para analizar qué ocurre y que, por el momento, mantendrán frenadas sus compras de productos al exterior, que de todas formas representan apenas el 1% de sus ventas totales.

Desde la Cámara de Importadores de la Argentina (CIRA), en tanto, reconocieron que “se liberaron algunos camiones brasileños”, pero insistieron en que no bajarán la guardia por el momento. “Seguimos hablando con las empresas afectadas, todavía hay camiones frenados en Paso de los Libres y embarques detenidos, por lo que vamos a esperar”, dijeron desde la entidad que dirige Diego Pérez Santistéban. Según las fuentes de la cámara, estará normalizada la situación cuando los procedimientos vuelvan a ser los de antes, es decir, cuando los técnicos del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) puedan liberar por si solos –sin pedir la autorización a Moreno– la mercadería.

Por su parte, el canciller de Uruguay, Luis Almagro, confirmó que su gobierno presentó ante la Argentina notas en las que se le piden explicaciones sobre las restricciones.

Fuente: el cronista

Cristina halagó a Lula y empresarios de Brasil y vaticinó dura negociación con UE

mayo 19, 2010

La última jornada de la presidenta Cristina Fernández en Madrid potenció su exposición pública, con intervenciones en la entrega de un premio a Lula da Silva por el éxito de la economía brasileños, conferencia de prensa conjunta con el español José Luis Rodríguez Zapatero para dar las conclusiones de la cumbre y cruces verbales con Londres por Malvinas y la derecha española por los derechos humanos.

Además, dejó una advertencia a los países europeos con vistas a las negociaciones que el lunes aprobaron relanzar la Unión Europea y el Mercosur para alcanzar acuerdo comercial: “Estoy segura que si entendemos que el mundo ha cambiado, vamos a poder dar buena cuenta de esas negociaciones y llegar a un buen resultado”, afirmó.

Cristina, de esa manera, intentó poner sobre la mesa de discusión el cambio del equilibrio político y económico global que surge de la crisis mundial que con diferentes capítulos se extiende desde hace dos años y que por ahora mantiene al margen a las economías de América latina.

Con su par español y anfitrión Rodríguez Zapatero de consorte, la Presidenta recalcó que “hemos tenido en la América del Sur un comportamiento frente a la crisis global mucho mejor del que se esperaba” y destacó los “procesos políticos que no son entendidos porque no responden a las categorías de pensamientos oficiales”.

Cristina dedicó los mayores elogios al presidente Luiz Inázio Lula da Silva y los empresarios brasileños hasta el punto de reconocer envidia por el principal socio comercial del país.

“Siempre digo que siento envidia, a veces, de ese orgullo nacional que tiene la República Federativa de Brasil y que tiene el hombre que la representa, su presidente”, dijo Cristina durante la entrega del premio Nueva Economía Forum 2010 a Lula, en el marco de la sexta Cumbre ALC-UE.

Sostuvo que “debe ser la primera vez en la historia de estos 200 años que un presidente argentino participa en un homenaje a un presidente de Brasil fuera del ámbito diplomático de intercambio de condecoraciones, tan usual en el mundo diplomático. Esto marca dos cosas: los nuevos tiempos que corren, pero las personas que pudieron hacer posible estos nuevos tiempos”, valoró la jefa de Estado.

Y sin recordar las gestiones de Raúl Alfonsín y José Sarney y de Carlos Menem y Fernando Henrique Cardoso, que pusieron fin a la historia de confrontación y sentaron las bases de la integración hasta firmar el Mercosur, Cristina se limitó a Lula y Kirchner como los que “pudieron romper ese maleficio tonto” de enfrentamientos.

“Lula siempre ha sentido esta vocación con la Argentina y nosotros hemos sentido lo mismo hacia el Brasil, hay importantes inversiones de Brasil en mi país y puedo decirle como Presidenta, a veces me llevo mejor con algunos empresarios brasileños que han invertido en mi país, que con algunos propios de toda la vida”, dijo.

Después, en la conferencia conjunta con Zapatero recomendó ‘ser realistas, ver que el mundo ha cambiado, y saber –como lo hemos dicho y lo han repetido también las autoridades de la Unión Europea– que tiene que ser un acuerdo en que las dos partes obtengamos cosas, en que las dos partes ganemos para pasar de un mundo de clientes, como ha sido hasta ahora, a lo que yo siempre digo que tenemos que ser, un mundo de socios”.

Fuente: el cronista

Trabas a alimentos: están demorados 15 camiones y los súper se niegan a importar

mayo 19, 2010

Un día después de que la presidenta Cristina Fernández asegurara en Madrid que la Argentina no aplicó trabas a la importación de alimentos, la realidad sorprendió otra vez a los importadores.

Hasta ayer a la tarde, según confirmaron a El Cronista, fuentes vinculadas con la compra de productos alimenticios en Brasil, había 15 camiones demorados en Paso de Los Libres, el principal cruce comercial entre la Argentina y el país vecino.

“Habitualmente hay como máximo uno o dos camiones a la espera, pero no este número”, ejemplificó un empresario del sector con la intención de demostrar que las limitaciones para importar alimentos se siguen aplicando de facto.

La carga de esos camiones es, justamente, la que más atrae la mirada del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que fue quien decidió aplicar los límites a las importaciones de alimentos que también se produjeran en el país. Entre otras cosas, transportan galletitas, golosinas y choclos.

Las trabas están ocasionadas a través del mismo mecanismo que utilizó el funcionario en los últimos días: las demoras del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) para dar el visto bueno a la entrada de la mercadería, dado que debe esperar el visto bueno de Comercio Interior. Los retrasos de ayer sorprendieron a los importadores debido a que esa medida se había flexibilizado en los últimos días. Entre el viernes y el sábado, se liberó el ingreso de algunos camiones, mientras que el lunes, cuando terminó de dar su discurso Cristina en la capital española, Moreno le dio luz verde a otra tanda.

Aguas divididas

Aunque Cristina descartó la aplicación de trabas a importaciones, sobra el escepticismo entre quienes compran productos alimenticios en el exterior.

Las limitaciones que aplica Moreno comenzaron a torcerle la muñeca a algunos sectores. Las grandes cadenas de supermercados –Walmart, Carrefour, Coto y Jumbo, entre otros–, que son importadoras directas, decidieron responder al pedido del Gobierno y limitar sus compras en el exterior para evitar problemas en el futuro. Su argumento se basa en una cuenta sencilla: los productos importados representan un 1% en su facturación anual, y no están dispuestos a pelearse con Moreno por esa cifra.

“Sería como agarrarse a tiros con el vecino por un canario”, aseguró un empresario de trato habitual con el secretario. Esta semana los súper comenzarán a reunirse con Moreno, cada una por separado. Llevarán una lista de los productos y marcas que importan en todos los rubros, para que finalmente decida qué puede ingresar al país. En cambio, en la Cámara de Importadores son algo más optimistas. “Si desde el 1º de junio comienzan a aplicarse medidas restrictivas a las importaciones, como dijo Moreno, creemos que luego del compromiso de Cristina no deberían ser tan drásticas”, explicaron en una de las empresas que la componen. Su objetivo será convencer al funcionario de que aplique límites relativamente consensuados y luego de analizar caso por caso.

Fuente: el cronista