Boudou justificó las trabas de Moreno a las importaciones

El ministro de Economía alegó que la apertura de mercados no debe ser ingenua.

Por: Alejandra Gallo

Amado Boudou sostuvo que el Gobierno protegerá con “racionalidad” el comercio y reiteró que realiza un “seguimiento permanente de todos los sectores y servicios”. Pero fue más allá, y cuando le preguntaron sobre las restricciones que Guillermo Moreno (quien formalmente depende de él) pone a las importaciones de alimentos, el ministro de Economía aseguró: “Esto de ser buenitos y abrirnos al mundo y después no poder exportar limones a los Estados Unidos, es una idea romántica pero muy ingenua”.

“Se le ha elevado demasiado el tono a una situación que no se bien de dónde salió”, remató Boduou desde Nueva York, en declaraciones a radio El Mundo.

Sin embargo, luego en una conferencia de prensa en la misma ciudad, el ministro se negó a hablar del tema.

En realidad, en las filas de la cartera de Industria, que timonea Débora Giorgi, ya habrían recibido la orden de la Presidenta Cristina Kirchner de seguir muy de cerca los coletazos en Brasil y en los Estados Unidos del impacto que tendría la suspensión de importaciones de alimentos por parte de la Argentina.

Fuentes gubernamentales confiaron que hubo un dato que preocupó mucho en Olivos. En los primeros 3 meses de este año, los insumos alimenticios que compran en el exterior las empresas argentinas descendieron un 75% respecto del mismo período del año pasado; mientras que las importaciones de alimentos terminados crecieron. Y eso pasó tanto en alimentos y bebidas básicas (crecieron casi un 30%) como en los elaborados.

Este diagnóstico que le acercó el INDEC a los equipos de Guillermo Moreno en la Secretaría de Comercio Interior preocuparon. Allí tendrían la convicción de que las alimenticias, en especial extranjeras y los supermercados, dejaron de comprarle a proveedores locales para sustituir con productos terminados y fabricados fuera del país.

Para el presidente de la Cámara de Importadores, Diego Santiesteban, esto sería relativo. “Hay muchas empresas que para completar su oferta importan unas cosas y producen otras”, aseguró. Y ejemplificó con las latas de choclo que provienen de Brasil y los palmitos y pescados que vienen de Ecuador.

Esta complicación comercial se da en medio de duras discusiones paritarias en el gremio de la alimentación.

La combinación de ambos factores podría derivar tanto en un eventual desabastecimiento como en un repunte de precios, según la Copal, la cámara que agrupa a las alimenticias.

Fuente: Clarín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: