Trabas a alimentos: están demorados 15 camiones y los súper se niegan a importar

Un día después de que la presidenta Cristina Fernández asegurara en Madrid que la Argentina no aplicó trabas a la importación de alimentos, la realidad sorprendió otra vez a los importadores.

Hasta ayer a la tarde, según confirmaron a El Cronista, fuentes vinculadas con la compra de productos alimenticios en Brasil, había 15 camiones demorados en Paso de Los Libres, el principal cruce comercial entre la Argentina y el país vecino.

“Habitualmente hay como máximo uno o dos camiones a la espera, pero no este número”, ejemplificó un empresario del sector con la intención de demostrar que las limitaciones para importar alimentos se siguen aplicando de facto.

La carga de esos camiones es, justamente, la que más atrae la mirada del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que fue quien decidió aplicar los límites a las importaciones de alimentos que también se produjeran en el país. Entre otras cosas, transportan galletitas, golosinas y choclos.

Las trabas están ocasionadas a través del mismo mecanismo que utilizó el funcionario en los últimos días: las demoras del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) para dar el visto bueno a la entrada de la mercadería, dado que debe esperar el visto bueno de Comercio Interior. Los retrasos de ayer sorprendieron a los importadores debido a que esa medida se había flexibilizado en los últimos días. Entre el viernes y el sábado, se liberó el ingreso de algunos camiones, mientras que el lunes, cuando terminó de dar su discurso Cristina en la capital española, Moreno le dio luz verde a otra tanda.

Aguas divididas

Aunque Cristina descartó la aplicación de trabas a importaciones, sobra el escepticismo entre quienes compran productos alimenticios en el exterior.

Las limitaciones que aplica Moreno comenzaron a torcerle la muñeca a algunos sectores. Las grandes cadenas de supermercados –Walmart, Carrefour, Coto y Jumbo, entre otros–, que son importadoras directas, decidieron responder al pedido del Gobierno y limitar sus compras en el exterior para evitar problemas en el futuro. Su argumento se basa en una cuenta sencilla: los productos importados representan un 1% en su facturación anual, y no están dispuestos a pelearse con Moreno por esa cifra.

“Sería como agarrarse a tiros con el vecino por un canario”, aseguró un empresario de trato habitual con el secretario. Esta semana los súper comenzarán a reunirse con Moreno, cada una por separado. Llevarán una lista de los productos y marcas que importan en todos los rubros, para que finalmente decida qué puede ingresar al país. En cambio, en la Cámara de Importadores son algo más optimistas. “Si desde el 1º de junio comienzan a aplicarse medidas restrictivas a las importaciones, como dijo Moreno, creemos que luego del compromiso de Cristina no deberían ser tan drásticas”, explicaron en una de las empresas que la componen. Su objetivo será convencer al funcionario de que aplique límites relativamente consensuados y luego de analizar caso por caso.

Fuente: el cronista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: