Brasil dice que Moreno prohibe importar alimentos y amenaza con “reciprocidad

La ley no escrita está vigente y empresarios argentinos suspenden compras de alimentos en Brasil. Un ministro de Lula dijo que la represalia llegará apretando “un botón”.

 El gobierno de Brasil reiteró ayer que está dispuesto a aplicar “reciprocidad” y frenar importaciones desde la Argentina si comprueba que se mantienen las trabas para vender alimentos, como sostienen los industriales paulistas que denunciaron que importadores argentinos cancelaron 70% de los contratos.

 Si bien la administración de Cristina Fernández nunca admitió que existe una prohibición de importar alimentos, la decisión comunicada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a las principales cadenas comerciales comenzó a surtir efecto y nadie compra por temor a que los productos queden frenados en la Aduana.

Los embajadores de la Unión Europea advirtieron que actuarán con reciprocidad. También lo expresó el canciller brasileño Celso Amorín. Y ayer llegó una nueva advertencia del director de Comercio Exterior brasileño, Welber Barral.

 El funcionario enfatizó que las represalias se adoptarán “con solo apretar un botón” en cuanto se demuestre que Argentina traba las importaciones alimenticias.

 “Estamos acompañando diariamente (acontecimientos). No es porque ‘el sub del sub’ (por Moreno) tuvo una idea estrafalaria, y que siempre existe, que vamos a tomar medidas sin evaluación” sostuvo Barral.

 Y agregó: “la posición de Brasil siempre es de dar reciprocidad”. Además, explicó que su país exporta a la Argentina un cuarto de lo que importa en productos alimenticios (u$s 500 millones versus u$s 2.000 millones respectivamente), por lo que consideró “muy difícil pensar que alguien racional quiera crear trabas a eso”.

 Si bien el funcionario no adelantó qué tipo de represalia se adoptará, el diario económico Valor informó ayer que el gobierno de Lula tiene decidido retrasar la liberación de las licencias no automáticas para el ingreso de productos argentinos, especialmente el vino, los lácteos y las frutas.

 Las trabas brasileñas a ese tipo de productos argentinos ya fueron aplicadas en octubre pasado, también en represalia al proteccionismo local.

 Las licencias no automáticas, que también aplica la Argentina, son un mecanismo de control de importaciones, cuya liberación puede demorar hasta 60 días, de acuerdo con lo establecido por la Organización Mundial de Comercio (OMC), explicó Valor.

 Las advertencias de Weber Barral se conocieron en momentos en que los industriales de San Pablo denunciaron que, tras las amenazas de Moreno, se cancelaron “el 70% de los pedidos de alimentos” desde Buenos Aires. “Mayoristas, industriales y supermercadistas argentinos cancelaron el 70% de los pedidos, porque no quieren ninguna confrontación con Moreno, porque le tienen mucho miedo. Argentina directamente no está comprando productos aquí”, aseguró Ricardo Martins, director ejecutivo de la Federación de Industrias paulista (Fiesp). El dirigente industrial sostuvo que los productos más afectados son golosinas, snacks, chocolates, choclos y tomates en lata.

Fuente: el cronista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: