Gesto a Brasil: liberan importaciones antes de reunión bilateral en Buenos Aires

En el marco de las restricciones a la importación de alimentos que comenzó a aplicar el Gobierno desde mediados de mes, algunos de los principales compradores de productos en el exterior se llevaron este fin de semana una grata sorpresa: el Instituto Nacional de Alimentos (INAL) y la Aduana, los brazos operativos del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para demorar la entrada de productos, liberaron de manera muy veloz la mercadería en puerto. La escena ocurrió el viernes, el mismo día en que la presidenta Cristina Fernández se reunió con su par brasileño, Lula da Silva, para negarle en persona que la Argentina haya aplicado o estuviese pensando en instrumentar restricciones al ingreso de alimentos. “No hubo ningún freno a las importaciones, no hubo ni lo habrá”, sostuvo Cristina. Las restricciones tácitas se repitieron durante las últimas semanas, algo que provocó el reclamo de los industriales brasileños a su gobierno. Pero la tendencia comenzó a cambiar en los últimos días de la semana pasada. En el mercado leyeron el cambio de tendencia como un gesto de buena voluntad de la Presidenta de cara a la reunión que mantendrán en los próximos días funcionarios de primera línea de ambas administraciones. Del lado argentino se sentarán a la mesa el ministro de Economía, Amado Boudou, y la ministra de Industria, Débora Giorgi. Sus interlocutores brasileños serán el ministro de Hacienda, Guido Mantega, y de Industrias, Miguel Jorge, mientras que el objetivo será cumplir el mandato de ambos presidentes: instrumentar mecanismos para aumentar el comercio bilateral. “El viernes por la tarde hicimos un chequeo de todos los productos que debían entrar al país y el Inal y la Aduana liberaron todo lo que estaba en puerto”, aseguró un ejecutivo vinculado al supermercadismo. La velocidad de los trámites sorprendió a los empresarios, más aún cuando notaron que entre los productos se encontraban algunos ítems “prohibidos” por Moreno, como galletitas, golosinas y choclos, que también se producen en el país. Hace dos semanas, ese sector se estaba elaborando una lista con los ítems que importa para solicitarle a Moreno que especificara cuáles tendrían luz verde para entrar y cuáles no. Luego del encuentro entre Cristina y Lula, ese plan quedó por el momento en los papeles. En una de las mayores cadenas de supermercados, que pidió reserva, reconocieron que no tienen en marcha un plan concreto para dejar de importar alimentos, algo que hasta hace dos semanas era un hecho. “Con Moreno nunca se sabe, pero podemos decir que algo cambió”, sostuvo otro empresario de trato diario con el titular de Comercio Interior, que le había impartido, sin documentos escritos mediante, la orden de dejar de comprar alimentos importados. Para los importadores, la hora de la verdad llegará el 1´ de junio. Moreno había puesto esa fecha como límite para el ingreso de alimentos. “En ese momento sabremos si se aplica lo que pide Moreno o la promesa de Cristina a Lula”, aseguran. Entre los importadores aseguran que la caída de las compras al exterior, como denuncian industriales brasileños, se debe a “una mayor cautela”, pero no a una decisión de reducir sistemáticamente las importaciones.

Fuente: el cronista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: