China mantiene trabado el aceite de soja local y espera a Cristina

Aunque Agricultura afirmó que el conflicto quedó superado, en el mercado negaron cambios en el bloqueo que cumple 3 meses. Cristina llega el 12 de julio a Beijing.

Cuando este jueves se cumplen tres meses desde que arrancó el bloqueo chino al aceite de soja local, y a pesar de que desde el Ministerio de Agricultura argentino se afirmó que el conflicto había comenzado a superarse, los embarques del subproducto oleaginoso con destino a Beijing continúan paralizados, en represalia a las trabas que la administración kirchnerista aplica a decenas de productos asiáticos, entre ellos textiles.

Operadores del mercado granario local sostuvieron que desde el viernes, cuando se difundió la visión optimista del Ministerio de Agricultura sobre el levantamiento de las trabas a los embarques hacia China, no hubo nuevas compras del gigante asiático en ese segmento.

“Todo sigue igual, la situación no está normalizada”, comentaron a la agencia Reuters desde una corredora de granos, que esperaba confirmación desde China de la información suministrada por el Gobierno.

En el mercado aseguran que, aunque China no saliera a confirmar públicamente el fin de las trabas, la dinámica propia del comercio de commodities agrícolas global les daría una pista de que el conflicto entre Argentina y el gigante asiático estaría en vías de solución: “En Brasil, el aceite de soja está u$s 35 más caro que en Argentina. Eso no pasaría si se hubieran normalizado los embarques”, explicó el intermediario. Por eso, será clave la visita de la presidenta Cristina Fernández a China, programada entre el 12 y 16 de julio próximos. Cristina tiene agendado para el martes 13 un encuentro con el presidente chino, Hu Jintao, en el que el sector privado tienen puestas expectativas de resolución de la controversia por el aceite de soja.

Si bien desde un primer momento, el gobierno argentino desestimó que el bloqueo se tratara de una represalia por las trabas a productos chinos, las negociaciones que encararon en Beijing tuvieron como eje un nivel comercial más amplio que el del derivado de la soja.

Por eso, se espera que ambos presidentes avancen en la liberación de las exportaciones de aceite de soja (con un acuerdo para eliminar progresivamente el hexano en el producto, que una norma china rechaza si supera las 100 partes por millón), a cambio de una flexibilización en las trabas antidumping que aplica Cristina, si Jintao acepta un acuerdo de autorregulación y de precios, como el que rige entre Argentina y Brasil.

El conflicto comercial con el país asiático obligó a los exportadores de aceite vegetal locales a buscar mercados alternativos para su producto. Es que en 2009, el 70% del aceite comprado por China era de origen argentino, generando ingresos por más de u$s 1.400 millones. Y este año, antes del bloqueo a los embarques, se estimaba que esas ventas podrían llegar a u$s 2.000 millones.

Así, India se constituyó en el principal destino del subproducto sojero, con casi 27% de las compras entre enero y mayo últimos; mientras en el mismo lapso, China incrementó sus adquisiciones de soja argentina sin procesar, llegando a absorber el 80% de la semilla local exportada.

FUENTE: Cronista Comercial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: