Archive for 20 julio 2010

Moreno anticipó a laboratorios que frenará importación de remedios

julio 20, 2010

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quiere restringir la importación de medicamentos que puedan producirse en el país para evitar la salida de dólares. Así lo comunicó a representantes de los principales laboratorios, que quedaron en acercarle propuestas para sustituir la compra de remedios. La intención oficial, que en breve se convertirá en una suerte de norma no escrita, amenaza con profundizar los conflictos comerciales con Brasil y la Unión Europea.

A comienzos de la semana pasada, el secretario de Comercio citó a los representantes de grupos farmacéuticos de capital nacional y extranjero. En buenos términos, les manifestó la necesidad de que el sector reduzca la balanza comercial deficitaria. Según distintas fuentes consultadas por El Cronista, el funcionario argumentó que las políticas de ajuste que llevan adelante países de la Unión Europea puede provocar nuevas contracciones en el comercio internacional, por lo que pidió buscar alternativas para evitar la salida de divisas.

El sector de laboratorios es históricamente deficitario. Según datos de la consultora Abeceb.com, la balanza comercial arrojó en 2009 un rojo de casi u$s 550 millones.

Moreno avanza –con matices– con la misma estrategia que implementó en mayo para frenar la importación de alimentos, que rondó los u$s 1.000 millones en 2009. Sin normas formales, los importadores dejaron de adquirir productos de un día para otro luego de llamados telefónicos del secretario de Comercio. Eso suscitó quejas de Brasil y la Unión Europea, que hasta llevó el reclamo ante la Organización Mundial de Comercio.

La presidenta Cristina Fernández y su equipo de ministros negaron en todo momento la existencia de impedimentos para importar.

La idea del secretario de Comercio es que las empresas dejen de importar aquellos productos que se producen en el país. “Moreno pidió que se deje de importar lo que se fabrica en el país; no gastar dólares en cosas que se hacen acá”, afirmó una fuente de la industria.

Ernesto Felicio, presidente ejecutivo de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme), que agrupa en su mayoría a empresas multinacionales, abundó: “Se evalúa la posibilidad de producir localmente lo que se importa para mejorar la balanza comercial, aunque si producir algo es más caro que importarlo, no tiene sentido”.

Así, distintos empresarios apoyaron la idea del Gobierno, siempre que la fabricación local no sea más costosa que la importación y que la sustitución se realice en forma paulatina. “No hacemos botellas de vidrio”, es la muletilla a la que recurren, en alusión a la complejidad de los procesos y los controles de calidad a los que deben someterse los productos.

Los representantes de los laboratorios quedaron en estudiar alternativas para incrementar la producción local y acercárselas a Moreno en las próximas semanas.

La medida, dicen, afectará tanto a las empresas nacionales que adquirieron licencias de productos extranjeros e importan la droga como a aquellas multinacionales que mantienen que montan líneas de producción en un país para abastecer a la región. Las compañías transnacionales deberían así elaborar en el país aquellos productos que producen en Brasil para todo el Mercosur, por caso.

Sin licitación, compran material ferroviario por US$ 9500 millones

julio 14, 2010

PEKIN (De una enviada especial). El Gobierno firmó ayer una docena de acuerdos con la administración de Hu Jintao entre los que la cifra más jugosa se la llevaron las inversiones para ferrocarriles y subtes, que costarán unos 9.500 millones de dólares.

En rigor, el Gobierno se endeudará por esa cifra con el gigante asiático, que financiará las compras con un plazo de 19 años y a una tasa del 8 por ciento anual. Esto incluye como mayor inversión unos 2400 millones de dólares destinados al Belgrano Cargas, para la extensión de 1700 kilómetros de vías, la compra de 50 locomotoras y el arreglo de las estaciones.

Además, a través de un contrato entre ambos Estados (lo que implica que no habrá licitación previa), el Gobierno comprará 60 vagones equipados con aire acondicionado para la línea A de subterráneos, que reemplazarán en su totalidad las históricas formaciones de madera. Cada uno de esos nuevos vagones costará unos 2 millones de dólares, que el Gobierno cerró con la empresa estatal china Citic, que actúa como banco de financiación.

A eso se suman compras de locomotoras y coches para el ferrocarril San Martín, con entrega en 2011, y la inversión de 300 millones de dólares para trenes interurbanos.

 

Además, también se acordó la electrificación del ferrocarril Roca, entre La Plata y Berazategui, y un subte para la ciudad de Córdoba, para lo que vino hasta aquí con la comitiva oficial el intendente Daniel Giacomino.

Entre los acuerdos, también hay uno por demás simpático: se firmó el ingreso de peras y manzanas argentinas a China, a cambio de que en el país entre el famoso “bambú de la suerte”, una planta pintoresca que suelen regalar los chinos cuando quieren desear buenos augurios.

Además, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, habilitó a la empresa CNNC, dedicada a las actividades nucleares, para que participe de la próxima licitación para la construcción de la cuarta central nuclear argentina, un acuerdo que el ministro firmó con la presidenta de la empresa, Mao Xiaming.

En tanto, algunos de los convenios avanzan en las posibilidades de que la Argentina pueda vender carne en el mercado chino, hoy completamente cerrado, mientras que en paralelo a la visita, un grupo de unos 80 empresarios continúan con las rondas de negocios, que comenzaron ayer aquí y seguirán mañana en Shanghai, con la presencia de la Presidenta en la cosmopolita ciudad más poblada de China.

LOS ACUERDOS

ü      Belgrano Cargas. Se invertirán 2400 millones para extender las vías, comprar 50 locomotoras nuevas y arreglar todas las estaciones.

ü      Subte A. Se reemplazarán los 60 vagones de la línea que hoy tiene las formaciones más antiguas. Implica un gasto de 120 millones de dólares.

ü      San Martín. Esa línea de ferrocarril será renovada con locomotoras y vagones nuevos.

ü      El subte de Córdoba. En los contratos le dieron viabilidad a esa vieja idea de Ricardo Jaime. Además, se acordaron inversiones para la electrificación del ferrocarril Roca, entre La Plata y Berazategui.

Fuente: la nación

No hubo acuerdo con China por la soja

julio 14, 2010

PEKIN.- Se trataron cálidamente. Ella se disculpó por haber cancelado el viaje que debió realizar hace cinco meses, y él la consideró una “gran amiga”. Pero no alcanzó. Cristina Kirchner y el presidente chino, Hu Jintao, se reunieron ayer durante una hora y, ante la falta de una solución a las diferencias comerciales, matizaron los pocos avances con la creación de una comisión conjunta que se encargará de reordenar la relación bilateral.

Sonaba el rasguido doble de “El rancho e´ la Cambicha”, interpretado a la perfección por la banda de la guardia de honor china en el Gran Palacio del Pueblo, el mismo que Mao mandó a construir en apenas diez meses en 1959 para celebrar los 10 años de su revolución. Pero la música no bastó para armonizar.

Ante la falta de una solución al principal conflicto que debió enfrentar aquí por el cierre de las compras de aceite de soja por parte del gobierno comunista, la Presidenta debió ordenar al secretario de Industria, Eduardo Bianchi, que permaneciera en esta ciudad para mantener una serie de reuniones a partir de mañana, mientras la comitiva oficial ya esté en la escala por Shanghai antes de volver a Buenos Aires.

La apuesta de máxima con la que llegó el domingo Cristina Kirchner era anunciar que China volviera a comprar aceite de soja. Tampoco Hu se llevó la garantía de que la Presidenta no restringirá el ingreso de productos chinos a la Argentina, que fue una de las quejas que había dejado trascender cuando trabó el aceite. La diplomacia presidencial no fue suficiente.

“Se va a conformar una comisión y por eso se va a quedar Bianchi, para abordar los problemas”, anunció Cristina Kirchner, que repitió ayer un contacto con los periodistas argentinos, pero sólo respondió tres preguntas, dijo que estaba cansada y se fue. A su lado, el canciller Héctor Timerman amplió: “La comisión va a resolver todos los inconvenientes que han impedido hasta ahora que la Argentina exporte a China”.

 

Ninguno de los dos dio precisiones sobre quiénes integrarán esa comisión ni tampoco cada cuánto se reunirá. Además, se preocuparon en aclarar que en esas consultas se debatirán “todos” los temas de la relación bilateral y negaron que vaya a circunscribirse sólo a la venta de aceite de soja. Pero fuentes técnicas de la comitiva confiaban que la falta de una solución, que se preveía en las horas anteriores al encuentro, obligó a armar un esquema de consulta permanente de alto nivel.

Además de destrabar la venta de aceite de soja, Cristina Kirchner le pidió a Hu que las empresas chinas fueran a instalarse en el país. Pero se quedó con las manos vacías. La Presidenta admitió que no hay previsto ningún anuncio. “Nos han escuchado muy atentamente. Por ahora no va a haber anuncios; van a mandar misiones”, se conformó ante la consulta de LA NACION, mientras Timerman explicaba que esperan un gesto del gobierno chino ante la compra por 9500 millones de dólares que hizo el gobierno nacional en material ferroviario al gobierno comunista.

“Creer que la Argentina solamente puede exportar materia prima por parte de un país que representa el 20% de la población mundial y sólo tiene el 8% de tierra cultivable sería mal negocio”, opinó la Presidenta para presionar a su par chino. “La inversión en nuestro país la podrían usar como plataforma al mundo”, agregó.

Sin bien hubo buen clima entre ambos, Cristina y Hu nunca estuvieron a solas. A diferencia de la mayoría de las reuniones de mandatarios, que primero dialogan y después amplían el encuentro a sus comitivas, ellos compartieron una hora siempre rodeados por ambas delegaciones.

Fueron pocas las palabras públicas del presidente chino. Dijo que Cristina Kirchner le había dado una “alta prioridad” a la relación bilateral y la llamó “una gran amiga”. Sobre la relación comercial, en el primer tramo de su bienvenida, que pudo ser vista por los medios, anunció que quería “intercambiar a fondo la agenda en común”. Cuando le tocó el turno a la Presidenta, lo primero que hizo fue pedir perdón. “Valgan mis disculpas por no haber venido antes”, le dijo, y calificó como “problemas de carácter interno”, la pelea con el vicepresidente Julio Cobos, que había sido la excusa oficial para cancelar aquella visita de enero.

Ambos presidentes firmaron una docena de acuerdos comerciales detrás de un mural de tela con la imagen de la Gran Muralla China y se fueron al Hall Oeste del Gran Palacio del Pueblo para cenar. Ahora será la nueva comisión que ambos crearon la que deberá avanzar en lo que la diplomacia presidencial ayer no pudo.

Fuente: la nación

Cristina propone diversificar el comercio con China para salir de la dependencia de la soja

julio 13, 2010

Los ministros que integran la comisión se reunieron con sus contrapartes y hoy firmarán los acuerdos. En el sector privado esperan que, a partir de las multimillonarias compras, se lograrán concesiones por el aceite de soja.


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner tuvo su primer día de actividad oficial en Pekín y recibió un diploma honoris causa en la Universidad Internacional de Negocios y Economía y señaló que buscará “desojizar” la relación entre la Argentina y China.

El “yuyo” representa el 82% de lo que la Argentina le vende al gigante asiático, tanto en porotos, aceites y otros derivados que integran el complejo de esta oleaginosa.

“No estaríamos en una relación estratégica si lo único que une a los dos países es la comercialización de la soja”, indicó la mandataria, que por otra parte buscó bajarle el tono a la negociación para habilitar la compra de algunas partidas de aceite de soja que fueron restringidas por China.

En tanto, desde el sector privado recordaron que “no todas las compras de aceite de soja se suspendieron” y dijeron que se reactivaron algunas exportaciones a China, aunque de menor magnitud. En total, por aceite de soja se venden alrededor de u$s1.400 millones al año, aunque esta cifra abarca partidas que no sufren restricciones.

La mandataria criticó a quienes señalan que si el diferendo “no se soluciona dentro de 24 horas se acaba la relación” comercial entre la Argentina y China. “Esto es absurdo”, agregó.

Desde el sector privado, en tanto, destacaron que los anuncios de compras por parte del Estado argentino que se firmarán hoy en la reunión entre Fernández y Hu podrían “ablandar los corazones chinos para que se reanuden las compras de aceite de soja”.

En ese marco, mientras los ministros de Industria, Débora Giorgi, y de Agricultura, Julián Domínguez, mantenían reuniones con sus pares asiáticos para ampliar la relación comercial y tratar de integrar bienes de valor agregado a las exportaciones hacia el gigante asiático, Fernández anticipó cuál será el mensaje a transmitir hoy al presidente chino, Hu Jintao, plato fuerte de la gira presidencial:?“Necesitamos hacer una relación comercial diferente con China”, que no sólo contenga la “soja y el aceite de soja. Hay que ‘desojizar’ la relación”, recalcó.

En ese marco, también se inscribe una negociación por cupos para limitar el ingreso de productos chinos y flexibilizar las medidas que la Argentina aplica a estos productos, como las licencias no automáticas. De esta forma, se intenta replicar la negociación sector por sector que se realizó el año pasado con Brasil.

La semana pasada, antes de viajar, Giorgi se reunió con representantes del sector privado, acompañada por el ministro de Economía, Amado Boudou; el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. El objetivo fue empezar a ver en qué sectores se puede avanzar con la sustitución de importaciones y en cuáles es necesario aumentar la promoción de las exportaciones.

Asimismo, varios representantes de los sectores sensibles forman parte del grupo de setenta empresarios que acompañan a la Presidenta en China y buscan, además de un nuevo mercado, participar de la negociación para limitar el ingreso de productos chinos.

“Si se importa un millón en calzados, por ejemplo, la negociación busca que se reduzca ese número en un 5%”, explicó el titular de la Cámara Argentino-China de Industria y Comercio, Ernesto Fernández Taboada. “Sería una negociación razonable”, agregó.

Con la negociación como base, en Industria reconocen que si los acuerdos sectoriales funcionan reducirían la necesidad de establecer medidas en frontera.

FUENTE: Buenos Aires Económico

El Gobierno insiste en que negociación con UE no afectará el trabajo argentino

julio 8, 2010

El Gobierno cumplió con una parte de la promesa a empresarios y sindicalistas y después de “olvidarse” de convocarlos hace una semana a la reunión que habilitó una nueva ronda entre el Mercosur y la Unión Europea en busca de un acuerdo comercial, ayer los recibió para informarles los términos en los que se desarrollará esa negociación.

El secretario de Industria, Eduardo Bianchi, recibió ayer a una delegación de empresarios y sindicalistas y les garantizó que “la Argentina está abierta al diálogo y a la cooperación con la UE, sin dejar de resguardar la producción y el trabajo nacional” y las entidades “respaldaron la gestión llevada a cabo en el reinicio de las negociaciones la semana pasada entre Mercosur y la UE”, según un comunicado conjunto.

La primera reunión en la negociación entre los bloques se concretó la semana pasada en la Argentina, que desempeña la presidencia pro tempore del bloque regional, y pese al compromiso asumido por Bianchi ante la UIA y la CGT el 16 de junio pasado, ni empresarios ni sindicalistas fueron invitados a tomar parte.

Por eso, Bianchi se reunió ayer con la representación de la CGT, Juan Carlos Schmid, Horacio Ghilini, Jorge Lovays, Antonio Caló y Mario Manrique, y de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, Pablo Challú, Jorge Zorreguieta y Martín Etchegoyen.

La relación de la UE con Argentina quedó dañada por las medidas restrictivas que aplica el país a las importaciones de alimentos, pensadas pro el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para controlar el saldo de la balanza comercial. En ese encuentro, los negociadores europeos anticiparon la decisión de denunciar las trabas en la OMC, que concretaron esta semana.

De Mendiguren consideró que con la Unión Europea “presiona con los problemas bilaterales porque no tiene interés en avanzar en un acuerdo de comercio con el Mercosur”. Dijo que “se ve a los europeos reacios” a avanzar en la liberación del comercio y consideró “satisfactorio” el informe de Bianchi.

De Mendiguren aseguró que el funcionario les garantizó que el gobierno evitará que la negociación afecte a los niveles de empleo en el país, sobre todo en los sectores más sensibles.

La próxima reunión entre la Unión Europea y el Mercosur será en setiembre en Bruselas, aunque todavía no está fijada la fecha exacta indicaron fuentes de la Cancillería argentina.

En el primer encuentro que tuvo lugar en el Hotel Sheraton de esta ciudad, luego de seis años de parálisis, los negociadores procuraron establecer modalidades de trabajo y rearmar las mesas de trabajo y los grupos de negociadores.

Fuente: el cronista

Comprarán a China vagones por u$s 1.300 millones, pero piden liberar aceite de soja

julio 8, 2010

Acompañada por una delegación empresaria y parte del gabinete, la presidenta Cristina Fernández viajará mañana a China con la intención de recomponer las relaciones comerciales afectadas a partir de la suspensión, por parte del gigante asiático, de las compras de aceite de soja argentino. Durante la misión, que incluirá una reunión de la mandataria con su par en ese país, Hu Jintao, el martes, el Gobierno buscará negociar la liberación de los embarques de aceite a cambio del compromiso oficial de comprar material ferroviario chino por unos u$s 1.300 millones.

El grupo de 70 empresarios que acompañarán a Cristina viajarán hoy y durante la estadía participarán de diversas de rondas de negocios. El sector textil estará representado en la comitiva con la intención de sentar posición en favor de la industria nacional y rechazar las importaciones asiáticas en este rubro, que actualmente son controladas desde el Gobierno, pero que implican una gran amenaza para las empresas locales.

A seis meses de haber postergado su visita, y en un contexto de tensión bilateral ante la decisión china de frenar las compras de aceite de soja de la Argentina, la Presidenta viajará a ese país para volver a tender puentes.

Según manifestó el director ejecutivo de la Cámara de Comercio Argentino-China, Ernesto Fernández Taboada, durante la estadía oficial se anunciarán dos acuerdos de compra de material ferroviario por un total de u$s 1.300 millones –uno por u$s 300 millones y otro por u$s 1.000 millones– y también podrían darse a conocer algunos planes de inversión de firmas chinas en la Argentina. El directivo mencionó algunos proyectos en sectores como el minero, petróleo, además de la iniciativa de una firma de fabricación de teléfonos celulares para instalar una planta de ensamblados en Tierra del Fuego.

Los Presidentes firmarían además un acuerdo marco en el que se comprometerían a realizar inversiones futuras. Entre los planes conjuntos, trascendió también que las partes analizan la cooperación para realizar una nueva línea de subterráneos que circularía bajo la avenida Córdoba, dijeron fuentes privadas.

Sobre el monto global, fuentes de Cancillería descartaron que se trate de una cifra tan alta como los transcendidos u$s 10.000 millones, sino que será “una cifra mucho menor”, dijeron. Con respecto a los u$s 1.300 millones de compras de material ferroviario, serían para renovar la línea del ramal Belgrano Cargas, de gran utilización agropecuaria.

A cambio, y aunque el ministro de Planificación, Julio de Vido, defendió la “autonomía” del país y planteó, durante un acto en la central AES Paraná, que se va a fomentar la producción de biocombustibles, el Gobierno viajará a China con la intención de negociar la liberación de los embarques de aceite de soja y mejorar así la balanza comercial con ese país que, incluso previo al conflicto, ya era deficitaria. En 2009, el resultado negativo para la Argentina alcanzó los u$s 1.213 millones.

Luego de la reunión con Hu Jintao, Cristina Fernández dará una conferencia en un centro que pertenece al Partido Comunista Chino y luego partirá hacia Shangai, donde visitará, el miércoles, la Expo 2010 Shangai. Para los empresarios, además de las rondas de negocios, habrá un seminario sobre cooperación económica e inversión con la Argentina. Por parte de la CGT, sólo viajará el titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló. El titular de la central, Hugo Moyano, desistió por la molestia generada ante la demora en el anuncio de la suba del mínimo no imponible de Ganancias.

Fuente: el cronista

La Argentina y Europa se cruzaron en la OMC por los controles a la importación

julio 6, 2010

Tal como había adelantado la semana pasada, la Unión Europea planteó ayer su preocupación por las restricciones a la importación de alimentos. Fue en una reunión del Consejo de Comercio de Mercancías de la OMC en Ginebra, y la Argentina le respondió al bloque europeo que la inclusión del tema en ese marco resulta “desproporcionada” y “parecería traducir una intencionalidad política más que un problema comercial concreto y significativo”.

Además, el Gobierno utilizó la ironía para contestarle a países como Japón, Noruega, Suiza, Australia y Canadá, que se sumaron al planteo europeo y transmitieron su preocupación por el freno a los embarques. “Se les recordó que se quejan de la protección, pero son los países más proteccionistas del mundo”, señalaron a El Cronista fuentes de la Cancillería.

En su planteo, la UE argumentó que la circular 232 de la Secretaría de Comercio Interior, que ordenó que las autorizaciones de ingreso al país debían ser controladas por ese área, son contrarias a las normas del GATT, el acuerdo general sobre comercio y aranceles de 1994.

En respuesta a eso, los representantes de la Argentina les dijeron que el país está “siempre dispuesto a atender las preocupaciones serias y fundadas de los socios comerciales” y que en el primer cuatrimestre de 2010 las importaciones de alimentos de Europa crecieron 13% en términos interanuales. Con respecto a la circular 232, se les explicó –dijeron las fuentes– que con esa norma “no se adopta ninguna restricción, sino que se solicita información para controlar las políticas”.

“Si la UE pudiera probar que se viola el artículo 11.1 del GATT, ya habría presentado el caso en el órgano de solución de controversias de la OMC”, dijo un funcionario de Cancillería.

Finalmente, el Gobierno planteó que Europa no fue específica ni presentó casos puntuales de restricciones de importaciones; que las autoridades argentinas no registran frenos masivos de embarques y que los pocos casos que hubo ya fueron resueltos. Además, los delegados de la misión permanente en Ginebra agregaron que “hay que ser cuidadosos en el uso del Consejo de Bienes y del tiempo de sus miembros cuando se plantean cuestiones con éstas, ya que se llena la agenda con temáticas abordadas en otros ámbitos”.

El reclamo europeo fue discutido la semana pasada, cuando una misión de la Comisión Europea llegó al país para dar inicio a las negociaciones UE-Mercosur tendientes a firmar un acuerdo de libre comercio. Incluso, representantes del bloque le transmitieron a sus colegas argentinos que si continúan las trabas a mercadería, las discusiones comerciales podrían suspenderse.

La sospecha de la Argentina es que Europa está utilizando ese reclamo como excusa para evitar que avance la negociación, en un contexto de fuertes críticas de algunos integrantes de la UE con sectores agrícolas fuertes, que no están de acuerdo en hacer concesiones en favor del Mercosur. Pero lo que los europeos explicaron es que, si bien deben hacer valer los reclamos de esos países, de ninguna manera pretenden dar de baja la ronda. Aun así, no quisieron fijar una nueva fecha de encuentros, a la espera de que se resuelva la cuestión de las trabas comerciales argentinas.

Si las explicaciones brindadas por la Argentina son consideradas insuficientes por la UE, el bloque podría recurrir a otros órganos de la OMC, como el de solución de controversias o el de revisión de políticas comerciales. Ese camino implicaría la formalización de una queja que podría desembocar en un litigio a resolver por un tribunal arbitral de la OMC.

Fuente: el cronista