Crece la tensión entre Brasil y Estados Unidos por medidas para el comercio exterior

Estados Unidos y Brasil protagonizaron ayer una dura confrontación sobre barreras a la importación y manipulación cambiaria, sacando a la luz cuestiones de competitividad y creciente tensión en el comercio internacional. El embajador estadounidense en la Organización Mundial de Comercio (OMC), Michael Punke, acusó a Brasil de “tomar diversas medidas a lo largo de las últimas dos semanas para aumentar los aranceles”, que representarían una especie de “stick in the eyes” (algo incómodo) para los socios comerciales.

El representante de Estados Unidos insistió en que la acción brasileña “crea un ambiente más difícil para las negociaciones de Doha, que tienen obviamente como foco la reducción de los aranceles”. Para Washington, lo que hace Brasil tiene “potencial de perjudicar a las negociaciones”.

La respuesta brasileña llegó de la mano del embajador de Brasil en la OMC, Roberto Azevedo, quién retrucó el argumento en el área cambiaria. “Con la desvalorización del dólar, Estados Unidos es el gran beneficiado con la venta de bienes industriales a Brasil. Reclamar que Brasil está subiendo aranceles no es serio”, afirmó.

Desde 2008, cuando se suspendió la Rueda de Doha, y a continuación vino la desvalorización del dólar, Brasil aumentó sus aranceles de importación a algunos productos, como textiles y juguetes, dentro de los límites autorizados por la OMC.

“El problema en parte es la subvalorización del dólar en relación al real, que perjudica fuertemente la competitividad del producto brasileño. El producto estadounidense se beneficia mucho más con la subvalorización del dólar que el producto brasileño con la protección arancelaria adicional que se estableció”, afirmó Azevedo

Para Brasil, la defensa adicional que aplicó “es minúscula comparada al estrago que trajo la depreciación forzada del dólar”, dijo el embajador, quién recordó que Estados Unidos obtiene con Brasil uno de los superávits comerciales más altos, en especial en productos industriales. “Las importaciones brasileñas aumentaron y beneficiaron principalmente a Estados Unidos, que tiene el 15% de las importaciones brasileñas, pero se duplica a 32% si se toma nuestro déficit en el comercio de bienes industriales”, agregó.

Para la profesora Vera Thorstensen, directora del Centro de Comercio Global y de Inversión, de la Fundación Getulio Vargas (FGV), en San Pablo, Brasil tiene todo el derecho de aumentar los aranceles, como lo están haciendo otros países.

“Elevar el arancel al techo consolidado en la OMC es el único espacio político que nos resta contra la competencia desleal practicada por Estados Unidos, China y los países asiáticos”, dijo Thorstensen. “Es el único instrumento que se está usando correctamente para neutralizar el efecto del dólar estadounidense débil, y también de la moneda china y de todas las monedas asiáticas”.

Estados Unidos pide más concesiones a los países emergentes y da señales de que abrirá más su mercado para la conclusión de la Rueda de Doha. Pero Thorstensen estima que cerrar la negociación sin resolver el problema del cambio es como un “ciego que no quiere ver” que la realidad cambió.

“China y Estados Unidos están inundando el mercado con devaluación forzada. Política cambiaria en el comercio es subsidio disfrazado a la exportación y protección adicional al producto interno.

FUENTE: Cronista Comercial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: