Brasil prometió abrir más sus mercados a la Argentina

En el primer encuentro entre ambas presidentas, Dilma Rousseff aseguró a Cristina Kirchner que privilegiará la relación bilateral; dijo que ambos países deben “resolver por adelantado los conflictos”

Fueron casi dos horas de reunión en las que estuvieron absolutamente a solas. Así fue el comienzo de una nueva relación entre Cristina Kirchner y su par de Brasil, Dilma Rousseff, la mujer que asumió el mando del país vecino hace apenas un mes y que ayer prometió darle privilegios a la relación bilateral con la Argentina.

Ambas mandatarias mostraron gestos amistosos y de sintonía política y plantearon profundizar la relación para integrar más ambas economías. Pero el gesto de mayor compromiso lo asumió Brasil, que explicitó en la discusión ministerial privada que mantuvieron ambas comitivas en la Casa Rosada, en paralelo a la reunión de las jefas de Estado, su intención de aumentar las compras de productos argentinos ante el histórico reclamo para equilibrar la balanza comercial deficitaria.

La presidenta brasileña lo tradujo en un acuerdo de promoción comercial conjunto que firmó con Cristina Kirchner; éste busca una asociación estratégica para que los dos países vendan sus productos al extranjero, y en él Brasil se compromete a “incrementar las compras de bienes y servicios argentinos”, tal como quedó plasmado en el convenio firmado ayer.

La jornada se desarrolló en un clima cordial y la mandataria extranjera se asomó al histórico balcón de la Casa Rosada junto con Cristina Kirchner y las dirigentes Estela de Carlotto y Hebe de Bonafini.

Más allá del explícito compromiso presidencial, el gobierno del Planalto aprovechó la visita para dejar sentada la necesidad de anticiparse a los conflictos comerciales que históricamente mantuvieron ambas administraciones, acrecentados en los últimos años por las trabas a las importaciones que aplica la Argentina, impulsadas por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Ayer, Moreno compartió el almuerzo en honor de la mandataria brasileña, realizado en el Palacio San Martín, y fue uno de los últimos en irse, cuando ya Rousseff y su comitiva brasileña que se realizó en el Palacio San Martín y fue uno de los últimos en irse, cuando ya Rousseff y su comitiva estaban en vuelo nuevamente rumbo a Brasil.

A propuesta del país vecino, ayer se acordó la creación de un foro de empresarios para que desde el sector privado y con asistencia estatal se coordine la relación y se eviten los conflictos sorpresivos que han tensado el vínculo bilateral.

“Esta comisión tendrá que resolver anticipadamente muchos de los problemas comerciales y le ahorraremos trabajo a la diplomacia”, planteó el ministro de Comercio e Industria, Fernando Pimentel, en la reunión que mantuvo la comitiva brasileña con los ministros argentinos, que presenció La Nacion.

En ese encuentro se cerraron los 14 acuerdos (entre ellos, convenios sobre energía nuclear, bioenergía, viviendas, agricultura, medicamentos, tecnología y promoción de igualdad de género), que firmaron ambas presidentas una vez que terminaron la reunión a solas mantenida en el despacho presidencial.

“El objetivo de este gobierno es aumentar la agenda de compras argentinas para equilibrar la balanza”, avanzó Pimentel en la discusión de los acuerdos. El año pasado, a pesar del crecimiento en el intercambio comercial, el déficit fue de 4095 millones de dólares.

Elogios mutuos

Cristina Kirchner y Rousseff se dedicaron públicamente fuertes elogios. La Presidenta le agradeció haber elegido la Argentina como el primer país para visitar desde que asumió la jefatura de Brasil, el 1° de enero último.

Para la Casa Rosada, la llegada de Rousseff también intentó aplacar el malhumor que había dejado la decisión del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, de excluir al país de la gira que hará el mes próximo por Brasil, Chile y El Salvador.

En sus muestras de coincidencias políticas, la titular del Planalto resaltó la figura del ex presidente Néstor Kirchner, fallecido hace tres meses, y, además de mostrar predisposición en la relación comercial, ambas presidentas buscaron mostrar sintonía política como líderes de la región. Rousseff destacó, además, la gestión de Kirchner al frente de la Unasur.

“Nuestro destino está indisolublemente unido al de Brasil y viceversa”, sostuvo, por su parte, Cristina Kirchner durante la declaración ofrecida a los medios que dio junto con su par brasileña una vez finalizado el encuentro. “Si hasta ahora estábamos unidos, a partir de ahora lo estaremos aún más”, agregó la Presidenta.

“La Argentina y Brasil son cruciales para transformar América latina”, apuntó Rousseff, muy distendida, durante su intervención en la Casa Rosada y sostuvo que a partir del encuentro entre ambas presidentas se abría “un camino de cooperación” y de “integración de las plataformas productivas” de los dos países. Cristina, al escuchar las palabras, asentía satisfecha asistida por la traducción simultánea.

Además, la mandataria brasileña resaltó el rol conjunto de ambas administraciones en el Mercosur, la Unasur y el G-20. “Seguiremos combatiendo el proteccionismo de los países más ricos y las políticas que distorsionan el comercio exterior”, se quejó Rousseff sobre la política de subsidios de las economías desarrolladas durante el almuerzo en el Palacio San Martín.

La mandataria visitante agradeció el recibimiento que le ofreció Cristina Kirchner y le dijo: “Tenga la certeza de que los acuerdos que hemos firmado van a llegar a buen puerto”.

Los gestos mutuos estuvieron pensados incluso en la decoración. Todo el salón donde se agasajó a la comitiva brasileña en la sede de la Cancillería estuvo decorado con flores y manteles verdeamarelos.

ACUERDOS

 

  • Foro bilateral. Las presidentas Cristina Kirchner y Dilma Rousseff acordaron la creación de un foro de empresarios para que desde el sector privado y con asistencia estatal se coordine la relación comercial y se eviten los conflictos diplomáticos bilaterales.

 

  • Promoción comercial. Se firmó un acuerdo que busca una asociación estratégica para que los dos países vendan sus productos al extranjero. Brasil se comprometió a incrementar las compras de bienes y servicios argentinos.

 

  • Desarrollo e infraestructura. Otro de los acuerdos firmados se refiere a la implementación de proyectos de desarrollo económico local y fronterizo, el incremento de infraestructura urbana, producción de viviendas para la población menos favorecida y la estructuración de programas sociales
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: