Archive for 26 mayo 2011

El gobierno brasileño aceptaría restricciones “voluntarias” para destrabar la negociación

mayo 26, 2011

El gobierno brasileño está dispuesto a aceptar restricciones “voluntarias” de exportación de productos tales como maquinaria agrícola, para poner fin a la disputa comercial con la Argentina, dijo un funcionario que supervisa las negociaciones con el país vecino. En los próximos días, el gobierno de Brasil debe ponerse en contacto con las asociaciones empresarias para ver la receptividad de la idea, presentada por la Argentina, que se ha aplicado en acuerdos anteriores con cuotas informales para la exportación, como el zapato, aunque no siempre respetado por los argentinos.
Según informó un miembro del gobierno brasileño, las líneas generales del acuerdo fueron esbozadas por el viceministro de Industria, Alessandro Teixeira, y el secretario de Industria argentino, Eduardo Bianchi. Los dos volverán a reunirse en una o dos semanas. Brasil sólo lo aceptará, si los argentinos liberan las mercaderías retenidas a la espera de despacho en la aduana por más de 60 días, por ejemplo, calzado, electrodomésticos, tractores y cosechadoras, y dulces.
Las consultas informales se han realizado en algunos sectores de negocios en Brasil, indicó que prefiere el acuerdo para frenar las exportaciones a la Argentina a la situación actual, la retención de productos en la aduana. Pero los límites aún no se han negociado, y hay resistencias del lado brasileño. Los fabricantes de heladeras, por ejemplo, que han llegado a aceptar el acuerdo de 2004, se negaron a renovarlo en 2006.
Los argentinos han insistido en las demandas contra lo que consideran la protección en Brasil. La demanda, por ejemplo, para permitir la exportación de jugo de uva a granel se negó rotundamente porque requeriría un cambio propuesto en la ley ante el Congreso brasileño, en reacción a las concesiones a los productores de vino argentino. También hay quejas contra el requisito de estampillas fiscales para la compra de vino argentino (que se exportan cada vez más caros), lo que se respondió en parte: El IRS acordó permitir a los importadores comprar los sellos.
El gobierno brasileño no admite eliminar automáticamente la licencia de importación del autos, que golpeó el principal producto de exportación de la Argentina. Oficialmente, la explicación sostiene que la medida fue tomada para controlar el aumento de las importaciones de vehículos y no tiene nada que ver con las denuncias contra Brasil.

Compromiso

En la práctica, sin embargo, hay un compromiso, si así lo acuerdan, para acelerar la liberación de permisos para importar vehículos de Argentina, y la amenaza implícita de que se produzcan retrasos, si hay resistencia a un acuerdo por los argentinos otra vez o retrasos en la liberación de certificados de importación a los exportadores brasileños.
A pesar del tono duro adoptado por los negociadores argentinos, las autoridades brasileñas son optimistas y prevén que el acuerdo está cerca, ya que Brasil se llevó la mayor parte de las demandas de los vecinos. Los dos gobiernos han presentado cifras diferentes sobre el rendimiento del comercio bilateral y los puntos en los que se debe intentar armonizar los datos. Y para llegar a los montos de exportación aceptables para ambas partes.

Fuente: cronista

Anuncios

Días clave para las automotrices: si Brasil no libera, pueden reducir la producción

mayo 26, 2011

Las empresas automotrices argentinas esperan que Brasil vuelva a habilitar a partir de hoy el paso de vehículos varados en la frontera y alertan que podrían empezar a reducir la producción de autos si el bloqueo persiste, informaron fuentes del sector. El Gobierno, en tanto, afirmó que no continuará con las negociaciones si la administración de Dilma Rousseff no permite el paso de los miles de vehículos demorados.
Las terminales manifestaron “incertidumbre y preocupación” luego de las negociaciones infructuosas que mantuvieron, el lunes y el martes en Buenos Aires, el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, y el viceministro de Industria de Brasil, Alessandro Teixeira. Los funcionarios sólo se comprometieron a la “liberación gradual” de las Licencias No Automáticas (LNA) de ambos países, pero en los hechos no mostraron avances.
En ese contexto, los automóviles varados en la frontera volvieron a ser un problema. Brasil no libera más licencias desde el fin de semana. Hasta ese entonces, habían pasado 1.200 vehículos que permanecían allí desde el jueves 12. Pero los 2.600 autos originales se convirtieron en más de 4.000. “Mañana (por hoy) y pasado deberían volver a liberar. Brasil debería dar una señal clara. Si no, estamos complicados y deberemos replanificar”, afirmó una fuente del sector.
Voceros de las terminales argentinas dijeron a DyN: “Tenemos unos 4.000 vehículos demorados en la frontera con Brasil y si se siguen manteniendo las LNA en una semana tendremos un colapso en nuestras plantas”.
La industria, sin embargo, se resiste a detener la producción y hablar de suspensiones. Demandan materias primas como si nada ocurriese. En una terminal sólo agregaron intervalos entre turnos, por ejemplo. Las automotrices apuestan todavía a una rápida resolución del conflicto. Pero de no haber nuevos gestos de distensión, admiten que deberán replanificar la producción. Es que el 80% de las exportaciones va a Brasil. Parte de eso puede ir al mercado interno o a otros destino, pero el mercado es irremplazable.
En ese sentido, Brasil ofreció autorizar las LNA en un plazo de diez días. La medida impone un plazo de hasta 60 días. El gobierno argentino pidió 48 o 72 horas para evitar problemas logísticos a las empresas que realizan envíos por tierra.
En los dos días de reuniones, Bianchi y Teixeira no acercaron posiciones. Brasil pidió agilizar el paso de productos de línea blanca, maquinaria agrícola, calzado, neumáticos y baterías. Una fuente de Industria afirmó que la cartera de Débora Giorgi ofreció dejar pasar diez tractores como gesto, pero Brasil lo rechazó. El déficit del sector de maquinaria agrícola, de u$s 450 millones, se iría a más de u$s 1.000 millones si Argentina quita las LNA. El Gobierno quiere más equilibrio en el comercio bilateral.
Los funcionarios mantendrán conversaciones telefónicas el lunes, de cara a una eventual reunión, en quince días, en Río de Janeiro o San Pablo. Para que la reunión se concrete, Brasil deberá agilizar el paso de los autos, afirmaron en Industria.
Un informe de la Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp) al que accedió El Cronista consigna que en los últimos dos años y medio las LNA aplicadas por Argentina que afectan a productos brasileños se multiplicaron por diez: pasaron de 53 a 577. Además, otras restricciones alcanzan al 21% de las exportaciones de ese país. Y detalló: “En razón de los constantes atrasos del gobierno argentino, superiores a los 60 días permitidos por la OMC, Brasil y Argentina firmaron un compromiso en febrero para regularizar la liberación de las LNA. El plazo previsto por el acuerdo no fue cumplido por la Argentina.
Al respecto, el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior brasileño, Fernando Pimentel, indicó que “la reunión fue buena desde el punto de vista técnico, pero no se estableció ningún cambio en relación a la situación que tenemos hoy.

Fuente: el cronista

A CAMBIO, LA ARGENTINA AGILIZA LA IMPORTACIÓN DE NEUMÁTICOS Y BATERÍAS

mayo 20, 2011

Mil automóviles que estaban varados en las fronteras pudieron ingresar ayer por la tarde a Brasil, luego de que el gobierno de Dilma Rousseff destrabara en parte el bloqueo sorpresivo que originó la implementación de Licencias No Automáticas (LNA) a la importación de vehículos en ese país. A cambio, el Ministerio de Industria agilizó la autorización para importar baterías y neumáticos de origen brasileño. En este contexto, funcionarios de ambas administraciones se sentarán el lunes a negociar el futuro del comercio bilateral en un clima más distendido.
Como anticipó El Cronista en su edición de ayer, el Sistema de Comercio Exterior brasileño (Siscomex) autorizó el miércoles las licencias automáticas que habían tramitado las terminales automotrices argentinas para exportar los vehículos que quedaron varados. El organismo es el que emite los permisos aduaneros. Con el repentino cambio de reglas motivado por las LNA brasileñas del jueves 12, los envíos de autos no pudieron pasar.
Eso comenzó a agilizarse ayer. Según fuentes del sector, Peugeot-Citröen pudo exportar los 600 automóviles que tenía frenados. En el Ministerio de Industria informaron que fueron mil los vehículos que pudieron pasar. Además de la terminal del origen francés, había envíos de General Motors, Toyota y Mercedes Benz en la misma situación. Se trata de unos 2.600 autos en total.
Ayer por la mañana, las automotrices radicadas en Brasil, nucleadas en la asociación Anfadea, mantuvieron una reunión con autoridades de ese país. Los funcionarios confirmaron que validarían las licencias de los autos que ya habían tramitado los permisos antes del cambio de reglamentación. Para eso, requirieron una serie de trámite burocráticos que las terminales empezaron a cumplir con rapidez.
La decisión brasileña llegó como consecuencia de los “gestos recíprocos” que se prometieron la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el embajador brasileño, Enio Cordeiro, en la reunión que mantuvieron el martes.
En ese encuentro, Giorgi se quejó por la intempestiva decisión del país vecino y Cordeiro pidió por la agilización de autorizaciones para el ingreso de productos que Argentina trabó con LNA. Ese mecanismo, autorizado por la Organización Mundial de Comercio (OMC), dispone de un plazo de 60 días para permitir la entrada de la mercancía importada. Pero Brasil denuncia que hay barreras que se mantienen por hasta 300 días y pidió dejar entrar partidas de neumáticos y baterías. “Argentina va a dar la muestra de buena voluntad correspondiente”, indicaron fuentes de Industria al respecto.
En ese contexto, los secretarios de Industria de ambos países, Eduardo Bianchi y Alessandro Texeira –que mantuvieron conversaciones telefónicas ayer–, se reunirán en Buenos Aires el lunes y el martes con parte del diferendo solucionado. Brasil insistirá en ese encuentro con las más de 600 trabas que Argentina impuso a los productos de origen de ese país.
El Gobierno replicará que esas barreras no perjudican al comercio bilateral y que el déficit con Brasil es creciente. En lo que va del año, las importaciones desde ese país crecen un 33% y el déficit, de u$s 1.200 millones, duplica al de los primeros cuatro meses de 2010. Por eso, Industria pretende discutir “desequilibrios estructurales” y pedir la eliminación de trabas para exportar aceite de oliva y vinos, entre otros productos.
De todas formas, el conflicto comercial por las barreras a la exportación de automóviles no fue superado del todo. Según fuentes del sector automotriz, hay entre 7.000 y 8.000 vehículos de las distintas terminales que esperan pasar a Brasil en los próximos días. Esos despachos serán el telón de fondo de la reunión bilateral del lunes.

Fuente: el cronista

Déjà vu, Déjà vécu… Dejá BrazúK

mayo 20, 2011
Segunda apostilla en ESC de Aia Ray, nuestra amiga entendida en temillas de Comercio Exterior, que aquí nos desburra nuevamente sobre la situación comercial Brasiloargentina.
Déjà vu, Déjà vécu… Dejá BrazúK – Por Aia Ray
Una vez más abrimos el diario y leemos sobre una guerra comercial con Brasil.Una vez más escuchamos sobre represalias comerciales, enfrentamientos y sobre una pelea desigual contra nuestro mayor socio comercial. Una vez más nos adentramos en una nube de caos y confusión que parece tener un solo mensaje nítido: “guerra comercial con Brasil”=”Argentina pierde”.
Si bien nadie podría dudar de la veracidad de la igualdad precedente, sí podemos dudar de la existencia de una guerra comercial con nuestro principal socio. En efecto, según mi humilde entender, no sólo no existe tal guerra, sino siquiera una batalla. Es sólo un poco más de la misma película que ya hemos visto varias veces, esa que se llama “La mentira del Mercado Común del Sur que nunca fue siquiera una Zona de Libre Comercio”.
¿Por qué digo que no es una guerra? Lo que hemos visto en estos días no es una represalia como tal en tanto Brasil tan sólo incluyó algunos productos más al régimen de licencias no automáticas (LNA) que aplica a muchos bienes.
El sistema de LNA, a diferencia de otras medidas comerciales, es de carácter universal, es decir que NO discrimina según el origen. Todos los productos alcanzados por esta medida requieren de una certificación previa, sin importar el país de su procedencia. A mi entender, las represalias deben estar dirigidas a un país específico e implicar una verdadera traba al ingreso de los productos, como lo fue el año pasado el caso con China, cuando se dejó de comprar específicamente aceite de soja argentino.
Este mecanismo de LNA, aceptado por la Organización Mundial del Comercio (OMC), implica que los productos precisan de un trámite previo para poder ingresar al país. Se trata de una barrera no arancelaria, que hace más lenta la importación de estos bienes, la desalienta, pero en ningún caso significa una prohibición. A partir de la aplicación de las LNA, los productos podrán demorarse hasta un plazo máximo de 60 días (es decir, puede ser menos).
Y entonces ¿Por qué la disconformidad de Argentina? El eje de la queja está en que las autoridades locales no fueron avisadas con antelación. En efecto, en un período en que se intenta realizar un esfuerzo conjunto para monitorear el comercio bilateral, con comisiones específicas de seguimiento y monitoreo del intercambio bilateral que tratan los casos que pudieran llegar a afectar el comercio con nuestros socios del MERCOSUR, parece un paso en falso para el desarrollo sólido del mismo.
Pero entonces ¿Brasil no tiene razones para quejarse? Sí, muchas. Sin embargo, sus quejas no surgen no por la aplicación o extensión de nuestro régimen de LNA. En efecto, mientras Argentina aplica LNA al 13% de los productos comercializados, Brasil lo hace a casi el 40%. La disconformidad de Brasil surge por la demora en la entrega de certificados, que en muchos casos se extiende a más de 60 días.
No obstante, no es sólo eso. El mayor problema para Brasil, son el resto de las medidas no formales que aplica la Argentina. En el cuadro a continuación, se puede observar diverso tipo de medidas, entre las cuales, las últimas tres son medidas no formales y no permitidas entre las normas de comercio internacional (Click para agrandar).
Por ello, no hay que confundir las licencias no automáticas con el resto de medidas que se aplican. Las LNA tienen diversas funciones, entre las que se encuentra el monitoreo del comercio que pudiera ser desleal, pero es una medida lícita en el sentido que tiene reglas que se rige por normas internacionales, que es predecible y manejable. No es el caso de medidas tales como la de “importás si exportás”, que lleva a situaciones irrisorias como la de empresas automotrices comprometiéndose a exportar vinos, aceitunas o lo que fuere.
Es éste último tipo de medidas el que afecta profundamente al comercio con nuestros pares. Sin embargo, no sólo nuestros socios se ven perjudicados, sino también los diversos actores económicos locales. Cuando las medidas no están sujetas a ninguna regla, se genera incertidumbre y desaliento que sólo redunda en desinversión y freno al crecimiento.
En conclusión, lo que estamos viviendo no es una guerra comercial, sino simplemente países aplicando medidas según su conveniencia sin importar los esfuerzos conjuntos previos para el llevar adelante el monitoreo bilateral y evitar disconformidades entre los sectores económicos locales. Peor aún, siendo indiferentes a los compromisos asumidos bajo el ala del Mercorsur, ambos países están poniendo en jaque el desarrollo y la verdadera conformación del bloque.
Autor: Aia Ray

Chery exportará desde fruta hasta equipos de GNC para poder ingresar autos al país

mayo 20, 2011

 La ministra de Industria, Débora Giorgi, junto a su par de Economía, Amado Boudou, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, firmó este jueves un convenio con representantes del grupo Socma, por el que se compromete a que su automotriz Chery revierta el déficit de u$s38 millones que tuvo en 2010.

Los funcionarios rubricaron el acuerdo con el director general de la firma, Roberto Leonardo Maffioli.

“La empresa Chery se comprometió a revertir una balanza deficitaria de u$s38 millones en 2010 para pasar, en 2012, a un superávit comercial por u$s22 millones, mediante el aumento de sus exportaciones y la generación de más valor agregado a través de mayores compras de Chery Uruguay a autopartistas argentinos”, dijo Giorgi.

Según indicó un comunicado oficial, Maffioli aseguró que “nuestra empresa, si bien es importadora, tiene una vocación de producir y nuestras empresas autopartistas están integrando cada vez más, con piezas argentinas, los autos producidos en Uruguay”.

La firma logrará el superávit a partir de incrementar las exportaciones de 12 autopartistas argentinas hacia Uruguay -donde Chery tiene una planta- y además sumará en su balanza comercial las exportaciones de otras dos empresas del grupo Socma.

Así, la empresa GNC Galileo aumentará sus exportaciones de equipos de gas para autos y la firma salteña Yuto está trabajando en la plantación de granada para comenzar a exportar a partir de 2012. En caso de que Yuto no concretase las exportaciones deseadas, Chery realizaría un aporte de capital por el monto previsto en el plan.

A partir de la puesta en marcha del plan impuesto por el Gobierno Nacional a las automotrices – en marzo de este año – de equiparar las importaciones con exportaciones, con Chery ya son 8 las empresas que firmaron un acuerdo por el que se comprometen a dejar de ser deficitarias antes de fin del año que viene: General Motors, VW, Mercedes Benz, Porsche, Fiat, PSA Peugeot Citröen, Alfa Romeo.

Con estos acuerdos, puntualizó el comunicado oficial, se reducirá a más de la mitad el rojo comercial del sector, que pasará de u$s5.800 millones a casi u$s3.000 millones para el año que viene.

El plan estipulado por el Gobierno Nacional para el sector automotriz exige que las importaciones deberán compensarse con exportaciones realizadas hasta el 31 de marzo de 2012 o con la alternativa de un aporte irrevocable de capital durante 2011 a la propia firma importadora, por la cantidad importada.

La compensación puede hacerse con exportaciones de la firma importadora o a través de una empresa del mismo grupo, con lo cual no necesariamente tienen que ser exportaciones del rubro automotriz – autopartistas.

Acuerdos
En tanto, General Motors revertirá un déficit de u$s500 millones, invertirá u$s200 millones y tomará, hasta 2012, 600 nuevos empleados.

PSA Peugeot Citröen aumentará en más de u$s600 millones sus exportaciones de autos a América Latina e incrementará sus envíos de autopartes a Brasil y Francia.

Alfa Romeo exportará por primera vez desde Argentina por más de u$s11 millones

Mercedes-Benz comenzará a exportar chasis, buses carrozados y un nuevo camión de producción nacional a mercados latinoamericanos con la idea de lograr un superávit comercial de u$s57 millones en 2012.

Volkswagen se comprometió a llegar a un superávit de u$s538 millones en 2012, tras haber cerrado el año 2010 con un déficit comercial de u$s816 millones.

Porsche traerá este año aproximadamente 100 autos al país por un valor superior a los 8 millones de dólares y compensará esas importaciones con exportaciones de productos que no pertenecen al rubro automotriz, como vinos y productos olivícolas.

El Grupo Fiat invertirá en Argentina más de $1.200 millones para producir en el país un nuevo modelo de automóvil y maquinaria agrícola, con lo que casi duplicará sus exportaciones en 2012 con respecto a 2010 y generará 1.900 puestos de trabajo directos y otros 1.500 indirectos.

Fuente: Infobae Profesional

Brasil exige agilizar el ingreso de sus productos para levantar trabas a los autos

mayo 17, 2011

Brasil pidió a la Argentina cumplir con el plazo de 60 días que fija la Organización Mundial de Comercio (OMC) para el ingreso de productos afectados por Licencias No Automáticas (LNA) y agilizar la “burocracia” que las empresas de ese país deben tramitar para comerciar en estas tierras.
Así, fijó su temario de cara a la inminente reunión entre las autoridades de ambos países, luego de que Brasil restringiera la semana pasada el ingreso de automóviles argentinos, que comenzó a inquietar a las empresas automotrices en ambos lados de la frontera. Brasil aceptó hacer la reunión en Foz de Iguazú, como pidió Argentina, pero no levantará las restricciones por el momento.
Al respecto, fuentes del Ministerio de Industria afirmaron anoche que Débora Giorgi y el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, se reunirán hoy con el embajador de Brasil, Enio Cordeiro, para acordar un encuentro entre los secretarios Bianchi y Alessandro Texeira, del país vecino, que se llevará a cabo en los próximos días. Allí intentarán destrabar la negociación de cara a un eventual encuentro entre Giorgi y el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior brasileño, Fernando Pimentel.
Ayer, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se metió de lleno en el conflicto comercial entre los países. En su programa radial Café con la Presidenta, dijo que pretende incrementar las exportaciones de las empresas de su país y que va a “buscar medios para reducir la burocracia que las empresas (brasileñas) enfrentan en otros países”.
En esa línea, Pimentel dijo en rueda de prensa que Brasil insistirá con que la Argentina no cumple con los plazos de 60 días que fija la OMC para el ingreso de productos con LNA y que ese tema formará parte de las negociaciones. “Los plazos han sido traspasados ampliamente, en muchos productos, pero confío en la capacidad de negociación y no hay motivos para decir que habrá una ruptura o una guerra comercial entre ambos países”.
Las Licencias No Automáticas que la Argentina implementó a productos brasileños son, de forma tácita, el motivo de las restricciones al ingreso de autos a ese país. Pimentel mantuvo varios diálogos telefónicos con Giorgi en los que reiteró que no se trata de una sanción a la Argentina, sino de una medida con la que Brasil intenta paliar el déficit en su sector automotriz. Incluso, agregó que la medida va orientada hacia un tercer país. Pero off the record, los funcionarios de ese país dicen a la prensa que se trata de una represalia.
Como sea, las automotrices, con unos 2.600 autos varados, ya sintieron el golpe. La Asociación de Fabricantes (Adefa) emitió un comunicado en el que su presidente, Aníbal Borderes, expresó “la preocupación de la industria automotriz argentina” y pidió una rápida solución al conflicto por parte de ambos gobiernos. Recordó que el sector representa “el 50% del crecimiento industrial” del país y exporta cerca del 40% de su producción a Brasil. “Si no hay una solución, en 72 horas algunas empresas pueden tener problemas”, expresó una fuente del sector.
Desde ambos lados de la frontera coinciden en que la medida de Brasil es eminentemente política y no tiene una racionalidad económica que haga que pueda mantenerse en el tiempo.

Fuente: el cronista

Brasil define hoy si destraba el ingreso de autos argentinos por u$s 7.000 millones

mayo 16, 2011

Los gobiernos de Argentina y Brasil intentarán a partir de hoy empezar a destrabar el conflicto comercial que generó la decisión del país vecino de aplicar Licencias No Automáticas (LNA) a la importación de automóviles, lo que pone en juego exportaciones a ese destino por u$s 7.000 millones.
El ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Fernando Pimentel, deberá contestar hoy si accede a una serie de requisitorias que pidió el gobierno argentino, a través de la ministra de Industria, Débora Giorgi, para negociar las rispideces comerciales.
El viernes, un día después de que se conociera la decisión brasileña de imponer LNA a los automóviles, Giorgi envió una extensa carta de seis carillas a Pimentel en la que defendió la política comercial argentina –que frena mediante licencias el ingreso de distintos productos desde Brasil– y detalló una serie de restricciones brasileñas que representaría exportaciones por otros u$s 7.000 millones, según Industria.
Pimentel respondió rápido y, en dos párrafos, invitó a Giorgi a negociar a Brasilia. La ministra de Industria replicó que sólo aceptaría hacerlo en Foz de Iguazú y una vez que Brasil hubiera levantado las trabas a los automóviles argentinos. Pimentel pidió entonces dos días para responder. Industria aguarda novedades hoy.
Ayer, en una columna publicada en un diario brasileño, Pimentel justificó las medidas comerciales de su país e indicó que no se trata de una respuesta a la política comercial argentina. Argumentó que el sector automotriz en Brasil llegó a un déficit comercial de $ 1.900 millones en el primer cuatrimestre, por lo que el gobierno de Dilma Rousseff debe vigilarlo de forma “precisa”.
Pero recordó el malestar que existe en ese país con las medidas del gobierno argentino. “Es innegable que el sector privado brasileño está enfrentando una serie de dificultades para la exportación de productos al país vecino”, escribió. Y agregó que Brasil ha insistido en una “solución negociada” para las trabas que la Argentina impuso al ingreso de calzados, alimentos y electrodomésticos, entre otros productos.

Sorpresa

Las medidas cayeron mal en el despacho de Giorgi. Sobre todo, porque Argentina dice haber informado a su principal socio comercial con diez días de anticipación la aplicación de 200 LNA, en febrero, que entraron en vigencia un mes después de su oficialización. La administración de Cristina Fernández, en tanto, se enteró de las trabas brasileñas el mismo jueves, cuando las automotrices informaron que los camiones estaban detenidos en la frontera.
Las mismas automotrices optaron por el perfil bajo. La Asociación de Fabricantes (Adefa) no emitió hasta el momento ningún comunicado oficial ni llamó a reuniones urgentes. Las fábricas no detuvieron producción ni limitaron los pedidos de materias primas a sus proveedores.
En otras palabras, confían en una inminente normalización del comercio bilateral, que representa para Argentina el ingreso de u$s 7.000 millones. Según Abeceb.com, el 80% de los vehículos y el 65% de las autopartes que exporta el país se dirigen hacia Brasil.
Distintas entidades empresarias, con la UIA a la cabeza, respaldaron la política oficial del Gobierno argentino. En Brasil ocurrió lo mismo. La Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp) pidió severidad con Argentina. Lo mismo hizo la Federación de Industrias de Rio Grande del Sur (Fiergs), que solicitó “medidas urgentes” para trabar el ingreso de productos argentinos.

Fuente: el cronista

Brasil ahora endurece su postura, a pesar del ultimátum lanzado por el Gobierno argentino

mayo 16, 2011

El ministro brasileño de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Fernando Pimentel, explicó que las medidas se deben al aumento del déficit comercial en el sector y no a una represalia contra la Argentina En una columna en el diario O Estado de São Paulo, reiteró que “no procede” verlas como una represalia a la Argentina, tal y como han interpretado el Gobierno y los industriales brasileños. “Es innegable que el sector privado brasileño está enfrentando una serie de dificultades para la exportación de productos al país vecino”, admitió el ministro. El titular de la cartera de Comercio atribuyó estos “roces” a la “relación comercial voluminosa y consolidada” entre ambos países y dijo que Brasil ha insistido en una “solución negociada” para las trabas comerciales que Argentina ha impuesto a sectores como calzados, alimentos, electrodomésticos y máquinas agrícolas, citó. Pimentel explicó que el déficit de Brasil en el sector de automóviles llegó a u$s1.900 millones en el primer cuatrimestre, u$s1.111 millones más que el mismo período del año pasado. De este modo, el ministerio decidió ordenar la aplicación de licencias no automáticas que, según él, tienen por objetivo vigilar de forma “precisa” el proceso de importación de automóviles. Según Pimentel, las licencias no automáticas son un “instrumento legítimo” previsto en las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Asimismo, aseguró que en la práctica no van a suponer una restricción a la importación y no van a comprometer el comercio exterior del país, porque el gobierno va a conceder las licencias antes del plazo máximo de 60 días. “Somos un país de economía abierta, dotado de sistemas avanzados de tratamiento administrativo y aduanero, que permiten que productos de cualquier país del mundo accedan al mercado nacional”, aseveró. La aplicación de las licencias no automáticas fue anunciada el pasado jueves, provocando la paralización en la frontera de al menos 2.500 automóviles procedentes de Argentina hasta el comienzo de este fin de semana. El Gobierno argentino calificó la medida como “intempestiva y sin aviso” y advirtió que la resolución afecta al 50 por ciento del comercio bilateral. Pimentel y su homóloga, Débora Giorgi, intercambiaron sendas cartas con términos poco diplomáticos y acusaciones mutuas, según Efe. Los industriales brasileños celebraron la adopción de las barreras y el presidente de la influyente Federación de Industrias de Sao Paulo (Fiesp), Paulo Skaf, aseguró que “ya era hora” de responder a Argentina. Esperando la respuesta Cabe destacar que el viernes pasado Giorgi se puso en contacto con Pimentel para decirle que sólo habría negociación si daban marcha atrás con las restricciones a los autos argentinos. Frente a esto, el funcionario brasileño pidió 48 horas para responder, de modo que en las primeras horas de este lunes los funcionarios argentinos confían en tener una respuesta del gobierno de ese país.

Fuente: infobae profesional

El Gobierno se negó a defender a Techint de la competencia china

mayo 13, 2011

El Gobierno desoyó dictámenes que indicaban la existencia de dumping y, por motivos de “interés público”, se abstuvo de proteger de la competencia externa a los tubos de acero para petróleo que fabrica en la Argentina Siderca, siderúrgica del grupo Techint. Concretamente, decidió no aplicar “derechos antidumping definitivos” a los tubos que llega de China.
La empresa de Techint que enfrentó en las últimas semanas a la compañía con el Gobierno es Siderar –que fabrica chapa plana– luego de que la ANSeS propusiera como director de la compañía a Axel Kicillof, quien reclamó que la empresa baje los precios, invierta más en el país y menos en el exterior. Pero la compañía respondió frenando el ingreso de tres directores por el Estado.
A pesar de que la Dirección de Competencia Desleal y la Comisión Nacional de Comercio Exterior determinaron que se cumplían las tres condiciones para declarar dumping, el Gobierno dijo que sólo “monitorearᔠlo que pasa en el sector de los tubos con y sin costura destinados a la extracción de gas y petróleo procedentes de China.
La resolución del Ministerio de Industria, que encabeza Débora Giorgi, se conoció el mismo día en que inicia una visita el ministro de Comercio de China, Chen Deming, quien acompañado por una delegación empresaria de ese país, mantendrá reuniones con autoridades nacionales con la mira entre otros temas en las inversiones en infraestructura y energía. A cambio, el Gobierno argentino ve una posibilidad de aumentar las exportaciones argentinas, fundamentalmente de soja.
El hecho de que China haya entrado ya a jugar al mercado petrolero local mediante la compra de Pan American Energy, de Bulgheroni, y de Esso, preocupa especialmente al grupo Techint, porque implicará una mayor demanda de tubos a sus connacionales.
Las tres condiciones para aplicar medidas al comercio exterior son que haya dumping (venta de tubos chinos en Argentina a precio menor que el de mercado de origen), daño al mercado nacional y causalidad, –o sea, vinculación entre el daño y el dumping, y para los organismos de aplicación– estaban probadas.
De todos modos, la Secretaria de Industria estableció mediante la resolución 144/2011, publicada ayer en el Boletín Oficial, que “por interés publico” no se aplicarán medidas a las importaciones de tubos chinos.
La investigación se inició a pedido de las empresas Siderca y Tubhier, porque entre diciembre de 2008 a julio de 2009 se importaron 17.944 toneladas de tubos sin costura OCTG de China, equivalentes a 2 meses de producción nacional.
La investigación de Competencia Desleal encontró que las 17.944 toneladas de tubos, ingresaron al país en forma desleal haciendo un dumping del 201%, a pesar de lo cual no se aplicarán restricciones a las importaciones.
China es el actualmente el principal productor de acero (500 millones de toneladas) y representa el 38% de la capacidad mundial, mientras que la Argentina solo aporta 0,4%. El país asiático posee 152 empresas de fabricación de tubos petroleros.

Fuente: el cronista

Prometen compra de 600.000 toneladas de aceite de soja

mayo 13, 2011

Tras meses de paralizar sus compras de aceite de soja local, en represalia por las trabas a sus productos, China acordó ayer la adquisición inmediata de 600.000 toneladas de ese derivado de la oleaginosa.
El anuncio fue realizado en el marco de la visita oficial del ministro de Comercio chino, Chen Deming, quien ayer mantuvo reuniones con sus pares locales de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, y de Industria, Débora Giorgi. El visitante fue recibido anoche durante poco más de media hora en audiencia por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, donde también estuvo el ministro de Agricultura, Julián Domínguez.
La visita de Chen Deming era considerada fundamental para destrabar el conflicto bilateral que tenía al aceite de soja argentino como principal damnificado. En conferencia de prensa, Timerman expuso que el gigante asiático concretaría “en el corto plazo” la compra de medio millón de toneladas de ese producto.
Poco después, Domínguez confirmó que la compra ya había sido concretada y alcanzaba un volumen de 600.000 toneladas. Chen Deming vino acompañado por tres de los más importantes importadores de aceite de soja de su país, y prometió que esta adquisición no será la única.
También se mostró interesado en elevar las importaciones de vino argentino, dijo Domínguez. “China tiene una población de 80 millones de habitantes que consumen productos de calidad premium que, en el caso de la vitivinicultura, representan un mercado estratégico para la Argentina”, planteó el ministro.
Además de los acuerdos agropecuarios, el ministro de Economía, Amado Boudou, recibió a referentes del Banco de Desarrollo chino, con los que acordó detalles del financiamiento que la entidad destinará para las obras de extensión y modernización del Ferrocarril Belgrano Cargas, a través de un préstamo por u$s 2.600 millones.
El préstamo por el Belgrano Cargas será a 10 años y “forma parte de un programa más amplio, a través del cual se está diseñado un esquema de financiamiento para la construcción de trenes, entre otras obras de infraestructura”, indicaron en Economía.
Por su parte, Giorgi analizó con Chen Deming posibles inversiones en el sector de maquinaria agrícola e infraestructura. Además, ambos funcionarios dieron inicio a un grupo de trabajo conjunto para armonizar los datos estadísticos recientes del comercio bilateral.

Fuente: el cronista