Brasil exige agilizar el ingreso de sus productos para levantar trabas a los autos

Brasil pidió a la Argentina cumplir con el plazo de 60 días que fija la Organización Mundial de Comercio (OMC) para el ingreso de productos afectados por Licencias No Automáticas (LNA) y agilizar la “burocracia” que las empresas de ese país deben tramitar para comerciar en estas tierras.
Así, fijó su temario de cara a la inminente reunión entre las autoridades de ambos países, luego de que Brasil restringiera la semana pasada el ingreso de automóviles argentinos, que comenzó a inquietar a las empresas automotrices en ambos lados de la frontera. Brasil aceptó hacer la reunión en Foz de Iguazú, como pidió Argentina, pero no levantará las restricciones por el momento.
Al respecto, fuentes del Ministerio de Industria afirmaron anoche que Débora Giorgi y el secretario de Industria, Eduardo Bianchi, se reunirán hoy con el embajador de Brasil, Enio Cordeiro, para acordar un encuentro entre los secretarios Bianchi y Alessandro Texeira, del país vecino, que se llevará a cabo en los próximos días. Allí intentarán destrabar la negociación de cara a un eventual encuentro entre Giorgi y el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior brasileño, Fernando Pimentel.
Ayer, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se metió de lleno en el conflicto comercial entre los países. En su programa radial Café con la Presidenta, dijo que pretende incrementar las exportaciones de las empresas de su país y que va a “buscar medios para reducir la burocracia que las empresas (brasileñas) enfrentan en otros países”.
En esa línea, Pimentel dijo en rueda de prensa que Brasil insistirá con que la Argentina no cumple con los plazos de 60 días que fija la OMC para el ingreso de productos con LNA y que ese tema formará parte de las negociaciones. “Los plazos han sido traspasados ampliamente, en muchos productos, pero confío en la capacidad de negociación y no hay motivos para decir que habrá una ruptura o una guerra comercial entre ambos países”.
Las Licencias No Automáticas que la Argentina implementó a productos brasileños son, de forma tácita, el motivo de las restricciones al ingreso de autos a ese país. Pimentel mantuvo varios diálogos telefónicos con Giorgi en los que reiteró que no se trata de una sanción a la Argentina, sino de una medida con la que Brasil intenta paliar el déficit en su sector automotriz. Incluso, agregó que la medida va orientada hacia un tercer país. Pero off the record, los funcionarios de ese país dicen a la prensa que se trata de una represalia.
Como sea, las automotrices, con unos 2.600 autos varados, ya sintieron el golpe. La Asociación de Fabricantes (Adefa) emitió un comunicado en el que su presidente, Aníbal Borderes, expresó “la preocupación de la industria automotriz argentina” y pidió una rápida solución al conflicto por parte de ambos gobiernos. Recordó que el sector representa “el 50% del crecimiento industrial” del país y exporta cerca del 40% de su producción a Brasil. “Si no hay una solución, en 72 horas algunas empresas pueden tener problemas”, expresó una fuente del sector.
Desde ambos lados de la frontera coinciden en que la medida de Brasil es eminentemente política y no tiene una racionalidad económica que haga que pueda mantenerse en el tiempo.

Fuente: el cronista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: