Una usina de trabajo: las restricciones a la importación

La Argentina tiene 65 medidas que restringen las importaciones provenientes de China, 40 para las tailandesas y 39 para las de Indonesia. Las de Brasil se ven alcanzadas por 31; las alemanas por 28; italianas y españolas por 27 cada una; las de Estados Unidos por 25, y las de Uruguay por 24.
Coleccionando amigos podría llamarse el capítulo albiceleste del Global Trade Alert, índice que coloca a la Argentina al tope del ranking de las naciones más proteccionistas en materia de importaciones.
El fixture computa sólo las medidas escritas. Otras, como las que generaron el último roce comercial con Brasil, no se contabilizan aunque tienen fuertes implicancias legales.
En efecto, el freno a las compras provenientes del exterior se traduce en dos grandes fuentes de actividad abogadil: la renegociación de contratos entre particulares que se ven afectados por las medidas y las demandas contra el Estado para exigir el permiso de su ingreso al país.
Entre las partes
Estamos en una etapa donde el cliente busca una respuesta negociadora, conciliadora; no vemos por ahora un ánimo litigioso contra el Estado, pero sí una consulta permanente para renegociar plazos, cláusulas penales, intereses moratorios o punitorios, enmarca Rodrigo Bustingorry, asociado en el área de Litigios de Zang, Bergel & Viñes.
Las partes, dice, entienden que están ante situaciones de fuerza mayor debidos a hechos del príncipe. Son actos del Estado respecto de los cuales el particular no tiene control y, consecuentemente, podría no ser considerado responsable por el incumplimiento, profundiza Esteban Rópolo, socio de Baker & McKenzie.
No obstante ello, como esta situación de licencias no automáticas (LNAI) y demoras no es nueva, podría decirse que si se asumió una obligación respecto de un bien sobre el cual ya había trabas, la responsabilidad está asumida. En ese escenario, dice el socio de la firma internacional, no siempre queda claro si habrá que responder. Va a depender de cada caso y de la posición de los jueces, agrega.
Por lo pronto, el tiempo que insume la tramitación de una LNAI determina en la práctica la virtual paralización de cualquier importación, lo que puede repercutir en que los importadores incumplan las obligaciones de entrega que hubieran asumido respecto de terceros, enfatiza Ignacio Flores, socio junior del estudio Beccar Varela.
El importador debe ser diligente en dar preaviso inmediato de la ocurrencia del supuesto para posibilitar a todos los integrantes de la cadena de comercialización o producción paliar los efectos de los respectivos incumplimientos, agrega.
También debe comportarse de forma diligente en orden a obtener las licencias que le permitan cumplir con las prestaciones a su cargo, realizando las tramitaciones o acciones legales que sean conducentes para superar el obstáculo.
Si uno está comprometiéndose a prestar servicios o bienes sujetos a licencias, lo mejor es preverlo en el contrato, aclarando que no va a ser responsable por las demoras que se produzcan en Aduana, recomienda Rópolo.
Por lo pronto, Eduardo Mujica, socio de Abeledo Gottheil, denuncia que hay empresas que han tenido que renegociar con sus proveedores del exterior la disminución o la interrupción de las compras, pues no existen garantías de poder ingresarlas al país. Los que tenían pedidos efectuados trataron de sortear las restricciones solicitando medidas cautelares ante la justicia, señala.

FUENTE: El Cronista Regional

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: