Latinoamérica no saldría indemne

Un recorte en la calificación de deuda de Estados Unidos podría desatar una nueva ola de capitales especulativos sobre el mercado cambiario de América latina y agravar los problemas que generan las monedas fuertes a sus exportaciones.
Muy pocos creen que Washington no cumpla con sus obligaciones financieras, pero no sobran las garantías de que logrará alcanzar un acuerdo de largo plazo para reducir el gasto del gobierno en tan poco tiempo, algo que piden las calificadoras de riesgo para no recortar sus notas.
Una baja en la calificación AAA –el tope de la escala– deterioraría el valor del dólar.
Desde hace unos, esas inversiones especulativas llueven en Latinoamérica por los buenos fundamentos fiscales y las tasas de crecimiento económico mayores a las del mundo desarrollado, lo que genera una constante apreciación de las monedas que amenaza la competitividad de las exportaciones.
La degradación crediticia de Estados Unidos podría ser temporal pero aunque sea durante un breve tiempo, las tasas de los bonos soberanos latinoamericanos, que usan de referencia a los papeles del Tesoro estadounidense, subirían de la mano del consecuente ajuste de los títulos de Estados Unidos. Y por ende, subirían los costos de endeudamiento.
El histórico refugio para todos los inversores del mundo son los papeles del Tesoro estadounidense, garantizados por una poderosa economía que hacía impensable que no pudiera pagar sus deudas.
Muchos inversores institucionales que por regulaciones solo pueden invertir en títulos de alta calidad crediticia tendrían que vender bonos del Tesoro si Estados Unidos sufre un recorte en la calificación.
Pero si hubiera un vuelco importante de inversores institucionales hacia las materias primas, tampoco sería una buena nueva para Latinoamérica.
La región es exportadora predominante de bienes básicos y debe parte de su bonanza económica a los altos precios de estos productos, que le permitieron blindar sus finanzas e implementar sólidas políticas fiscales. Sin embargo, es un cuchillo de doble filo: los precios de las materias primas están avivando la inflación en grandes economías regionales como Brasil o Argentina.
 
Fuente: el cronista
Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: