El gobierno de Brasil negocia con China límites voluntarios a las exportaciones

Presionado por las empresas brasileñas y preocupado con el crecimiento de las importaciones de productos chinos, el gobierno brasileño pidió al viceprimer ministro del país asiático, la creación de mecanismos de restricción voluntaria de exportaciones.

Para la autoridades brasileñas, la alternativa sería apelar a salvaguardas (barreras temporarias a la importación) a la importación en esos sectores, una medida mucho más restrictiva al comercio.
Nos preocupamos con el aumento macizo e indiscriminado de productos chinos en el mercado brasileño, lo que ocasiona el desplazamiento de la producción brasileña, afirmó, durante un almuerzo con los chinos, en el Palacio do Itamaraty, el vicepresidente brasileño Michel Temer, que, con Wang Quishan, preside la Comisión Sino-Brasileña de Alto Nivel (Cosban), reunida el lunes.
Pero la presidenta Dilma Rousseff, que recibió a Wang Qishan en el Palacio do Planalto, fue quien dio el tono político a la visita. Estamos en contra de cualquier política de contención en relación a China, señaló, en referencia explícita a los intentos de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) de contener la expansión geopolítica del país asiático. La misión de Wang Qishan integra los preparativos para la visita del primer ministro Chino, Hu Jintao, en junio, para la reunión Rio+20.
Tras el almuerzo, Temer admitió informalmente que usó el término dimensionamiento como un sustituto de restricción de exportaciones chinas. El mecanismo se parecería al adoptado en el comercio entre Brasil y Argentina, a pedido de los argentinos, que crearon, por ejemplo, límites voluntarios para las exportaciones de zapatos brasileños.
A pesar de las presiones de asociaciones empresariales y de especialistas en comercio para que Brasil aplique salvaguardas específicas contra China, previstas por la Organización Mundial de Comercio (OMC), las autoridades brasileñas comentan de forma reservada que la alternativa en análisis es el recursos de salvaguardas generales, que se impondrían a productos elegidos, independientemente del país de origen de la importación.
Esa medida (LNA?) evitaría discriminar a China, que considera inaceptable la adopción de la salvaguarda en su contra, alternativa impuesta durante su proceso de adhesión a la OMC.
El lunes, los chinos eligieron como primer punto a discutir dentro de la Cosban sus quejas por la suba del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI) para automóviles importados, que criticaron duramente. Los brasileños dieron argumentos en defensa de la medida, la que calificaron como una salida temporaria para el exceso de importaciones en el sector, a eliminarse en el final de año.
En marzo, el ministro de Desarrollo, Fernando Pimentel, tiene previsto viajar a China para tratar dos temas del comercio bilateral y discutir la propuesta de dimensionamiento voluntario de las exportaciones.
En los próximos días, el ministro de Agricultura, Mendes Ribeiro, aprovechará un viaje a Europa para incluir una escala en China, para conversar con autoridades de ese país sobre la ampliación de los frigoríficos autorizados a exportar carne al mercado chino.

FUENTE: Cronista Comercial

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: