La OMC, la viveza criolla y la legalidad

Julio J. Nogués Profesor, Universidad Di Tella

 La principal novedad en el Comunicado reciente emitido por la Organización Mundial de Comercio (OMC) en contra de las medidas proteccionistas de Argentina*, es el Comunicado mismo porque todo lo mencionado en el documento se ha expresado reiteradamente desde 2004 en el Comité de Licencias de este organismo**. En este ámbito, las quejas han sido expresadas por muchos Miembros tanto de países desarrollados como en desarrollo incluidos algunos de América Latina que no han firmado el reciente Comunicado. Un resumen de las mismas hasta 2010 se presenta en el cuadro de más abajo.
Por lo tanto en este sentido y contrariamente a lo publicado en muchos artículos periodísticos, no hay evidencias nuevas que avalen las afirmaciones de que por causa de estas quejas el país está más cerca de enfrentar un caso ante el Tribunal de Solución de Controversias de la OMC. Los golpes están viniendo por otros lados.
El Comunicado firmado por tantos países es un hecho inédito y refleja un elevado nivel de frustración con Argentina: una frustración con el hecho de que el país ha regresado a sus viejas y costosas políticas de sustitución de importaciones (SI) a pesar de que por primera vez, esto ocurre con obligaciones incluidas en los Acuerdos de la OMC ratificadas por el Congreso a través de la Ley 22.425. Argentina le ha demostrado a la comunidad internacional como hay que proceder para “encontrarle la trampa a la ley”.
La “viveza criolla” le ganó a la OMC al menos por ahora. ¿Y esta vez, cuál ha sido la viveza? Otorgar protección a través de instrumentos y mecanismos poco o nada regulados por la OMC como por ejemplo, licencias de importación (aparentemente también llamadas telefónicas) en lugar de medidas antidumping cuya administración requiere de pasos concretos y transparentes antes de implementar una medida.
La viveza criolla, el repudiar las reglas como una forma transparente de administrar una democracia, ha sido una causa central de nuestra decadencia económica (J. Nogués, 2011, Agro e Industria: del Centenario al Bicentenario, Editorial Ciudad Argentina). Sobre este punto, el Comunicado de la OMC hace referencia a una aparente ausencia de un marco jurídico adecuado para implementar muchas de las nuevas políticas proteccionistas. Si es así, se desprende que tampoco existe un marco legal eficiente para que las personas y los comerciantes de nuestro país puedan defenderse de posibles abusos administrativos.
También estamos alimentando una “mala onda” sobre nuestras exportaciones que amenaza tornarse crecientemente costosa. Las medidas tomadas por Brasil en respuesta a licencias de Argentina ya han desacelerado el comercio automotor en un grado impensado hace pocos meses. China ya ha actuado en contra de nuestras exportaciones de soja y acá la geopolítica nos ha movido hacia una mayor cautela. Estados Unidos nos ha sacado unilateralmente del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) por incumplir con el Tratado Bilateral de Inversiones: están amenazadas exportaciones por unos u$s 470 millones de dólares.
Al igual que lo ha hecho en el Comité de Licencias de Importación, Argentina ha respondido el Comunicado aseverando que cumple con las reglas y que seguirá implementando su estrategia de SI. Dadas las circunstancias esta ha sido una respuesta torpe. Los ejemplos mencionados en contra de nuestras exportaciones no pasan por la OMC pero son demasiado importantes como para responder que seguiremos con mas de lo mismo. Si lo hacemos, las medidas contra nuestras exportaciones seguirán creciendo y nuestra respuesta tendrá costos sociales crecientes.
Por último, lo más relevante no está relacionado con estos hechos sino con la triste realidad de que la cultura Argentina tiene una fuerte tendencia a inclinarse por la ilegalidad; por la ausencia de reglas que limiten los abusos de las personas y los gobiernos sobre el resto. Esto es lo que está en la raíz de nuestra decadencia y no visualizo que la persuasión moral que está intentando la comunidad internacional pueda influir sobre nuestros valores. El cambio tendrá que venir de adentro.

*http://www.wto.org/english/news_e/news12_e/good_ 30mar12_e.htm
**http://www.wto.org/spanish/tratop_s/implic_ s/implic_s.htm

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: