Archive for 30 enero 2013

Se formaron los grupos especiales que estudiarán las diferencias de la Argentina con la Unión Europea, los Estados Unidos y el Japón

enero 30, 2013

El 28 de enero de 2013 el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) creó un grupo especial único encargado de examinar las reclamaciones de la Unión Europea, los Estados Unidos y el Japón en la diferencia “Argentina — Medidas que afectan a la importación de mercancías”. Respondiendo a una solicitud de la Argentina, formó un grupo especial que examinará la diferencia “Estados Unidos — Medidas que afectan a las importaciones de animales, carne y otros productos de origen animal provenientes de la Argentina”. Atendiendo a una solicitud de Antigua y Barbuda, el OSD aceptó que se suspendiera la aplicación a los Estados Unidos de concesiones y otras obligaciones, de conformidad con la decisión del Árbitro en relación con la diferencia “Estados Unidos — Medidas que afectan al suministro transfronterizo de servicios de juegos de azar y apuestas”.

DS438; DS444; DS445: Argentina — Measures Affecting the Importation of Goods

The EU, US and Japan reiterated their concerns expressed at the December 2012 DSB meeting regarding Argentina’s measures for the importation of goods which appeared to be inconsistent with the GATT 1994 and the Import Licensing Agreement.  In that regard, the EU, US and Japan requested the DSB, for the second time, to establish a panel to examine this matter. 

Argentina said that it had repealed the automatic import licences as well as all the non-automatic import licences as of 25 January 2013.  In that regard, Argentina was of the view that the requests for the establishment of a panel were unfounded but understood that, pursuant to Article 6.1 of the Dispute Settlement Understanding (DSU), a panel would be established. However, Argentina noted that, in view of the repeal, the panel should not rule on measures that were not in force at the time of panel composition. 

Japan, the US and the EU said that the information provided by Argentina on the repeal of measures should not affect the panel’s terms of reference and did not share Argentina’s assertion that the matter had been resolved.  Further to their second requests for the establishment of a panel, the DSB established a single panel pursuant to Article 9.1 of the DSU, with standard terms of reference to examine the complaint by the EU contained in document WT/DS438/11, the complaint by the US contained in document WT/DS444/10 and the complaint by Japan contained in document WT/DS445/10

Australia, Canada, China, Ecuador, EU, Guatemala, India, Japan, Korea, Norway, Saudi Arabia, Switzerland, Chinese Taipei, Thailand, Turkey and the US reserved their third-party rights to participate in the panel’s proceedings.

 

DS447: US — Measures Affecting the Importation of Animals, Meat and other Animal Products from Argentina

Argentina reiterated its concern, as expressed at the December 2012 DSB meeting, regarding certain US measures that affected Argentine imports which it considered to be inconsistent with, inter alia, the Sanitary and Phytosanitary Measures (SPS) Agreement and the General Agreement on Tariffs and Trade (GATT) 1994.  Thus, Argentina requested, for the second time, the DSB to establish a panel to examine this dispute. 

The US said that it was disappointed that Argentina had chosen to request panel establishment for the second time but was ready to defend its measures which were fully compliant with its WTO obligations.  The DSB established a panel, in accordance with Article 6 of the DSU, with standard terms of reference, to examine this dispute. 

Australia, China, EU, India and Korea reserved their third-party rights to participate in the panel’s proceedings.

Anuncios

Argentina quiere que la propuesta de Mercosur a la UE reconozca “asimetrías”

enero 30, 2013

Infolatam/Efe
Santiago de Chile, 27 de enero de 2013

Las claves

  • Los países del Mercosur se han comprometido a presentar antes del ultimo trimestre de este año sus primeras ofertas comerciales de acceso de sus productos al mercado de la UE, según adelantó el sábado a Efe el comisario europeo de Comercio, Karel de Gucht.
  • “Yo creo que los europeos finalmente advierten que esa relación en donde solamente ganaba un solo sector no se puede dar más, que hay que hacer una relación donde ganemos ambos”, subrayó la mandataria.
  • Merkel propuso a la presidenta de Argentina elaborar una iniciativa conjunta sobre el control de capitales para presentarla en el marco del G-20.

Argentina quiere que la nueva propuesta de ofertas comerciales que Mercosur espera presentar este año a la Unión Europea, en el marco de las negociaciones para suscribir un acuerdo de asociación, contemple las “asimetrías” existentes entre ambos bloques.

Así lo indicó la presidenta argentina, Cristina Fernández, en el marco de la Cumbre entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Europea (Celac-UE), que fue clausurada en Santiago.

Los países del Mercosur se han comprometido a presentar antes del ultimo trimestre de este año sus primeras ofertas comerciales de acceso de sus productos al mercado de la UE, según adelantó el sábado a Efe el comisario europeo de Comercio, Karel de Gucht.

“Vamos a empezar a trabajar, una vez que Paraguay tenga nuevas autoridades” en una comisión específica en el seno del Mercosur, “para ver si podemos hacer una nueva oferta a la Unión Europea que contemple las asimetrías”, explicó Fernández.

La presidenta indicó que conversó sobre este asunto con la canciller alemana, Ángela Merkel, con la que mantuvo un encuentro bilateral.

“Yo creo que los europeos finalmente advierten que esa relación en donde solamente ganaba un solo sector no se puede dar más, que hay que hacer una relación donde ganemos ambos”, subrayó la mandataria.

A su juicio, el acuerdo debe tener en cuenta, por un lado, “la incipiente industria de los países emergentes”, y por otro, los subsidios agrícolas europeos que, según dijo, vienen sufriendo los países sudamericanos “desde hace muchísimo tiempo”.

Merkel propuso a la presidenta de Argentina elaborar una iniciativa conjunta sobre el control de capitales para presentarla en el marco del G-20.

Así lo informó la mandataria argentina tras sostener este domingo lareunión bilateral. La gobernante alemana planteó “si podemos elaborar una propuesta conjunta para el G-20 en el manejo de movilidad de capitales globales que tanto daño están causando”, declaró Fernández.

“Ustedes saben (de) los ataques que ha recibido el euro en distintos países y Merkel también dice que hay que tener regulación sobre esto, porque si no, es imposible”, resumió.

Argentina es, junto a Brasil y México, uno de los tres países latinoamericanos que integran el G-20, el club que reúne a los Estados más desarrollados y a las economías emergentes.

La gobernante argentina aseguró que “existe un consenso generalizado” sobre la necesidad de una regulación financiera internacional.

Además, según contó, en la cumbre también abundaron los comentarios -”yo lo escuché en varios presidentes, dijo”- acerca de las personalidades que en el último tiempo han decidido cambiar de nacionalidad para evitar pagar elevados impuestos en sus países de origen.

Políticas comerciales, precios y libertad

enero 30, 2013

Julio J. Nogues Profesor, Universidad Católica Argentina

En los últimos días hubo dos noticias de importancia sobre política comercial: la eliminación de las licencias no automáticas de importación, y el aumento del arancel externo común del Mercosur para 100 productos. La primera es en apariencia, una medida liberalizadora mientras que la segunda es netamente proteccionista. Entonces, ¿es la Argentina un país más o menos abierto al comercio internacional?
La política comercial es quizás la principal determinante del nivel de precios. Sobre los precios elevados, hace poco la Presidenta dijo: “Si no te defendés vos no te defiende nadie” en referencia al uso del poder de compra por parte de los consumidores. La realidad es que los elevados precios resultantes de nuestras políticas comerciales proteccionistas solo pueden ser disminuidos por la Presidenta a través de menores barreras sobre las importaciones: en presencia de las mismas, el poder de compra de los consumidores es totalmente inefectivo. La libertad de elegir la tiene el Ejecutivo y una vez tomada, los argentinos son prisioneros de esta decisión. La ausencia en la Resolución 11/13 ME, de una fundamentación de los criterios que justificaron la eliminación de las licencias sugiere que el Gobierno tomó la misma como quien toma aceite de ricino: obligado por las circunstancias de esa “fuerza externa” que pone trabas a la administración de la economía según los criterios del poder de turno. La fuerza externa ante quien ahora se ha inclinado el poder es la OMC donde varios países tramitan una controversia contra la Argentina entre otras cosas, “por el uso indebido” de nuestra política de licencias.
El silencio que acompaña esta resolución contrasta con el entusiasmo para aumentar el arancel externo común hasta el 35%, máximo permitido por la OMC para 100 productos seleccionados por el Ejecutivo. La producción nacional beneficiada por este aumento incluye varios ejemplos de industrias en decadencia y también algunos de reciente data como el kiwi. Entre los viejos amigos de las políticas proteccionistas se encuentran algunas industrias que incluyen un grupo importante de empresas que nunca pudieron adaptarse a las presiones de la competencia. Algunos ejemplos de industrias con empresas decadentes incluyen juguetes, vestimenta, calzado, línea blanca y la gama de productos ensamblados en Tierra del Fuego: todos productos donde los argentinos sufren irremediablemente la selección de políticas del Ejecutivo. La inclusión de estos productos sugiere la existencias de criterios decisorios alejados de principios socio-económicos.
La Argentina es más cerrada y su economía se moverá hacia un mayor nivel de precios. Esta conclusión se basa en el hecho que persisten políticas como la Declaración Anticipada de Necesidades de Importación aparentemente administrada de una manera tan discrecional como las licencias eliminadas. A esto, se agrega el aumento de aranceles.
La apertura de la economía puede ser vista como un motor del crecimiento y bienestar, o como una manera de independizarse del “imperialismo internacional”. El Gobierno ya ha elegido. Bajo estas circunstancias prevalecerá el status quo y los precios elevados, lo cual también profundizara la fuerte desaceleración económica. La libertad de elección delegada por los argentinos está siendo mal administrada.

El Gobierno volverá a frenar el giro de dividendos este año para cuidar dólares

enero 14, 2013

ESTEBAN RAFELE Buenos Aires

El Gobierno volverá a restringir al máximo el giro de dividendos este año y sólo permitirá pequeñas salidas de divisas como “gestos” a empresas que hayan mejorado su balanza comercial o que deban pagar regalías, indicaron a El Cronista dos fuentes independientes entre sí con acceso cotidiano a los despachos del Banco Central y el Ministerio de Economía.

Se trata, en otras palabras, de la continuidad de la política cambiaria que instauró el Ejecutivo en 2012, año en que prohibió la compra de divisas para atesoramiento, restringió la adquisición de billetes para el pago de deudas y turismo y trabó, mediante mecanismos formales e informales, el giro de dividendos al exterior de las empresas.

Las mejores perspectivas comerciales y los menores pagos de deuda matizarán apenas el giro de dividendos. Según supo este diario, habrá autorizaciones mínimas para empresas que hayan hecho los deberes. Deben enseñar una mejora en la balanza comercial producto de la sustitución de importaciones, por ejemplo. O argumentar que si no giran dividendos la casa matriz frenará inversiones futuras en el país. O demostrar que necesitan enviar los dólares para pagar el royalty de una marca o de un servicio a su casa matriz o a la dueña del nombre, en caso de tratarse de firmas independientes –la local y la extranjera–. Los dólares saldrán a cuentagotas.

La autorización para distribuir y girar dividendos proviene del Ministerio de Economía, pero es el Central el que debe convalidar la compra de divisas para ello. El pago de utilidades es uno de los códigos que habilita la compra de dólares. Pero la primera y última palabra la tiene la Secretaría de Comercio Interior de Guillermo Moreno.

La distribución de dividendos cayó con fuerza el año pasado, según datos del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (el IAMC). Las firmas que cotizan en Bolsa repartieron en total $ 38.728 millones, o un 63% menos de dinero que los $ 105.182 millones de 2011. Las compañías extranjeras acapararon $ 35.800 millones, o un 61% menos que el año anterior. Buena parte de ese dinero son divisas que salen del país. Según datos del central, el giro de dividendos al extranjero a través del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) llegó al récord de u$s 4.495 millones en 2011 y la salida de divisas ascendió a más de u$s 23.000 millones ese año.

Las multinacionales mineras ya tuvieron un avance de lo que les espera para 2013. El Gobierno les había prometido que autorizaría un giro de divisas en diciembre, cosa que no ocurrió. El secretario de Minería, Jorge Mayoral, les dijo en una reunión que esa operación podría realizarse en marzo, pero estará sujeta a la política cambiaria oficial. En 2012, las mineras pospusieron el giro de unos u$s 800 millones, según datos del sector. Las empresas firmaron acuerdos de sustitución de importaciones y desarrollo de proveedores internos y esperan que el Ejecutivo les deje girar dólares a sus casas matrices.

Los bancos tendrán otro año sin giro de divisas, luego de que el Banco Central cambiara, en enero de 2012, los requisitos de capital para las entidades financieras. Éstos pasaron del 30% al 75%. El organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont autoriza o no el giro de dividendos a los bancos. Integrar esos requisitos obliga a los bancos a no repartir utilidades tampoco este año, indicó una fuente oficial.

Las mejores perspectivas económicas para 2013 no modificarán la política cambiaria, que prioriza el cuidado de cada divisa. Una cosecha un 20% mejor a la del año pasado asegura una mayor cantidad de ingreso de dólares, aseguran economistas del sector privado. En paralelo, los vencimientos de deuda estarán aliviados por la cancelación del Boden 2012 y el no pago del Cupón PBI. El Gobierno constituyó el Fondo de Desendeudamiento con reservas por u$s 7.967 millones, pero los vencimientos rondarán los u$s 5.000 millones. El superávit comercial sería similar a los u$s 12.633 millones de de 2012. Pero las reservas cayeron el año que finalizó u$s 3.100 millones.

LA ARGENTINA, EL PRIMER PAÍS EN APROBAR EL CÓDIGO ADUANERO DEL MERCOSUR

enero 7, 2013

22 de Noviembre de 2012

  • Durante la Presidencia Pro Tempore de Argentina en 2010 el texto logró su consenso final a nivel de Presidentes

Cuanto el resto de los países del Mercosur aprueben el CAM se conformará la UNIÓN ADUANERA más grande del mundo

 

  • “La aprobación del código permitirá superar la etapa de zona de libre comercio y avanzar en el camino hacia la Unión Aduanera”, destacó Ricardo Echegaray

 

La Cámara de Diputados convirtió en ley el Código Aduanero del Mercosur (CAM), luego de que el proyecto fuera aprobado por unanimidad el pasado 5 de septiembre. De esta forma, la Argentina es el primer país del Mercosur en Aprobar el CAM. Cuando el resto de los países del bloque aprueben el CAM, se conformará la Unión Aduanera más grande del mundo. Detrás quedan la Unión Europea y South African Customs Union (SACU).

 Cabe destacar que fue durante la Presidencia Pro Tempore de Argentina en 2010 que el texto logro su consenso final a nivel de Presidentes. Ahora, sólo queda esperar que el resto de los Estados parte del MERCOSUR incorporen a sus legislaciones nacionales la norma comunitaria para que ésta tenga plena vigencia en todo el territorio del bloque regional.

 El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, señaló que “la aprobación del código permitirá superar la etapa de zona de libre comercio y avanzar en el camino hacia la Unión Aduanera. Esto nos fortalece para negociar con otros bloques económicos”.

 El funcionario agregó que el Código Aduanero del Mercosur, por definición del Grupo del Mercado Común, “es un ‘código marco’, que viene a definir y disciplinar los principales institutos que regulan la materia aduanera y de esa manera crear las condiciones para avanzar en la integración de las Aduanas al robustecer su seguridad jurídica”.

Además Echegaray destacó que el CAM “permitirá fortalecer la posición del bloque regional en las negociaciones comerciales con otros bloques o países, en particular con la Unión Europea”.

 Con la reciente incorporación de la República Bolivariana de Venezuela al MERCOSUR, el bloque regional queda conformado por una población de 270 millones de habitantes (71% de la población de América del Sur); un PIB a precios corrientes de US$ 3,6 billones (82% del PIB sudamericano) y el flujo comercial del MERCOSUR (sin Venezuela) que, a lo largo de 2011, totalizó los 104,9 billones de dólares.

 Al ser un código marco, el titular de la AFIP señaló que “el mismo CAM puntualiza, en su artículo 1º, que se aplica la legislación supletoria (que es la legislación aduanera de cada Estado Parte y las normas complementarias) sobre aquellos  aspectos del comercio exterior que no han sigo regulados”.

 Además Echegaray evaluó que “la norma brinda seguridad y previsibilidad jurídica, y va contribuir positivamente al crecimiento económico del país” y agregó  que “la AFIP a través de la Aduana argentina tomó un rol fundamental en las políticas económicas de desarrollo con inclusión social produciendo un cambio de paradigma: pasamos de una aduana aislada y sin protagonismo a una aduana con presencia y comprometida con la integración regional, que ejerce las facultades de control que le fueron asignadas y que protege el interés público nacional y regional”.

 Para su redacción, en líneas generales, fueron tomados como referencia los Códigos Aduaneros Nacionales de cada Estado Parte y las normas regionales  aprobadas por el Mercosur. Además se trabajó muy fuertemente con las fuentes internacionales vigentes, como el Convenio de Kioto Revisado, que es la Convención Internacional para la Simplificación y Armonización de los Regímenes Aduaneros de la OMA. También fue tomado en cuenta, por sobre todas las cosas, el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio –GATT–, al que todos los países han suscripto.

 La Argentina es el primer Estado Parte en dar este paso trascendental para profundizar el proceso de integración.

¿Volverá la energía a sorprender en 2013?

enero 7, 2013

Fernando Navajas, Economista Jefe de FIEL

 Los últimos datos relevantes de la coyuntura energética de fines de 2012 confirmaron cierto control de los efectos externos y fiscales que la energía trasmitió a la economía en 2011. ¿Será esa la norma de 2013 o volveremos a un sendero de deterioro?
En este sentido, 2012 fue un buen año para el gobierno, dado lo que se esperaba al comienzo. Contra todos los pronósticos en el plano externo se observó un virtual estancamiento del déficit comercial (y de las importaciones) en el entorno de los u$s 3.000 millones.
En el plano fiscal se redujo el déficit de CAMMESA aunque sobrevinieron otros desequilibrios nuevos en el área de distribución de electricidad. Pero ambos fenómenos ocurrieron en medio de una también muy firme tendencia de caída de la producción de gas natural (contra la expectativa fabricada luego de la expropiación de YPF), un virtual estancamiento de la producción de petróleo y un concomitante significativo aumento de las importaciones de gas natural.
Todo lo anterior requiere alguna explicación que nos ayude a entender porqué las cosas salieron de un modo distinto al esperado y nos enseñen a ser algo más flexibles para mirar el 2013.
Gran parte de dicha explicación debe encontrarse en el efecto que la combinación de una menor demanda de energía (por el “espacio” generado por la menor actividad industrial) y una mayor utilización de la capacidad de procesamiento de crudo tuvieron sobre ambos desbalances (externo y fiscal). La menor demanda de gasoil (cerca de 5%) y la mayor oferta disponible por la recuperación de la capacidad de procesamiento de crudo (en el entorno del 3%) permitieron reducir las importaciones de combustibles líquidos, que explicaban 60% de las importaciones de energía en 2011.
Por su parte, la menor demanda de gas natural de la industria hizo espacio para el uso de gas natural por parte de los generadores eléctricos (+13% respecto a 2011) lo cual ayudó a bajar el déficit de CAMMESA y además a generar por encima del crecimiento de la demanda de electricidad y de este modo reducir significativamente (en 2000 GWh; es decir casi u$s 800 millones) las importaciones de energía eléctrica. Pero la demanda total de gas subió en 2011 por el efecto de mayor consumo residencial y comercial, mostrando que las reducciones de subsidios encontraron límites nuevamente y el manejo de la demanda de energía está lejos de lo requerido. Las importaciones de gas natural crecieron 33% en 2012; pero las originadas en Bolivia lo hicieron a más del doble mientras que las provenientes de los barcos regasificadores sólo aumentaron en el entorno de 3%. Esta sustitución de “gas por gas” también facilitó el control de las importaciones y del déficit comercial.
¿Cuánto de esta configuración particular de factores que operaron en 2012 es trasladable al 2013? La impresión es que varios de los efectos positivos observados en 2012 pueden acotarse o no repetirse en 2013. Por ejemplo, la sustitución hacia gas boliviano viene limitada por la capacidad de transporte disponible.
Al mismo tiempo el aumento de la capacidad de procesamiento de crudo puede repetirse pero dependerá de esfuerzos ingenieriles y de pequeñas inversiones. Ciertamente la demanda de energía del sector industrial parece que no va a repetir la misma caída, a menos que la economía se hunda en una estanflación, cosa que no está en el consenso de pronósticos macroeconómicos. Por otra parte, la caída de la producción de gas natural continúa siendo la “hipótesis nula” (o de trabajo) a rebatir, dado que los últimos datos confirman el patrón de los últimos años; mientras que la de petróleo es una incógnita que pende de la capacidad de reorganización de áreas críticas en la cuenca de San Jorge.
Finalmente, la agenda de reducción de subsidios parece detenida y -salvo reacciones puntuales como la de la suba de cargos fijos en electricidad y gas natural para paliar los graves desequilibrios financieros en distribución- preocupa la falta de acción en plena víspera de un año electoral.
La Argentina continuará -bajo este gobierno- siendo un “ave raris” en materia de precios y tarifas de la energía no sólo por una cuestión de niveles sino también de estructura de precios. Los ejemplos de 2012, empezando por la (des)formación de precios del upstream, pasando por el collage de precios del mercado eléctrico mayorista (donde la demanda paga 16 precios distintos; el más bajo es pagado por el 31% del consumo y es apenas un 6% de los costos contables del sistema), siguiendo por el extravagante mecanismo de determinación de los precios de los biocombustibles y terminando en las múltiples modificaciones de los cargos fijos en gas y electricidad (algo anormal en el mundo) confirman un cuadro psicótico avanzado en materia tarifaria. En suma, es posible que lo que vimos en 2012 haya sido una pausa y que en 2013 retornemos a enfrentar un mayor deterioro en los frentes externo y fiscal provocados por la energía.