Las empresas tendrán que buscar dólares en el exterior para importar

• EL BCRA puede demorar 12 meses en dar divisas.
• Los que inviertan y reemplacen importaciones tendrán prioridad.

Por: Carlos Burgueño

El “uno a uno” morenista, por el cual para poder importar por un dólar una empresa debía demostrar que exportaba por otro dólar (no importaba si ingresara un Porshe y se fueran maníes que ya se vendían antes) se reemplazó desde el viernes pasado por otro esquema, también revolucionario.

A partir de esta semana, las grandes compañías que compran gran parte de sus insumos en el exterior o los importadores de peso sin producción local, pero presencia en los diferentes mercados, tendrán que buscar los dólares en el sistema financiero internacional, o fondearse en sus casas matrices.

En otras palabras, para financiar importaciones deberán conseguir crédito en el exterior y en dólares para pagarles a los proveedores internacionales. Desde el Banco Central retacearán divisas. Además, y para que la entidad que conduce Juan Carlos Fábrega les entregue esas divisas habrá una especie de concurso interno de aptitudes, por la cual el que presente ante el Ministerio de Economía el plan de devolución de los dólares a más largo plazo, cruzado con un plan de inversiones que apunte a sustituir importaciones, será el que gane la compulsa y recibirá (no antes de 12 meses) los dólares del Central.

Unas 50 compañías y representantes de cámaras sectoriales de primer nivel fueron las que tuvieron el adelanto del nuevo esquema que desde esta semana, y en reuniones múltiples dentro del Palacio de Hacienda, se les irá explicando a las compañías y los rubros de todo el país. Las privilegiadas fueron las automotrices afiliadas a ADEFA (que representa a Fiat, Peugeot, Toyota, Volkswagen, Citroën, General Motors, etc.); los importadores de vehículos de CIDOA (BMW, Mitsubishi, Subaru, Hyundai, entre otros); Acindar, Aluar, la Cámara de Fabricantes de Neumáticos; Rubén Chernajovsky, de Newsan, en representación de los fabricantes e importadores de electrodomésticos, y los metalúrgicos de ADIMRA.

Los anfitriones fueron Axel Kicillof; la ministra de Producción, Débora Giorgi; y el secretario de Comercio, Augusto Costa, y el encuentro no duró más de media hora, divididos en presentaciones casi exactas de 10 minutos por funcionario. No hubo lugar para preguntas ni para responder dudas, y se les dio a entender a los invitados que en realidad deberían estar agradecidos por ser los primeros a los que se les explicó el régimen de acceso a los dólares para importación que regirá hacia adelante.

El primero en hablar fue el ministro de Economía, que explicó sobre los fundamentos básicos de la macroeconomía estructuralista que amerita tomar estas decisiones, y confiar en un seguro futuro provechoso.

Luego habló Giorgi, que, más pragmática, pidió confiar en la actualidad ya que la historia reciente de la producción de la Argentina fue de crecimiento continuo. Cerró la conferencia Costa, quien fue directamente al grano y explicó los alcances básicos del nuevo régimen que reemplazará al uno a uno morenista.

“Tenemos que buscar salidas creativas; porque el Central no financiará más importaciones”, fue el mensaje general. La idea básica sería que no habrá ningún dólar más que salga del BCRA para pagar a los proveedores internacionales de los principales rubros importadores del país, como las terminales automotrices, la producción y venta de electrodomésticos, metalúrgicos y autopartistas. Hoy recibirán las mismas instrucciones los representantes de la construcción, del campo (apuntan fundamentalmente a los agroquímicos) y del sector de alimentos y bebidas. En todos los casos, la orden fue que se comience a buscar financiamiento del sistema internacional para pagar a los proveedores bajo la promesa además de que luego el ingreso de mercaderías no tendrá ningún tipo de trabas.

Crédito internacional

El esquema sería el siguiente: una compañía le paga a un importador de un producto final o un insumo con dinero conseguido con un crédito proveniente del sistema financiero internacional o aportado por la casa matriz de la multinacional.

El Estado argentino no devolverá ese dólar, pero no pondrá condicionamientos al ingreso de la mercadería al territorio argentino, una de las quejas de las empresas desde la época en que reinaba Moreno en el comercio exterior.

¿Cuándo recibirán los dólares desde el BCRA? Las compañías tendrán que presentarle al Ministerio de Economía su plan de inversión y el destino. La entrega de divisas para que cancele ese fondeo en el exterior se hará privilegiando a las que concreten mayor sustitución de importaciones. El BCRA no concretará un giro de las divisas antes de los 12 meses contando desde el permiso de ingreso de la mercadería.

Obviamente esto limitará al máximo a las importadoras netas de productos (fundamentalmente a las automotrices que sólo ingresen vehículos sin producción local, que ya son castigadas por el impuesto a los automóviles de alta gama) y que serán las primeras perjudicadas del sistema, salvo que consigan financiamiento del exterior y tengan público cautivo dentro del país que le permita vender rápidamente la mercadería. Aparenta ser complejo. Lo que está claro es que la menor actividad es lo que hará caer en definitiva el monto de las importaciones y, por ende, las necesidad de divisas de las empresas.

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: