Archive for 17 marzo 2014

La Argentina avanzó ante la OMC por una medida de la UE que frena la venta de biodiésel

marzo 17, 2014

Luego de fracasadas consultas formales iniciadas en diciembre, el Gobierno pidió la conformación de un grupo de expertos, que deberá dirimir el conflicto. Sector caído

por NATALIA DONATO Buenos Aires

Después de haber iniciado consultas formales ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) en diciembre –inmediatamente luego de que la Unión Europea fijara de forma definitiva los aranceles a la importación de biodiésel argentino–, la Argentina finalmente solicitó el jueves de la semana pasada la constitución de un panel para intentar revertir la medida europea que generó un daño a la industria argentina por unos u$s 1.500 millones anuales.
Los argumentos planteados por la Cancillería radican en que son medidas arbitrarias e injustas y que perjudican severamente al sector. El grupo de expertos que se conformará deberá dar un dictamen preliminar en un plazo de seis meses para dar la respuesta definitiva al año. Europa seguramente apelará y la OMC se tomará luego otro semestre para anunciar la decisión final.
La UE impuso a fines de noviembre un arancel a las importaciones de biodiésel argentino de entre el 20 y el 26%, a partir de detectar mediante una investigación antidumping que los productores argentinos vendieron el biodiésel por debajo del costo de producción en el mercado europeo.
Cuando Europa confirmó la medida a fines del año pasado, el gobierno argentino inició consultas formales con la Comisión Europea que no resultaron satisfactorias, razón por la cual decidió avanzar un casillero para intentar resolver la controversia. De todos modos, la Argentina tiene limitada la venta de biodiésel a Europa desde mediados del año pasado, cuando fue tomada la medida de forma transitoria, y todo camino iniciado en la OMC tarda en resolverse casi dos años.
En octubre, la Cancillería había advertido que recurriría al órgano internacional para resolver el conflicto, ya que “la medida adoptada por la UE, de claro corte proteccionista, implica en los hechos el cierre del mercado europeo para un producto argentino cuyas exportaciones a dicho destino tuvieron como pico máximo el 2011, con envíos por u$s 1.847 millones”.
La medida europea destruyó a la industria, también golpeada por los bajos precios fijados para el mercado interno. Según afirmó el director ejecutivo de la Asociación de Biocombustibles e Hidrógeno, Claudio Molina, de las 4,6 millones de toneladas de capacidad instalada que tiene el sector, el año pasado no se llegó a producir ni 2 millones, de los cuales 1,1 millón se colocaron en el mercado externo y 900.000 toneladas en la plaza doméstica.
A nivel externo, “se sigue exportando algo a Europa porque existe un mercado voluntario, que es el que paga el biodiésel cuando en términos relativos en más barato que el gasoil. Pero las ventas son marginales y a bajo precio”, manifestó el directivo. A algunas empresas les conviene porque, si bien no ganan, al menos cubren parte de los costos fijos, agregó Molina.
La Argentina es el primer productor mundial de biodiésel fabricado con aceite de soja y había exportado en 2012 1,6 millones de toneladas, el 90% para el mercado europeo. Hoy el sector está prácticamente paralizado. 
En el mercado interno, la ley 26.093 –sancionada a mediados del 2006– establece que el gasoil tiene que tener un mínimo de 5% de biodiésel, que a partir de febrero de este año debía ser del 10%. Sin embargo, el mes pasado el corte no superó el 4% dado que no había precio publicado y “se estimaban que iban a ser muy malos, como finalmente sucedió”, dijo Molina.
Los precios fueron publicados el jueves de los últimos tres meses y no colmaron ni cerca las expectativas de los empresarios.

Anuncios

Visita de funcionarios brasileños por caída del comercio bilateral

marzo 11, 2014

por NATALIA DONATO Buenos Aires

A modo de presentación, pero también para retomar la discusión del comercio bilateral en lo que será un año complejo en términos de números, el gobierno de Brasil prepara una visita del flamante ministro de Desarrollo, Industria y Comercio, Mauro Borges, y el asesor general de la presidencia, Marco Aurelio García, para fines de esta semana, afirmaron fuentes extraoficiales.
Si bien todavía no hay una agenda oficial, se prevé que haya reuniones con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Industria, Débora Giorgi. Un encuentro con la presidenta Cristina Fernández no está descartado, debido a la presencia del asesor de Dilma Rousseff.
Borges reemplazó a Fernando Pimentel hace un mes, cuando el ex ministro renunció a su cargo para postularse como candidato a gobernador del estado de Minas Gerais en las elecciones de octubre. Será entonces la primera visita oficial del actual funcionario, en un contexto en el que el comercio entre la Argentina y Brasil se encuentra debilitado. En los dos primeros meses del año, el flujo bilateral cayó 16,9% respecto del mismo período del año pasado, a partir de una caída del 23,3% de las exportaciones locales y de 11,8% de las compras al vecino país.
Borges también aprovechará para renovar la preocupación de los industriales de su país ante las demoras en la aprobación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), que permanecen muy frenadas y también las complicaciones que se imponen a la hora de comprar dólares para pagar compras ya autorizadas.
Según algunos transcendidos, el gobierno de Brasil estaría negociando con la administración nacional la posibilidad de generar alguna línea de financiamiento mediante un banco estatal para contribuir a paliar la crisis comercial que atraviesan ambos países. Aunque el sector automotriz representa una gran parte de este flujo bilateral, la línea se extendería a todos los rubros involucrados en el intercambio entre los principales socios del Mercosur.
También formará parte del temario de las reuniones el postergado acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, para lo cual Kicillof viajó a Brasil días atrás. En esa oportunidad, el ministro se reunió con su par brasileño, Guido Mantega, con quien repasó los avances y retrocesos del acuerdo.

Paradoja: empresarios ahora “extrañan” a Moreno por mayores trabas para importar y negociar precios

marzo 7, 2014

Por Juan Diego Wasilevsky

 

En aquellos momentos en que los rumoressobre una inminente renuncia de Guillermo Moreno como secretario de Comercio Interior corrían como reguero de pólvora, muchos empresarios comenzaban a restregarse las manos no ocultaban su sonrisa. 

Ya palpitaban un mejor clima para los negocios, una mayor previsibilidad para operar y un menor grado de confrontación, la marca registrada del polémico funcionario.

Y si bien los economistas aseguraban que su salida era un “cambio para que nada cambie“, gran parte del empresariado estabaentusiasmado con su partida.

Sin embargo, a tres meses desde que asumiera su reemplazante, Augusto Costa, hoy estáretumbando en la memoria de los industriales aquellas palabras premonitorias que, al momento de poner un pie fuera de la Secretaría, pronunció el propio Moreno“Me van a extrañar, a ustedesnos les fue tan mal conmigo, ganaron mucha plata”.

Esta frase, que muchos ejecutivos en un comienzo tomaron como una humorada, hoy comienza a volverse una paradójica realidad.

Es que, a contramano de lo que el cambio de Gabinete prometía –menos discrecionalidad en la aprobación de importaciones, el fin de órdenes no escritas para la administración del comercio y una mayor profesionalización en el manejo de la gestión-, los empresarios se están dando un baño de realidad.

“Hay varios sectores de actividad afectados por los últimos cambios. Por lo bajo, muchoshombres de negocios y directivos de cámaras reconocen que estaban mejor antes de la partida del ahora ex secretario”, detalló el economista Mauricio Claverí, de Abeceb.

El experto recalcó que muchos empresarios, no necesariamente oficialistas, “a lo largo de los últimos años habían tejido una relación con Moreno. Y cuando tenían un problema urgente, disponían de línea directa con él para pedir una solución. Ahora, en cambio, hay más formalismos y muchos perdieron el contacto con quienes administran el comercio”.

Además, destacó que “se están tomando algunas decisiones que no se habían visto en la época de Moreno“.

En efecto: desde que asumiera Costa, el Gobierno avanzó con tres medidas que están complicando especialmente a las grandes empresas:

• El BCRA está autorizando menos dólares: a partir de fines de diciembre, dejó de habilitar durante varias jornadas el giro de divisas para el pago de importaciones a proveedores del exterior.

Ahora, con la expectativa puesta en marzo, cuando comiencen a ingresar con mayor fluidez los sojadólares, el Gobierno en general está avalando apenas hasta u$s200.000 por operación y por empresa. Pese a las promesas de mayor transparencia, esta decisión no está apoyada en ninguna normativa escrita, es decir, una práctica al mejor “estilo Moreno”.

Cabe destacar que el monto que se está permitiendo representa hasta menos de un 10% de lo que una gran compañía puede llegar a requerir por declaración jurada. De hecho, las principales automotrices llegan a realizar importaciones por un valor promedio de u$s160 millones mensuales.

• Exigencia de apalancarse con crédito externo: días atrás, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y Augusto Costa, les comunicaron a unos 50 directivos de empresas de sectores de la siderurgia, metalurgia, química y electrónica, que deberán comenzar a gestionar financiamiento para importaciones a través bancos del exterior, proveedores o casas matrices. Por ahora, laspequeñas y medianas compañías están exceptuadas, pero desde el Gobierno no hubo garantías de que no pasen a estar incluidas a futuro.

“Para ese sector equivaldría a firmar el acta de defunción”, disparó el gerente de la Cámara de Importadores, Miguel Ponce, en diálogo con iProfesional.

• Realizar inversiones para poder importar: luego de varias idas y venidas, el Ejecutivo reflotó el plan “1 a 1” pero con una vuelta de tuerca: aquellas empresas que pretendan resolver autorizaciones de importación “por la vía rápida”, deberán demostrar inversiones o capitalizaciones en dólares por un monto similar.

Si bien difiere del formato originalmente orquestado por Moreno, este nuevo régimen -que en teoría facilitará el ingreso de productos del exterior- vuelve a apoyarse en medidas comunicadas a empresarios oralmente y no con el respaldo de una normativa.

Incluso, ni siquiera el hecho de haber informatizado todo el mecanismo de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) parece estar funcionando: el directivo de una cámara de electrónica aseguró bajo estricto off the record que “el sistema no está aceitado, los rechazos continúan siendo tantos o mayores como cuando estaba Moreno. Sigue sin haber criterios definidos. Por más que en varias oportunidades desde el Gobierno se dijera que se iba a privilegiar el ingreso de insumos, muchos asociados continúan con problemas”.

Los datos del INDEC correspondientes a enero último –y que fueran difundidos días atrás por el organismo-, confirman el clima poco propicio para las empresas que dependen de mercadería del exterior: rubros como insumosbienes de consumo y partes y piezas para maquinaria experimentaron bajas de entre 1% y 4%, constituyendo así el arranque más flojo desde 2010.

Pese a esto, la mala performance de las exportaciones -peor incluso que la que exhibieron las compras al mundo- derivaron en un derrumbe del superávit comercial de casi 90%.

Con Moreno esto “no pasaba” 
Si bien los analistas venían recalcando una y otra vez que un recambio de figuras no se iba a traducir en ninguna modificación en el manejo de la Secretaría de Comercio Interior, muchos hombres de negocios hoy, bajo estricto off the record, reconocen que sí hubo modificaciones. Pero para peor.

A pesar de las continuas quejas por el “cerrojo” aduanero, lo cierto es que 2013 marcó unrécord histórico en el nivel de importaciones, de la mano de operaciones por u$s74.000 millones y una tasa de variación que casi triplicó al de las exportaciones.

Incluso, el famoso “Plan 1 a 1”, por el cual el entonces secretario obligaba a las empresas de un amplio abanico de sectores a exportar por el mismo valor que pretendían importar, terminó naufragando y quedó sin aplicación durante buena parte de 2013.

De hecho, hubo al menos cinco automotrices -que se habían comprometido a vender al mundo desde cuero hasta soja para hacerse de un cupo- que ya en enero del año pasado habíanabandonado este compromiso e igualmente pudieron avanzar con importaciones como nunca antes.

Sin embargo, luego de que asumiera Costa, las condiciones cambiaron dramáticamente para el sector: a las medidas anteriormente mencionadas se ha sumado que el Gobierno directamenteya no “maquilla” sus intenciones de limitar importaciones, sino que ahora las prohíbe abiertamente.

Las automotrices, de hecho, quedaron obligadas a importar entre 20 y casi 30% menos hasta fines de este mes -dependiendo de si fabrican o no en el país- y comenzaron a tener problemaspara contar con autopartes, algo que derivó en suspensiones de turnos. 

Un escenario similar debió enfrentar el polo electrónico de Tierra del Fuego, que semanas atrásdesafectó a 3.000 empleados por falta de componentes para el ensamblado de equipos, lo que derivó en una fuerte pelea gremial.

A las empresas del sector también las obligaron a importar un 20% menos de componentes, de modo que debieron bajar el ritmo en la producción de celulares, televisores, notebooks, netbooks, tablets y equipos de aire acondicionado.

“El ministro Kicillof siempre cuestionó muchos de los privilegios que tenía Tierra del Fuego. Con la salida de Moreno y la llegada de Costa, estas empresas pasaron a tener condiciones más duras para operar“, sintetizó un directivo de una cámara sectorial.

De hecho, lo que actualmente sucede en territorio fueguino, viene generando fuertes crucesentre el joven ministro y la titular de la cartera de Industria, Débora Giorgi. 

El drama de los precios
El otro problema que están enfrentando hoy por hoy los industriales es la política de precios administrados. 

En algunos sectores sensibles, como línea blanca electrónica, Moreno llevaba un estricto control y decidía qué productos podían subir y en qué medida.

Para este tipo de bienes de consumo, había establecido tres niveles de valores: populares -para los artículos menos suntuosos y donde los ajustes autorizados eran menores-, intermedios ypremium.

“El año pasado, considerando las tres bandas de precios al público, Moreno nos habilitó a realizar tres subas. La última fue en octubre. En promedio, la mejora fue de casi 20%. Perdimos algo de rentabilidad pero no fue tan dramático”, comentó el CEO de una empresa líder de línea blanca instalada en Córdoba.

Sin embargo, alertó que, tras la abrupta devaluación, “el Gobierno fijó un tope de suba de los precios del 7,5% pero esto lo acordó sólo con las cadenas de retail. A nosotros nos dejó afuera de la mesa de negociación”.

“Ahora no tenemos más remedio que acatar ese techo. Pero nuestros costos subieron muy por encima de ese valor”, consideró.

Debido a este problema, el empresario confirmó que “en la actividad se está pidiendo una reunión con Costa pero todavía no tuvimos respuesta”.

Otro de los puntos que este rubro necesita plantear es el de los insumos.

Cabe destacar que, tras la disparada del dólar, Kicillof había asegurado que se iba a conformar una mesa de análisis para monitorear precios de insumos difundidos críticos como metales y plásticos.

A pesar de esta promesa, el directivo confirmó que “desde fines de enero todas las facturasestán llegando con aumentos“, a lo que sumó el problema del fuerte acortamiento de lacadena de pagos: “Antes nos daban 60 días y ahora, con suerte, tenemos una semana de plazopara pagar”.

Frente a este panorama, Claverí, de Abeceb, consideró que “si bien muchos empresarios ahora no ven con tan malos ojos lo que dejó la gestión de Moreno, la realidad es que lo que influía era el contexto, que se agravó a medida que se fue acelerando la pérdida de reservas y que derivó en la devaluación, la suba de las tasas de interés y una perspectiva de mayor enfriamiento de la economía“.

“Si el ex secretario hubiese seguido en el poder, sin dudas habría tomado muchas de estas medidas que está llevando adelante la actual gestión“, acotó el analista, quien igualmente reconoció que así y todo, son muchos los que cada vez añoran más las épocas en las que tallaba fuerte el “guardián” del modelo K.