Archive for 27 junio 2014

Laboratorios presentarán la semana que viene amparo para evitar baja de precios

junio 27, 2014
La medida será interpuesta, en principio, por las tres cámaras que agrupan a la industria. Dicen que la resolución oficial es “anticonstitucional” y que no corresponde

Los laboratorios están dispuestos a responder con la mayor dureza posible la embestida del Gobierno para que retrotraigan los precios de sus productos al 7 de mayo último.

El martes pasado, cuando estalló el conflicto y tras la publicación el el Boletín Oficial de la resolución 90, las entidades farmacéuticas agrupadas en la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme); la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (Cooperala) y la Cámara Industrial de Laboratorios Argentinos (Cilfa) habían afirmado que, de no dar marcha atrás con la medida, recurrirían a la Justicia para frenar el intento oficial.

De acuerdo con lo que puso saber El Cronista de distintas fuentes del mercado, las tres agrupaciones ya tienen casi listo un borrador del recurso de amparo que presentarán durante la semana próxima a la Justicia. Allí, a grandes razgos, aparecen vinculadas con distintas cuestiones, pero que básicamente apuntan a la ““inconstitucionalidad”” de la estrategia del Gobierno.

““No se entiende de dónde salen los argumentos que se plantean. Apuntan a incrementos de hasta un 4% cuando hay productos de otras industrias que se encarecieron más del doble. Está claro que esto va contra todas las reglas””, apuntaron desde una de las cámaras.

La presentación judicial –-a menos que surjan divisiones internas de último momento–- correrá por cuenta de Caeme, Cooperala y Cilfa, tal como había sido expuesto en el documento expuesto por las tres el martes pasado.

Lejos de llevar calma o mostrar algún cambio de visión como la que esperan tanto los laboratorios nacionales como extranjeros, desde el Gobierno no hicieron más que afirmar su línea de pensamiento.

Ayer, en declaraciones radiales, el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, dijo que el Gobierno está dispuesto a “”dar batalla contra los abusos en los precios de los medicamentos”” y remarcó la necesidad de contar con herramientas en defensa del consumidor.

““Los laboratorios están acostumbrados históricamente, en la Argentina y en el mundo, a dar órdenes y siempre negocian con rehenes, que son quienes tienen que consumir medicamentos cuando padecen una patología””, dijo Costa.

““Estamos dispuestos a dar batalla para que cualquier abuso se vea imposibilitado””, sostuvo, para luego resaltar la necesidad de contar con “”instrumentos legales que brinden mayores herramientas para actuar en defensa de los argentinos””.

Como parte de esta arremetida, el Gobierno ya anticipó que se aplicarán sanciones a los laboratorios que no cumplan con la medida. Según Costa, esto se debe a que los laboratorios violaron las normativas dispuestas.

El funcionario advirtió que “”de manera sorpresiva, en mayo se violó el acuerdo voluntario de mantenimiento de precios y nos encontramos con subas masivas y simultáneas de entre 3 y 4%, lo cual representa una conducta sospechosa””.

““Vamos a aplicar las multas en forma progresiva””, anticipó el secretario.

La acusación del Gobierno no tiene que ver sólo con el alza de los precios, sino también con la forma en que se llevó a cabo, a tal punto de que la presidenta Cristina Fernández habló de “carterización”.

En la resolución 90 se habla de “”un aumento generalizado en valores significativamente coincidentes””, y que las subas se dieron entre el 14 y el 19 de mayo pasados en el caso de los laboratorios que responden a Cilfa; entre 19 y el 22 de ese mismo mes para los de Caeme, y entre el 16 y el 19 para los miembros de Cooperala.

Costa, contra laboratorios: se quejó de aumentos en medicamentos

junio 27, 2014

El secretario de Comercio prepara una intimación a empresas en el marco del plan ‘Precios Ciudados’

El secretario de Comercio, Augusto Costa, se quejó por la “poca colaboración” de loslaboratorios y advirtió que hubo en las últimas semanas una suba “sin justificación” de “4 por ciento” en los precios de los medicamentos, por lo que no descartó aplicar sanciones.

“Por el lado de los laboratorios, hay poca colaboración y hemos comprobado que sigue habiendo subas desmedidas en remedios”, afirmó.

En un reportaje publicado hoy por el diario Tiempo Argentino, el funcionario indicó que detectaron “en las últimas semanas subas del 4 por ciento promedio, sin justificación”, pese a la implementación del programa ‘Precios Cuidados’.

“Pero hemos visto además que es un sector no muy propenso al consenso y a colaborar, por lo cual esta semana vamos a definir qué medidas tomamos”, agregó.

Respecto de la carne, señaló que están “analizando los márgenes de rentabilidad de las cadenas productivas de distintos sectores”, ya que “en algunos es excesivo, y en otros es razonable”.

“A partir de la normativa del Régimen Informativo de costos de las empresas, estamos reconstruyendo esa información. Hasta el momento, las 650 grandes empresas del país cumplieron informando los datos requeridos. Pero hay otras 1200 compañías que no lo presentaron”, precisó.

No obstante, apuntó que esta semana intimarán “a las empresas que no informaron, dándoles un plazo de cinco días para hacerlo”.

Fuente: Agencias

La Unión Europea, a un paso de reformar su política de biocombustibles

junio 16, 2014

Los ministros del bloque llevarán al 7% el uso obligatorio de biocarburantes tradicionales, como el realizado con soja, en el transporte para 2020, y agregaron un 0,5% de caracter voluntario para los combustibles alternativos, basados en paja o residuos

Los ministros europeos de Energía de la Unión Europea (UE) lograron un acuerdo sobre la reforma de la política comunitaria sobre biocombustibles.

Los tradicionales, hechos a partir de cultivos, son mirados con recelo por algunos Estados miembros porque consideran que compiten con la producción de alimentos y que fomentan la deforestación.

Las normas que respaldaron este viernes los ministros en su reunión de Luxemburgo, y que aún deben ser adoptadas de manera formal por el Consejo, apoyan el uso de biocombustibles alternativos, fabricados a partir de paja o desechos, aunque no tienen carácter obligatorio.

España, inicialmente mostró sus reticencias a la propuesta por considerar que podría perjudicar a los países que han invertido en biocombustibles tradicionales, pero finalmente se mostró dispuesta a apoyar la reforma, indicó la agencia Efe.

La Comisión Europea planteó originariamente que los biocombustibles provenientes de cultivos como el maíz, la soja, el trigo, la remolacha o la colza, que pueden interferir en la producción de alimentos, supusieran como máximo un 5% de la energía renovable usada en el transporte en 2020.

El 5% restante debería ser cubierto con biocarburantes de última generación, fabricados a partir de residuos y otras fuentes alternativas como la paja, que emiten menos gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles, u otras fuentes limpias como el hidrógeno o la electricidad.

Según el acuerdo celebrado este viernes por los ministros, se eleva ese umbral para biocombustibles tradicionales al 7%, pero se incluye también un objetivo voluntario del 0,5 % para los de nueva generación que antes no existía.

Los países tendrán, por otro lado, que medir el impacto indirecto sobre el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero que genera la producción de biocombustibles, por ejemplo si se tala un bosque para dedicar los terrenos a estos cultivos, lo que se conoce como “emisiones indirectas ILUC”.

Volvió el 1 a 1 de Moreno: para girar dividendos, las empresas deben exportar

junio 13, 2014

La entidad monetaria frenó ayer el giro de utilidades y pidió a las compañías extranjeras que compensen con ventas al exterior los dólares a enviar a sus casas matrices

El Banco Central dio ayer una nueva vuelta al torniquete sobre el giro de dividendos de empresas y apeló al manual del ex secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno al reclamar a las compañías que quieran enviar utilidades o regalías al exterior que generen sus propias divisas, mediante exportaciones propias o por medio de acuerdos con exportadores.
Se trata de una suerte de regreso al “uno a uno” que había impuesto el ex secretario Moreno, por el cual si una empresa quería girar divisas al extranjero debía presentar una inversión en el país o generar exportaciones. Otra de las manifestaciones de ese emparejamiento fue comercial: exportar un dólar para importar otro.
En este caso, bancos de primer nivel comunicaron ayer a al menos tres de sus clientes que buscaban girar dividendos o regalías que, por orden de la entidad que conduce Juan Carlos Fábrega, debían asegurar una exportación equivalente al dinero que quisieran enviar a sus casas matrices. La orden afectó a multinacionales de primer nivel y a empresas más chicas.
Fuentes oficiales indicaron que la mecánica no es nueva. El Central pide a las empresas que generen su propia oferta de divisas para girar utilidades, para no desequilibrar el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). Lo relacionaron con las trabas para el pago de importaciones: las empresas grandes deben prefinanciar sus compras en divisas. Sin embargo, en el sector privado consideraron que el “uno a uno” para el caso de los dividendos es toda una novedad en tiempos de Fábrega.
La restricción al giro de dividendos, se sabe, transita su tercer año. Si en 2011, último período del “dólar libre”, las empresas giraron una cifra récord de u$s 4.525 millones al extranjero bajo ese concepto, un año después apenas salieron u$s 280 millones. El 2013 el Gobierno permitió el envío de u$s 1.383 millones. En el primer trimestre de 2014, la salida de utilidades por u$s 314 millones significó un incremento interanual de casi 100%. “A las empresas les advirtieron que aprovechen el primer cuatrimestre, porque después se iba a poner más duro”, afirmó Marcelo Elizondo, director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

Goteo de verdes

Las restricciones que instauró Moreno luego se dosificaron con su salida, pero no desaparecieron. “Moreno les pedía a las empresas exportaciones. Augusto Costa flexibilizó el régimen, pero pidió planes de inversión y controlar precios como gestos”, siguió Elizondo.
Los dólares del Banco Central tienen dos destinos preferenciales: los pagos de deuda externa y energía. Fábrega aprovechó el ingreso de divisas por la liquidación de la cosecha gruesa para saldar viejas deudas por la importación de combustible y hasta para adelantar pagos. En paralelo, permitió a los bancos (únicas compañías que necesitan de una autorización oficial explícita, en este caso del Central) girar dividendos después de dos años. Pero siempre apelando al goteo. Si hay una operación de u$s 10 millones, se pide que se haga en dos veces, o se la demora un par de días hasta encontrar un momento en el que no genere estrés en el MULC.
El giro de dividendos es una de las principales preocupaciones de las compañías extranjeras con intereses en el país y, según los analistas, motivo de freno de inversiones. Días atrás, el CEO de un gigante automotriz escuchó de boca de la ministra de Industria, Débora Giorgi, que las restricciones continuarían a lo largo de todo 2014 y, posiblemente, en 2015. La ministra estaba eufórica porque el arreglo de la deuda con el Club de París destrabaría créditos baratos para las firmas extranjeras, pero este Ejecutivo disintió: hasta que no se libere el envío de utilidades a las casas matrices ávidas de efectivo, pensar en nuevas inversiones es complicado.

Trabas para el acuerdo de libre comercio del Mercosur y la UE

junio 6, 2014

En Brasil sostienen que la Argentina no hace demasiado para avanzar con la negociación.

Fue durante la soirée en el Palacio de la Alvorada, con la presidenta Dilma Rousseff, que Clarín recibió la siguiente confirmación: “Brasil y Argentina ya acordaron sobre el comercio bilateral de autos. Perosiguen sin resolverse las negociaciones de libre comercio con la Unión Europea”. El dato provino de un ministro que acompañó la cena. El funcionario no arriesgó pronósticos sobre si habrá tiempo, este año, para concluir este proyecto de asociación con los europeos. “Lo que sí podemos afirmar es que para Brasil esa sociedad con la UE es muy, pero muy importante; porque se trata de más y más comercio”.

Esta semana, distintos medios periodísticos volvieron a alertar sobre el origen de las trabas, para cerrar un tratado que cumplirá su décimo primer aniversario.

El problema vendría, según afirman, de la Argentina. Según el diario paulista Folha de Sao Paulo, documentos de la cancillería brasileña culparían por el impasse a “la falta de ambición” en la oferta de liberalización a los europeos. El equipo comandado por Axel Kicillof y por su colega de Industria Débora Giorgi propuso un plazo para comenzar a reducir los aranceles de importación que llega a siete años según el tipo de bienes en juego.

En total, la desgravación arancelaria se concretaría recién dentro de 15 años para un nutrido conjunto de sectores. Ese punto es el que, en principio, habría detenido “en el tiempo y en el espacio” el proyecto de libre comercio al que aspiran en Bruselas, capital de la UE, y en el Mercosur.

Este asunto fue objeto de numerosas reuniones del Mercosur. Una de las más importantes ocurrió en marzo de este año cuando Brasil y Uruguay emplazaron, casi literalmente, a la Argentina para que avanzara en la confección del listado de productos que entrarán dentro del proceso de integración comercial. A fines de ese mes, funcionarios del Mercosur llegaron en Caracas a un consenso que permitiría al bloque presentar una oferta de apertura comercial conjunta ante los europeos. Pero las gestiones se trabaron en un punto en que las resoluciones dejan de ser técnicas para requerir decisiones del más alto nivel político. Esa instancia es la que no se produjo.

Pero el Mercosur tiene otros problemas adicionales. Desde que Venezuela asumió la presidencia del bloque regional, en julio de 2013, no hubo más cumbres. Faltó la de inicio de este año y hasta ahora nada indica que se hará en los plazos previstos por el propio organismo, la reunión presidencial de mitad de año. Ayer, la presidenta Rousseff argumentó que la falta de estas citas, donde semestralmente un país le pasa al que sigue por orden alfabético el bastón de mando, se debió “a problemas de agenda” de los presidentes. Ante los periodistas extranjeros enumeró: “Primero fue un problema de la presidenta Cristina que estaba enferma. Pero después se plantearon distintos problemas de agenda. Y ahora yo estoy con el Mundial. Y después vendrá la campaña electoral”.

Sin embargo, en el medio habrá otro tipo de foro internacional: el BRICS, que une a Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica. La cita será en Fortaleza el próximo 16 de julio. Para esa reunión, Dilma convocó a todos los presidentes de América del Sur, llamados a participar a partir del segundo día. Los jefes de Estado del Mercosur, entre ellos la presidenta Kirchner, ya comprometieron su presencia, lo que en principio permitiría avanzar no sólo en los temas relacionados con el BRICS, sino también progresar en las cuestiones estancadas como el área de libre comercio con la UE.

Limitar el Mercosur sería “una estupidez absoluta”

junio 2, 2014

• Marco Aurélio García, asesor clave de Dilma, refuta al opositor Aécio Neves
Por: Marcelo Falak

BrasiliaMarco Aurélio Garcia representa muchas cosas. Además de asesor especial de Política Internacional de la Presidencia de Brasil y el hombre que en la práctica lleva la relación con Sudamérica, es un intelectual muy reputado, una de las voces más influyentes en el Gobierno de Dilma Rousseff y la más escuchada por un peso pesado que, a no engañarse, no está retirado de la política: Luiz Inácio Lula da Silva. Y, para nosotros, es algo aun más importante: un valioso amigo de la Argentina y un aliado en la visión de un Mercosur fuerte.

Brasil votará un nuevo presidente en octubre, y las últimas encuestas reflejan una creciente incertidumbre. ¿Tendrá Dilma un segundo mandato, el cuarto consecutivo del Partido de los Trabajadores? ¿Cambiará acaso el ciclo político? Si esto último ocurre, llegaría al poder el ascendente Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), un abierto impulsor de la idea de un Mercosur bonsái, que deje de ser una unión aduanera y retroceda a una mera zona de libre comercio. Buena parte de las posibilidades de expansión de la industria argentina se juegan la suerte en la próxima elección brasileña.

Sobre todo esto y más, sin los meandros habituales del lenguaje diplomático, Marco Aurélio Garcia conversó con este enviado el miércoles en el edificio del Congreso en Brasilia, tras la audiencia pública compartida. A continuación, los tramos principales de la entrevista con Ámbito Financiero.

Periodista: Hay una sensación de estancamiento en el Mercosur. ¿Eso responde a la realidad y, en todo caso, cómo se sale de él?

Marco Aurélio Garcia: Existe esa sensación que, a mi juicio, presenta dos aspectos. Uno real, porque hay problemas, pero hay otro que responde a la intención de algunos de plantear que el Mercosur no camina. Es interesante que en la Argentina la mayoría de las fuerzas políticas viables estén interesadas en destrabar el Mercosur, pero no para retrotraerlo hacia un área de libre comercio, sino para profundizarlo como una unión aduanera, lo que involucrará políticas industriales, entre otros factores. Una complementariedad productiva y un avance en términos de infraestructura física y energética también ayudarían mucho para que la gente pueda sentir concretamente el Mercosur. Si tú tienes una carretera que va de Porto Alegre a Chile, pasando por la cordillera, eso le daría a la gente una percepción muy clara, sólo por dar un ejemplo.

P.: Hay muchas quejas empresariales en Brasil contra el Mercosur y las políticas argentinas. ¿Cuánto preocupan esos cuestionamientos?

M.A.G.: Ese ruido forma parte de las preocupaciones, porque la política se hace también en función de eso. Pero los liderazgos empresariales efectivos, tanto en Brasil como en la Argentina, tienen las cosas claras.

P.: Aécio Neves habló claramente de retrotraer el Mercosur a una zona de libre comercio. ¿Un triunfo del PT es la única garantía para la Argentina de que el bloque seguirá siendo una unión aduanera?

M.A.G.: Con Aécio tengo claro que el Mercosur iría hacia atrás. Ahora Eduardo Campos (ndr: el candidato socialista moderado, tercero en las encuestas y potencial aliado clave de Neves en un eventual balotaje) es un enigma, porque un día habla para la derecha y al siguiente para la izquierda. En realidad, se trata de una discusión que viene desde hace tiempo. Ya en 2010, uno de los candidatos presidenciales (ndr: José Serra, también del PSDB) defendía la tesis de un Mercosur como área de libre comercio. Eso no pasó por la decisión de los electores. Esa vieja idea de una flexibilización del Mercosur nos lleva a una discusión sobre los tratados de libre comercio. Habría que preguntarles a economistas de México, de Chile, de Colombia, de Perú, para ver en qué derivaron esos tratados: están muy mal. Por supuesto que cabe a los gobiernos de esos países si deben cambiar o no, pero no me parece que sean una salida para los países del Mercosur. Y si hacemos un análisis más fino del comercio en el Mercosur, es decir, el contenido y el peso de las manufacturas, vamos a ver que es extremadamente ventajoso para Brasil y el resto de los países.

P.: ¿Los problemas del bloque son sólo responsabilidad de la Argentina?

M.A.G.: Las dificultades se originan en la Argentina, sí, pero también en Brasil. Participé en decenas de negociaciones, no sólo con tu país, y muchas veces nosotros tenemos problemas en la importación. Muchas veces sufrimos presiones internas, que son legítimas, justificadas, pero que no se pueden compatibilizar con las políticas de integración. Se trata de casos puntuales dentro de intercambios que alcanzan a miles de millones de dólares. Justamente, en las negociaciones del Mercosur debemos apartarnos de esas presiones.

P.: Quienes defienden una ruptura del Mercosur tal como lo conocemos sostienen que Brasil ha crecido y adquirido una escala global, por lo que un bloque con una impronta proteccionista hoy representa para sus grandes empresas más un lastre que una solución. ¿Qué opinan usted y el Gobierno?

M.A.G.: Desinteresarse de la región sería una tontería absoluta, algo que ningún país importante haría, ya que por ese camino no tendría mucho futuro. ¿Cuál es la presencia internacional de Brasil desde el punto de vista económico? Gran parte de ella está en América Latina, por lo que cambiar sería una estupidez extraordinaria.

P.: Prescindiendo, por favor, del lenguaje diplomático, ¿cómo imagina el futuro de la Argentina?

M.A.G.: En lo electoral, ustedes tienen algo que va en contra de cualquier pronóstico: falta todavía más de un año para votar. En ese tiempo, creo que, por lo que se hizo hasta ahora, la situación económica del país será distinta y mejor. Acá discutí mucho, incluso en el Gobierno, para llamar la atención sobre el hecho de que se estaba produciendo un cambio en la política económica argentina. Hubo una modificación en la política cambiaria, en el INDEC, que es quizás el elemento más importante, porque toca la credibilidad. Hay cinco o seis puntos que demuestran eso concretamente. Creo que Axel (Kicillof) lo tiene claro, aunque sufre algunas limitaciones como todo ministro. Creo que las cosas están cambiando, aunque no sé cuál será el alcance de eso, su duración, su importancia. Si eso ocurre, yo no excluiría a un candidato cristinista.

“El Estado monopolizó el sistema de salud”

junio 2, 2014
Claudio Belocopitt es el CEO y propietario de Swiss Medical Group, una empresa que nació para ofrecer servicios de medicina prepaga y que hoy ya se extiende por sectores como los seguros generales y de vida, además de ART. Mientras expande su negocio de la salud con la apertura de nuevos sanatorios, el empresario analiza el escenario actual que afronta el sector
Claudio Belocopitt es uno de los referentes que tiene el mercado de la salud privada en la Argentina. Al frente de Swiss Medical Group (SMG), una compañía que ya cuenta con brazos en el mercado asegurador y ART, el empresario muestra su disconformidad sobre la situación del sector.
En especial, resalta la “disparidad” que existe entre los costos que debe afrontar la actividad, y las posibilidades que el sector tiene de subir las tarifas.
–¿Cómo explican los constantes conflictos alrededor de las subas de tarifas?
–Es que el Estado monopolizó el sistema de salud. Tiene el poder en el sistema privado a través de la Ley de Medicina Prepaga, y el de las obras sociales a través de la obra social conductora, como el PAMI. Si el Estado no decide las actualizaciones, ya las definiciones no corren por cuenta del sector privado. Entonces, no hay manera de que los intereses no se negocien sin el Estado de por medio.
–¿Cuánta gente involucra hoy al sistema de medicina prepaga?
Cerca de cinco millones de personas.
–El sector siempre criticó la intervención del Gobierno a un negocio que, según ustedes, no es representativo. ¿Cómo analiza la preocupación estatal por intervenir el sector?
–Mirar al sector hay que mirarlo, no esta mal. Pero todo tiene que acompañar a la situación general. En esta primera instancia se logró que se entendiera esto. Desde hace años nos pasa lo mismo. Cuando llegamos a un punto, enseguida nos ponen otra meta. ¿Y con los paros de por medio que va a pensar el afiliado?. “Acaban de hacer semejante movimiento para aumentar y ahora les paran todo”. Parecemos improvisados.
–¿Pero ve mal este interés por parte del Gobierno?
No se de donde puede venir la intención del Estado; pero creo que es un error. Esto tiene que exigir una negociación. Desde nuestro lado ofrecimos algo en base a lo que tenemos. Pero luego de lo que obtenemos en acuerdos con el Gobierno siempre aparece algo más. Nunca llegamos a ningún lado.
–¿Y cómo quedan parados entonces ante la promesa de un nuevo aumento para el segundo semestre? Porque ahora sus necesidades se adelantan
–Es que el compromiso del Gobierno por un nuevo ajuste va a seguir firme, pero los tiempos de negociación que teníamos pautados no son los que plantea ahora el gremio, que pide adelantar la paritaria y un alza salarial del 30 por ciento. La situación es cada vez más difícil.
–¿Hay empresas del sector en situación delicada?
El sistema prestacional en general está en un momento muy malo. Ya no se trata tanto de una u otra empresa.
–¿Y qué ve entonces hacia adelante?
–No lo se. Lo que sí se es que siempre los intereses se tienen que amalgamar entre el recurso y el gasto; y esto ocurre en todos los segmentos, ya sea público o privado.
–El dólar se volvió a mover la semana pasada y ustedes tienen insumos dolarizados
–Es otro gran tema. En marzo nos dieron una mejora del 5,5% justamente por esto, algo que fue agradecido pero no alcanzó. Desde hace tiempo venimos corriendo con este factor. De todos modos, sería un problema menos grave si, como ocurre en muchos sectores de la economía, las pautas de actualización se fueran dando en tiempo y forma según las necesidades a partir de los costos.
–¿Estas situaciones le hace cambiar el foco de la empresa?
–Es que ahora vivo para solucionar estos problemas. Desde hace tiempo que estoy pendiente de esto y es muy difícil trabajar así. Se trata de apagar incendios todos los días.
–¿Vendería la empresa?
No; soy un empresario argentino y prefiero confiar en el país, pero lo que falta a veces es sentido común. Estamos en un sector muy complejo.
–Y del otro lado, ¿esta realidad abre las puertas a la compra de empresas del sector que no pasen hoy por su mejor momento?
–Por el momento no aparece nada de esto, pero por otra parte hoy, hacer un movimiento de este tipo sería una jugada muy arriesgada. Primero se debe tener claro cómo se define la historia de las actualizaciones de tarifas. Sería como comprarse un problema.
–¿De cuánto es hoy la rentabilidad del sistema?
–En las compañías que andan bien puede llegar al 3% anual.