Caso P&G, la punta del iceberg: hay 1.000 firmas en la mira de AFIP por sobrefacturar importaciones

04-11-2014 La multinacional es el primer nombre que se hizo público. Sin embargo, el organismo que conduce Echegaray tiene a más empresas bajo la lupa por operaciones de comercio exterior ilícitas, con las que buscan hacerse de más dólares a precio oficial para girarlos al exterior

Martes 04 de Noviembre de 2014 11:10:00

Con el objetivo puesto en contener lasangría e incluso, incrementar lasreservas en poder del Banco Central, el Gobierno avanzó con una batería de medidas: activó el swap con China, aceleró la licitación de la red 4G y cerró un acuerdo con las cerealeras para que adelantaran laliquidación por exportaciones.

Este movimiento le permitirá al BCRA hacerse de más de u$s4.000 millones “extra” de cara al cierre del año, lo que le facilitaría el camino hasta llegar a un eventual arreglo con los holdouts, dado que se esperan menores tensionesen el plano cambiario.

De hecho, el retroceso en la cotización del blue, -producto de la “bicicleta” de ahorristas y de los mayores controles en la city- y las menores expectativas de devaluación dan una pauta de cómo los esfuerzos del Gobierno van rindiendo sus frutos.

Sin embargo, para la administración kirchnerista, pese a todas estas medidas, hay una grieta abierta por la cual se le estarían fugando cientos de millones de dólares: las importaciones.

Más precisamente, la sobrefacturación -por cierto, ilegal- aplicada a este tipo de operacionesa las que están apelando grandes empresas, con el consecuente impacto negativo en el nivel de reservas.

El caso de Procter & Gamble fue el primero que la AFIP dio a conocer con “nombre y apellido“. Sin embargo, no es el único que está bajo estudio.

Por el contrario, la denuncia en contra de la multinacional -que según el organismo de fiscalización, apeló a la sobrefacturación de importaciones por casi u$s140 millones– seríaapenas la “punta del iceberg” de una maniobra a gran escala que también involucra a otras firmas y ante las cuales está avanzando el organismo que conduce Ricardo Echegaray.

Fuente de la AFIP confirmaron a iProfesional que “no son ni 15 ni 50 las empresas que están bajo estudio. Estamos hablando de un universo de más de 1.000 compañías que habrían realizado maniobras fraudulentas como sobrefacturaciónde compras al exterior”. 

No sólo eso, desde la entidad confirmaron a este medio, que “además presentan inconsistencias en las Declaraciones Juradas de Importación y que habrían realizado subfacturación de exportaciones“.

Desde el organismo, destacaron queestán bajo la mira desde multinacionales hastafirmas locales” y que, en general, “todas mueven grandes cifras en materia de comercio exterior”.

Entre las firmas bajo estudio se encuentran productores de alimentos, fabricantes deelectrodomésticos y electrónica, textiles y terminales automotrices.

Si bien desde la AFIP prefirieron no precisar el monto involucrado, trascendió que las operaciones bajo sospecha realizadas este año por las firmas que ahora están bajo la mira, superan largamente los u$s9.000 millones.

En el marco de las deliberaciones del Consejo del Salario, a principios de septiembre, la propia Cristina Kirchner ya había puesto al sector automotor bajo la mira cuando lo denunció -en su cruzadaantiencanutamiento“- por compras al exterior que se habían declarado pero que no se habían concretado.

““Dejen de quejarse de que no tienen importaciones, porque hemos detectado algunas sorpresas. No nos sigamos pisando la manguera entre bomberos. Según el Banco Central hayimportaciones que no se hicieron pero las empresas sí se hicieron de u$s8.000 millonesentre 2012 y 2014””, denunció la mandataria.

Claves de una operación ilícita
Durante años, la maniobra más común fue la de “subfacturarcompras al exterior.

Es decir, fijar en los registros de Aduana un precio menor al real para así pagar menos aranceles e impuestos y poder obtener un mayor margen de rentabilidad al momento de comercializar el producto en el mercado interno.

Sin embargo, a partir de la aplicación del cepo y del surgimiento del dólar blue, y conforme crecieron las restricciones para hacerse de divisas por el canal formal -que les impidió a las firmas girar utilidades o pagar a proveedores-, se dio el fenómeno inverso, es decir, declarar operaciones de importación por un monto mayor al real.

Mediante este mecanismo, las compañías se hacen de un “plus” con el que, o cancelan compromisos financieros contraídos con casas matrices o bancos del exterior, o bien cubren deudas asumidas con las fábricas que los abastecen con materias primas o insumos.

En el caso de Procter & Gamble, la AFIP denunció que detectaron unas 2.600 operaciones irregulares por las cuales ingresaron máquinas de afeitar, shampoo y pañales a preciossobrefacturados, dado que la compañía incluyó en el valor declarado en Aduana regalías ygastos de publicidad y administración, algo que no está permitido.

Para el organismo de control, al “inflar” el precio de estos artículos -provenientes de Brasil, pero facturados a través de un trader ubicado en Suiza- la compañía “fugó divisas al exterior” de manera ilegal.

Si bien la empresa realizó su descargo y negó que haya realizado maniobras fraudulentas, el titular de la AFIP dejó en claro que el siguiente paso será recuperar esos dólares para engrosar las reservas.

“El objetivo principal es que P&G reintegre al BCRA las divisas fugadas y que pague las sanciones aduaneras”, declaró Echegaray.

El titular del organismo informó que se decidió suspender provisoriamente a la firmadel registro de operadores de comercio exterior, al tiempo que se le bloqueó la CUIT, lo que le impide gestionar dólares ante el Banco Central.

Intranquilidad entre importadores
Fuentes de la AFIP destacaron a iProfesional que, en el marco de esta investigación,“por el momento, Procter & Gamble es la única que fue suspendida del registro de operadores”.

Pero está claro que, con más de 1.000 empresas sospechadas de realizar maniobras ilícitas, en los próximos días habrá más novedades.

En el sector importador no ocultaron su preocupación. En este sentido, un referente de la actividad, que aceptó dialogar bajo estricto off the record, reconoció que “estamos mirando este caso con mucha inquietud”.

“Es probable que, ante la imposibilidad de girar divisas o al no poder contar con más dólares para el pago de importaciones, algunas empresas hayan recurrido a estas maniobras. Pero también es cierto que tememos que, detrás de esto, exista una cuestión política“.

“No hay que olvidarse que la primera compañía involucrada es de origen estadounidense, justamente, el país con el que el Gobierno está enfrentado por la crisis con los holdouts”, sostuvo el directivo consultado.

En tanto, el gerente de una cámara de electrónica, que también pidió reserva de identidad, al tratarse de un tema tan sensible, reconoció que “en el rubro tecnológico hay fuertes sospechas de que en los últimos meses se potenció la sobrefacturación debido, básicamente, a que se incrementaron las restricciones para contar con divisas“.

En efecto, a medida que se fueron deteriorando las reservas y ante las perspectivas de que las mismas podrían perforar el piso de los u$s20.000 millones para diciembre, el Banco Centraldejó de habilitar dólares a grandes compañías para el pago de compromisos en el exterior.

Se estima que, al día de hoy, la entidad que conduce Alejandro Vanoli dejó de entregar dólares para cubrir operaciones de importación por entre u$s5.500 y u$s6.000 millones.

De ese total, el 50% correspondería a compras realizadas por automotrices; un 25%, afabricantes de electrónica, en tanto que el resto se reparte entre empresas de retail, alimenticias y textiles, entre otros rubros.

A esta cifra habría que sumarle otros u$s500 millones que no pudieron girar las líneas aéreas, lo que motivó que algunas compañías decidieran limitar los servicios que ofrecen en la Argentina.

Paralelamente, el Gobierno también decidió “cuotificar” la entrega de dólares para cancelarcompromisos en el exterior. Además, los montos que se habilitan -aseguran desde cada rama de actividad- son muy inferiores a los que realmente necesitan para poder abastecerse conmaterias primas y componentes.

No sólo eso: el Gobierno también se mantuvo inflexible respecto del giro de utilidades a lascasas matrices. De hecho, desde el Ministerio de Economía les pidieron a las empresasradicadas en el país que fueran las centrales las que les ampliaran el “crédito” para poder seguir operando.

Para Gabriel Caamaño Gómez, economista del Estudio Ledesma, al fijar tantas limitaciones, lo que se terminan generando son muchos incentivos para realizar este tipo de maniobras.

“Hay empresas que buscan la forma de sacar más dólares de los que realmente les autorizan para poder cancelar deudas con sus proveedores o girar ganancias a sus países de origen”, sostuvo el experto.

En este marco, el señaló que “con las casas matrices, esto se logra ´inflando´ los precios de referencia”, es decir, el valor que se declara a un producto determinado ante la Aduana en aquellas operaciones que son realizadas dentro de la propia compañía. 

En el caso de los proveedores del exterior, “el importador en la Argentina también arregla un precio más elevado para así obtener un monto de dólares superior de parte del BCRA y enviarlo fuera del país. En cualquiera de los dos casos, la firma necesita un ´socio´ pararealizar estas maniobras”.

Fernando Baer, director de la consultora Bconomics, estimó que en 2013 fueron susceptibles de sobrefacturación importaciones por un monto cercano a los u$s12.000 millones. Y destacó que, este año, los incentivos para avanzar con estas operaciones ilícitas se profundizaron.

“Tras la devaluación de enero, la brecha no superaba el 30%. Pero luego, el gap se terminó ampliando y llegó a estar por encima del 70%, para ubicarse en la actualidad levemente arriba del 60%, que igualmente es un nivel muy elevado“, destacó el analista.

Según Baer, “cuando se tiene un bien escaso, como es el dólar al precio oficial, y la única forma de acceder a él es a través de las importaciones, pero en el medio hay trabas y perspectivas de una futura depreciación del peso, entonces crecen los incentivos para realizar estas maniobras”. 

En este contexto en el que el Gobierno busca cuidar reservas y reforzar la recaudación, P&G ha sido el primer nombre en hacerse público. Con mil casos bajo estudio, en los próximos díasaparecerán nuevos nombres que sacudirán la agenda empresaria. 

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: