Archive for 12 agosto 2015

Advierten que el BCRA pone en jaque al comercio exterior al entregar pocos dólares

agosto 12, 2015
12.08.15
En la jornada de ayer, el BCRA disminuyó la entrega de dólares a importadores y sólo le entregó a aquellos que podían netear esas divisas con las exportaciones

Hoy estuvo prácticamente paralizado el comercio exterior, ya que el Banco Central sólo entregó dólares a los importadores muy a cuentagotas a quienes neteaban con exportaciones. El cliente iba al banco comercial con la DJAI aprobada y le decían que el BCRA no le había habilitado los dólares, y muchas empresas necesitan esos insumos para poder cumplir con licitaciones”, advierte Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI.

El runrún en el sector era que todos querían sacar sus impos antes del 15, porque había un temor en el ambiente que desde la semana próxima el gobierno se pondría más duro para cuidar las divisas, pero según cuentan esto se adelantó. El comentario que circula de boca en boca es que la autoridad monetaria tendría intenciones de recuperar la cantidad de divisas vendidas antes de las PASO, por lo que se prevé que esta semana continúen cerrando el grifo.

Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI, coincide con esta visión: “Los límites están esencialmente en el Banco Central. Aun concedida una DJAI, luego el importador debe acceder a dólares para pagar la importación. Y en este plano hay muchos limites. Se estima que el BCRA adeuda unos u$s 6500 millones a importadores para pagar operaciones que ya fueron autorizadas y luego concretadas”.

Ponce revela que ahora se produce, por primera vez, un triple accionar en forma simultánea: “La Secretaría de Comercio no está aprobando las DJAIs, el BCRA no entrega los dólares y la Aduana pasa a canal rojo más del 20% de los productos que ingresan (cuando esta cifra solía ser menos del 7%), que deben ir a revisión total con veedores”.

Incluso, muchos socios de la Cámara de Importadores llamaron a la entidad por la cantidad de ADOs recibidas. Las ADOs es como se conoce en la jerga a las alertas de operaciones, que es cuando frenan el ingreso de mercadería porque deben pasar por el canal rojo.

Elizondo subraya que las DJAIs con más problemas son las que solicitan operaciones por más montos: máquinas y aparatos (bienes de capital), y piezas y partes (para armando o reposición) son las que pueden llegar a montos mayores. Son importaciones de manufacturas de origen industrial que, si no ingresan, afectan a la producción industrial”.

A modo de comparación, el cupo para las once terminales automotrices es de u$s 231 millones mensuales, cifra que representa apenas el 50% de lo otorgado por dólar ahorro en las siete primeras ruedas de agosto.
En rigor, las importaciones de junio cayeron de u$s 6500 a u$s 5800 millones, mientras en el ambiente se dice que las de julio podrían caer por debajo de los u$s 5000 millones, ya que en las industrias se notan faltantes de insumos para la producción, pues el 80% de lo que se importa son piezas indispensables para la actividad industrial.

En este escenario, nadie se atreve a rechazar las DJAIs por escrito, sino que la demoran, no las responden, o aparecen DJAIs observadas. En el banco comercial, cuando el cliente va con la DJAI aporbada, le piden que pase la semana siguiente, y luego la otra, y así sucesivamente, y por lo bajo confiesan que el BCRA aún no le dio los dólares, porque está privilegiando a los ahorristas con cupo AFIP.

Ante esta problemática, las empresas están pensando qué hacer con su política de reposición, porque no sabe si podrán reponer la mercadería al valor que lo están vendiendo al público, entonces por las dudas se cubren aumentando los precios, los que genera inflación.

Anuncios

Se disparó la deuda con importadores: US$ 6800 millones

agosto 10, 2015

Jueves 04 de junio de 2015

Aumentó casi 50% en el primer trimestre del año, aunque mejoró en mayo; el Banco Central lo desmiente

Por Francisco Jueguen  | LA NACION

política de comercio exterior del Gobierno y la escasez de dólares administrada por el Banco Central (BCRA) puso en pie de guerra hasta a los soldaditos de juguete. La invisible batalla entre las jugueterías pequeñas y los hipermercados -grandes importadores de juguetes- por espacio para acceder al cupo importador es sólo un ejemplo de las restricciones que surgen en tiempos de desabastecimiento de divisas.

 

Pero esas limitaciones se multiplicaron en el primer trimestre de este año. Según datos de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) a los que accedió LA NACION, la deuda de los importadores con sus proveedores del exterior se disparó a US$ 6800 millones, lo que implica un incremento de un 47,4% desde fines de 2014. Los sectores más afectados, estimó la entidad privada, son la energía, la industria, la química y el consumo masivo.

De acuerdo con la CIRA, la deuda -que a fines de diciembre era de US$ 4614 millones- engordó sustancialmente. No obstante, los importadores afirmaron que entre abril y mayo el BCRA mejoró el acceso al mercado único y libre de cambios (MULC). “En estos meses comienzan a ingresar las divisas de la cosecha gruesa, con malos precios pero récord en cantidades; además de las de los bonos y nuevos tramo del swap de China. La situación es mejor y la deuda se achicó pero claramente no estamos a niveles de diciembre de 2014”, explicó Diego Pérez Santiesteban, presidente de CIRA.

En cambio, en la entidad que dirige Alejandro Vanoli afirmaron que desde febrero en adelante -hasta abril inclusive- las autorizaciones de pagos para importadores fueron creciendo. “No hay deuda con los importadores porque en los últimos meses se incrementó el acceso al mercado cambiario de los sectores que demandan divisas para sus operaciones comerciales”, dijeron desde el banco a este medio. “Por otra parte, esos pagos irán aumentando paulatinamente en un contexto de preservación de la estabilidad cambiaria”, proyectaron.

De acuerdo con datos del BCRA, se entregaron a los importadores US$ 3200 millones (febrero), US$ 4000 millones (marzo), y US$ 4600 (abril). En tanto, según sectores, la industria automotriz recibió en esos meses US$ 2537 millones; el sector energético, US$ 1937 millones; la industria química, US$ 1831 millones; el comercio, US$ 1124 millones y para las ensambladoras fueguinas, US$ 644 millones.

“Desde el comienzo de año que se nos complica la vida, sobre todo para pagar a proveedores del exterior la compra de insumos críticos”, sostuvieron desde una empresa global de consumo masivo en el país. En tanto, las automotrices (que tienen cupos para giros comerciales y nuevas inversiones) advirtieron que la cantidad de divisas giradas para insumos y productos es “insuficiente”, pero que en los últimos meses el Gobierno está cumpliendo lo prometido. Incluso en una empresa admitieron que empezaron a achicar la deuda con sus proveedores. “Esto no es porque haya más dólares, sino porque la actividad se desplomó”, sostuvo el empresario.

Las trabas a las importaciones comenzaron en 2011. Pero a principios de 2014, el Gobierno reunió a las 60 importadores más grandes del país y estableció cronogramas de pago a proveedores externos de acuerdo a una rigurosa administración de divisas. La inflación acumulada en los últimos años, la estrategia oficial de apreciación cambiaria, la nula inversión, el flaco saldo comercial y las limitaciones para conseguir nueva deuda impulsó al Gobierno a pisar importaciones y a enfriar la economía para cuidar los dólares.

En la actualidad, las empresas que requieren hasta 3 millones de dólares por mes (US$ 150.000 por día) no precisan intervención del BCRA para conseguir divisas. Desde ese piso, se precisa del sello que administra Vanoli. “En el primer trimestre pasaba que Costa [por el secretario de Comercio] te admitía declaraciones juradas anticipadas por US$ 9 millones y el Central te autorizaba US$ 6 millones”, ejemplificó Santiesteban, que advirtió -no obstante- que ese proceso mejoró en los dos últimos meses, lo que pudo haber reducido la deuda en casi 500 millones de dólares. “Los supermercados reciben más del 50% de las aprobaciones de las DJAI en relación con las jugueterías puras”, se quejó ayer Carlos Restaino, de la Asociación Argentina de Empresas del Juguete. La guerra promete continuar..