Archive for the ‘Argentina-Brasil’ Category

Costa recibió a empresarios y les garantizó que seguirán vigentes las DJAI en 2015

enero 20, 2015
También que el acuerdo con China no será un problema. Participaron sectores de producción nacional cercanos al Gobierno. Se sumaron los importadores. Hubo aplausos a la gestión
Con el fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC) contra los controles a la importación en firme, y ante la preocupación empresaria sobre el devenir de la administración del comercio en los próximos meses, el secretario de Comercio, Augusto Costa, recibió ayer a representantes de una treintena de cámaras para transmitirles tranquilidad al respecto y garantizarles que el sistema de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) seguirá vigente al menos por un año más. El funcionario también les garantizó que el acuerdo con China –que podría volverse operativo el mes próximo, a partir del viaje de la presidenta Cristina Fernández al país asiático– no afectará a la industria nacional, como muchos directivos de empresas temen.
Costa recibió a los empresarios junto a la subsecretaria de Comercio Exterior, Paula Español. Por el sector privado, participaron sectores como el textil, calzado, indumentaria, juguetes, metalúrgico, software, muebles, marroquinería, productos electrónicos, aluminio, plásticos y farmacéuticos. También asistió el presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), Diego Pérez Santistéban; los titulares de la CGE, Ider Peretti; la Cgera, Marcelo Fernández, y la Confederación de la Mediana Empresa (Came), Osvaldo Cornide, entre otros. El encuentro se realizó a las 12 en la sede de Comercio y se extendió por casi tres horas.
La última reunión de trabajo había sido en noviembre, cuando Costa les había repartido un nuevo formulario para completar con las inversiones previstas para este año, y luego hubo otro de camaradería para fin de año. El objetivo ayer fue realizar un balance de la administración del comercio del año pasado y pronosticar el 2015.
Luego de ratificar que las DJAI seguirán vigentes durante todo el año y de explicar la estrategia oficial para dilatar el mayor tiempo posible la readecuación de los controles de acuerdo al fallo de la OMC, Costa le dio la palabra a los empresarios. Como era de esperar, todas fueron felicitaciones. La única objeción planteada llegó del presidente de la Fundación Pro Tejer, Jorge Sorabilla, quien remarcó la preocupación en torno a las empresas que logran importar mediante amparos judiciales.
Consultado por El Cronista sobre el fallo internacional contra las barreras, el secretario de la Cámara de la Industria de Marroquineros (Cima), Ariel Aguilar, señaló que no le preocupa, ya que “el Gobierno trabajó bien en políticas que protegen la producción nacional”. “Si no son las DJAI, habrá otra herramienta”, enfatizó. Por su parte, el presidente de la Cámara Argentina de Industrias Ópticas y afines (Cadioa), Norberto Fermani, manifestó que “es relevante que siempre existan herramientas para proteger la producción nacional de importaciones golondrina que dañan la capacidad de las empresas locales de proyectar escenarios futuros”.
En tanto, el textil Marco Meloni destacó que en su sector las importaciones en unidades entre 2009 y 2014 fueron las mismas que durante la década 1999-2009, por lo que una baja del 10% registrada el año pasado es “insignificante si se considera que los ingresos de mercadería del exterior durante la última década crecieron fuertemente por el sostenido crecimiento”.

Nuevo ministro de Industria de Brasil quiere discutir comercio con Argentina

enero 13, 2015

Armando Monteiro proyecta realizar una visita al país para hacer una “actualización” de la agenda comercial entre los socios mayores del bloque Mercosur.

El nuevo ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Armando Monteiro, planea en breve realizar una visita a Argentina para hacer una “actualización” de la agenda comercial entre los socios mayores del bloque Mercosur.

En declaraciones al diario Valor Económico, Monteiro, un ex presidente de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), la mayor asociación empresarial de Brasil, dijo que quería discutir con las autoridades argentinas esa actualización de las relaciones bilaterales.

Citando colaboradores del nuevo ministro, Valor reportó que el gobierno brasileño comprende la difícil situación económica de Argentina pero quiere “regularizar la situación comercial” y discutir cómo evitar que la crisis alimente barreras discrecionales contra productos brasileños.

“Nuestro casamiento con Argentina es indisoluble, pero tenemos que discutir la relación”, dijo Monteiro, agregando que coordinará las posiciones respecto a su vecino con el ministro de Relaciones Exteriores, Mauro Vieira.

El gobierno argentino adoptó en el 2011 un control de cambios que fue paulatinamente endurecido para tratar de frenar una aguda salida de capitales.

Limitaciones a las importaciones impuestas por Buenos Aires han golpeado a la industria brasileña, especialmente en el segmento de automóviles y autopartes.  

Brasil registró en el 2014 su primer déficit comercial en más de una década debido principalmente a la caída de sus exportaciones a Argentina, históricamente su mayor cliente de productos industrializados.

Ministro de Industria de Brasil quiere reactivar el comercio con Argentina

enero 13, 2015

por EL CRONISTA Buenos Aires

El flamante ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Armando Monteiro, tiene previsto visitar la Argentina para revisar con los funcionarios locales en Buenos Aires el deprimido intercambio bilateral, que en 2014 alcanzó u$s 28.427 millones.
Según informó el diario brasileño Valor Económico, Monteiro planea en breve realizar una “actualización” de la agenda comercial entre los socios mayores del bloque Mercosur.
El ministro Monteiro, que es un ex presidente de la poderosa cámara empresaria industrial Confederación Nacional de la Industria (CNI), dijo que quería “discutir con las autoridades argentinas esa actualización de las relaciones bilaterales”, de acuerdo con lo consignado por el portal Brasil247.com.
Citando colaboradores del nuevo ministro, Valor reportó que el gobierno brasileño comprende la difícil situación económica de la Argentina, pero intenta sentar al Gobierno para buscar “regularizar la situación comercial” y discutir cómo evitar que una eventual crisis económica o cambiaria alimente barreras discrecionales contra productos brasileños.
“Nuestro casamiento con Argentina es indisoluble, pero tenemos que discutir la relación”, sostuvo Monteiro, quien precisó que piensa coordinar las posiciones respecto al país con el ministro de Relaciones Exteriores, Mauro Vieira
La Argentina aplica desde 2011 fuertes restricciones a las importaciones debido a la falta de dólares, barreras que también incluyen a Brasil.
Las limitaciones a las importaciones impuestas por el kirchnerismo golpearon a la industria brasileña, especialmente en el segmento de automóviles y autopartes.
La balanza comercial con Brasil registró a lo largo de 2014 un saldo deficitario de u$s 141 millones, a pesar de que la Argentina redujo este año casi 30% sus compras al principal socio de la región, con lo que el intercambio bilateral se retrotrajo a niveles de seis años.
En términos acumulados, durante 2014 los envíos hacia Brasil se redujeron un 14,1% mientras que las importaciones lo hicieron en un 27,2% tal que el saldo comercial del año registró un déficit de u$s 141 millones.
Así, Brasil registró en 2014 su primer déficit comercial en más de una década debido principalmente a la caída de sus exportaciones a la Argentina, históricamente su mayor cliente de productos industrializados.
El comercio bilateral cayó un 21,2% respecto del año anterior, alcanzando u$s 28.427 millones, monto que se encuentra por debajo de los niveles comerciados en 2008. Esa cifra indica, además, que el intercambio con Brasil tuvo la mayor caída desde la crisis internacional del año 2009.
Además de las dificultades que tiene Brasil para ingresar a la Argentina, en su segundo mandato la presidenta Dilma Rousseff tiene como objetivos reordenar su frente fiscal interno.
La presidenta del país vecino lleva adelante un programa de ajuste de gastos que tendrá impacto negativo sobre el consumo y la actividad económica, situación que complicará aún más las exportaciones argentinas hacia ese mercado.

Industriales brasileños presionan a Dilma y estudian impacto de acuerdo con EE.UU.

noviembre 12, 2014
La CNI, la US Chamber y el Consejo Empresarial Brasil-EE.UU. firmaron un acuerdo para trabajar en este sentido. Debería flexibilizarse el Mercosur. Tarea difícil

Como un mecanismo de presión al gobierno recién reelecto de Dilma Rousseff, y a días de que la mandataria anuncie su nuevo gabinete, los industriales brasileños se aventuraron y pusieron en agenda las debilidades del Mercosur y la necesidad de que Brasil pueda avanzar en acuerdos comerciales bilaterales, como por ejemplo, con Estados Unidos.

Concretamente, la Confederación Nacional de la Industria (CNI) comenzó a trabajar con el Consejo Empresarial Brasil-Estados Unidos (Cebeu) y la US Chamber para estudiar el interés y el impacto de un eventual acuerdo comercial entre ambos países, según publicó ayer el diario Valor.

De acuerdo con el artículo, las tres entidades tendrán un año para consultar a las industrias de los dos países y analizar qué sectores serían estratégicos para ese acuerdo. Luego elaborarán un estudio que será entregado a los gobiernos. “Nuestra propuesta es iniciar una consulta con los empresarios brasileños sobre el interés en la relación con Estados Unidos y cómo podríamos estrecharla”, dijo al diario brasileño el director de desarrollo industrial de la CNI, Carlos Abijaodi.

Consultadas por El Cronista fuentes del gobierno brasileño, relativizaron esta posibilidad por varios motivos. Por un lado, las relaciones diplomáticas entre Brasil y Estados Unidos no se recompusieron tras la ruptura generada a partir de denuncias de espionaje norteamericano al gobierno de Rousseff. Además, para avanzar en un Tratado de Libre Comercio con el mercado norteamericano debería flexibilizarse el Mercosur, ya que la normativa actual impide a los países miembros firmar acuerdos comerciales por separado. “Estos son acuerdos privados que no tienen nada que ver con lo público. Los industriales están presionando al gobierno brasileño para que tome alguna medida. Me resulta sospechoso que lo hagan justo a días de que Dilma anuncie su nuevo gabinete”, consideró el analista Gustavo Segré.

Dilma viajará esta semana a Brisbane, Australia, para participar de la cumbre del G-20, donde también estará presente Obama. Se especula con que puedan limar asperezas tras las denuncias mencionadas. El gobierno brasileño también preparaba una reunión bilateral con la Cristina Fernández, que finalmente no podrá realizarse debido a la ausencia de la mandataria argentina.

Sobre las dificultades para avanzar en un TLC con EE.UU. producto del Mercosur, Abijaodi dijo que se necesita reorganizar el bloque económico. Sin embargo, no dio detalles de los cambios que la CNI quisiera ver implementados. “La forma de hacerlo depende de una reevaluación de la estructura del Mercosur”, señaló. El director de la CNI informó que la entidad presentó al Gobierno la necesidad de reorganizar el Mercosur, pero negó que Brasilia haya dado alguna señal en ese sentido. “Vemos al bloque como algo importante, pero creemos que tiene que haber una manera para caminar dentro de las necesidades de la industria. Brasil precisa acuerdos no sólo con Estados Unidos, sino con la Unión Europea y otros bloques”, afirmó.

A su vez, el presidente de la sección brasileña de Cebeu, Frederico Curado, dijo que la entidad tiene tres prioridades: la búsqueda de algún tipo de acuerdo de libre comercio; un acuerdo para evitar la doble tributación, y la eliminación de las visas para el tránsito de personas entre los dos países.

Los industriales de Brasil no quieren a la Argentina en el bloque

julio 15, 2014

n El presidente de la Confederación Nacional de Industria (CNI) brasileña, Robson Braga de Andrade, rechazó ayer en Fortaleza una hipotética entrada de Argentina al grupo de los Brics por no transmitir, a su juicio, “seguridad jurídica” y no “caminar por una democracia plena”.
“El concepto (de los Brics), cuando fue creado, no es un concepto donde Argentina encaje hoy. Es un concepto que envuelve, además de crecimiento y desarrollo, seguridad jurídica, caminar por una democracia plena. Ciertas cosas que no dan entrada a Argentina en este momento”, comentó Braga de Andrade en una rueda de prensa.
El presidente de la patronal brasileña participó ayer en una rueda de trabajo celebrada en Fortaleza, capital del estado brasileño de Ceará, de manera paralela a la VI Cumbre de los Brics, en la que hoy participarán los líderes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica y en la que los empresarios esperan cerrar negocios por valor de u$s 3.900 millones. Los empresarios del bloque pedirán a líderes del grupo avances para permitir intercambios en monedas locales.
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, negó la pasada semana que los países del grupo Brics tengan planeado discutir el ingreso de nuevos miembros durante la reunión del hoy. Pero en los últimos días, hubo diversas conjeturas sobre una posible ampliación del número de miembros del foro que agrupa a las mayores economías emergentes del mundo para darle lugar a la inclusión de Argentina.

Trabas para el acuerdo de libre comercio del Mercosur y la UE

junio 6, 2014

En Brasil sostienen que la Argentina no hace demasiado para avanzar con la negociación.

Fue durante la soirée en el Palacio de la Alvorada, con la presidenta Dilma Rousseff, que Clarín recibió la siguiente confirmación: “Brasil y Argentina ya acordaron sobre el comercio bilateral de autos. Perosiguen sin resolverse las negociaciones de libre comercio con la Unión Europea”. El dato provino de un ministro que acompañó la cena. El funcionario no arriesgó pronósticos sobre si habrá tiempo, este año, para concluir este proyecto de asociación con los europeos. “Lo que sí podemos afirmar es que para Brasil esa sociedad con la UE es muy, pero muy importante; porque se trata de más y más comercio”.

Esta semana, distintos medios periodísticos volvieron a alertar sobre el origen de las trabas, para cerrar un tratado que cumplirá su décimo primer aniversario.

El problema vendría, según afirman, de la Argentina. Según el diario paulista Folha de Sao Paulo, documentos de la cancillería brasileña culparían por el impasse a “la falta de ambición” en la oferta de liberalización a los europeos. El equipo comandado por Axel Kicillof y por su colega de Industria Débora Giorgi propuso un plazo para comenzar a reducir los aranceles de importación que llega a siete años según el tipo de bienes en juego.

En total, la desgravación arancelaria se concretaría recién dentro de 15 años para un nutrido conjunto de sectores. Ese punto es el que, en principio, habría detenido “en el tiempo y en el espacio” el proyecto de libre comercio al que aspiran en Bruselas, capital de la UE, y en el Mercosur.

Este asunto fue objeto de numerosas reuniones del Mercosur. Una de las más importantes ocurrió en marzo de este año cuando Brasil y Uruguay emplazaron, casi literalmente, a la Argentina para que avanzara en la confección del listado de productos que entrarán dentro del proceso de integración comercial. A fines de ese mes, funcionarios del Mercosur llegaron en Caracas a un consenso que permitiría al bloque presentar una oferta de apertura comercial conjunta ante los europeos. Pero las gestiones se trabaron en un punto en que las resoluciones dejan de ser técnicas para requerir decisiones del más alto nivel político. Esa instancia es la que no se produjo.

Pero el Mercosur tiene otros problemas adicionales. Desde que Venezuela asumió la presidencia del bloque regional, en julio de 2013, no hubo más cumbres. Faltó la de inicio de este año y hasta ahora nada indica que se hará en los plazos previstos por el propio organismo, la reunión presidencial de mitad de año. Ayer, la presidenta Rousseff argumentó que la falta de estas citas, donde semestralmente un país le pasa al que sigue por orden alfabético el bastón de mando, se debió “a problemas de agenda” de los presidentes. Ante los periodistas extranjeros enumeró: “Primero fue un problema de la presidenta Cristina que estaba enferma. Pero después se plantearon distintos problemas de agenda. Y ahora yo estoy con el Mundial. Y después vendrá la campaña electoral”.

Sin embargo, en el medio habrá otro tipo de foro internacional: el BRICS, que une a Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica. La cita será en Fortaleza el próximo 16 de julio. Para esa reunión, Dilma convocó a todos los presidentes de América del Sur, llamados a participar a partir del segundo día. Los jefes de Estado del Mercosur, entre ellos la presidenta Kirchner, ya comprometieron su presencia, lo que en principio permitiría avanzar no sólo en los temas relacionados con el BRICS, sino también progresar en las cuestiones estancadas como el área de libre comercio con la UE.

Limitar el Mercosur sería “una estupidez absoluta”

junio 2, 2014

• Marco Aurélio García, asesor clave de Dilma, refuta al opositor Aécio Neves
Por: Marcelo Falak

BrasiliaMarco Aurélio Garcia representa muchas cosas. Además de asesor especial de Política Internacional de la Presidencia de Brasil y el hombre que en la práctica lleva la relación con Sudamérica, es un intelectual muy reputado, una de las voces más influyentes en el Gobierno de Dilma Rousseff y la más escuchada por un peso pesado que, a no engañarse, no está retirado de la política: Luiz Inácio Lula da Silva. Y, para nosotros, es algo aun más importante: un valioso amigo de la Argentina y un aliado en la visión de un Mercosur fuerte.

Brasil votará un nuevo presidente en octubre, y las últimas encuestas reflejan una creciente incertidumbre. ¿Tendrá Dilma un segundo mandato, el cuarto consecutivo del Partido de los Trabajadores? ¿Cambiará acaso el ciclo político? Si esto último ocurre, llegaría al poder el ascendente Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), un abierto impulsor de la idea de un Mercosur bonsái, que deje de ser una unión aduanera y retroceda a una mera zona de libre comercio. Buena parte de las posibilidades de expansión de la industria argentina se juegan la suerte en la próxima elección brasileña.

Sobre todo esto y más, sin los meandros habituales del lenguaje diplomático, Marco Aurélio Garcia conversó con este enviado el miércoles en el edificio del Congreso en Brasilia, tras la audiencia pública compartida. A continuación, los tramos principales de la entrevista con Ámbito Financiero.

Periodista: Hay una sensación de estancamiento en el Mercosur. ¿Eso responde a la realidad y, en todo caso, cómo se sale de él?

Marco Aurélio Garcia: Existe esa sensación que, a mi juicio, presenta dos aspectos. Uno real, porque hay problemas, pero hay otro que responde a la intención de algunos de plantear que el Mercosur no camina. Es interesante que en la Argentina la mayoría de las fuerzas políticas viables estén interesadas en destrabar el Mercosur, pero no para retrotraerlo hacia un área de libre comercio, sino para profundizarlo como una unión aduanera, lo que involucrará políticas industriales, entre otros factores. Una complementariedad productiva y un avance en términos de infraestructura física y energética también ayudarían mucho para que la gente pueda sentir concretamente el Mercosur. Si tú tienes una carretera que va de Porto Alegre a Chile, pasando por la cordillera, eso le daría a la gente una percepción muy clara, sólo por dar un ejemplo.

P.: Hay muchas quejas empresariales en Brasil contra el Mercosur y las políticas argentinas. ¿Cuánto preocupan esos cuestionamientos?

M.A.G.: Ese ruido forma parte de las preocupaciones, porque la política se hace también en función de eso. Pero los liderazgos empresariales efectivos, tanto en Brasil como en la Argentina, tienen las cosas claras.

P.: Aécio Neves habló claramente de retrotraer el Mercosur a una zona de libre comercio. ¿Un triunfo del PT es la única garantía para la Argentina de que el bloque seguirá siendo una unión aduanera?

M.A.G.: Con Aécio tengo claro que el Mercosur iría hacia atrás. Ahora Eduardo Campos (ndr: el candidato socialista moderado, tercero en las encuestas y potencial aliado clave de Neves en un eventual balotaje) es un enigma, porque un día habla para la derecha y al siguiente para la izquierda. En realidad, se trata de una discusión que viene desde hace tiempo. Ya en 2010, uno de los candidatos presidenciales (ndr: José Serra, también del PSDB) defendía la tesis de un Mercosur como área de libre comercio. Eso no pasó por la decisión de los electores. Esa vieja idea de una flexibilización del Mercosur nos lleva a una discusión sobre los tratados de libre comercio. Habría que preguntarles a economistas de México, de Chile, de Colombia, de Perú, para ver en qué derivaron esos tratados: están muy mal. Por supuesto que cabe a los gobiernos de esos países si deben cambiar o no, pero no me parece que sean una salida para los países del Mercosur. Y si hacemos un análisis más fino del comercio en el Mercosur, es decir, el contenido y el peso de las manufacturas, vamos a ver que es extremadamente ventajoso para Brasil y el resto de los países.

P.: ¿Los problemas del bloque son sólo responsabilidad de la Argentina?

M.A.G.: Las dificultades se originan en la Argentina, sí, pero también en Brasil. Participé en decenas de negociaciones, no sólo con tu país, y muchas veces nosotros tenemos problemas en la importación. Muchas veces sufrimos presiones internas, que son legítimas, justificadas, pero que no se pueden compatibilizar con las políticas de integración. Se trata de casos puntuales dentro de intercambios que alcanzan a miles de millones de dólares. Justamente, en las negociaciones del Mercosur debemos apartarnos de esas presiones.

P.: Quienes defienden una ruptura del Mercosur tal como lo conocemos sostienen que Brasil ha crecido y adquirido una escala global, por lo que un bloque con una impronta proteccionista hoy representa para sus grandes empresas más un lastre que una solución. ¿Qué opinan usted y el Gobierno?

M.A.G.: Desinteresarse de la región sería una tontería absoluta, algo que ningún país importante haría, ya que por ese camino no tendría mucho futuro. ¿Cuál es la presencia internacional de Brasil desde el punto de vista económico? Gran parte de ella está en América Latina, por lo que cambiar sería una estupidez extraordinaria.

P.: Prescindiendo, por favor, del lenguaje diplomático, ¿cómo imagina el futuro de la Argentina?

M.A.G.: En lo electoral, ustedes tienen algo que va en contra de cualquier pronóstico: falta todavía más de un año para votar. En ese tiempo, creo que, por lo que se hizo hasta ahora, la situación económica del país será distinta y mejor. Acá discutí mucho, incluso en el Gobierno, para llamar la atención sobre el hecho de que se estaba produciendo un cambio en la política económica argentina. Hubo una modificación en la política cambiaria, en el INDEC, que es quizás el elemento más importante, porque toca la credibilidad. Hay cinco o seis puntos que demuestran eso concretamente. Creo que Axel (Kicillof) lo tiene claro, aunque sufre algunas limitaciones como todo ministro. Creo que las cosas están cambiando, aunque no sé cuál será el alcance de eso, su duración, su importancia. Si eso ocurre, yo no excluiría a un candidato cristinista.

Para analistas, el TLC entre UE y Mercosur no aportará mucho a la mayor inserción de Brasil

mayo 13, 2014
Sostienen que si el país no quiere quedar aislado debe apuntar a los acuerdos del Transatlántico (TTIP) y Transpacífico (TPP) que son los que definirán el nuevo comercio mundial
El encaminamiento de la propuesta que el Mercosur presentará a la Unión Europea (UE) deshizo la parálisis que mantenía Brasil con respecto a la búsqueda de acuerdos relevantes en el comercio exterior. Sin embargo, la buena noticia llegó con un escenario externo en el que otros acuerdos pueden minimizar los efectos positivos de ese tratado.
Según expertos del sector presentes en un seminario realizado la semana pasada en la sede de la Fundación Getulio Vargas (FGV), en San Pablo, el tratado con la UE por sí solo no sería suficiente para aumentar la inserción brasileña en el comercio global.
Actualmente, Estados Unidos lidera las negociaciones del Tratado de Libre Comercio Transpacífico y del Tratado del Transatlántico (TPP y TTIP, en la sigla en inglés), los dos acuerdos más significativos en negociación a nivel mundial.
La investigadora de la FGV, Lia Valls, dijo que el actual escenario es diferente al de la década del 90, cuando se creó el Mercosur. “En la década siguiente, la Organización Mundial de Comercio (OMC) ganó fuerza, con las alternativas multilaterales, pero fue algo lento. Desde el punto de vista de la economía política Estados Unidos, al contrario de antes, está intentando recrear un sistema multilateral a partir de esos acuerdos”.
En el TPP, doce países están en negociación, incluyendo a Japón, Estados Unidos, Chile, Perú y México. La lista representa 38% del PBI mundial y 24% del comercio exterior global. El TTIP, entre los americanos y la UE, nuclea a 29 países, 46% del PBI mundial y 25% del comercio de bienes y servicios del planeta. “Si esos dos acuerdos salen, quién quede afuera terminará aislado y después tendrá que aceptar las nuevas reglas y normas del comercio mundial de una forma o de otra”, afirmó Valls.
Las economías que queden fuera del TPP, como la brasileña, perderán espacio en el comercio de bienes y servicios y sentirán la presión negativa en el PBI en función de la reducción de los mercados externos. Ese es el diagnóstico de Barbara Kotschwar, investigadora en el Peterson Institute for International Economics (PIIE), que presentó un estudio indicando que a partir de 2025 –año utilizado como base para las proyecciones– los países que queden fuera del tratado perderían 0,5% del PBI al año.
Otro factor que fuerza el cambio en la política de comercio exterior es que el Mercosur llegó al grado más alto de interdependencia posible para economías no complementarias, según Ricardo Markwald, director-general de la Fundación Centro de Estudios de Comercio Exterior (Funcex). Después de que el bloque alcanzara su auge en 1999, con 17% de peso en las exportaciones brasileñas y 16% en las importaciones, comercio de Brasil con el bloque, el año pasado, representó 10% de todas las exportaciones y 9% de las importaciones.
“La discusión ahora es más sobre las nuevas formas para perfeccionar el régimen existente y no tanto acerca de cómo aumentar el comercio”, dijo. 
Los principales problemas del Mercosur son hoy la definición de una política automotriz común, la eliminación de las barreras no arancelarias, la efectiva liberalización de los servicios, la compatibilización de medidas sanitarias y estándares técnicos y la institución de un mecanismo para la solución de controversias, según Markwald.
Para Vera Thorstensen, profesora de
la FGV, una política que quiebre el aislamiento de Brasil en acuerdos regionales y bilaterales tendría que figurar en la agenda del próximo gobierno. “Es un tema que no va a desaparecer a pesar de un posible acuerdo con los europeos”.

Visita de funcionarios brasileños por caída del comercio bilateral

marzo 11, 2014

por NATALIA DONATO Buenos Aires

A modo de presentación, pero también para retomar la discusión del comercio bilateral en lo que será un año complejo en términos de números, el gobierno de Brasil prepara una visita del flamante ministro de Desarrollo, Industria y Comercio, Mauro Borges, y el asesor general de la presidencia, Marco Aurelio García, para fines de esta semana, afirmaron fuentes extraoficiales.
Si bien todavía no hay una agenda oficial, se prevé que haya reuniones con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Industria, Débora Giorgi. Un encuentro con la presidenta Cristina Fernández no está descartado, debido a la presencia del asesor de Dilma Rousseff.
Borges reemplazó a Fernando Pimentel hace un mes, cuando el ex ministro renunció a su cargo para postularse como candidato a gobernador del estado de Minas Gerais en las elecciones de octubre. Será entonces la primera visita oficial del actual funcionario, en un contexto en el que el comercio entre la Argentina y Brasil se encuentra debilitado. En los dos primeros meses del año, el flujo bilateral cayó 16,9% respecto del mismo período del año pasado, a partir de una caída del 23,3% de las exportaciones locales y de 11,8% de las compras al vecino país.
Borges también aprovechará para renovar la preocupación de los industriales de su país ante las demoras en la aprobación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), que permanecen muy frenadas y también las complicaciones que se imponen a la hora de comprar dólares para pagar compras ya autorizadas.
Según algunos transcendidos, el gobierno de Brasil estaría negociando con la administración nacional la posibilidad de generar alguna línea de financiamiento mediante un banco estatal para contribuir a paliar la crisis comercial que atraviesan ambos países. Aunque el sector automotriz representa una gran parte de este flujo bilateral, la línea se extendería a todos los rubros involucrados en el intercambio entre los principales socios del Mercosur.
También formará parte del temario de las reuniones el postergado acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, para lo cual Kicillof viajó a Brasil días atrás. En esa oportunidad, el ministro se reunió con su par brasileño, Guido Mantega, con quien repasó los avances y retrocesos del acuerdo.

Argentina y Brasil, más cerca de un acuerdo comercial

diciembre 5, 2013

EDICIÓN IMPRESA ECONOMÍA Y POLÍTICA 05.12.13 | 00:00

El Cronista

La Argentina y Brasil acercaron posiciones en las discusiones que llevan adelante para consensuar una propuesta para establecer un acuerdo comercial Mercosur-Unión Europea. Una delegación brasileña encabezada por el ministro de Desarrollo, Fernando Pimentel, se reunió ayer con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, los ministros de Economía, Axel Kicillof, de Industria Débora Giorgi, y el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini.
“La reunión fue satisfactoria, aunque todavía quedaron algunos temas pendientes que seguiremos tratando en próximos encuentros”, anticipó a la prensa Marco Aurelio García, asesor del gobierno brasileño en relaciones internacionales. “La propuesta común para presentar ante la Unión Europea está marchando bien”, aseguró, tras la reunión que se extendió por casi dos horas en el Salón de Cuadros del Palacio de Hacienda.
El funcionario también se mostró esperanzando en lograr consenso en el comercio automotor y se manifestó optimista de lograrlo para 2014. En esta línea, hay temas pendientes como los reclamos por la importación de calzado: la Asociación Brasileña de Industrias del Calzado (Abicalzado) había hecho oír sus quejas por cerca de 700.000 pares frenados en la frontera. Las reuniones continuarán hoy y luego se repetirían en Brasil.
Si bien no hubo una palabra oficial al respecto, sobre la postura conjunta de comercio Mercosur-Unión Europea, trascendió que la Argentina habría flexibilizado su posición, lo cual habría sido el factor central del acercamiento. Este nuevo escenario se habría generado tras la salida del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno
La Argentina había presentado hace dos semanas una oferta limitada al resto de los socios del Mercosur, con la idea de unificar posiciones de modo de elevar una propuesta única a la UE antes de fin de año. La situación causó un serio conflicto entre ambos gobiernos, ya que Brasil, junto con Uruguay y Paraguay, pretenden avanzar en un grado de ambición importante en un intercambio de listas de productos.