Archive for the ‘Sectores’ Category

Advierten que el BCRA pone en jaque al comercio exterior al entregar pocos dólares

agosto 12, 2015
12.08.15
En la jornada de ayer, el BCRA disminuyó la entrega de dólares a importadores y sólo le entregó a aquellos que podían netear esas divisas con las exportaciones

Hoy estuvo prácticamente paralizado el comercio exterior, ya que el Banco Central sólo entregó dólares a los importadores muy a cuentagotas a quienes neteaban con exportaciones. El cliente iba al banco comercial con la DJAI aprobada y le decían que el BCRA no le había habilitado los dólares, y muchas empresas necesitan esos insumos para poder cumplir con licitaciones”, advierte Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI.

El runrún en el sector era que todos querían sacar sus impos antes del 15, porque había un temor en el ambiente que desde la semana próxima el gobierno se pondría más duro para cuidar las divisas, pero según cuentan esto se adelantó. El comentario que circula de boca en boca es que la autoridad monetaria tendría intenciones de recuperar la cantidad de divisas vendidas antes de las PASO, por lo que se prevé que esta semana continúen cerrando el grifo.

Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI, coincide con esta visión: “Los límites están esencialmente en el Banco Central. Aun concedida una DJAI, luego el importador debe acceder a dólares para pagar la importación. Y en este plano hay muchos limites. Se estima que el BCRA adeuda unos u$s 6500 millones a importadores para pagar operaciones que ya fueron autorizadas y luego concretadas”.

Ponce revela que ahora se produce, por primera vez, un triple accionar en forma simultánea: “La Secretaría de Comercio no está aprobando las DJAIs, el BCRA no entrega los dólares y la Aduana pasa a canal rojo más del 20% de los productos que ingresan (cuando esta cifra solía ser menos del 7%), que deben ir a revisión total con veedores”.

Incluso, muchos socios de la Cámara de Importadores llamaron a la entidad por la cantidad de ADOs recibidas. Las ADOs es como se conoce en la jerga a las alertas de operaciones, que es cuando frenan el ingreso de mercadería porque deben pasar por el canal rojo.

Elizondo subraya que las DJAIs con más problemas son las que solicitan operaciones por más montos: máquinas y aparatos (bienes de capital), y piezas y partes (para armando o reposición) son las que pueden llegar a montos mayores. Son importaciones de manufacturas de origen industrial que, si no ingresan, afectan a la producción industrial”.

A modo de comparación, el cupo para las once terminales automotrices es de u$s 231 millones mensuales, cifra que representa apenas el 50% de lo otorgado por dólar ahorro en las siete primeras ruedas de agosto.
En rigor, las importaciones de junio cayeron de u$s 6500 a u$s 5800 millones, mientras en el ambiente se dice que las de julio podrían caer por debajo de los u$s 5000 millones, ya que en las industrias se notan faltantes de insumos para la producción, pues el 80% de lo que se importa son piezas indispensables para la actividad industrial.

En este escenario, nadie se atreve a rechazar las DJAIs por escrito, sino que la demoran, no las responden, o aparecen DJAIs observadas. En el banco comercial, cuando el cliente va con la DJAI aporbada, le piden que pase la semana siguiente, y luego la otra, y así sucesivamente, y por lo bajo confiesan que el BCRA aún no le dio los dólares, porque está privilegiando a los ahorristas con cupo AFIP.

Ante esta problemática, las empresas están pensando qué hacer con su política de reposición, porque no sabe si podrán reponer la mercadería al valor que lo están vendiendo al público, entonces por las dudas se cubren aumentando los precios, los que genera inflación.

Anuncios

Se disparó la deuda con importadores: US$ 6800 millones

agosto 10, 2015

Jueves 04 de junio de 2015

Aumentó casi 50% en el primer trimestre del año, aunque mejoró en mayo; el Banco Central lo desmiente

Por Francisco Jueguen  | LA NACION

política de comercio exterior del Gobierno y la escasez de dólares administrada por el Banco Central (BCRA) puso en pie de guerra hasta a los soldaditos de juguete. La invisible batalla entre las jugueterías pequeñas y los hipermercados -grandes importadores de juguetes- por espacio para acceder al cupo importador es sólo un ejemplo de las restricciones que surgen en tiempos de desabastecimiento de divisas.

 

Pero esas limitaciones se multiplicaron en el primer trimestre de este año. Según datos de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) a los que accedió LA NACION, la deuda de los importadores con sus proveedores del exterior se disparó a US$ 6800 millones, lo que implica un incremento de un 47,4% desde fines de 2014. Los sectores más afectados, estimó la entidad privada, son la energía, la industria, la química y el consumo masivo.

De acuerdo con la CIRA, la deuda -que a fines de diciembre era de US$ 4614 millones- engordó sustancialmente. No obstante, los importadores afirmaron que entre abril y mayo el BCRA mejoró el acceso al mercado único y libre de cambios (MULC). “En estos meses comienzan a ingresar las divisas de la cosecha gruesa, con malos precios pero récord en cantidades; además de las de los bonos y nuevos tramo del swap de China. La situación es mejor y la deuda se achicó pero claramente no estamos a niveles de diciembre de 2014”, explicó Diego Pérez Santiesteban, presidente de CIRA.

En cambio, en la entidad que dirige Alejandro Vanoli afirmaron que desde febrero en adelante -hasta abril inclusive- las autorizaciones de pagos para importadores fueron creciendo. “No hay deuda con los importadores porque en los últimos meses se incrementó el acceso al mercado cambiario de los sectores que demandan divisas para sus operaciones comerciales”, dijeron desde el banco a este medio. “Por otra parte, esos pagos irán aumentando paulatinamente en un contexto de preservación de la estabilidad cambiaria”, proyectaron.

De acuerdo con datos del BCRA, se entregaron a los importadores US$ 3200 millones (febrero), US$ 4000 millones (marzo), y US$ 4600 (abril). En tanto, según sectores, la industria automotriz recibió en esos meses US$ 2537 millones; el sector energético, US$ 1937 millones; la industria química, US$ 1831 millones; el comercio, US$ 1124 millones y para las ensambladoras fueguinas, US$ 644 millones.

“Desde el comienzo de año que se nos complica la vida, sobre todo para pagar a proveedores del exterior la compra de insumos críticos”, sostuvieron desde una empresa global de consumo masivo en el país. En tanto, las automotrices (que tienen cupos para giros comerciales y nuevas inversiones) advirtieron que la cantidad de divisas giradas para insumos y productos es “insuficiente”, pero que en los últimos meses el Gobierno está cumpliendo lo prometido. Incluso en una empresa admitieron que empezaron a achicar la deuda con sus proveedores. “Esto no es porque haya más dólares, sino porque la actividad se desplomó”, sostuvo el empresario.

Las trabas a las importaciones comenzaron en 2011. Pero a principios de 2014, el Gobierno reunió a las 60 importadores más grandes del país y estableció cronogramas de pago a proveedores externos de acuerdo a una rigurosa administración de divisas. La inflación acumulada en los últimos años, la estrategia oficial de apreciación cambiaria, la nula inversión, el flaco saldo comercial y las limitaciones para conseguir nueva deuda impulsó al Gobierno a pisar importaciones y a enfriar la economía para cuidar los dólares.

En la actualidad, las empresas que requieren hasta 3 millones de dólares por mes (US$ 150.000 por día) no precisan intervención del BCRA para conseguir divisas. Desde ese piso, se precisa del sello que administra Vanoli. “En el primer trimestre pasaba que Costa [por el secretario de Comercio] te admitía declaraciones juradas anticipadas por US$ 9 millones y el Central te autorizaba US$ 6 millones”, ejemplificó Santiesteban, que advirtió -no obstante- que ese proceso mejoró en los dos últimos meses, lo que pudo haber reducido la deuda en casi 500 millones de dólares. “Los supermercados reciben más del 50% de las aprobaciones de las DJAI en relación con las jugueterías puras”, se quejó ayer Carlos Restaino, de la Asociación Argentina de Empresas del Juguete. La guerra promete continuar..

Importadores celebran el fin de las DJAI

julio 21, 2015

EDICIÓN IMPRESA ECONOMÍA Y POLÍTICA 15.07.15 | 00:00

El cronista

El presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban, celebró ayer que el Gobierno acordara con la Unión Europea y con Estados Unidos desmontar el 31 de diciembre próximo las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAI), aunque advirtió que “la discrecionalidad impidió el desarrollo de inversiones o proyectos productivos”.

“En el proceso de desarrollo de las importaciones, Argentina introducía requerimientos o manejaba las solicitudes de forma que no eran compatibles con todos los procesos que la misma Argentina tenía como país signatario del acuerdo de la Organización Mundial de Comercio”, explicó.

En declaraciones a radio Continental, Pérez Santisteban evaluó que “los tiempos se han desarrollado de una manera tal que el final de esta causa va a tener que ser adoptado por el nuevo Gobierno, que tendrá 20 días para resolverlo”.

“Si Argentina no lo hace, se somete a la posibilidad de retaliación de exportaciones de estos cuarenta y pico de países muchos de los cuales son grandes compradores de productos argentinos también”, indicó.

Según Pérez Santisteban, “el daño ya ocurrió. Si el nuevo gobierno está dispuesto a que Argentina termine con este aislamiento comercial y vuelva a los mercados internacionales, ésta es una de las primeras cosas que tendrá que evitar”.


“Se ha sufrido esta etapa. La discrecionalidad impidió el desarrollo de inversiones o proyectos productivos”, prosiguió.


En las últimas horas trascendió que el Gobierno acordó con la Unión Europea y con Estados Unidos desmontar el 31 de diciembre próximo las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAI) luego de perder un juicio arbitral ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La medida se hará efectiva 21 días después de que la presidenta Cristina Fernández finalice su segundo mandato, por lo que será su sucesor el encargado de llevarla a la práctica.

Se trata de un panel que perdió la Argentina, iniciado en julio de 2012 por los países socios de la Unión Europea, Estados Unidos, Japón y varios Estados emergentes, entre los que estaba México.

El panel cuestionaba las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), sistema este que obliga a los importadores a hacer una presentación previa ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), pero que a su vez debe constar con la aprobación de la Secretaria de Comercio.

A pesar del fallo de la OMC, los presidenciables prometen continuar con protección a la industria

julio 21, 2015

COLUMNISTAS 21.07.15 | 00:00

Esteban Rafele

Las restricciones a las importaciones continuarán con el próximo gobierno, afirmaron a El Cronista referentes económicos de Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa.
Los espacios políticos con más posibilidades de ocupar el Ejecutivo después del 10 de diciembre trabajan en alternativas que reemplacen o complementen a la Declaración Jurada de Anticipo de Importación (DJAI), que perderá su razón de ser a partir del año próximo, luego de un fallo contra el país de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y de que el propio Gobierno se comprometiera a modificar el sistema antes del 31 de diciembre.
Equipos técnicos del Frente para la Victoria (FPV), el Pro y el Frente Renovador (FR) mantuvieron reuniones con las cámaras de los sectores sensibles a la apertura de importación, como el textil, el del calzado, el de electrodomésticos de línea blanca y el del juguete. Los tres espacios ratificaron que continuarán con el proteccionismo.
A raíz de una demanda de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, un panel de la OMC ratificó a comienzos de año que Argentina deberá cesar con las medidas que violan normas de comercio internacional, como el uso indebido de Licencias No Automáticas, la obligación a empresas a invertir para poder importar, el pedido de exportar un dólar por cada dólar importado o el sistema de DJAI.
A comienzos de julio, el Gobierno se comprometió a realizar los cambios necesarios antes de fin de año. Eso no significa que el país eliminará las trabas a las importaciones. “Es claro que mientras siga habiendo restricción de dólares, se seguirán administrando”, dijo el economista director de Abeceb.com Dante Sica. “En la medida en que mejore la disponibilidad de divisas, habrá criterios más específicos de protección comercial para los sectores sensibles, y no como ahora, que se toman en forma indiscriminada y no por protección, sino por necesidad de dólares”, agregó el experto, consultado por referentes de las campañas de Scioli y Macri.

Con o sin DJAI

El secretario de Comercio, Augusto Costa, mantuvo reuniones con sectores sensibles para trabajar en políticas alternativas a las DJAI. El Ministerio de Economía dice en que el actual sistema de “administración del comercio” continuará hasta fin de año, aunque admite que las DJAI perderán su razón de ser después. Costa y los asesores de los tres candidatos coinciden en que habrá medidas alternativas, dentro de los parámetros de la OMC, para frenar importaciones.
El sciolismo apuesta a que la actual administración deje resuelto el tema, confiaron cerca del candidato, con el proteccionismo como premisa. No obstante, José “Pepe” Scioli, la ministra de Economía Silvina Batakis y otros mantienen reuniones con los sectores sensibles. En el entorno de Costa afirmaron a El Cronista que trabajan en alternativas para complementar las modificaciones requeridas en el sistema de DJAI, como políticas de reciprocidad, parámetros fitosanitarios y requisitos de seguridad y calidad que deben cumplir los productos para entrar al país.
Según Jorge Sorabilla, presidente de la Fundación ProTejer, trabajan junto al Gobierno en implementar limitantes por “dumping social” (el respeto de normas mínimas de higiene, seguridad laboral y trabajo de menores), normas de etiquetado y composición de productos (“Hay productos que pueden ser contaminantes”, explicó) y la implementación correcta de las Licencias No Automáticas (LNA). “La idea es trabajar en lo que queda del año con la actual administración y no empezar de cero con el próximo gobierno, sino que haya una continuidad”, dijo Sorabilla.
Técnicos del macrismo se reunieron con sectores industriales y les garantizaron “una visión muy gradualista e industrialista”, dijo uno de los asesores que participa de los encuentros, encabezados por el ministro de Desarrollo Económico porteño Francisco Cabrera y técnicos de la Fundación Pensar. “Venimos hablando con los sectores, con ProTejer, la cadena metalmecánica, con la convicción de que sería un grave error dar un volantazo. Las DJAI son ilegales, pero hay que ser inteligentes; ningún país del mundo permite que los textiles chinos arrasen con la industria mano de obra intensiva”, afirmó. La premisa es “apuntar a una industrialización inteligente, insertándose en las cadenas de producción global”, continuó.
El massismo tiene el anhelo de volver a una “correcta administración del comercio exterior”, como la que, entienden, se implementó en tiempos del ex ministro de Economía Roberto Lavagna. Los referentes del FR coinciden en la búsqueda de herramientas alternativas de protección, como las políticas de reciprocidad, los acuerdos sectoriales entre privados, las barreras antidumping y la implementación de trabas fitosanitarias.

Las automotrices reclaman más dólares, pero el Gobierno no les abre el grifo

julio 7, 2015
Las terminales tienen u$s 160 millones por mes para importar, más otros 70 para producir modelos en el país. Piden, al menos, otros 100 millones, pero no les ampliarán el cupo

El Ministerio de Economía ya distribuyó el total de las divisas destinadas a ampliar los cupos para importadores entre distintos sectores demandantes de dólares y excluyó a las automotrices del reparto. Las terminales demandaban entre u$s 100 y u$s 140 millones mensuales más para poder llegar a producir 600.000 autos este año.

De acuerdo con fuentes oficiales, el Palacio de Hacienda y el Banco Central acordaron ampliar el cupo de dólares para “impulsar el crecimiento”, pero con un tope para no afectar el nivel de reservas. Axel Kicillof y Alejandro Vanoli definieron ese stock de dólares disponibles para el trimestre y el ministro decidió repartirlo entre las ensambladoras de Tierra del Fuego, el sector petroquímico y otros demandantes de billetes. Las automotrices quedaron fuera.

Así, el 26 de junio el Gobierno anunció la ampliación del cupo a las fábricas fueguinas de u$s 233 a u$s 300 millones mensuales. Otros sectores menos demandantes de divisas también recibieron un incremento en su disponibilidad del orden del 30%.

El sector automotriz tiene u$s 160 millones mensuales para importar. Semanas atrás, las terminales comenzaron a instalar la necesidad de ampliar ese cupo, en momentos en que la producción y las ventas locales parecen haber tocado fondo tras meses de caída. “Si no nos liberan más dólares, vamos a tener un mercado de menos de 600.000 unidades”, aseguró hace unos días la presidenta de la Asociación de Fabricantes Automotores (Adefa), Isela Costantini.


“Nos venden u$s 160 millones por mes, pero necesitamos u$s 260 millones. No alcanza”, agregó la también CEO de General Motors para Argentina, Paraguay y Uruguay.


En rigor, las terminales reciben u$s 230 millones: son u$s 160 para importar autos y autopartes y otros u$s 70 millones destinados a producir nuevos modelos. El resto de las divisas que necesitan deben conseguirlas por su cuenta.

También deben saldar deudas con sus casas matrices. En los primeros meses del año, el consolidado disminuyó. El grupo de 11 marcas que fabrican en el país tienen una deuda acumulada de alrededor de los u$s 2000 millones, indicaron fuentes sectoriales.

Costantini apuesta a lograr vender este año 600.000 unidades, pero otras voces del sector piensan que no se superarán las 580.000. Adefa se había propuesto vender 680.000 autos a comienzos de año.

Las autoridades de las 11 marcas que fabrican en el país -Honda, Renault, Ford, GM, PSA Peugeot-Citroen, Fiat Chrysler, Iveco, Mercedes Benz, Scania, Toyota y Volkswagen- mantienen reuniones en Economía, principalmente con el secretario de Comercio, Augusto Costa. Llevan los datos que habitualmente pide el Ministerio (producción, exportación e importación) y tratan de persuadir a los funcionarios para que les liberen más dólares.

Existe la esperanza que los u$s 160 millones sean el piso y que nos den algo más. La caída de Brasil se está haciendo notar y no hay más que mirar los datos de exportación”, explicó una fuente del sector automotriz. Las ventas al país vecino cayeron 30% interanual y representan el 80% de las exportaciones. Esa caída hace que en el sector tengan problemas para hacerse de dólares propios.

“El cupo ya fue otorgado. Puede haber más, pero habría que generar un mayor ingreso de divisas. Además, las automotrices vienen muy duras a negociar”, indicó una fuente oficial.

Alivio

La semana pasada, el Gobierno alivió el impuesto a los autos de media y alta gama al elevar 15% la base imponible del 0 KM. Además, estableció alícuotas diferenciadas para autos nacionales e importados, algo que podría traerle problemas con Brasil y México, con quienes se firmaron acuerdos recientemente, y demandas ante la Organización Mundial de Comercio (OMC). Con el nuevo esquema, la primera escala establece que los 0 KM con un precio a público entre $ 330.000 y $ 455.000, pagan un 10% si son nacionales y un 30% si son importados.

Por cada dólar que va a ahorro se restringen dos para importaciones

mayo 19, 2015

La dolarización de los argentinos le restó aire a la industria, que lleva 21 meses sin levantar cabeza.

16/05/2015

http://linkis.com/www.perfil.com/econo/NLHCK

0516_divisas_g

En épocas de escasez de dólares, las compras para ahorro y viajes compiten con los ‘verdes’ que se destinan a la producción. Y en los últimos meses, la dolarización de los argentinos le restó aire a la industria, que lleva 21 meses sin levantar cabeza.

Desde que se habilitó el cupo para la compra de dólar ahorro, el Gobierno destinó más de US$ 5 mil millones –junto con las ventas de dólar turista–. En el mismo período, las importaciones cayeron US$ 10 mil millones, es decir, el doble de lo que se destina al atesoramiento.

En enero de 2014 la venta de dólar ahorro llegó a US$ 95 millones. Hasta ayer, mayo acumulaba compras por US$ 300 millones. Abril cerró casi al borde de los 500 millones, con U$S 495 millones, 275% más que en el mismo mes del año anterior. De acuerdo con los datos de la AFIP, esa aceleración de los ingresos lleva a que el acumulado desde que se abrió el grifo sume US$ 5.172 millones, que junto con el total de dólar para viaje (US$ 678 millones)asciende a US$ 5.850 millones, lo que supera todo lo que se exportó en cereales durante el 2014, por ejemplo (las ventas al mundo fueron de 5.614 millones, según el Indec).

El uso de los dólares formó parte del debate entre economistas que representan a los precandidatos presidenciales que en un almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) coincidieron en una transición sin shocks, lejos de la verborragia electoral –corregida después por sus asesores– de Mauricio Macri que vaticinó una salida del cepo el 11 de diciembre. En ese marco, cuestionaron el desvío de dólares de la actividad al turismo o ahorro. El economista que asesora a Daniel Scioli, Miguel Bein, ironizó con la necesidad de traer turistas extranjeros para compensar el nivel de ventas actual.

La restricción sobre las importaciones que limita la actividad, sigue recopilando ejemplos: como el caso de una fabricante de motos en tierra bonaerense que con capacidad para armar 1.200 mensuales que sólo construye 200 porque no tiene dólares. “El Gobierno quiere activar la venta de electrodomésticos pero no hay dólares para insumos de línea blanca”, aseguró Miguel Ponce, consultor de comercio exterior y ex directivo de la CIRA, que aclaró que “no hay escándalo porque los desembolsos a estos sectores fueron bastante fluidos”.

Esta note fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Inminente fallo de OMC por carne argentina

abril 24, 2015
Por: Pablo Jiménez

Como pocas veces se esperó con tantas ansias un fallo de la OMC puertas adentro del Gobierno. Es que en el próximo mes podría conocerse un fallo favorable para el país en la emblemática disputa con Estados Unidos por el ingreso de carne a territorio norteamericano que está bloqueada desde hace más de 14 años. 

Esta sería la primera sentencia favorable luego de que la Organización Mundial de Comercio le ordenará al gobierno desarmar el sistema de declaraciones juradas anticipadas de importaciones (DJAI) a partir de una demanda conjunta de EEUU, la Unión Europea, Japón y una decena de países, entre ellos México.

La batalla de la carne data desde 2001 cuando tras el brote de aftosa, Washington prohibió el ingreso de carnes refrigeradas y sin hueso provenientes de la Argentina. Sin embargo, EEUU mantiene hasta el momento las trabas pese a que ya la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) calificó a la Argentina con el estatus sanitario de país libre sin vacunación en la Patagonia y país libre con vacunación en el resto del país. Esto fue avalado por el propio Servicio de Inspección de la Sanidad Animal y Vegetal del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA/APHIS), que determinó que “las medidas de vigilancia, prevención y control aplicadas por Argentina son suficientes para minimizar la probabilidad de introducción de la fiebre aftosa en los EEUU”. Pese a estos indicadores, el lobby de productores norteamericanos primaron y por eso en 2012 la Argentina recurrió al Órgano de Solución de Diferencias (OSD).

Hace poco más de un mes la OMC sacó una resolución preliminar favorable al país y criticó a EEUU por hacer caso omiso a las declaraciones de la OIE. Ahora se espera que en breve ese dictamen se convierta en un fallo firme, según supo ámbito.com de fuentes del organismo regulador de comercio mundial.

En caso de ser favorable, la reapertura no será inmediata, pero ambas partes deberán sentarse a negociar el flujo de ventas de carne, un negocio no menor a los u$s 350 millones. Pero desde el Gobierno saben que esa cifra puede engrosarse ya que no es sólo la apertura de embarques a EEUU, sino que esto destrabaría ventas a mercados importantes como el canadiense y el mexicano, con quienes se mantienen conversaciones avanzadas.

Hoy hay que hablar de un negocio potencial ya que desde 2006 hasta el año pasado, debido a los controles y pérdida de competitividad, las ventas de carne al exterior cayeron al punto que el país quedó fuera del top 10 de exportadores. Sin embargo, desde enero vienen creciendo a un ritmo acelerado que hicieron que en el primer trimestre del año ascendieran 48% respecto a 2014.

Ambito

Gobierno negocia cupos con exportadores para acelerar el ingreso de dólares

abril 14, 2015
El ministerio de Economía junto con Agricultura anunciarán mayores cupos de exportación de trigo y maíz. Buscan desactivar la fuerte negativa de productores a comercializar su cosecha especulando con el próximo gobierno. Calculan que 20 millones de toneladas quedarán sin venderse hasta octubre a la espera de un nuevo valor para el dólar
 Negocian cupos de exportación para acelerar ingreso de dólares

Gobierno busca destrabar la entrada de dólares del campo.
No será la primera vez y probablemente tampoco la última. El Gobierno busca cerrar filas en torno a la posibilidad de que los exportadores adelanten una parte de su liquidación de dólares a cambio de un cupo más importante en la comercialización al exterior de trigo y maíz. El mecanismo –utilizado en numerosas oportunidades durante 2014– buscaría alimentar las reservas del Banco Central, en momentos donde crece en forma sustancial la demanda de dólar ahorro y la perspectiva del resto del año no genera certidumbre, ya que habrá que pagar vencimientos de deuda relevantes con esas mismas divisas. Por ahora, se negocia un cupo adicional de entre 500.000 toneladas y 1 millón para el trigo (que se suman a los 2,5 millones autorizados el año previo). En cuanto al maíz se habilitarían 2 millones de toneladas más, cuando el año pasado se había acordado un cupo de 8 millones.
Varios datos fortalecen las gestiones de Economía pero, también, la permeabilidad de los exportadores. Es que Kicillof & Co. han detectado que existe entre los productores cierta expectativa con la idea de “sembrar trigo con la actual administración y cosecharlo con el próximo gobierno”. En este contexto, el rumor generó expectativas en el mercado de granos desde hace unos días, dado que se especulaba con un impulso a los precios del castigado cereal.
Por un lado, el dato que circula en varios despachos del ministerio de Economía es que, según las proyecciones, varios sectores del agro “embolsarían” sus granos hasta octubre, con la finalidad de lograr mejores condiciones económicas una vez elegido el nuevo Gobierno: el número que se maneja en el sector es de 20 millones de toneladas, algo similar a los 18 millones de toneladas que habían resguardado en 2014 hasta comienzos de octubre especulando con un reacomodamiento del tipo de cambio. Del universo de 58 millones de toneladas que podrían cosecharse, el 35% quedaría en silobolsa hasta nuevo aviso.
Por otro lado, el freno a la devaluación para mantener la inflación por debajo del 2% mensual echa por tierra cualquier especulación por parte de los productores y exportadores. En lo que va del año, el Banco Central apenas devaluó la moneda 4,6% y en los últimos 12 meses ese cálculo arroja solamente un 10% frente a la fuerte escalada de los precios.
Según estimaciones, con un saldo exportable teórico para el maíz que esta cosecha rondaría las 23 millones de toneladas, el margen de exportación sería de 14 millones, cuando los permisos llegan solamente a los 8 millones. En rigor, en los últimos dos meses del año previo, se oficializaron Registro de Operaciones de Exportación (ROEs) de maíz por 6,22 millones de toneladas aunque en lo que va del año se autorizaron ROEs por apenas 1,4 millón. A la vez, un dato que llama la atención es que al 25 de abril pasado, los exportadores habían comprado 7 millones de toneladas de maíz, 3 millones más que lo adquirido en la misma fecha de 2014. Para una fuente del sector, “esto revela que muchos exportadores parecen esperar que el Gobierno va a habilitar una cantidad mayor de exportación en breve”.
En octubre del año pasado, el Gobierno había alcanzado un compromiso con las cámaras de exportadores para ingresar u$s 5.700 millones antes de fin de año, al autorizar la exportación de 400.000 toneladas de trigo y 100.000 de harina adicionales, además de otras 500.000 toneladas de maíz correspondientes a la cosecha 2013-2014.
En el sector sostienen que las condiciones económicas deben cambiar para que el trigo y el maíz vuelvan a ser rentables. Señalan que el poder adquisitivo del trigo ha caído en el último año y que mientras en 2014 se necesitaban 2,7 toneladas del grano para construir un metro cuadrado en la ciudad de Córdoba; hoy se necesitan 6,3 toneladas. Lo mismo ocurre con el maíz, cuya necesidad de mayor producción creció de cuatro a 6,7 toneladas.
Por otro lado, la liquidación de divisas producto de la exportación de granos alcanzó en la última semana un acumulado anual de u$s 3.913,88 millones, la cifra más baja para la época del año desde 2007, cuando en ese mismo momento se registraron u$s 3.268,35 millones. Si se compara la última cosecha de soja, a la cual corresponde la actual liquidación, que alcanzó el récord de 55,6 millones de toneladas, con la de 2006, que fue la que se exportó en la primera parte de 2007, la diferencia es de 17,3% en favor de la recolección de 2014.Asimismo, los valores actuales de la oleaginosa, a u$s 350 la tonelada en el mercado de Chicago, son 25% superiores a los u$s 280 promedio de 2007. Sin embargo, la liquidación actual es apenas u$s 600 millones superior a la de hace ocho años atrás, y la más baja desde 2007 a esta parte. Esto da cuenta que los menores registros de divisas que se computan en la actualidad no responden ni a valores inferiores en stock de granos, como tampoco a malos precios de la soja en Chicago, sino a la mera especulación de los grandes productores. El último reporte de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) precisó que en la última semana se contabilizaron u$s 507 millones, 38,5% menos que lo registrado en la misma semana de 2014.

Advierten que el Gobierno no cumple con nuevos cupos de dólares para industriales

abril 13, 2015
El reclamo surgió de los fabricantes de Tierra del Fuego y los de motos, que necesitan las divisas para saldar deudas con proveedores del exterior. Desde ambos sectores afirmaron que los nuevos montos anunciados en enero no se cumplen y que reciben lo mismo que antes. Automotrices, sin problemas

El Gobierno no está cumpliendo con los nuevos cupos de dólares liberados en enero a los fabricantes de bienes electrónicos radicados en Tierra del Fuego y los productores de motos para que paguen sus importaciones de piezas y salden parte de la deuda acumulada con sus proveedores del exterior. Según fuentes de ambos sectores, las empresas siguen recibiendo los montos previos al aumento y no hay expectativas de que el escenario se revierta hasta que no comience la liquidación fuerte de divisas, prevista para este mes.

El sector automotriz quedó, por el momento, a salvo de este recorte de divisas. La industria automotriz había sido rezagada con la suba del cupo, pero desde que les fue otorgado un 50% adicional –se les subió de u$s 100 a u$s 154 millones mensuales– no tuvieron inconvenientes, aseguraron fuentes del rubro. “Sólo tuvimos algún recorte inicial en el cupo destinado a inversiones –que pasó de u$s 45,5 a u$s 77,7 millones–, pero rápidamente se acomodó”, agregaron.

En el caso de los fabricantes de Tierra del Fuego, el Gobierno les había aumentado en enero de u$s 180 millones a u$s 233 millones por mes, pero desde el sector advirtieron que “no se está cumpliendo con el nuevo cupo” y que está afectando especialmente a los productores de celulares, el sector que, junto con los de televisores, menos sintió el impacto de la caída del mercado.

El principal problema que están sufriendo es que, ante esta situación, muchos proveedores suspendieron las ventas y los embarques a la espera de que el comprador normalice la situación, agravada por la deuda que siguen acumulando y que hoy asciende a unos u$s 600 millones. “El sector necesita u$s 300 millones mensuales, por lo que u$s 233 millones ya está por debajo de los requerimientos. Si encima nos otorgan menos de lo prometido, estamos en un escenario complicado”, dijo una fuente de la industria.

Desde las empresas y de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte) están realizando gestiones con todos los ámbitos del Gobierno involucrados en el tema, pero aún no recibieron respuesta.

En el caso de los fabricantes de motos, que también están padeciendo el mismo problema, la respuesta fue que en febrero y marzo la situación de dólares era complicada, pero que esperaban para abril una mejora frente a la expectativa de una buena liquidación de divisas por la cosecha gruesa.

Este sector recibió en enero un incremento del cupo del 55%, al pasar de u$s 19,4 millones a u$s 30 millones mensuales. Consultadas algunas empresas del rubro, coincidieron en remarcar que siguen recibiendo los mismos dólares que antes del aumento y que habían asumido nuevos compromisos de compras en base al monto actualizado que ahora no pueden cumplir.

El presidente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam), Rubén Lino Stefanuto, manifestó no tener conocimiento de estos incumplimientos, aunque destacó que “a muchas empresas grandes no les alcanza el cupo otorgado”. “De las 23 empresas del sector, hay 7 u 8 grandes que consumen, cómo mínimo, u$s 1,2 millones mensuales. Las chicas requieren de u$s 4/5 millones todas juntas, por lo que ya nos habían avisado que éstas no iban a tener problemas”, destacó el directivo.

Para lograr un nivel de ventas como en 2013, la actividad requiere de unos u$s 40 millones mensuales para pagar las importaciones de piezas, pero si se proyectan los números del primer trimestre a todo el año, las ventas de motos rondarán las 480.000 unidades, un número similar al del año pasado pero lejos de las 780.000 comercializadas en 2013, estimó Stefanuto. Aunque percibieron un repunte en marzo, las ventas de motos cayeron en el primer trimestre 21% respecto del mismo período del año pasado y si bien parte se adjudica al menos financiamiento y al estancamiento económico, una porción de la merma se debe a la escasez de dólares.

Denuncian que el Banco Nación bloquea préstamos a productores de soja

noviembre 20, 2014

20-11-2014 SRA y CARBAP consideraron una “vergonzosa discriminación” la decisión de la entidad financiera, que también restringe el uso del descubierto a los sojeros

Las entidades que representan al sector del campo apuntaron el miércoles contra el Banco Nación, luego de recibir una circular en la que éste les indicaba que sólo accederán a las financiaciones ofrecidas para clientes agropecuarios aquellos que demuestren no tener existencias de soja en su poder. 

La Sociedad Rural Argentina (SRA) aseguró que con esta medida el Directorio del Banco Nación dispuso “bloquear” líneas de préstamos a productores de soja, a lo que calificó como una “vergonzosa discriminación”.

“El Banco Nación persiste en su decisión de bloquear todas las líneas de crédito y restringir el uso del descubierto a los productores de soja”, afirmó en un comunicado.

La entidad sostuvo que ello ocurre “a pesar de que el precio de la soja bajó aproximadamente 35% durante este año, que la inflación superará el 40% y la presión impositiva sigue creciendo”.

Estas restricciones forman parte de una práctica discriminatoria y extorsiva que tiene como único fin obligar a los productores de soja a vender hasta el último grano de la cosecha, cuya liquidación está en los mismos niveles que el año anterior”, señaló la SRA.

La entidad sostuvo que “esta situación adquiere una gravedad mayor por tratarse de un banco público y atenta contra los mismos objetivos del Banco Nación, que en el artículo 3, inciso a, de su carta orgánica establece como uno de sus fines apoyar la producción agropecuaria, promoviendo su eficiente desenvolvimiento”.

“La decisión de bloquear el financiamiento a los productores de soja desconoce los tiempos del campo y la gravedad de la situación económica que vive el país”, agregó la declaración de la SRA relevada por la agencia DyN.

Asimismo, afirmó que “con una inflación del 41% el productor de granos no tiene otra forma de preservar el valor de sus ingresos que vender escalonadamente su producción“. 

“Si hubiera vendido toda la soja al momento de la cosecha, la inflación hubiera deteriorado ese ingreso y no hubiera tenido forma de encarar la compra de insumos para la siembra siguiente, cumplir con los impuestos, hacer frente al pago de sueldos y gastos personales”, advirtió la SRA.

Por su parte, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aries y La Pampa (CARBAP) recibió “con asombro y preocupación las restricciones implementadas por el Banco de la Nación Argentina a los productores agropecuarios que mantienen soja en su poder”.

Indicaron que las trabas a la financiación impuestas por la entidad financiera a partir de la mencionada circular, demuestran “desconocimiento de la realidad sectorial”.

“Jamás un Banco de fomento a la producción , como es el caso del Banco de la Nación Argentina ha impuesto tan disparatadas restricciones, ya que si el propósito es conocer la real existencia de granos de soja en el país, existen otros mecanismos y organismos para tal fin”, argumentó Carbap en un comunicado.