Posts Tagged ‘aduana’

Advierten que el BCRA pone en jaque al comercio exterior al entregar pocos dólares

agosto 12, 2015
12.08.15
En la jornada de ayer, el BCRA disminuyó la entrega de dólares a importadores y sólo le entregó a aquellos que podían netear esas divisas con las exportaciones

Hoy estuvo prácticamente paralizado el comercio exterior, ya que el Banco Central sólo entregó dólares a los importadores muy a cuentagotas a quienes neteaban con exportaciones. El cliente iba al banco comercial con la DJAI aprobada y le decían que el BCRA no le había habilitado los dólares, y muchas empresas necesitan esos insumos para poder cumplir con licitaciones”, advierte Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI.

El runrún en el sector era que todos querían sacar sus impos antes del 15, porque había un temor en el ambiente que desde la semana próxima el gobierno se pondría más duro para cuidar las divisas, pero según cuentan esto se adelantó. El comentario que circula de boca en boca es que la autoridad monetaria tendría intenciones de recuperar la cantidad de divisas vendidas antes de las PASO, por lo que se prevé que esta semana continúen cerrando el grifo.

Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI, coincide con esta visión: “Los límites están esencialmente en el Banco Central. Aun concedida una DJAI, luego el importador debe acceder a dólares para pagar la importación. Y en este plano hay muchos limites. Se estima que el BCRA adeuda unos u$s 6500 millones a importadores para pagar operaciones que ya fueron autorizadas y luego concretadas”.

Ponce revela que ahora se produce, por primera vez, un triple accionar en forma simultánea: “La Secretaría de Comercio no está aprobando las DJAIs, el BCRA no entrega los dólares y la Aduana pasa a canal rojo más del 20% de los productos que ingresan (cuando esta cifra solía ser menos del 7%), que deben ir a revisión total con veedores”.

Incluso, muchos socios de la Cámara de Importadores llamaron a la entidad por la cantidad de ADOs recibidas. Las ADOs es como se conoce en la jerga a las alertas de operaciones, que es cuando frenan el ingreso de mercadería porque deben pasar por el canal rojo.

Elizondo subraya que las DJAIs con más problemas son las que solicitan operaciones por más montos: máquinas y aparatos (bienes de capital), y piezas y partes (para armando o reposición) son las que pueden llegar a montos mayores. Son importaciones de manufacturas de origen industrial que, si no ingresan, afectan a la producción industrial”.

A modo de comparación, el cupo para las once terminales automotrices es de u$s 231 millones mensuales, cifra que representa apenas el 50% de lo otorgado por dólar ahorro en las siete primeras ruedas de agosto.
En rigor, las importaciones de junio cayeron de u$s 6500 a u$s 5800 millones, mientras en el ambiente se dice que las de julio podrían caer por debajo de los u$s 5000 millones, ya que en las industrias se notan faltantes de insumos para la producción, pues el 80% de lo que se importa son piezas indispensables para la actividad industrial.

En este escenario, nadie se atreve a rechazar las DJAIs por escrito, sino que la demoran, no las responden, o aparecen DJAIs observadas. En el banco comercial, cuando el cliente va con la DJAI aporbada, le piden que pase la semana siguiente, y luego la otra, y así sucesivamente, y por lo bajo confiesan que el BCRA aún no le dio los dólares, porque está privilegiando a los ahorristas con cupo AFIP.

Ante esta problemática, las empresas están pensando qué hacer con su política de reposición, porque no sabe si podrán reponer la mercadería al valor que lo están vendiendo al público, entonces por las dudas se cubren aumentando los precios, los que genera inflación.

Anuncios

Aduana promete liberar importaciones en 72 horas

abril 11, 2012

Un alto funcionario de la Aduana les prometió ayer a los despachantes que en las próximas 72 horas comenzarán a liberarse los embarques detenidos en las terminales portuarias. La medida fue adelantada por Daniel Santanna, subdirector general de Operaciones Aduaneras Metropolitanas, a una delegación del Centro de Despachantes de Aduana (CDA), encabezada por su presidente, Gustavo López.

Según fuentes cercanas al CDA, durante el encuentro los despachantes le plantearon al funcionario las enormes dificultades que enfrentaban tanto sus firmas como sus clientes, que van desde los cierres de locales por falta de mercadería hasta la necesidad de cerrar fábricas por la falta de insumos o partes. También se habló de que las terminales están tan abarrotadas de containers que ya no pueden entrar ni los camiones.

La Aduana prometió que esta semana esos containers -siempre que se haya cumplido con los trámites ante la AFIP y recibido el visto bueno de la Secretaría de Comercio Interior– comenzarán a salir del puerto. Los despachantes le dijeron que justamente en la dependencia de Guillermo Moreno se originan los problemas: es allí donde hay cerca de 130.000 pedidos de importación «observados». El funcionario dijo que la promesa incluía la aprobación por parte de Moreno de buena parte de esos despachos.

Los despachantes recordaron que a las puertas de los depósitos fiscales de Buenos Aires (DEFIBA) hay en estos momentos noventa camiones cargados con mercadería tan diversa como latas de durazno y autopartes, todos ellos llegados desde Brasil y Uruguay. Toda esa mercadería está hoy en el denominado «canal rojo». Esa categoría garantiza una demora de al menos treinta días para poder retirar los bienes del depósito fiscal.

Si bien Santanna no les aseguró que pasarán a «canal verde» de inmediato, les adelantó que esta semana comenzará a realizarse una «verificación» y luego se liberarán las cargas.

La gran pregunta en este caso es si la medida de la autoridad aduanera cuenta con el visto bueno de Moreno, verdadero dueño de la vida y la muerte en lo que hace a importaciones. Nadie se animó a preguntarle a Santanna si esta liberalización repentina había sido acordada con el poderoso funcionario.

No fue el único indicio positivo que recibieron ayer los importadores: Alejandro Bzurovski, presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay, dijo en el programa radial «Comercio Exterior Siglo XXI» que los presidentes Cristina de Kirchner y José Mujica habían convenido que los dos países aceptarán operar en las monedas de ambos países en sus operaciones de comercio exterior. La medida había sido solicitada por todo el sector privado uruguayo como una forma de destrabar las exportaciones hacia la Argentina que -según fuentes de ese país- cayeron un 10% en marzo y amenazan con descender un 10% adicional en abril.

Esta «desdolarización» del comercio bilateral ya se aplica con Brasil, pero sin éxito. El gran problema con las operaciones con Uruguay, además, es con qué tipo de cambio se arbitrarán esas operaciones; cualquiera que haya viajado al país vecino sabe que en las casas de cambio el peso se arbitra según el dólar «blue»; habrá que ver si los exportadores orientales estarán dispuestos a perder el «spread» entre el «blanco» en que cobrarán y el «blue».

En tanto, continúan acumulándose los faltantes en insumos y mercaderías varias. Veamos algunos casos:

  • Una de las grandes apuestas de este Gobierno en materia de exportaciones son los vinos de alta gama. El problema es que las bodegas no reciben corchos (material 100% importado cuando se trata de tapones de la mejor calidad) y algunos tipos de botellas especiales que no se hacen en el país. Alguna bodega, como la San Huberto (de la familia Spadone), ya está tapando sus botellas con corchos de plástico.
  • En materia de marroquinería no entró nada: el 100% de los embarques está detenido en la Aduana; lo dicen tanto los despachantes como los empresarios del sector. Algunos importadores cumplieron con todos los pasos: les aprobaron la Declaración Jurada Anticipada de Importaciones, la Nota de Pedido a Moreno y hasta un plan de exportaciones compensatorias; ahora los pasaron al denominado Control Exhaustivo Aleatorio, en el que intervienen varios organismos del Estado, incluida la Policía Aduanera. El trámite no toma menos de 20 días hábiles, lo que causa la desesperación de quienes ya no tienen qué vender y además deben cargar con los costos financieros y de depósito por esa mercadería. 
  • También en el rubro perfumería y cosmética comienzan a achicarse los stocks que los importadores acumularon en previsión de que sucediera lo que finalmente pasó.

Fuente: Ambito financiero