Posts Tagged ‘bcra’

Advierten que el BCRA pone en jaque al comercio exterior al entregar pocos dólares

agosto 12, 2015
12.08.15
En la jornada de ayer, el BCRA disminuyó la entrega de dólares a importadores y sólo le entregó a aquellos que podían netear esas divisas con las exportaciones

Hoy estuvo prácticamente paralizado el comercio exterior, ya que el Banco Central sólo entregó dólares a los importadores muy a cuentagotas a quienes neteaban con exportaciones. El cliente iba al banco comercial con la DJAI aprobada y le decían que el BCRA no le había habilitado los dólares, y muchas empresas necesitan esos insumos para poder cumplir con licitaciones”, advierte Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI.

El runrún en el sector era que todos querían sacar sus impos antes del 15, porque había un temor en el ambiente que desde la semana próxima el gobierno se pondría más duro para cuidar las divisas, pero según cuentan esto se adelantó. El comentario que circula de boca en boca es que la autoridad monetaria tendría intenciones de recuperar la cantidad de divisas vendidas antes de las PASO, por lo que se prevé que esta semana continúen cerrando el grifo.

Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI, coincide con esta visión: “Los límites están esencialmente en el Banco Central. Aun concedida una DJAI, luego el importador debe acceder a dólares para pagar la importación. Y en este plano hay muchos limites. Se estima que el BCRA adeuda unos u$s 6500 millones a importadores para pagar operaciones que ya fueron autorizadas y luego concretadas”.

Ponce revela que ahora se produce, por primera vez, un triple accionar en forma simultánea: “La Secretaría de Comercio no está aprobando las DJAIs, el BCRA no entrega los dólares y la Aduana pasa a canal rojo más del 20% de los productos que ingresan (cuando esta cifra solía ser menos del 7%), que deben ir a revisión total con veedores”.

Incluso, muchos socios de la Cámara de Importadores llamaron a la entidad por la cantidad de ADOs recibidas. Las ADOs es como se conoce en la jerga a las alertas de operaciones, que es cuando frenan el ingreso de mercadería porque deben pasar por el canal rojo.

Elizondo subraya que las DJAIs con más problemas son las que solicitan operaciones por más montos: máquinas y aparatos (bienes de capital), y piezas y partes (para armando o reposición) son las que pueden llegar a montos mayores. Son importaciones de manufacturas de origen industrial que, si no ingresan, afectan a la producción industrial”.

A modo de comparación, el cupo para las once terminales automotrices es de u$s 231 millones mensuales, cifra que representa apenas el 50% de lo otorgado por dólar ahorro en las siete primeras ruedas de agosto.
En rigor, las importaciones de junio cayeron de u$s 6500 a u$s 5800 millones, mientras en el ambiente se dice que las de julio podrían caer por debajo de los u$s 5000 millones, ya que en las industrias se notan faltantes de insumos para la producción, pues el 80% de lo que se importa son piezas indispensables para la actividad industrial.

En este escenario, nadie se atreve a rechazar las DJAIs por escrito, sino que la demoran, no las responden, o aparecen DJAIs observadas. En el banco comercial, cuando el cliente va con la DJAI aporbada, le piden que pase la semana siguiente, y luego la otra, y así sucesivamente, y por lo bajo confiesan que el BCRA aún no le dio los dólares, porque está privilegiando a los ahorristas con cupo AFIP.

Ante esta problemática, las empresas están pensando qué hacer con su política de reposición, porque no sabe si podrán reponer la mercadería al valor que lo están vendiendo al público, entonces por las dudas se cubren aumentando los precios, los que genera inflación.

Anuncios

Se disparó la deuda con importadores: US$ 6800 millones

agosto 10, 2015

Jueves 04 de junio de 2015

Aumentó casi 50% en el primer trimestre del año, aunque mejoró en mayo; el Banco Central lo desmiente

Por Francisco Jueguen  | LA NACION

política de comercio exterior del Gobierno y la escasez de dólares administrada por el Banco Central (BCRA) puso en pie de guerra hasta a los soldaditos de juguete. La invisible batalla entre las jugueterías pequeñas y los hipermercados -grandes importadores de juguetes- por espacio para acceder al cupo importador es sólo un ejemplo de las restricciones que surgen en tiempos de desabastecimiento de divisas.

 

Pero esas limitaciones se multiplicaron en el primer trimestre de este año. Según datos de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) a los que accedió LA NACION, la deuda de los importadores con sus proveedores del exterior se disparó a US$ 6800 millones, lo que implica un incremento de un 47,4% desde fines de 2014. Los sectores más afectados, estimó la entidad privada, son la energía, la industria, la química y el consumo masivo.

De acuerdo con la CIRA, la deuda -que a fines de diciembre era de US$ 4614 millones- engordó sustancialmente. No obstante, los importadores afirmaron que entre abril y mayo el BCRA mejoró el acceso al mercado único y libre de cambios (MULC). “En estos meses comienzan a ingresar las divisas de la cosecha gruesa, con malos precios pero récord en cantidades; además de las de los bonos y nuevos tramo del swap de China. La situación es mejor y la deuda se achicó pero claramente no estamos a niveles de diciembre de 2014”, explicó Diego Pérez Santiesteban, presidente de CIRA.

En cambio, en la entidad que dirige Alejandro Vanoli afirmaron que desde febrero en adelante -hasta abril inclusive- las autorizaciones de pagos para importadores fueron creciendo. “No hay deuda con los importadores porque en los últimos meses se incrementó el acceso al mercado cambiario de los sectores que demandan divisas para sus operaciones comerciales”, dijeron desde el banco a este medio. “Por otra parte, esos pagos irán aumentando paulatinamente en un contexto de preservación de la estabilidad cambiaria”, proyectaron.

De acuerdo con datos del BCRA, se entregaron a los importadores US$ 3200 millones (febrero), US$ 4000 millones (marzo), y US$ 4600 (abril). En tanto, según sectores, la industria automotriz recibió en esos meses US$ 2537 millones; el sector energético, US$ 1937 millones; la industria química, US$ 1831 millones; el comercio, US$ 1124 millones y para las ensambladoras fueguinas, US$ 644 millones.

“Desde el comienzo de año que se nos complica la vida, sobre todo para pagar a proveedores del exterior la compra de insumos críticos”, sostuvieron desde una empresa global de consumo masivo en el país. En tanto, las automotrices (que tienen cupos para giros comerciales y nuevas inversiones) advirtieron que la cantidad de divisas giradas para insumos y productos es “insuficiente”, pero que en los últimos meses el Gobierno está cumpliendo lo prometido. Incluso en una empresa admitieron que empezaron a achicar la deuda con sus proveedores. “Esto no es porque haya más dólares, sino porque la actividad se desplomó”, sostuvo el empresario.

Las trabas a las importaciones comenzaron en 2011. Pero a principios de 2014, el Gobierno reunió a las 60 importadores más grandes del país y estableció cronogramas de pago a proveedores externos de acuerdo a una rigurosa administración de divisas. La inflación acumulada en los últimos años, la estrategia oficial de apreciación cambiaria, la nula inversión, el flaco saldo comercial y las limitaciones para conseguir nueva deuda impulsó al Gobierno a pisar importaciones y a enfriar la economía para cuidar los dólares.

En la actualidad, las empresas que requieren hasta 3 millones de dólares por mes (US$ 150.000 por día) no precisan intervención del BCRA para conseguir divisas. Desde ese piso, se precisa del sello que administra Vanoli. “En el primer trimestre pasaba que Costa [por el secretario de Comercio] te admitía declaraciones juradas anticipadas por US$ 9 millones y el Central te autorizaba US$ 6 millones”, ejemplificó Santiesteban, que advirtió -no obstante- que ese proceso mejoró en los dos últimos meses, lo que pudo haber reducido la deuda en casi 500 millones de dólares. “Los supermercados reciben más del 50% de las aprobaciones de las DJAI en relación con las jugueterías puras”, se quejó ayer Carlos Restaino, de la Asociación Argentina de Empresas del Juguete. La guerra promete continuar..

El Gobierno le pedirá a China ampliar el swap de monedas para llegar con más reservas a octubre

julio 29, 2015
El BCRA acordó sumar entre u$s 5000 y 11.000 millones más a la línea de financiamiento. Ahora deberán formalizarlo Cristina Fernández y su par Xi Jinping. Kicillof lo niega

El Banco Central pidió a su contraparte china, el Banco Popular, ampliar el swap de monedas que permitió a la autoridad monetaria sumar hasta el momento el equivalente en yuanes a u$s 8200 millones a sus reservas en préstamos de corto plazo, confiaron a El Cronista dos fuentes oficiales al tanto de la operación.

La intención de máxima del Gobierno es duplicar el cupo actual para intercambiar monedas, equivalente a u$s 11.000 millones. Según otra versión, la extensión pedida sería de u$s 5000 millones. Así, el monto disponible pasaría a entre u$s 16.000 y 22.000 millones.

La ampliación del swap no significará el uso efectivo de esa línea de contingencia, entienden en el Gobierno, sino tener la posibilidad de acudir a ese financiamiento en caso de ser necesario -y en momentos en que el cupo inicial se agota-.

Los desembolsos son automáticos y tienen un año de plazo, aunque puede renovarse por otros 365 días. El primero se efectuó el 31 de octubre pasado y será renovado cuando venza, previo pago de los intereses. Los pagos son en yuanes, que ya significan casi 24% de las reservas (que ayer cerraron en u$s 33.924 millones).

El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, mantuvo conversaciones con el Banco del Pueblo y consiguió el aval chino para duplicar el swap, afirmó una fuente oficial. En su opinión -así lo dijo en una entrevista con El Cronista, el 21 de mayo último- la línea debería cubrir un año de comercio bilateral como mínimo (alrededor de u$s 15.000 millones).

Las gestiones de Vanoli ahora deberán rubricarse con una conversación de alto nivel entre los presidentes Cristina Fernández y Xi Jinping para formalizar la extensión, de acuerdo con la misma fuente.

El presidente del BCRA pretendía tener todo listo para poder ampliar la línea de contingencia en 2016. Pero los tiempos se aceleraron hace dos semanas, cuando el juez de Nueva York, Thomas Griesa, habilitó a los fondos buitre a intentar bloquear los pagos del título Bonar 24 y cualquier otra emisión de deuda que intente el país.

Ese riesgo restringió las opciones de fondeo, en momentos en que el superávit comercial flaquea y la previa electoral presiona sobre el dólar. La divisa informal volvió ayer a rozar los $ 15.

La mira, por supuesto, está en octubre. El 3 de ese mes, el país debe saldar el pago de u$s 5900 millones del Boden 2015, a pocas semanas de las elecciones generales del 25. El pago se efectuará con reservas del BCRA. En la entidad monetaria sostienen que parte de ese dinero quedará en el país, por lo que la caída de reservas no será tan fuerte, salvo que, ante la incertidumbre electoral, los inversores opten por retirar las divisas del sistema financiero.

La ampliación terminará de acordarse después de las PASO del próximo domingo 9 de agosto, según una fuente oficial.

Ante la consulta de este diario, voceros del Ministerio de Economía de Axel Kicillof desmintieron que se avance en la ampliación del swap. Otras dos fuentes al tanto de las gestiones ratificaron la información.
El ministro y candidato a diputado por la Capital defendió ayer la profundización de relaciones con China en declaraciones a Radio Uno. “Con China hay una ventaja, necesitan comprar lo que nosotros producimos, esa relación comercial creció enormemente. En Estados Unidos, cuando llego, los fondos buitre me piden hasta la última moneda, y en China, que tienen una economía holgada, te dan crédito. El dólar es la moneda mundial, pero mira los líos que está generando en el mundo. China está tratando de generar una moneda que nos permita no depender de una moneda mundial”, dijo Kicillof.

Además del swap cambiario, el Gobierno espera el ingreso de otros u$s 400 millones provenientes de China. Ese monto llegará en dos desembolsos trimestrales de unos u$s 200 millones cada uno en promedio para financiar la construcción de las represas de Santa Cruz.

El Banco Central solo compró el 20% de los dólares liquidados por los exportadores

julio 1, 2015

01-07-2015 Ese porcentaje es muy inferior al registrado en igual período del año anterior, cuando sumaba alrededor del 34% del total ingresado

Infobae Profesional

A pesar de un repunte en las liquidaciones de exportadores, que ayer permitieron compras oficiales por u$s 100 millones, el cierre del trimestre en el que más divisas entran al país por la vía comercial resultó magro desde el punto de vista de las compras del Banco Central (BCRA) en el mercado cambiario.

La entidad que conduce Alejandro Vanoli compró sólo el 20% de las divisas que ingresó el agro en lo que va del año y se apoyó más que nada en las emisiones de deuda para sostener el nivel de reservas. El dólar oficial ganó 1% a $ 9,088 en el mes y avanza en línea con una suba anualizada del 13%.

Este pobre resultado de compras es, en parte, una decisión de Vanoli de permitir más compras de importadores. A principios de este trimestre, algunas proyecciones sostenían que el BCRA podría comprar hasta u$s 4000 millones. Todo dependía de cuánto dejara para el mercado.

Según la Cámara de Importadores (CIRA), a marzo pasado la “deuda flotante” –importaciones concretadas pero no pagadas por falta de autorización de acceso al mercado cambiario por parte del BCRA– había llegado a los u$s 6.800 millones. En los meses siguientes esa cifra se redujo a unos u$s 5500 millones.

Según consigna El Cronista, el año pasado el BCRA compraba el equivalente al 34% de las liquidaciones del agro, frente al 19% del primer semestre de este año.

Pero además de una decisión oficial, la torta de dólares a repartir entre distintas prioridades fue más chica este año.

La poca suerte del BCRA se explica también por la caída en la liquidación de exportaciones, que pasó de u$s 13.105 millones en la primera mitad del año pasado a u$s 10.673 millones en mismo plazo de este (una baja del 18,55). Este retroceso se da más que nada por precio, ya que se vendieron prácticamente 30.200 millones de toneladas de soja, frente a 23.000 millones de misma altura del año pasado, gracias a un repunte de las ventas este mes.

Las compras que hace la autoridad monetaria en el mercado cambiario mayorista para sumar dólares a sus reservas fueron de u$s 100 millones ayer, una cifra importante para un año de vacas flacas, según voceros de la entidad.

Esas intervenciones con saldo positivo para las arcas oficiales han sido algo común en la última parte de junio, el último del trimestre en el que se concentra la mayor parte de las ventas de soja al exterior. En las últimas tres ruedas compró u$s 290 millones de los u$s 748 millones que logró adquirir en todo junio.

Esa bonanza reciente se explica por mayores liquidaciones de exportaciones gracias a precios algo mejores de la soja en Chicago y el retraso de las ventas que causó un paro aceitero que dificultó las ventas durante casi todo mayo, pero no refleja lo que pasa en el año.

Las compras del BCRA en lo que va del año –sumando datos oficiales de la entidad con números diarios que dejan trascender sus voceros– suman sólo u$s 2107 millones.

Esa cifra supone una caída del 55% en las compras del primer semestre del año en comparación con mismo período del año pasado, cuando tras la fuerte devaluación de enero que incentivó ventas de productores y acuerdos con exportadoras para adelantar liquidaciones de exportaciones, había logrado comprar u$s 4510 millones.

Las reservas, mientras tanto, ganaron u$s 2403 millones, pero más que nada gracias a u$s 3542 millones de ingresos financieros (donde el swap de monedas con China representa un papel protagónico) y el aporte de las compras.

Hasta el 19 de junio, todos los otros factores eran negativos: los pagos a organismos internacionales restaban u$s 1042 millones, otros pagos de deuda u$s 912 millones y salidas de depósitos en dólares u$s 699 millones.

“Aumentamos significativamente el pago de importaciones”

abril 24, 2015

El presidente del Banco Central (BCRA), Alejandro Vanoli, aseveró que se están normalizando rápidamente los pagos de las importaciones que efectúa el país, y rechazó que la cifra de atrasos ronde los 10.000 millones de dólares como aseguraron algunos medios de comunicación.

“No hay tal cifra de retención” en el pago de importaciones, respondió Vanoli a una consulta que le formularon los periodistas al finalizar su intervención en el acto por el 50 aniversario de la fundación de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), que tuvo lugar en un céntrico hotel porteño.

“Estamos aumentando significativamente el pago de importaciones que, ya en el mes de marzo pasado, aumentaron un 30% sus valores y lo hemos multiplicado significativamente”, agregó Vanoli en respuesta a la pregunta que le formuló la prensa presente en el encuentro financiero.

El titular del Central tuvo a su cargo las palabras de apertura del encuentro, junto con el presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y también gobernador por el país en Felaban, Claudio Cesario, y la presidenta de la organización, María Mercedes Cuéllar López.

Sobre las importaciones, Vanoli dijo que se trata de un tema “vital, como también lo es lo que popularmente se conoce como dólar ahorro, y en el tema de remisión de las utilidades obviamente estamos analizando caso por caso las distintas situaciones”.

Así se refirió a otra pregunta que le fue formulada sobre la libertad para remitir utilidades empresarias al exterior y agregó: “Estamos buscando, en este sentido y como ya viene ocurriendo con el cambio de clima positivo que hay, promover la reinversión de las utilidades y ver, en cada caso, qué parte de las utilidades debe ser girada”.

Por otra parte, Vanoli dijo que toda la situación financiera se está normalizando y que está habiendo un “importante aumento de las inversiones, tal como se puede ver en la subida que están experimentando los precios de los activos debido a que hay un aumento de la demanda”.

También “hay mucha inversión directa y un aumento significativo de la inversión financiera, como lo indica la colocación del bono que refleja un positivo cambio de clima y esto va a generar expectativas aún mejores en la valorización de los precios”, concluyó Vanoli en su diálogo con los periodistas.

En su intervención de apertura de la reunión de Felaban, el presidente del Banco Central destacó la buena performance macroeconómica de los países de la región y de sus sistemas financieros, a los que describió como “sólidos y líquidos”, al tiempo que puso el acento en la necesidad de “realizar inversiones para la incorporación de nuevas tecnologías y sistemas de pagos”.

Por su parte, Cesario dio la bienvenida a los asistentes del resto de los países de la región, y subrayó la importancia de los bancos y del sistema financiero en el desarrollo y la inversión en las economías latinoamericanas.

“En Argentina tenemos un sistema financiero sólido, líquido, con baja exposición y que, de esta manera, ha contribuido y seguirá contribuyendo al desarrollo nacional”, dijo el titular de ABA en un pasaje de su breve alocución.

Destacó también que “la ventaja que muestra la economía argentina es la baja relación existente entre los créditos y los depósitos en relación con el PIB, lo que optimiza la función de los bancos para aportar al crecimiento”.

Finalmente, Cesario también pronosticó que una buena política macroeconómica podría desarrollar el potencial argentina para el desarrollo que cifró, para un plazo de 10 años, “en una inversión total de 300.000 millones de dólares que permitiría generar tres millones de empleos en la economía formal, y mejorar la calidad de vida de sus habitantes de manera muy importante”.

 Ambito

Advierten que el Gobierno no cumple con nuevos cupos de dólares para industriales

abril 13, 2015
El reclamo surgió de los fabricantes de Tierra del Fuego y los de motos, que necesitan las divisas para saldar deudas con proveedores del exterior. Desde ambos sectores afirmaron que los nuevos montos anunciados en enero no se cumplen y que reciben lo mismo que antes. Automotrices, sin problemas

El Gobierno no está cumpliendo con los nuevos cupos de dólares liberados en enero a los fabricantes de bienes electrónicos radicados en Tierra del Fuego y los productores de motos para que paguen sus importaciones de piezas y salden parte de la deuda acumulada con sus proveedores del exterior. Según fuentes de ambos sectores, las empresas siguen recibiendo los montos previos al aumento y no hay expectativas de que el escenario se revierta hasta que no comience la liquidación fuerte de divisas, prevista para este mes.

El sector automotriz quedó, por el momento, a salvo de este recorte de divisas. La industria automotriz había sido rezagada con la suba del cupo, pero desde que les fue otorgado un 50% adicional –se les subió de u$s 100 a u$s 154 millones mensuales– no tuvieron inconvenientes, aseguraron fuentes del rubro. “Sólo tuvimos algún recorte inicial en el cupo destinado a inversiones –que pasó de u$s 45,5 a u$s 77,7 millones–, pero rápidamente se acomodó”, agregaron.

En el caso de los fabricantes de Tierra del Fuego, el Gobierno les había aumentado en enero de u$s 180 millones a u$s 233 millones por mes, pero desde el sector advirtieron que “no se está cumpliendo con el nuevo cupo” y que está afectando especialmente a los productores de celulares, el sector que, junto con los de televisores, menos sintió el impacto de la caída del mercado.

El principal problema que están sufriendo es que, ante esta situación, muchos proveedores suspendieron las ventas y los embarques a la espera de que el comprador normalice la situación, agravada por la deuda que siguen acumulando y que hoy asciende a unos u$s 600 millones. “El sector necesita u$s 300 millones mensuales, por lo que u$s 233 millones ya está por debajo de los requerimientos. Si encima nos otorgan menos de lo prometido, estamos en un escenario complicado”, dijo una fuente de la industria.

Desde las empresas y de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte) están realizando gestiones con todos los ámbitos del Gobierno involucrados en el tema, pero aún no recibieron respuesta.

En el caso de los fabricantes de motos, que también están padeciendo el mismo problema, la respuesta fue que en febrero y marzo la situación de dólares era complicada, pero que esperaban para abril una mejora frente a la expectativa de una buena liquidación de divisas por la cosecha gruesa.

Este sector recibió en enero un incremento del cupo del 55%, al pasar de u$s 19,4 millones a u$s 30 millones mensuales. Consultadas algunas empresas del rubro, coincidieron en remarcar que siguen recibiendo los mismos dólares que antes del aumento y que habían asumido nuevos compromisos de compras en base al monto actualizado que ahora no pueden cumplir.

El presidente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam), Rubén Lino Stefanuto, manifestó no tener conocimiento de estos incumplimientos, aunque destacó que “a muchas empresas grandes no les alcanza el cupo otorgado”. “De las 23 empresas del sector, hay 7 u 8 grandes que consumen, cómo mínimo, u$s 1,2 millones mensuales. Las chicas requieren de u$s 4/5 millones todas juntas, por lo que ya nos habían avisado que éstas no iban a tener problemas”, destacó el directivo.

Para lograr un nivel de ventas como en 2013, la actividad requiere de unos u$s 40 millones mensuales para pagar las importaciones de piezas, pero si se proyectan los números del primer trimestre a todo el año, las ventas de motos rondarán las 480.000 unidades, un número similar al del año pasado pero lejos de las 780.000 comercializadas en 2013, estimó Stefanuto. Aunque percibieron un repunte en marzo, las ventas de motos cayeron en el primer trimestre 21% respecto del mismo período del año pasado y si bien parte se adjudica al menos financiamiento y al estancamiento económico, una porción de la merma se debe a la escasez de dólares.

Caso P&G, la punta del iceberg: hay 1.000 firmas en la mira de AFIP por sobrefacturar importaciones

noviembre 4, 2014

04-11-2014 La multinacional es el primer nombre que se hizo público. Sin embargo, el organismo que conduce Echegaray tiene a más empresas bajo la lupa por operaciones de comercio exterior ilícitas, con las que buscan hacerse de más dólares a precio oficial para girarlos al exterior

Martes 04 de Noviembre de 2014 11:10:00

Con el objetivo puesto en contener lasangría e incluso, incrementar lasreservas en poder del Banco Central, el Gobierno avanzó con una batería de medidas: activó el swap con China, aceleró la licitación de la red 4G y cerró un acuerdo con las cerealeras para que adelantaran laliquidación por exportaciones.

Este movimiento le permitirá al BCRA hacerse de más de u$s4.000 millones “extra” de cara al cierre del año, lo que le facilitaría el camino hasta llegar a un eventual arreglo con los holdouts, dado que se esperan menores tensionesen el plano cambiario.

De hecho, el retroceso en la cotización del blue, -producto de la “bicicleta” de ahorristas y de los mayores controles en la city- y las menores expectativas de devaluación dan una pauta de cómo los esfuerzos del Gobierno van rindiendo sus frutos.

Sin embargo, para la administración kirchnerista, pese a todas estas medidas, hay una grieta abierta por la cual se le estarían fugando cientos de millones de dólares: las importaciones.

Más precisamente, la sobrefacturación -por cierto, ilegal- aplicada a este tipo de operacionesa las que están apelando grandes empresas, con el consecuente impacto negativo en el nivel de reservas.

El caso de Procter & Gamble fue el primero que la AFIP dio a conocer con “nombre y apellido“. Sin embargo, no es el único que está bajo estudio.

Por el contrario, la denuncia en contra de la multinacional -que según el organismo de fiscalización, apeló a la sobrefacturación de importaciones por casi u$s140 millones– seríaapenas la “punta del iceberg” de una maniobra a gran escala que también involucra a otras firmas y ante las cuales está avanzando el organismo que conduce Ricardo Echegaray.

Fuente de la AFIP confirmaron a iProfesional que “no son ni 15 ni 50 las empresas que están bajo estudio. Estamos hablando de un universo de más de 1.000 compañías que habrían realizado maniobras fraudulentas como sobrefacturaciónde compras al exterior”. 

No sólo eso, desde la entidad confirmaron a este medio, que “además presentan inconsistencias en las Declaraciones Juradas de Importación y que habrían realizado subfacturación de exportaciones“.

Desde el organismo, destacaron queestán bajo la mira desde multinacionales hastafirmas locales” y que, en general, “todas mueven grandes cifras en materia de comercio exterior”.

Entre las firmas bajo estudio se encuentran productores de alimentos, fabricantes deelectrodomésticos y electrónica, textiles y terminales automotrices.

Si bien desde la AFIP prefirieron no precisar el monto involucrado, trascendió que las operaciones bajo sospecha realizadas este año por las firmas que ahora están bajo la mira, superan largamente los u$s9.000 millones.

En el marco de las deliberaciones del Consejo del Salario, a principios de septiembre, la propia Cristina Kirchner ya había puesto al sector automotor bajo la mira cuando lo denunció -en su cruzadaantiencanutamiento“- por compras al exterior que se habían declarado pero que no se habían concretado.

““Dejen de quejarse de que no tienen importaciones, porque hemos detectado algunas sorpresas. No nos sigamos pisando la manguera entre bomberos. Según el Banco Central hayimportaciones que no se hicieron pero las empresas sí se hicieron de u$s8.000 millonesentre 2012 y 2014””, denunció la mandataria.

Claves de una operación ilícita
Durante años, la maniobra más común fue la de “subfacturarcompras al exterior.

Es decir, fijar en los registros de Aduana un precio menor al real para así pagar menos aranceles e impuestos y poder obtener un mayor margen de rentabilidad al momento de comercializar el producto en el mercado interno.

Sin embargo, a partir de la aplicación del cepo y del surgimiento del dólar blue, y conforme crecieron las restricciones para hacerse de divisas por el canal formal -que les impidió a las firmas girar utilidades o pagar a proveedores-, se dio el fenómeno inverso, es decir, declarar operaciones de importación por un monto mayor al real.

Mediante este mecanismo, las compañías se hacen de un “plus” con el que, o cancelan compromisos financieros contraídos con casas matrices o bancos del exterior, o bien cubren deudas asumidas con las fábricas que los abastecen con materias primas o insumos.

En el caso de Procter & Gamble, la AFIP denunció que detectaron unas 2.600 operaciones irregulares por las cuales ingresaron máquinas de afeitar, shampoo y pañales a preciossobrefacturados, dado que la compañía incluyó en el valor declarado en Aduana regalías ygastos de publicidad y administración, algo que no está permitido.

Para el organismo de control, al “inflar” el precio de estos artículos -provenientes de Brasil, pero facturados a través de un trader ubicado en Suiza- la compañía “fugó divisas al exterior” de manera ilegal.

Si bien la empresa realizó su descargo y negó que haya realizado maniobras fraudulentas, el titular de la AFIP dejó en claro que el siguiente paso será recuperar esos dólares para engrosar las reservas.

“El objetivo principal es que P&G reintegre al BCRA las divisas fugadas y que pague las sanciones aduaneras”, declaró Echegaray.

El titular del organismo informó que se decidió suspender provisoriamente a la firmadel registro de operadores de comercio exterior, al tiempo que se le bloqueó la CUIT, lo que le impide gestionar dólares ante el Banco Central.

Intranquilidad entre importadores
Fuentes de la AFIP destacaron a iProfesional que, en el marco de esta investigación,“por el momento, Procter & Gamble es la única que fue suspendida del registro de operadores”.

Pero está claro que, con más de 1.000 empresas sospechadas de realizar maniobras ilícitas, en los próximos días habrá más novedades.

En el sector importador no ocultaron su preocupación. En este sentido, un referente de la actividad, que aceptó dialogar bajo estricto off the record, reconoció que “estamos mirando este caso con mucha inquietud”.

“Es probable que, ante la imposibilidad de girar divisas o al no poder contar con más dólares para el pago de importaciones, algunas empresas hayan recurrido a estas maniobras. Pero también es cierto que tememos que, detrás de esto, exista una cuestión política“.

“No hay que olvidarse que la primera compañía involucrada es de origen estadounidense, justamente, el país con el que el Gobierno está enfrentado por la crisis con los holdouts”, sostuvo el directivo consultado.

En tanto, el gerente de una cámara de electrónica, que también pidió reserva de identidad, al tratarse de un tema tan sensible, reconoció que “en el rubro tecnológico hay fuertes sospechas de que en los últimos meses se potenció la sobrefacturación debido, básicamente, a que se incrementaron las restricciones para contar con divisas“.

En efecto, a medida que se fueron deteriorando las reservas y ante las perspectivas de que las mismas podrían perforar el piso de los u$s20.000 millones para diciembre, el Banco Centraldejó de habilitar dólares a grandes compañías para el pago de compromisos en el exterior.

Se estima que, al día de hoy, la entidad que conduce Alejandro Vanoli dejó de entregar dólares para cubrir operaciones de importación por entre u$s5.500 y u$s6.000 millones.

De ese total, el 50% correspondería a compras realizadas por automotrices; un 25%, afabricantes de electrónica, en tanto que el resto se reparte entre empresas de retail, alimenticias y textiles, entre otros rubros.

A esta cifra habría que sumarle otros u$s500 millones que no pudieron girar las líneas aéreas, lo que motivó que algunas compañías decidieran limitar los servicios que ofrecen en la Argentina.

Paralelamente, el Gobierno también decidió “cuotificar” la entrega de dólares para cancelarcompromisos en el exterior. Además, los montos que se habilitan -aseguran desde cada rama de actividad- son muy inferiores a los que realmente necesitan para poder abastecerse conmaterias primas y componentes.

No sólo eso: el Gobierno también se mantuvo inflexible respecto del giro de utilidades a lascasas matrices. De hecho, desde el Ministerio de Economía les pidieron a las empresasradicadas en el país que fueran las centrales las que les ampliaran el “crédito” para poder seguir operando.

Para Gabriel Caamaño Gómez, economista del Estudio Ledesma, al fijar tantas limitaciones, lo que se terminan generando son muchos incentivos para realizar este tipo de maniobras.

“Hay empresas que buscan la forma de sacar más dólares de los que realmente les autorizan para poder cancelar deudas con sus proveedores o girar ganancias a sus países de origen”, sostuvo el experto.

En este marco, el señaló que “con las casas matrices, esto se logra ´inflando´ los precios de referencia”, es decir, el valor que se declara a un producto determinado ante la Aduana en aquellas operaciones que son realizadas dentro de la propia compañía. 

En el caso de los proveedores del exterior, “el importador en la Argentina también arregla un precio más elevado para así obtener un monto de dólares superior de parte del BCRA y enviarlo fuera del país. En cualquiera de los dos casos, la firma necesita un ´socio´ pararealizar estas maniobras”.

Fernando Baer, director de la consultora Bconomics, estimó que en 2013 fueron susceptibles de sobrefacturación importaciones por un monto cercano a los u$s12.000 millones. Y destacó que, este año, los incentivos para avanzar con estas operaciones ilícitas se profundizaron.

“Tras la devaluación de enero, la brecha no superaba el 30%. Pero luego, el gap se terminó ampliando y llegó a estar por encima del 70%, para ubicarse en la actualidad levemente arriba del 60%, que igualmente es un nivel muy elevado“, destacó el analista.

Según Baer, “cuando se tiene un bien escaso, como es el dólar al precio oficial, y la única forma de acceder a él es a través de las importaciones, pero en el medio hay trabas y perspectivas de una futura depreciación del peso, entonces crecen los incentivos para realizar estas maniobras”. 

En este contexto en el que el Gobierno busca cuidar reservas y reforzar la recaudación, P&G ha sido el primer nombre en hacerse público. Con mil casos bajo estudio, en los próximos díasaparecerán nuevos nombres que sacudirán la agenda empresaria. 

Importadores reclaman al Banco Central que duplique cupo de dólares

noviembre 3, 2014
Además piden solucionar la deuda que el BCRA tiene con las automotrices, de u$s 2500 millones, y con las armadurías fueguinas, de otros u$s 1250 millones

El sector automotriz y el de electrónica de Tierra del Fuego denuncian que los cupos de habilitación de pago al exterior les cubren menos del 50% de sus necesidades mensuales de importación de partes, piezas, insumos intermedios y conjuntos para incorporar a sus producciones locales.

Además, la deuda que el Banco Central tiene con las automotrices alcanza a los 2500 millones de dólares, mientras otros u$s 1250 millones adeuda a las armadurías fueguinas.

Hoy, la autoridad monetarial les autoriza u$s 110 millones por mes a las automotrices y u$s 120 millones a las productoras de Tierra del Fuego, y los importadores pretenden que al menos se duplique esa cifra.

“De mantenerse la actual tendencia, terminaremos 2014 con una baja interanual de importaciones del 12%, pero esa baja no será pareja para todos los sectores: mientras para los importadores grandes rondaría el 6 o 7% en comparación con el 2013, los importadores medianos y pequeños mostrarían caídas del 20% respecto al año anterior. Sólo la importación de energía superaría los valores del año previo”, advierte Diego Pérez Santisteban, presidente de la Cámara de Importadores.

El directivo pidió una audiencia a la Subsecretaría de Comercio Exterior por las excesivas demoras en la aprobación de DJAIs, sobre todo en casos de bienes de capital, repuestos, materias primas, semielaborados e insumos intermedios destinados a la producción industrial, agropecuaria, a obras de infraestructura básicas, y a necesidades de empresas de servicios públicos y privados, dado que la gran mayoría de ellos no tienen contrapartida de producción local equivalente. Los importadores exigen apurar la liberación de las DJAIs, y evitar así efectos no deseados en la economía real, como caídas o interrupciones de actividades productivas locales, de exportación o problemas en el empleo.

Los importadores se quejan que desde el Gobierno nunca le han dado razones formales por las demoras en las aprobaciones: “Creemos que las causales deben encontrarse en las decisiones políticas que bajan desde Economía en materia de administración de las divisas disponibles, y las dificultades administrativas de manejar un volumen importante de presentaciones con una dotación activa pero siempre acotada, sin contar con criterios de automaticidad de aprobación que muchos bienes deberían tener”, precisan en el sector.

Por otra parte, la Cámara de Importadores enviará una nota al BCRA solicitando la ampliación del plazo de 120 días recientemente fijado para la demostración del ingreso de mercaderías que se hayan abonado por anticipado, llevándolo a 180 días, ya que las necesidades de la industria no siempre se refieren a bienes ya fabricados, sino muchas veces deben realizarse a pedido. “Nos preocupa la creciente asimetría en el trato de las importaciones de bienes de capital que se va verificando entre Brasil y la Argentina. Brasil está disminuyendo transitoriamente el arancel de muchos bienes de capital, iniciativa que Argentina no está tomando”, advierte Santisteban.

Importadores: el Banco Central traba compras mayores a US$ 150.000

octubre 1, 2014

Con el objetivo de detener la fuga de dólares, el Central redujo de US$ 300.000 a US$ 150.000 el monto a partir del cual los bancos deben informarle cada vez que realizan una compra a pedido de importadores.

El Banco Central dispuso el martes 9 de septiembre endurecer aún más el cepo cambiario para defenderse de una corrida de ahorristas y empresas que se le hace cada vez más insostenible. Los funcionarios de su mesa de dinero advirtieron al mercado que, a partir de ahora, cada banco o corredor cambiario deberá esperar la autorización oficial antes de hacer cualquier compra de dólares que supere los 150.000 dólares.

La demanda que se percibe en las ventanillas de los bancos volvió a marcar records en el comienzo de este mes (US$ 205 millones) y en el mercado mayorista las necesidades del sector privado le impiden al ente oficial comprar divisas en una de cada dos ruedas y lo fuerzan a perder reservas. Con el objetivo de detener esta fuga de dólares, el Central redujo de US$ 300.000 a US$ 150.000 el monto a partir del cual los bancos deben informarle cada vez que realizan una compra a pedido de importadores.

Para el sector bancario, la decisión significó una medida extrema, que deja en evidencia la opción que tomó el Gobierno por dar prioridad a la pelea contra el dólar frente a la actividad. Esto es, cuidar al máximo el stock de reservas y que sea la propia economía la que sufra la escasez, con trabas a importaciones y al pago de servicios al exterior o una suba en las tasas de interés (como la que ayer resolvió en su licitación de Lebac).

La reducción del límite de compra de dólares empezó a complicar las transacciones que deben realizarse para importaciones o pago de servicios en el exterior de empresas pequeñas y medianas (Pyme). El monto se mantenía hasta ahora para la mayoría de las entidades en US$ 300.000 y sólo para un grupo de 50 empresas en US$ 100.000. La medida apunta también a evitar que las compañías realicen una mayor cantidad de compras, muy cercanas a los límites vigentes pero inferiores, para sortear la prohibición.

Fuente: iProfesional.com

Importadores criticaron la “informalidad” del BCRA: “Autorizan según la caja”

octubre 1, 2014

11-09-2014 Diego Pérez Santiesteban criticó que el Central bajó a u$s150.000 el monto a partir del cual las operaciones deben ser informadas para acceder a divisas

El presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), Diego Pérez Santiesteban, afirmó el martes que por el “perfil importador” de la Argentina “es muy malo” que el Banco Central (BCRA) haya restringido aún más el acceso a divisas para importadores y reconoció que la autoridad monetaria actuó de modo “informal” para dictar la norma.

A la vez, señaló que el BCRA actúa con criterio “de caja” y que paga las importaciones con “lo que va teniendo día a día”.

“Esto es muy malo” advirtió Pérez Santisteban al indicar que “por el perfil importador de la Argentina más de 80 por ciento de lo que importa va a la producción” o sea “a la industria, al campo, a la infraestructura de servicios públicos y privados”.

El directivo confirmó que “efectivamente” el Banco Central bajó de 300.000 a 150.000 dólares el monto a partir del cual las operaciones de importación deben ser informadas a la entidad monetaria para recibir autorización para acceder a las divisas, en lugar de ser aprobadas automáticamente. Y además reconoció que lo hizo como en tiempos de Guillermo Moreno, sin dejar huellas en una circular y “de palabra”.

“Efectivamente. Es una suerte de límite informal porque nunca ha respondido a una resolución formal del BCRA, cosa que es extraña porque el BCRA siempre se ha caracterizado históricamente por funcionar de acuerdo con resoluciones internas escritas”, señaló.

Pérez Santisteban sostuvo en declaraciones a radio El Mundo que “los límites han ido variando: han sido a veces de arriba de 300 mil, en algún momento entre 200 y 100 mil, y en la época de los últimos días de (la ex presidenta del BCRA Mercedes) Marcó del Pont llegaron a estar en 100 mil”.

“Cuando se abren las operaciones la mesa de cambios del BCRA informa a las mesas de los bancos que a partir de ese momento las operaciones por encima de 150 mil dólares tienen que ser informadas con anticipación al BCRA para que o se reprograman, o se dividan los pagos al exterior o se busque alguna alternativa o alguna espera mientras los fondos entren”, puntualizó.

El empresario aseguró que “la forma que ha tomado el BCRA con respecto a los pagos de importaciones es hacerlos de acuerdo con la caja que va teniendo día a día” y remarcó que actualmente la entidad “los únicos” ingresos de divisas que está recibiendo “son por las exportaciones”.

Citó como ejemplo del impacto negativo de este tipo de restricciones a la industria automotriz donde “hay una preocupación seria” por la deuda que se ha generado con los proveedores. “El BCRA en este caso está interviniendo sobre operaciones ya hechas”, enfatizó.

Pérez Santiesteban vinculó la decisión del BCRA al conflicto con los holdouts, al evaluar que “es consecuencia de alguna manera a esta situación externa en la Argentina que le está dificultando el acceso a los mercados internacionales de crédito”. Al respecto, planteó que “el mundo no está cerrado a Argentina” sino que “es la Argentina que asume determinadas actitudes de encerrarse en posiciones que le dificultan el acceso al mercado de crédito” y advirtió que “esto lo terminamos viviendo en las situaciones de todos los días como es en este caso la entrada de maquinaria, repuestos, insumos, remedios para el país”.

Según su visión “es imprescindible” volver a los mercados externos porque “el financiamiento es la sangre del desarrollo”.