Posts Tagged ‘biodiesel’

La Unión Europea, a un paso de reformar su política de biocombustibles

junio 16, 2014

Los ministros del bloque llevarán al 7% el uso obligatorio de biocarburantes tradicionales, como el realizado con soja, en el transporte para 2020, y agregaron un 0,5% de caracter voluntario para los combustibles alternativos, basados en paja o residuos

Los ministros europeos de Energía de la Unión Europea (UE) lograron un acuerdo sobre la reforma de la política comunitaria sobre biocombustibles.

Los tradicionales, hechos a partir de cultivos, son mirados con recelo por algunos Estados miembros porque consideran que compiten con la producción de alimentos y que fomentan la deforestación.

Las normas que respaldaron este viernes los ministros en su reunión de Luxemburgo, y que aún deben ser adoptadas de manera formal por el Consejo, apoyan el uso de biocombustibles alternativos, fabricados a partir de paja o desechos, aunque no tienen carácter obligatorio.

España, inicialmente mostró sus reticencias a la propuesta por considerar que podría perjudicar a los países que han invertido en biocombustibles tradicionales, pero finalmente se mostró dispuesta a apoyar la reforma, indicó la agencia Efe.

La Comisión Europea planteó originariamente que los biocombustibles provenientes de cultivos como el maíz, la soja, el trigo, la remolacha o la colza, que pueden interferir en la producción de alimentos, supusieran como máximo un 5% de la energía renovable usada en el transporte en 2020.

El 5% restante debería ser cubierto con biocarburantes de última generación, fabricados a partir de residuos y otras fuentes alternativas como la paja, que emiten menos gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles, u otras fuentes limpias como el hidrógeno o la electricidad.

Según el acuerdo celebrado este viernes por los ministros, se eleva ese umbral para biocombustibles tradicionales al 7%, pero se incluye también un objetivo voluntario del 0,5 % para los de nueva generación que antes no existía.

Los países tendrán, por otro lado, que medir el impacto indirecto sobre el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero que genera la producción de biocombustibles, por ejemplo si se tala un bosque para dedicar los terrenos a estos cultivos, lo que se conoce como “emisiones indirectas ILUC”.

La Argentina avanzó ante la OMC por una medida de la UE que frena la venta de biodiésel

marzo 17, 2014

Luego de fracasadas consultas formales iniciadas en diciembre, el Gobierno pidió la conformación de un grupo de expertos, que deberá dirimir el conflicto. Sector caído

por NATALIA DONATO Buenos Aires

Después de haber iniciado consultas formales ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) en diciembre –inmediatamente luego de que la Unión Europea fijara de forma definitiva los aranceles a la importación de biodiésel argentino–, la Argentina finalmente solicitó el jueves de la semana pasada la constitución de un panel para intentar revertir la medida europea que generó un daño a la industria argentina por unos u$s 1.500 millones anuales.
Los argumentos planteados por la Cancillería radican en que son medidas arbitrarias e injustas y que perjudican severamente al sector. El grupo de expertos que se conformará deberá dar un dictamen preliminar en un plazo de seis meses para dar la respuesta definitiva al año. Europa seguramente apelará y la OMC se tomará luego otro semestre para anunciar la decisión final.
La UE impuso a fines de noviembre un arancel a las importaciones de biodiésel argentino de entre el 20 y el 26%, a partir de detectar mediante una investigación antidumping que los productores argentinos vendieron el biodiésel por debajo del costo de producción en el mercado europeo.
Cuando Europa confirmó la medida a fines del año pasado, el gobierno argentino inició consultas formales con la Comisión Europea que no resultaron satisfactorias, razón por la cual decidió avanzar un casillero para intentar resolver la controversia. De todos modos, la Argentina tiene limitada la venta de biodiésel a Europa desde mediados del año pasado, cuando fue tomada la medida de forma transitoria, y todo camino iniciado en la OMC tarda en resolverse casi dos años.
En octubre, la Cancillería había advertido que recurriría al órgano internacional para resolver el conflicto, ya que “la medida adoptada por la UE, de claro corte proteccionista, implica en los hechos el cierre del mercado europeo para un producto argentino cuyas exportaciones a dicho destino tuvieron como pico máximo el 2011, con envíos por u$s 1.847 millones”.
La medida europea destruyó a la industria, también golpeada por los bajos precios fijados para el mercado interno. Según afirmó el director ejecutivo de la Asociación de Biocombustibles e Hidrógeno, Claudio Molina, de las 4,6 millones de toneladas de capacidad instalada que tiene el sector, el año pasado no se llegó a producir ni 2 millones, de los cuales 1,1 millón se colocaron en el mercado externo y 900.000 toneladas en la plaza doméstica.
A nivel externo, “se sigue exportando algo a Europa porque existe un mercado voluntario, que es el que paga el biodiésel cuando en términos relativos en más barato que el gasoil. Pero las ventas son marginales y a bajo precio”, manifestó el directivo. A algunas empresas les conviene porque, si bien no ganan, al menos cubren parte de los costos fijos, agregó Molina.
La Argentina es el primer productor mundial de biodiésel fabricado con aceite de soja y había exportado en 2012 1,6 millones de toneladas, el 90% para el mercado europeo. Hoy el sector está prácticamente paralizado. 
En el mercado interno, la ley 26.093 –sancionada a mediados del 2006– establece que el gasoil tiene que tener un mínimo de 5% de biodiésel, que a partir de febrero de este año debía ser del 10%. Sin embargo, el mes pasado el corte no superó el 4% dado que no había precio publicado y “se estimaban que iban a ser muy malos, como finalmente sucedió”, dijo Molina.
Los precios fueron publicados el jueves de los últimos tres meses y no colmaron ni cerca las expectativas de los empresarios.

La Argentina reclama ante OMC por traba al biodiésel

diciembre 20, 2013

por JULIETA CAMANDONE Buenos Aires

EDICIÓN IMPRESA ECONOMÍA Y POLÍTICA 20.12.13 | 00:00

El conflicto comercial entre la Argentina y la Unión Europea (UE) por las trabas que impuso el bloque económico a las importaciones de biodiésel nacional subió un escalón.
Como prometió, la Cancillería argentina comenzó a tomar acciones en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para revertir las medidas antidumping que aplicó la UE desde el 27 de noviembre pasado. Las autoridades nacionales iniciaron un proceso de consultas ante el organismo internacional, que abre un período de diálogo de 60 días tras el cual, si no se llega a un acuerdo, la controversia terminará en un juicio internacional.
Tras un largo proceso de análisis que ya impactó sobre las ventas externas de biodiésel argentino este año, la UE consideró que los productores argentinos –grandes empresas como Bunge, Dreyfus y Cargill en el país– comercializan el biocombustible a un valor menor al de sus costos de producción.
El bloque aplicó entonces un arancel de importación de entre 216,64 y 245,67 euros por tonelada –un promedio cercano al 25% del valor– que, según los empresarios y la Cancillería, implica el inmediato cierre del mercado europeo para el biodiésel argentino, afectando exportaciones por un valor superior a u$s 1.500 millones anuales.
Según indicó Cancillería, “la manifiesta ilegalidad de la medida”, su “espíritu netamente proteccionista y el perjuicio económico que ocasiona a la industria” nacional ameritan la contraofensiva del país.

Biodiesel: europeos votan subir aranceles y el país va a OMC

octubre 23, 2013

Los países miembro de la Unión Europea votaron a favor de aumentar los aranceles de importación al biodiesel producido en la Argentina, como medida antidumping.

La aprobación de la propuesta presentada por la Comisión Europea era esperada por los empresarios locales, quienes consideraron “que el mercado europeo estará plenamente cerrado a las exportaciones argentinas” a partir de la implementación del aumento de los aranceles, que ahora serán de entre 22% y 26%, en función de la empresa exportadora. El organismo ejecutivo de la UE había fijado en mayo pasado aranceles provisorios de un rango de entre 6,8% y 10,6% para las importaciones de Argentina y el incremento de aranceles había sido solicitado por la European Biodiesel Board (EBB) que reúne a fabricantes.

La semana pasada, la Argentina había presentado un descargo contra la acusación de la UE que, aseguran, se basa el cálculos erróneos sobre los costos de producción del biodiesel a nivel nacional para acusar a los fabricantes de vender a Europa por debajo de sus costos. La industria local del biodiesel es la mayor a nivel mundial por la eficiencia de producir el biocombustible basado en aceite de soja en el país de la soja, argumentan los locales.

Automáticamente, Cancillería argentina informó ayer que, ante la medida tomada por la UE “sin contar con una base legal y actual justificada”, la magnitud del perjuicio “sumada a su naturaleza claramente proteccionista, no deja otra opción para la República Argentina que el accionar inmediato bajo el Entendimiento de Solución de Diferencias (ESD) de la OMC, tan pronto como la misma sea puesta en vigor”.

La resolución adoptada ayer entrará en vigencia el 28 de noviembre próximo e implicará un perjuicio de u$s 1.000 millones que representan las ventas al Viejo Continente, según informó la Cámara Argentina de Biocombustible (Carbio).

La base de la presentación argentina está en que considera que la acción contra el biodiesel producido en el país es violatoria de las normas multilaterales. De todos modos, por los tiempos de la OMC, los empresario argentinos no esperan recuperar ese mercado hasta el 2016 “con el consecuente impacto en la industria”.

Empresas de la talla de Molinos Río de la Plata; Vicentín; AGD; Bunge; Dreyfus y Cargill, pero también pymes productoras, ya sufrieron este año el parate de las compras europeas ante la imposición de aranceles transitorios y la incertidumbre sobre cuál sería la envergadura de la decisión final que se acaba de tomar.

El impacto negativo se evidencia en que “las exportaciones de biodiesel a Europa este año apenas alcanzarían los u$s 500 millones contra los u$s 1.750 millones que se obtuvieron en 2011 al mismo destino”, indicaron desde Carbio.

Las grandes empresas nucleadas en esta cámara calculan que la industria está trabajando solamente con el 40% de su capacidad instalada. Es que, desde el principio, estas compañías basaron sus inversiones en la producción eficiente del biocombustible basado en aceite de soja en el país, para exportar.

Ante las demoras que supone un litigio en la OMC, los fabricantes reclaman al gobierno nacional que tome otra medida a su alcance para paliar en parte las consecuencias de la barrera europea: que aumente el corte obligatorio de biodiesel en el gasoil y que le de tratamiento impositivo igualitario con el gasoil importado. Hoy, el corte es del 8,5%, pero pretenden que llegue a 20% y que el biodiesel sea eximido del 41% de impuestos que hoy no paga el gasoil importado.

Represalia: la UE acuerda el aumento de aranceles al biodiésel argentino

octubre 23, 2013

Los miembros de la Unión Europea (UE) acordaron el martes imponer aranceles en represalia a las importaciones de biodiésel de Argentina e Indonesia, países a los que acusa de vender el combustible al bloque a precios injustamente bajos, dijeron diplomáticos.

La mayoría de los miembros de la UE respaldaron la posición de la Comisión Europea de que los dos países incurrieron en dumping, o ventas por debajo de los costos o de un precio justo de mercado.

La Comisión Europea ha propuesto aranceles de 217 euros y 246 euros (u$s 300 y u$s 340) por tonelada de biodiésel importado desde Argentina, y entre 122 y 179 euros por tonelada importada desde Indonesia, según datos vistos por Reuters.

Las importaciones ya están sujetas a aranceles provisionales, impuestos en mayo. Las tasas definitivas, que son levemente más altas, se aplicarían hacia fines de noviembre tras próximas medidas de procedimiento.

Argentina es el mayor exportador mundial de biodiésel, y los dos países representan un 90% de las importaciones de biodiésel de la Unión Europea. Su participación en el mercado de la UE creció a un 22% en el 2011 desde un 9% en el 2009.

En Europa el biodiésel es principalmente un derivado del aceite de colza, mientras que en Asia es elaborado mayormente con aceite de palma y en las Américas con aceite de soja.

Las empresas que se verán afectadas incluyen a las gigantes con negocios en Argentina Bunge y Louis Dreyfus Commodities , que enfrentarán tasas de 217 y 239 euros por tonelada, respectivamente.

Argentina se prepara para llevar a la Unión Europea ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), para desafiar las sobretasas, según personas familiarizadas con la situación.

Argentina ya lanzó una acción en la OMC contra las reglas europeas para las importaciones de biodiésel y la UE fue a la organización con sede en Ginebra en diciembre para reclamar que las barreras argentinas a las importaciones eran ilegales.

Europa impondrá aranceles al biodiesel argentino

mayo 28, 2013

La bronca comercial con la Unión Europea avanza un paso más. Según informaron fuentes comunitarias a Clarín, la Comisión Europea anunciará esta semana, posiblemente el miércoles, la imposición de tasas arancelarias a las importaciones de biodiesel argentino.

Los servicios de la dirección general de Comercio del ejecutivo europeo consideran que las empresas argentinas estarían exportando biodiesel a Europa por debajo del precio de coste con el objetivo de copar el mercado y expulsar a las empresas del bloque.

La tasa arancelaria exacta que se impondrá será anunciada esta semana, pero las mismas fuentes apuntaron una amplia horquilla de entre un 2% y un 12%. También afectaría al biodiesel de Indonesia, país al que Bruselas acusa de la misma práctica de dumping comercial que a la Argentina.

Los aranceles entrarían en vigor automáticamente después del anuncio, aunque de forma provisional, y deberían ser confirmados antes de finales de año.

La posible entrada en vigor del arancel es la respuesta europea a la denuncia contra el biodiesel argentino que la patronal de productores de biodiesel europeo presentó en julio de 2012 ante la Comisión Europea.

Los industriales europeos consideran que la Argentina vende a pérdida, porque el aceite de soja es más caro en los mercados que el biodiesel que se produce a partir de él. Según la denuncia, los precios caen hasta el punto de hacer insostenible la producción europea de biodiesel.

El avance europeo sobre el biodiesel argentino es también una respuesta a la denuncia de la Argentina ante la OMC la semana pasada, en protesta por restricciones que la Unión Europea ya estaría implementado con las importaciones del combustible argentino.

Aunque los servicios de Comercio de la Comisión Europea mantienen las formas, la relación comercial con la Argentina ha ido empeorando, principalmente desde la expropiación de las acciones de la petrolera española Repsol en YPF.

Fijan nuevas restricciones a la exportación de biodiesel a la Unión Europea

febrero 6, 2013

La flexibilización que otorgó España a la Argentina para que pueda seguir vendiéndole biodiesel fue empañada por una medida adoptada por la Unión Europea contra las ventas de ese combustible al continente.

El mismo día que el gobierno de Cristina Fernández decidió mantener en suspenso la demanda realizada ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) contra España no pidió la conformación del panel en respuesta al gesto realizado por el país, la Comisión Europea determinó que todas las importaciones de biodiesel provenientes de la Argentina e Indonesia deberán ser registradas en su Aduana, en el marco de la investigación por dumping que promueven las autoridades del bloque.
La decisión incluye la posibilidad de que se establezcan derechos retroactivos, si se comprueba que hay prácticas especulativas.

Esta medida, ya descontada por el mercado, provocó la parálisis total de las exportaciones de biodiesel argentino a la UE en las últimas semanas, que ya se habían resentido fuertemente en 2012 por la coyuntura europea y la competencia del aceite de palma proveniente de Indonesia.

Por lo tanto, la decisión de España de flexibilizar la norma que había excluido a la Argentina como proveedor del combustible ya descontaba que Europa protegería su mercado, afirmó un experto en comercio internacional. El gobierno de Mariano Rajoy había decretado que sólo podrían vender biodiesel a España las plantas que estuvieran radicadas dentro de Europa, decisión que luego fue modificada para eliminar el coto geográfico. De todas maneras, la exportación no será libre, sino que regirá un sistema de cupos para el cual los exportadores de biodiesel deberán inscribirse.
Este esquema ya implicará una restricción al comercio, que podría sumarse a los derechos retroactivos que eventualmente fije la UE contra las importaciones que considere especulativas y que ingresen a precios de dumping.
Según un comunicado de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), ese registro obstaculiza aún más las exportaciones de este producto originadas en la Argentina y la medida se basa en fundamentos erróneos por parte de los productores europeos, sobre que las importaciones, presuntamente objeto de dumping, estarían aumentando.

Por el contrario, la entidad indicó que las exportaciones hacia la UE disminuyeron y no existe prueba alguna de que las mismas son objeto de dumping. La institución dijo que junto a sus miembros continúan cooperando con las investigaciones anti-dumping y anti-subsidio, que permitirán probar que los alegatos de prácticas comerciales desleales carecen de fundamento.