Posts Tagged ‘compensacion’

El mundo del revés: exportar para poder importar

julio 25, 2013

Desde hace varios años existe en el mundo del comercio exterior con sello local una regla no escrita, pero que se verificó al menos hasta el mes pasado: el que necesita importar tiene que exportar. El Gobierno, a través de la secretaría de Comercio Interior, decidió que aquel que necesite dólares para financiar importaciones deberá generarlos a través de exportaciones. Algunas exportan dentro de su mismo sector; otras salieron a vender cualquier cosa con tal de compensar su balanza comercial. ¿Es posible para las pymes encarar este tipo de operaciones? ¿Qué cambió en el último año?

Las cuatro estrategias
Según el especialista en comercio exterior Martín Clement, las pymes puede hacerlo. Existen cuatro formas fundamentales de equilibrar la balanza comercial de la propia empresa: la primera es la exportación genuina e incremental de algún producto; la segunda es la exportación por cuenta y orden de terceros; la tercera, la compra en el mercado interno y posterior exportación; por último, la celebración de acuerdos que permitan computar exportaciones de operadores habituales como propias del importador.
Los problemas para las pymes empezaron en 2010. “Primero nos pidieron reducir el cupo de importación en forma progresiva y lo hicimos reemplazando el producto importado por baterías de fabricación nacional. Pero, en 2012 se profundizó el modelo”, cuenta Ariel Valbuena, presidente de Acubat, una empresa familiar que se dedica a la venta y colocación de baterías para automóviles. Acubat era, desde 2003, importador exclusivo de la marca líder de su rubro, Varta, con lo cual su negocio se vio directamente perjudicado por la medida. Peligraban sus cuatro locales de venta y su planta de 10 empleados. ¿Cómo lo resolvieron?
Presentaron un compromiso de importación-exportación que fue aprobado por la Secretaría de Comercio. Así, este año se lanzaron al ruedo con exportaciones de plomo a Brasil. “Cuando la gente viene a realizar el cambio de batería, la usada queda acá y tiene plomo. Lo que hicimos fue mandar a manufacturar las baterías viejas para transformarlo en plomo puro”, cuenta Ariel. En el primer cuatrimestre, exportaron por u$s 55.000. Además del plomo, también están planificando exportar vino. De esta manera, se autorizó el ingreso de la mercadería que se importa.
“Hubo muchos casos similares en el sector automotriz”, cuenta Pablo Furnari, director Ejecutivo del programa ‘Primera Exportación’, que ayuda a las pymes a generar este tipo de operaciones. “Las automotrices que tienen terminales en el país, tuvieron problemas con los insumos; y también estuvieron complicadas las que importan los automóviles. Hay un caso bastante emblemático, que fue el de Hugo Pulenta, presidente de Nordenwagen. Para importar vehículos Porsche, compensó con la exportación de vinos de una bodega perteneciente al Grupo Pulenta”, relata.
Algo similar ocurrió con la empresa de motos Motomel. Para revertir las trabas, anunció un plan para exportar, en la primera mitad del año, más de u$s 10 millones en mosto y u$s 5 millones, en vinos a granel y varietales. En los papeles, la firma exportará más de u$s 30 millones hasta abril de 2014.
Pero no todos los casos son exitosos. Los otros mecanismos descriptos en esta nota tienen que ver más con un intercambio de favores, que con nuevas operaciones. Las empresas que lo realizan pidieron reserva de sus nombres y rubros.
Uno de ellos es la compra en el mercado interno y posterior exportación; es decir, el exportador le vende al importador para que éste lo venda afuera. Por ejemplo, una fábrica de autos compra materias primas a una aceitera que suele colocar su producción en Brasil. En lugar de que la aceitera lleve al exterior su producto, directamente, se lo vende a la automotriz que será la encargada de colocarlo en los mercados internacionales. ¿Qué gana cada uno? La hasta ahora exportadora se saca de encima los trámites burocráticos y costos asociados a la exportación y puede cobrar una comisión de entre el 7 y el 15%. El que compró el aceite (la importadora automotriz) compra de ese modo un “saldo a favor” para poder importar su insumo o producto principal. Es por esto que algunos especialistas hablan de que en la práctica estos controles representan una devaluación encubierta del 10%.
El tercer mecanismo, la exportación por cuenta y orden de terceros, no difiere tanto de esto. La exportadora se ahorra los costos logísticos y accede a mercados desconocidos, en una operación de bajo riesgo de incumplimientos. Las comisiones son menores para la importadora, pero no puede deducir el IVA, a diferencia de cuando compran el producto en el mercado interno para luego venderlo al exterior.
“El año pasado, fue el boom de la exportación por cuenta y orden de terceros. Hoy, lo que prima son los compromisos de importación incremental”, dice Miguel Ponce, gerente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA). Estos son acuerdos que permiten computar exportaciones de operadores habituales como propias del importador. En la práctica, se trata de un virtual “bono” pro-importaciones o un “crédito fiscal”. Claro que para lograr esto hay que comprometerse de alguna manera ante la Secretaría de Comercio a que se ayudará a aumentar las ventas a esta compañía exportadora que ofreció este “bono”. “Hoy no aceptan compensaciones no incrementales”, dice Eduardo Serena, despachante de aduanas de la provincia de Córdoba y miembro de la Cámara de Comercio Exterior de esa provincia.
“Por un lado se generó un gran negocio detrás de estas medidas, en especial de aquellas empresas que ofrecen intermediar para unir a importadores y exportadores -opina Fumari-. Unen las puntas, cobran una comisión y punto. Desde la visión de las empresas importadoras y exportadoras, el exportador tiene un canal más de venta. Por otro lado, están los importadores que son los que más problemas tienen porque no es fácil empezar a exportar de la nada, como tampoco es fácil conseguir a un exportador para que te compense todas las operaciones”.

Brusca caída
Según distintas fuentes del sector, las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) no tienen fecha máxima de aprobación y por eso terminan cajoneadas. Todo se complejiza más porque estos mecanismos no están oficializados en una norma. Fuentes del sector y empresarios que pidieron no ser mencionados explicaron que para averiguar si se puede desbloquear una operación hay mandar diariamente un mail a notadepedidos@mecon.gov.ar y esperar la respuesta. En algún momento llama un operador, que no se identifica más que con un número y dice en qué condiciones se va a poder importar.

El Sucre consolida el comercio para la integración

noviembre 5, 2012

Caracas, 13 Jun. AVN.-

El presidente del Consejo Monetario Regional del Sucre, Eudomar Tovar, afirma con notoria seguridad que “Vamos en el camino correcto”, al referirse al impulso que las relaciones comerciales intraregionales, entre actores de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), han otorgado alSistema Unitario de Compensación Regional como mecanismo de integración financiera.

Las cifras respaldan la frase de Tovar, pues a dos años y medio de su puesta en marcha, las operaciones a través del Sucre pasaron de seis en el 2010 a 667 en los primeros cinco meses de este año, “El mecanismo ya está generando confianza entre los empresarios”, enfatiza.

Esas 667 operaciones de este año, representan 228 millones de sucres, equivalentes a 285 millones de dólares. La meta del 2012 es que se transen 750 millones de sucres (unos 900 millones de dólares) El año pasado se efectuaron un total de 431 operaciones, por un monto de 216 millones de sucres (245 millones de dólares).

Actualmente 112 empresas transan en Sucre, entre las que se encuentran empresas grandes, medianas y pequeñas, de propiedad privada, pública, social y/o mixta. De este grupo, 86,23% son empresas privadas, 9,72% pertenecen al sector público y 4,04% son de propiedad mixta, según la actualización de datos del 07 de junio del Consejo Monetario Regional.

Entre los participantes del sistema de integración financiera en Venezuela, destacan empresas como Pequiven y Sidor que exportan a través del Sucre, mientras que Industrias Diana (propiedad mixta) y Empresas Polar (propiedad privada) destacan como importadoras a través del sistema.

Tovar asegura que quienes “han hecho operaciones por primera vez, han venido realizando la segunda, la tercera y la cuarta”. Incluso, comenta, que uno de los empresarios del sector químico venezolano afirma que en épocas pasadas lograba exportar una sola vez al año, mientras que ahora, con el sucre, es probable que registre cinco operaciones en doce meses.

Tovar explica que la creciente confianza en torno al Sucre se debe a que el mecanismo es flexible, y que permite operaciones rápidas: “el exportador y el importador están pagando o transando sus operaciones inmediatamente” porque la transferencia de dinero es en tiempo real, los Estados ahorran divisas y los exportadores o importadores también “tienen un ahorro desde el punto de vista de las transacciones”.

En el caso de Cuba, quienes han cerrado negociaciones en Sucre afirman que han logrado ahorrase hasta un 5% sobre las operaciones normales. “En Ecuador, han tenido ahorros de 500 y 700 dólares” afirma Tovar, “En el caso de Venezuela tenemos ventajas fabulosas porque no tienes que ir a Cadivi o al Sitme a solicitar divisas, sino que pagas tus operaciones en bolívares e inmediatamente se cruzan”.

Un Sucre para todos

En el sucre no hay limitaciones desde el punto de vista de productos para hacer transacciones, la única condición que existe, es que los productos sean originarios” explica Tovar.

El sistema para la compra y venta de productos entre los países miembros del Alba, se presenta abierto a todas las alternativas comerciales que puedan desarrollarse, respetando desde luego, las leyes internas de cada país, Tovar aclara que “por ejemplo en el caso de Venezuela (para la importación) se requiere autorización para algunos productos por insuficiencia en la producción” es decir, certificado de no producción.

Más allá de estos compromisos legales, el Sucre está abierto a una amplia gama de comerciantes, entre ellos, la pequeña y mediana empresa. “En Bolivia algunos pequeños empresarios manifestaron que han tenido reducción de costos importantes, desde el punto de vista de alguna reducción en las comisiones que se deben pagar por la vía normal del comercio” asegura Tovar.

Popularmente se afirma que “El tiempo es oro” y, en ese sentido, el Sucre representa una gran ganancia para los comerciantes porque los tiempos de transferencia del dinero de un país a otro son rápidos, de hecho, el Consejo Monetario Regional asegura que prácticamente las transacciones son en tiempo real.

El Sucre en Venezuela

Para exportar o importar a través del Sucre en Venezuela es necesario Registrarse en Cadivi; Cerrar acuerdo comercial, importador y exportador deberán firmar un contrato que debe incluir una cláusula donde se indique que la operación se realizará a través del Sucre. Si la decisión de utilizar el Sucre es posterior, de igual modo podrá firmarse un adendum que lo establezca; el precio de la operación se definirá en dólares, pero el abono que hará el comprador será en moneda local.

Por ejemplo, una empresa venezolana que desea importar desde Bolivia, luego de cerrar un acuerdo comercial (contrato) debe pagar en bolívares ante un banco operativo autorizado, privado o público. Posteriormente, la entidad bancaria acreditará los bolívares ante el Banco Central de Venezuela (BCV) que a su vez autorizará la transferencia en sucres hacia el Banco Central de Bolivia, estos sucres son convertidos en moneda local (bolivianos) y depositados en la cuenta del exportador de ese país.

El Sucre inició en Venezuela con los bancos públicos, al principio se autorizaron para éstas transacciones comerciales el Banco de Venezuela, el Banco Industrial, el Banco Bicentenario y el Banco de Comercio Exterior, posteriormente se ha incorporado la banca privada.

Los bancos privados incorporados al Sucre son: Banco de Exportación y Comercio, Banesco, Banco Provincial, Citi, Banco Occidental de Descuento (BOD), Corp Banca, Banco Exterior, BanPlus, Banco Nacional de Crédito, Activo-Banco Universal, BanCaribe, Banco Fondo Común, 100% Banco y Mercantil.

Complementariedad ante la crisis

Este sistema de integración financiera, denominado Sucre nace en 2008 durante la III Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP realizada en Caracas.

Precisamente en aquel año, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticaba una “recesión moderada” para los Estados Unidos Sobre el colapso del mercado de hipotecas de alto riesgo en ese país: “El impacto se ha notado en todo el sistema financiero mundial, incluidos los mercados emergentes que lo sienten con una intensidad cada vez mayor “, afirmaba el FMI.

El informe sobre Perspectivas de la Economía Mundial, de octubre del 2008 del FMI, sentenciaba: “No hay indicios de la recuperación y es probable que esta sea gradual cuando aparezca”. Era el inicio de lo que hoy se reconoce como la crisis económica mundial, que afecta duramente a Europa, y lanza drásticos coletazos por el resto del mundo.

La respuesta del Alba ante ese panorama donde Estados Unidos, el país emisor de dólares (la moneda internacional del sistema monetario mundial desde 1944) estaba visiblemente afectado por una crisis financiera interna, fue proponer un sistema que permitiera el incremento de las relaciones comerciales pero disminuyera el uso de la divisa.

Tanto en el Sucre como en el resto de políticas de los países del Alba, se manejan valores como: la complementariedad, la cooperación, la solidaridad y respeto a la soberanía de los pueblos. El objetivo supremo es “que la fortaleza de los países sean complementarias a sus debilidades” agrega Tovar.

Desde su consolidación, el Sucre tomó en cuenta el tamaño de las economías de los países que lo integran, Tovar explica que “es una unidad de cuenta y está conformada por una canasta de monedas”: el boliviano (Bolivia) el bolívar (Venezuela) el córdoba (Nicaragua) y el dólar (Ecuador).

Para la constitución del Sucre, cada una de las economías hizo aportes de acuerdo a su peso dentro del grupo, en tal sentido Venezuela realizó el mayor aporte, seguida por Ecuador, Cuba, Bolivia y, finalmente, Nicaragua, y es de esta manera como se constituye una canasta de monedas entre la “zona Sucre” como denomina el Alba a la región de países que comercian en sucres.

Dentro del Sucre es importante que las transacciones de importación y exportación mantengan una relación estable, es decir, que no existan países con grandes déficit de importación o países con déficit de exportación. Ya que los déficit advierten que “un país está trabajando en función de otro, es decir, está generando un desequilibrio entre un país que tiene producción y un país que no tiene producción”, aclara Tovar.

De acuerdo al representante del Consejo Monetario Regional, con el Sucre se busca la complementación productiva dentro de un sistema de comercio justo y equilibrado. Tovar señala que en caso de existir desequilibrio “los países más fuertes podrían destruir a los más débiles, desde el punto de vista comercial y eso es lo que no busca el sucre”.

El futuro del Sucre

El Sucre cumple dos funciones, es el Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos, que permite el intercambio de información financiera entre los bancos y funciona como una unidad de cuenta común, de allí su denominación en minúsculas: sucre o sucres.

El mecanismo proyecta seguir consolidándose como un sistema de pagos y, además, espera fortalecer el comercio intraregional a través de su uso. La integración financiera también es parte de los objetivos a largo plazo, mediante la expansión de las redes de interdependencia entre los bancos operativos autorizados para realizar transacciones en sucres.

Adicionalmente, la unidad de cuenta común “el sucre” podría establecerse como punto de referencia para la conformación de una moneda regional para América Latina y el Caribe, aunque habrá un largo camino que andar antes de llegar a ese momento.

Lorena Gil AVN 13/06/2012 13:00