Posts Tagged ‘djai’

“Siga, siga”: empresas prevén trabas a las importaciones para rato

octubre 1, 2015

01-10-2015 El secretario de Comercio, Augusto Costa, advirtió a cámaras empresarias que, de ganar las elecciones el FpV, continuará la administración del comercio

el caso de que el Frente para la Victoria gane las elecciones, se continuará con la política de administración del comercio.

Así lo confirmó el miércoles el secretario de Comercio, Augusto Costa, que se reunió con representantes de cámaras empresarias, de sectores importadores y exportadores.

También les solicitó a las empresas que antes del 19 de octubre presenten un formulariocon las proyecciones económicas para el próximo año, planes de inversión y estimaciones de niveles de empleo, según pudo saber el diario Ámbito Financiero.

El año pasado las compañías tuvieron que realizar un proceso similar, aunque con menos requisitos, para seguir obteniendo las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación(DJAI).

Todo esto pese a que en enero pasado la Organización Mundial del Comercio (OMC) falló en contra de esta herramienta por considerar que funcionaba como una traba a las importaciones, y se acordó con ese organismo que este mecanismo finalice el 31 de diciembre próximo.

Desde entonces, en el Gobierno se encuentran rediseñando esta herramienta para adaptarla a las normas del organismo multinacional. Costa explicó que ahora tendrá como objetivo fines estadísticos y de análisis del comercio exterior.

Pero en la reunión del miércoles muchos empresarios entendieron que, más allá de los cambios, las palabras de Costa anticipaban que éstos no iban a modificar en esencia el espíritu de las DJAI, advirtió el matutino.

Anuncios

Importadores celebran el fin de las DJAI

julio 21, 2015

EDICIÓN IMPRESA ECONOMÍA Y POLÍTICA 15.07.15 | 00:00

El cronista

El presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban, celebró ayer que el Gobierno acordara con la Unión Europea y con Estados Unidos desmontar el 31 de diciembre próximo las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAI), aunque advirtió que “la discrecionalidad impidió el desarrollo de inversiones o proyectos productivos”.

“En el proceso de desarrollo de las importaciones, Argentina introducía requerimientos o manejaba las solicitudes de forma que no eran compatibles con todos los procesos que la misma Argentina tenía como país signatario del acuerdo de la Organización Mundial de Comercio”, explicó.

En declaraciones a radio Continental, Pérez Santisteban evaluó que “los tiempos se han desarrollado de una manera tal que el final de esta causa va a tener que ser adoptado por el nuevo Gobierno, que tendrá 20 días para resolverlo”.

“Si Argentina no lo hace, se somete a la posibilidad de retaliación de exportaciones de estos cuarenta y pico de países muchos de los cuales son grandes compradores de productos argentinos también”, indicó.

Según Pérez Santisteban, “el daño ya ocurrió. Si el nuevo gobierno está dispuesto a que Argentina termine con este aislamiento comercial y vuelva a los mercados internacionales, ésta es una de las primeras cosas que tendrá que evitar”.


“Se ha sufrido esta etapa. La discrecionalidad impidió el desarrollo de inversiones o proyectos productivos”, prosiguió.


En las últimas horas trascendió que el Gobierno acordó con la Unión Europea y con Estados Unidos desmontar el 31 de diciembre próximo las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAI) luego de perder un juicio arbitral ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La medida se hará efectiva 21 días después de que la presidenta Cristina Fernández finalice su segundo mandato, por lo que será su sucesor el encargado de llevarla a la práctica.

Se trata de un panel que perdió la Argentina, iniciado en julio de 2012 por los países socios de la Unión Europea, Estados Unidos, Japón y varios Estados emergentes, entre los que estaba México.

El panel cuestionaba las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), sistema este que obliga a los importadores a hacer una presentación previa ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), pero que a su vez debe constar con la aprobación de la Secretaria de Comercio.

A pesar del fallo de la OMC, los presidenciables prometen continuar con protección a la industria

julio 21, 2015

COLUMNISTAS 21.07.15 | 00:00

Esteban Rafele

Las restricciones a las importaciones continuarán con el próximo gobierno, afirmaron a El Cronista referentes económicos de Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa.
Los espacios políticos con más posibilidades de ocupar el Ejecutivo después del 10 de diciembre trabajan en alternativas que reemplacen o complementen a la Declaración Jurada de Anticipo de Importación (DJAI), que perderá su razón de ser a partir del año próximo, luego de un fallo contra el país de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y de que el propio Gobierno se comprometiera a modificar el sistema antes del 31 de diciembre.
Equipos técnicos del Frente para la Victoria (FPV), el Pro y el Frente Renovador (FR) mantuvieron reuniones con las cámaras de los sectores sensibles a la apertura de importación, como el textil, el del calzado, el de electrodomésticos de línea blanca y el del juguete. Los tres espacios ratificaron que continuarán con el proteccionismo.
A raíz de una demanda de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, un panel de la OMC ratificó a comienzos de año que Argentina deberá cesar con las medidas que violan normas de comercio internacional, como el uso indebido de Licencias No Automáticas, la obligación a empresas a invertir para poder importar, el pedido de exportar un dólar por cada dólar importado o el sistema de DJAI.
A comienzos de julio, el Gobierno se comprometió a realizar los cambios necesarios antes de fin de año. Eso no significa que el país eliminará las trabas a las importaciones. “Es claro que mientras siga habiendo restricción de dólares, se seguirán administrando”, dijo el economista director de Abeceb.com Dante Sica. “En la medida en que mejore la disponibilidad de divisas, habrá criterios más específicos de protección comercial para los sectores sensibles, y no como ahora, que se toman en forma indiscriminada y no por protección, sino por necesidad de dólares”, agregó el experto, consultado por referentes de las campañas de Scioli y Macri.

Con o sin DJAI

El secretario de Comercio, Augusto Costa, mantuvo reuniones con sectores sensibles para trabajar en políticas alternativas a las DJAI. El Ministerio de Economía dice en que el actual sistema de “administración del comercio” continuará hasta fin de año, aunque admite que las DJAI perderán su razón de ser después. Costa y los asesores de los tres candidatos coinciden en que habrá medidas alternativas, dentro de los parámetros de la OMC, para frenar importaciones.
El sciolismo apuesta a que la actual administración deje resuelto el tema, confiaron cerca del candidato, con el proteccionismo como premisa. No obstante, José “Pepe” Scioli, la ministra de Economía Silvina Batakis y otros mantienen reuniones con los sectores sensibles. En el entorno de Costa afirmaron a El Cronista que trabajan en alternativas para complementar las modificaciones requeridas en el sistema de DJAI, como políticas de reciprocidad, parámetros fitosanitarios y requisitos de seguridad y calidad que deben cumplir los productos para entrar al país.
Según Jorge Sorabilla, presidente de la Fundación ProTejer, trabajan junto al Gobierno en implementar limitantes por “dumping social” (el respeto de normas mínimas de higiene, seguridad laboral y trabajo de menores), normas de etiquetado y composición de productos (“Hay productos que pueden ser contaminantes”, explicó) y la implementación correcta de las Licencias No Automáticas (LNA). “La idea es trabajar en lo que queda del año con la actual administración y no empezar de cero con el próximo gobierno, sino que haya una continuidad”, dijo Sorabilla.
Técnicos del macrismo se reunieron con sectores industriales y les garantizaron “una visión muy gradualista e industrialista”, dijo uno de los asesores que participa de los encuentros, encabezados por el ministro de Desarrollo Económico porteño Francisco Cabrera y técnicos de la Fundación Pensar. “Venimos hablando con los sectores, con ProTejer, la cadena metalmecánica, con la convicción de que sería un grave error dar un volantazo. Las DJAI son ilegales, pero hay que ser inteligentes; ningún país del mundo permite que los textiles chinos arrasen con la industria mano de obra intensiva”, afirmó. La premisa es “apuntar a una industrialización inteligente, insertándose en las cadenas de producción global”, continuó.
El massismo tiene el anhelo de volver a una “correcta administración del comercio exterior”, como la que, entienden, se implementó en tiempos del ex ministro de Economía Roberto Lavagna. Los referentes del FR coinciden en la búsqueda de herramientas alternativas de protección, como las políticas de reciprocidad, los acuerdos sectoriales entre privados, las barreras antidumping y la implementación de trabas fitosanitarias.

Costa recibió a empresarios y les garantizó que seguirán vigentes las DJAI en 2015

enero 20, 2015
También que el acuerdo con China no será un problema. Participaron sectores de producción nacional cercanos al Gobierno. Se sumaron los importadores. Hubo aplausos a la gestión
Con el fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC) contra los controles a la importación en firme, y ante la preocupación empresaria sobre el devenir de la administración del comercio en los próximos meses, el secretario de Comercio, Augusto Costa, recibió ayer a representantes de una treintena de cámaras para transmitirles tranquilidad al respecto y garantizarles que el sistema de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) seguirá vigente al menos por un año más. El funcionario también les garantizó que el acuerdo con China –que podría volverse operativo el mes próximo, a partir del viaje de la presidenta Cristina Fernández al país asiático– no afectará a la industria nacional, como muchos directivos de empresas temen.
Costa recibió a los empresarios junto a la subsecretaria de Comercio Exterior, Paula Español. Por el sector privado, participaron sectores como el textil, calzado, indumentaria, juguetes, metalúrgico, software, muebles, marroquinería, productos electrónicos, aluminio, plásticos y farmacéuticos. También asistió el presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), Diego Pérez Santistéban; los titulares de la CGE, Ider Peretti; la Cgera, Marcelo Fernández, y la Confederación de la Mediana Empresa (Came), Osvaldo Cornide, entre otros. El encuentro se realizó a las 12 en la sede de Comercio y se extendió por casi tres horas.
La última reunión de trabajo había sido en noviembre, cuando Costa les había repartido un nuevo formulario para completar con las inversiones previstas para este año, y luego hubo otro de camaradería para fin de año. El objetivo ayer fue realizar un balance de la administración del comercio del año pasado y pronosticar el 2015.
Luego de ratificar que las DJAI seguirán vigentes durante todo el año y de explicar la estrategia oficial para dilatar el mayor tiempo posible la readecuación de los controles de acuerdo al fallo de la OMC, Costa le dio la palabra a los empresarios. Como era de esperar, todas fueron felicitaciones. La única objeción planteada llegó del presidente de la Fundación Pro Tejer, Jorge Sorabilla, quien remarcó la preocupación en torno a las empresas que logran importar mediante amparos judiciales.
Consultado por El Cronista sobre el fallo internacional contra las barreras, el secretario de la Cámara de la Industria de Marroquineros (Cima), Ariel Aguilar, señaló que no le preocupa, ya que “el Gobierno trabajó bien en políticas que protegen la producción nacional”. “Si no son las DJAI, habrá otra herramienta”, enfatizó. Por su parte, el presidente de la Cámara Argentina de Industrias Ópticas y afines (Cadioa), Norberto Fermani, manifestó que “es relevante que siempre existan herramientas para proteger la producción nacional de importaciones golondrina que dañan la capacidad de las empresas locales de proyectar escenarios futuros”.
En tanto, el textil Marco Meloni destacó que en su sector las importaciones en unidades entre 2009 y 2014 fueron las mismas que durante la década 1999-2009, por lo que una baja del 10% registrada el año pasado es “insignificante si se considera que los ingresos de mercadería del exterior durante la última década crecieron fuertemente por el sostenido crecimiento”.

Mientras la Argentina defiende las DJAI, la OMC pide al G20 eliminar proteccionismo

noviembre 7, 2014

En un informe publicado ayer, y a días de la Cumbre del G20 en Australia, la institución reveló que de las 1.244 medidas aplicadas desde el 2008, sólo 282 fueron removidas

A pocos días de que se realice la Cumbre del G20 en la ciudad australiana de Brisbane, a la que finalmente no viajará la presidenta Cristina Fernández, la Organización Mundial de Comercio (OMC) le reclamó ayer a los países miembros que reduzcan las medidas de protección de sus economías, tal como lo prometieron en la reunión del año pasado en San Petersburgo. El organismo publicó un informe ayer en el que detalla que de las 1.244 medidas de protección registradas entre octubre de 2008 y octubre de este año, sólo 282 fueron removidas, por lo que aún rigen 962 en los 19 países más la Unión Europea, que integran el G20. A su vez, el 12% de ellas comenzaron a aplicarse en el último año. “Las medidas restrictivas al comercio siguen aumentando, a pesar de las promesas”, afirmó el organismo en su documento, en el que insiste en remarcar los “daños del proteccionismo” y la necesidad de avanzar en la liberalización de la economía.
Este reclamo de la OMC se produce en momentos en que la Argentina mantiene un conflicto abierto con el organismo justamente por las trabas a las importaciones, que comenzaron con las licencias no automáticas y luego se transformaron en las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI).
En respuesta a una demanda iniciada por la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, a fines de agosto el organismo falló en contra de la Argentina al dictaminar que las herramientas que el Gobierno aplicó en los últimos años para limitar el ingreso de mercadería del exterior son “incompatibles” con la normativa del organismo. De todos modos, ahora resta un largo camino por recorrer hasta llegar, en el peor de los casos, a represalias por parte de los países afectados, ya que la Argentina optó por la apelación y llevar el caso hasta la última instancia judicial.
Como parte de la estrategia de defensa argentina, esta semana viajó a Ginebra, Suiza –donde tiene la sede la OMC– el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Adrián Nador. La Argentina comunicó a fines de septiembre su decisión de apelar el fallo ante el Organo de Apelación, en tanto que a los pocos días Europa presentó otra apelación. El objetivo de Nador es mantener un encuentro con este órgano de la OMC a los efectos de justificar la solicitud de apelación. “El gobierno argentino está buscando comprar tiempo y extender la no solución de este conflicto comercial para que el próximo Gobierno tenga que resolverlo”, consideró un analista de comercio exterior.
De acuerdo con el informe dado a conocer ayer por la OMC, desde el año en el que estalló la crisis (2008), las restricciones a las importaciones vigentes cubren alrededor del 4,1 % del valor de las importaciones globales de mercadería y alrededor del 5,3 % de las correspondientes al bloque G20, por un total de u$s 757.000 millones.
En su análisis, el organismo advirtió que la situación actual requiere que los países del grupo muestren “contención” a la hora de tomar decisiones relacionadas con ese tipo de medidas y avanzar en la eliminación de las que siguen en vigencia. Pero en un movimiento contrario, las economías del G20 han aplicado únicamente entre marzo y octubre pasados 93 nuevas medidas comerciales que obstaculizan el comercio, lo que equivale a 18 medidas por mes.

Importadores reclaman al Banco Central que duplique cupo de dólares

noviembre 3, 2014
Además piden solucionar la deuda que el BCRA tiene con las automotrices, de u$s 2500 millones, y con las armadurías fueguinas, de otros u$s 1250 millones

El sector automotriz y el de electrónica de Tierra del Fuego denuncian que los cupos de habilitación de pago al exterior les cubren menos del 50% de sus necesidades mensuales de importación de partes, piezas, insumos intermedios y conjuntos para incorporar a sus producciones locales.

Además, la deuda que el Banco Central tiene con las automotrices alcanza a los 2500 millones de dólares, mientras otros u$s 1250 millones adeuda a las armadurías fueguinas.

Hoy, la autoridad monetarial les autoriza u$s 110 millones por mes a las automotrices y u$s 120 millones a las productoras de Tierra del Fuego, y los importadores pretenden que al menos se duplique esa cifra.

“De mantenerse la actual tendencia, terminaremos 2014 con una baja interanual de importaciones del 12%, pero esa baja no será pareja para todos los sectores: mientras para los importadores grandes rondaría el 6 o 7% en comparación con el 2013, los importadores medianos y pequeños mostrarían caídas del 20% respecto al año anterior. Sólo la importación de energía superaría los valores del año previo”, advierte Diego Pérez Santisteban, presidente de la Cámara de Importadores.

El directivo pidió una audiencia a la Subsecretaría de Comercio Exterior por las excesivas demoras en la aprobación de DJAIs, sobre todo en casos de bienes de capital, repuestos, materias primas, semielaborados e insumos intermedios destinados a la producción industrial, agropecuaria, a obras de infraestructura básicas, y a necesidades de empresas de servicios públicos y privados, dado que la gran mayoría de ellos no tienen contrapartida de producción local equivalente. Los importadores exigen apurar la liberación de las DJAIs, y evitar así efectos no deseados en la economía real, como caídas o interrupciones de actividades productivas locales, de exportación o problemas en el empleo.

Los importadores se quejan que desde el Gobierno nunca le han dado razones formales por las demoras en las aprobaciones: “Creemos que las causales deben encontrarse en las decisiones políticas que bajan desde Economía en materia de administración de las divisas disponibles, y las dificultades administrativas de manejar un volumen importante de presentaciones con una dotación activa pero siempre acotada, sin contar con criterios de automaticidad de aprobación que muchos bienes deberían tener”, precisan en el sector.

Por otra parte, la Cámara de Importadores enviará una nota al BCRA solicitando la ampliación del plazo de 120 días recientemente fijado para la demostración del ingreso de mercaderías que se hayan abonado por anticipado, llevándolo a 180 días, ya que las necesidades de la industria no siempre se refieren a bienes ya fabricados, sino muchas veces deben realizarse a pedido. “Nos preocupa la creciente asimetría en el trato de las importaciones de bienes de capital que se va verificando entre Brasil y la Argentina. Brasil está disminuyendo transitoriamente el arancel de muchos bienes de capital, iniciativa que Argentina no está tomando”, advierte Santisteban.

Visita de funcionarios brasileños por caída del comercio bilateral

marzo 11, 2014

por NATALIA DONATO Buenos Aires

A modo de presentación, pero también para retomar la discusión del comercio bilateral en lo que será un año complejo en términos de números, el gobierno de Brasil prepara una visita del flamante ministro de Desarrollo, Industria y Comercio, Mauro Borges, y el asesor general de la presidencia, Marco Aurelio García, para fines de esta semana, afirmaron fuentes extraoficiales.
Si bien todavía no hay una agenda oficial, se prevé que haya reuniones con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Industria, Débora Giorgi. Un encuentro con la presidenta Cristina Fernández no está descartado, debido a la presencia del asesor de Dilma Rousseff.
Borges reemplazó a Fernando Pimentel hace un mes, cuando el ex ministro renunció a su cargo para postularse como candidato a gobernador del estado de Minas Gerais en las elecciones de octubre. Será entonces la primera visita oficial del actual funcionario, en un contexto en el que el comercio entre la Argentina y Brasil se encuentra debilitado. En los dos primeros meses del año, el flujo bilateral cayó 16,9% respecto del mismo período del año pasado, a partir de una caída del 23,3% de las exportaciones locales y de 11,8% de las compras al vecino país.
Borges también aprovechará para renovar la preocupación de los industriales de su país ante las demoras en la aprobación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), que permanecen muy frenadas y también las complicaciones que se imponen a la hora de comprar dólares para pagar compras ya autorizadas.
Según algunos transcendidos, el gobierno de Brasil estaría negociando con la administración nacional la posibilidad de generar alguna línea de financiamiento mediante un banco estatal para contribuir a paliar la crisis comercial que atraviesan ambos países. Aunque el sector automotriz representa una gran parte de este flujo bilateral, la línea se extendería a todos los rubros involucrados en el intercambio entre los principales socios del Mercosur.
También formará parte del temario de las reuniones el postergado acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, para lo cual Kicillof viajó a Brasil días atrás. En esa oportunidad, el ministro se reunió con su par brasileño, Guido Mantega, con quien repasó los avances y retrocesos del acuerdo.

Paradoja: empresarios ahora “extrañan” a Moreno por mayores trabas para importar y negociar precios

marzo 7, 2014

Por Juan Diego Wasilevsky

 

En aquellos momentos en que los rumoressobre una inminente renuncia de Guillermo Moreno como secretario de Comercio Interior corrían como reguero de pólvora, muchos empresarios comenzaban a restregarse las manos no ocultaban su sonrisa. 

Ya palpitaban un mejor clima para los negocios, una mayor previsibilidad para operar y un menor grado de confrontación, la marca registrada del polémico funcionario.

Y si bien los economistas aseguraban que su salida era un “cambio para que nada cambie“, gran parte del empresariado estabaentusiasmado con su partida.

Sin embargo, a tres meses desde que asumiera su reemplazante, Augusto Costa, hoy estáretumbando en la memoria de los industriales aquellas palabras premonitorias que, al momento de poner un pie fuera de la Secretaría, pronunció el propio Moreno“Me van a extrañar, a ustedesnos les fue tan mal conmigo, ganaron mucha plata”.

Esta frase, que muchos ejecutivos en un comienzo tomaron como una humorada, hoy comienza a volverse una paradójica realidad.

Es que, a contramano de lo que el cambio de Gabinete prometía –menos discrecionalidad en la aprobación de importaciones, el fin de órdenes no escritas para la administración del comercio y una mayor profesionalización en el manejo de la gestión-, los empresarios se están dando un baño de realidad.

“Hay varios sectores de actividad afectados por los últimos cambios. Por lo bajo, muchoshombres de negocios y directivos de cámaras reconocen que estaban mejor antes de la partida del ahora ex secretario”, detalló el economista Mauricio Claverí, de Abeceb.

El experto recalcó que muchos empresarios, no necesariamente oficialistas, “a lo largo de los últimos años habían tejido una relación con Moreno. Y cuando tenían un problema urgente, disponían de línea directa con él para pedir una solución. Ahora, en cambio, hay más formalismos y muchos perdieron el contacto con quienes administran el comercio”.

Además, destacó que “se están tomando algunas decisiones que no se habían visto en la época de Moreno“.

En efecto: desde que asumiera Costa, el Gobierno avanzó con tres medidas que están complicando especialmente a las grandes empresas:

• El BCRA está autorizando menos dólares: a partir de fines de diciembre, dejó de habilitar durante varias jornadas el giro de divisas para el pago de importaciones a proveedores del exterior.

Ahora, con la expectativa puesta en marzo, cuando comiencen a ingresar con mayor fluidez los sojadólares, el Gobierno en general está avalando apenas hasta u$s200.000 por operación y por empresa. Pese a las promesas de mayor transparencia, esta decisión no está apoyada en ninguna normativa escrita, es decir, una práctica al mejor “estilo Moreno”.

Cabe destacar que el monto que se está permitiendo representa hasta menos de un 10% de lo que una gran compañía puede llegar a requerir por declaración jurada. De hecho, las principales automotrices llegan a realizar importaciones por un valor promedio de u$s160 millones mensuales.

• Exigencia de apalancarse con crédito externo: días atrás, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y Augusto Costa, les comunicaron a unos 50 directivos de empresas de sectores de la siderurgia, metalurgia, química y electrónica, que deberán comenzar a gestionar financiamiento para importaciones a través bancos del exterior, proveedores o casas matrices. Por ahora, laspequeñas y medianas compañías están exceptuadas, pero desde el Gobierno no hubo garantías de que no pasen a estar incluidas a futuro.

“Para ese sector equivaldría a firmar el acta de defunción”, disparó el gerente de la Cámara de Importadores, Miguel Ponce, en diálogo con iProfesional.

• Realizar inversiones para poder importar: luego de varias idas y venidas, el Ejecutivo reflotó el plan “1 a 1” pero con una vuelta de tuerca: aquellas empresas que pretendan resolver autorizaciones de importación “por la vía rápida”, deberán demostrar inversiones o capitalizaciones en dólares por un monto similar.

Si bien difiere del formato originalmente orquestado por Moreno, este nuevo régimen -que en teoría facilitará el ingreso de productos del exterior- vuelve a apoyarse en medidas comunicadas a empresarios oralmente y no con el respaldo de una normativa.

Incluso, ni siquiera el hecho de haber informatizado todo el mecanismo de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) parece estar funcionando: el directivo de una cámara de electrónica aseguró bajo estricto off the record que “el sistema no está aceitado, los rechazos continúan siendo tantos o mayores como cuando estaba Moreno. Sigue sin haber criterios definidos. Por más que en varias oportunidades desde el Gobierno se dijera que se iba a privilegiar el ingreso de insumos, muchos asociados continúan con problemas”.

Los datos del INDEC correspondientes a enero último –y que fueran difundidos días atrás por el organismo-, confirman el clima poco propicio para las empresas que dependen de mercadería del exterior: rubros como insumosbienes de consumo y partes y piezas para maquinaria experimentaron bajas de entre 1% y 4%, constituyendo así el arranque más flojo desde 2010.

Pese a esto, la mala performance de las exportaciones -peor incluso que la que exhibieron las compras al mundo- derivaron en un derrumbe del superávit comercial de casi 90%.

Con Moreno esto “no pasaba” 
Si bien los analistas venían recalcando una y otra vez que un recambio de figuras no se iba a traducir en ninguna modificación en el manejo de la Secretaría de Comercio Interior, muchos hombres de negocios hoy, bajo estricto off the record, reconocen que sí hubo modificaciones. Pero para peor.

A pesar de las continuas quejas por el “cerrojo” aduanero, lo cierto es que 2013 marcó unrécord histórico en el nivel de importaciones, de la mano de operaciones por u$s74.000 millones y una tasa de variación que casi triplicó al de las exportaciones.

Incluso, el famoso “Plan 1 a 1”, por el cual el entonces secretario obligaba a las empresas de un amplio abanico de sectores a exportar por el mismo valor que pretendían importar, terminó naufragando y quedó sin aplicación durante buena parte de 2013.

De hecho, hubo al menos cinco automotrices -que se habían comprometido a vender al mundo desde cuero hasta soja para hacerse de un cupo- que ya en enero del año pasado habíanabandonado este compromiso e igualmente pudieron avanzar con importaciones como nunca antes.

Sin embargo, luego de que asumiera Costa, las condiciones cambiaron dramáticamente para el sector: a las medidas anteriormente mencionadas se ha sumado que el Gobierno directamenteya no “maquilla” sus intenciones de limitar importaciones, sino que ahora las prohíbe abiertamente.

Las automotrices, de hecho, quedaron obligadas a importar entre 20 y casi 30% menos hasta fines de este mes -dependiendo de si fabrican o no en el país- y comenzaron a tener problemaspara contar con autopartes, algo que derivó en suspensiones de turnos. 

Un escenario similar debió enfrentar el polo electrónico de Tierra del Fuego, que semanas atrásdesafectó a 3.000 empleados por falta de componentes para el ensamblado de equipos, lo que derivó en una fuerte pelea gremial.

A las empresas del sector también las obligaron a importar un 20% menos de componentes, de modo que debieron bajar el ritmo en la producción de celulares, televisores, notebooks, netbooks, tablets y equipos de aire acondicionado.

“El ministro Kicillof siempre cuestionó muchos de los privilegios que tenía Tierra del Fuego. Con la salida de Moreno y la llegada de Costa, estas empresas pasaron a tener condiciones más duras para operar“, sintetizó un directivo de una cámara sectorial.

De hecho, lo que actualmente sucede en territorio fueguino, viene generando fuertes crucesentre el joven ministro y la titular de la cartera de Industria, Débora Giorgi. 

El drama de los precios
El otro problema que están enfrentando hoy por hoy los industriales es la política de precios administrados. 

En algunos sectores sensibles, como línea blanca electrónica, Moreno llevaba un estricto control y decidía qué productos podían subir y en qué medida.

Para este tipo de bienes de consumo, había establecido tres niveles de valores: populares -para los artículos menos suntuosos y donde los ajustes autorizados eran menores-, intermedios ypremium.

“El año pasado, considerando las tres bandas de precios al público, Moreno nos habilitó a realizar tres subas. La última fue en octubre. En promedio, la mejora fue de casi 20%. Perdimos algo de rentabilidad pero no fue tan dramático”, comentó el CEO de una empresa líder de línea blanca instalada en Córdoba.

Sin embargo, alertó que, tras la abrupta devaluación, “el Gobierno fijó un tope de suba de los precios del 7,5% pero esto lo acordó sólo con las cadenas de retail. A nosotros nos dejó afuera de la mesa de negociación”.

“Ahora no tenemos más remedio que acatar ese techo. Pero nuestros costos subieron muy por encima de ese valor”, consideró.

Debido a este problema, el empresario confirmó que “en la actividad se está pidiendo una reunión con Costa pero todavía no tuvimos respuesta”.

Otro de los puntos que este rubro necesita plantear es el de los insumos.

Cabe destacar que, tras la disparada del dólar, Kicillof había asegurado que se iba a conformar una mesa de análisis para monitorear precios de insumos difundidos críticos como metales y plásticos.

A pesar de esta promesa, el directivo confirmó que “desde fines de enero todas las facturasestán llegando con aumentos“, a lo que sumó el problema del fuerte acortamiento de lacadena de pagos: “Antes nos daban 60 días y ahora, con suerte, tenemos una semana de plazopara pagar”.

Frente a este panorama, Claverí, de Abeceb, consideró que “si bien muchos empresarios ahora no ven con tan malos ojos lo que dejó la gestión de Moreno, la realidad es que lo que influía era el contexto, que se agravó a medida que se fue acelerando la pérdida de reservas y que derivó en la devaluación, la suba de las tasas de interés y una perspectiva de mayor enfriamiento de la economía“.

“Si el ex secretario hubiese seguido en el poder, sin dudas habría tomado muchas de estas medidas que está llevando adelante la actual gestión“, acotó el analista, quien igualmente reconoció que así y todo, son muchos los que cada vez añoran más las épocas en las que tallaba fuerte el “guardián” del modelo K.

Importadores piden audiencia con el Gobierno por trabas para obtener dólares

febrero 24, 2014

Preocupa al sector el pedido oficial para postergar los plazos de pago hacia los 120 días, cuando hoy ronda los 45. También las restricciones del BCRA para cancelar los pagos

por NATALIA DONATO Buenos Aires

Las buenas intenciones del secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, para liberar importaciones se contradice cada vez más con la tarea del Banco Central de cuidar los dólares, que siguen escaseando. El Gobierno le pidió a las empresas que retrasen los plazos de pago de sus compras al exterior y la entidad monetaria sólo libera automáticamente divisas para operaciones de hasta u$s 200.000, aún con la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI) aprobada. Este esquema, que sin ninguna norma escrita que lo sustente hasta el viernes se mantenía vigente, generó un fuerte malestar en el sector importador, que pidió una “audiencia urgente” con el equipo económico para esta semana.
Así lo adelantó el gerente de la Cámara de Importadores (CIRA), Miguel Ponce, quien además afirmó que de acuerdo con información de varios socios de la entidad y de los operadores de comercio exterior de los bancos, la liberación de los dólares para pagar las importaciones es a cuentagotas y que en los casos de pagos superiores a los u$s 300.000, la empresa debe realizar el pedido directamente al BCRA.
Según precisó Ponce, para pedidos de hasta u$s 200.000 el banco los autoriza automáticamente; para los que oscilan entre los u$s 200.000 y los u$s 300.000 la entidad le pide permiso al Central y para las operaciones que superan ese monto la firma debe recurrir a la entidad monetaria por su cuenta. Estas restricciones están en línea con el pedido que les realizaron el ministro de Economía, Axel Kicillof, y Costa hace tres semanas a unos 70 grandes empresarios vinculado con los plazos de pago.
En ese encuentro, los funcionarios invitaron a los directivos de las compañías a negociar con sus casas matrices y sus proveedores la extensión de los plazos para cancelar las importaciones. Ello implica regresar a los niveles históricos de financiación que oscilaba entre los 110 y los 130 días. Ese plazo hoy promedia los 45 días y la tendencia es acercarse lo más posible al pago contado debido a la incertidumbre existente en torno al valor de convergencia del dólar. Nadie cree que la divisa se mantenga en $ 8 y los empresarios prefieren asegurarse el precio antes que financiarse a riesgo de que suba el tipo de cambio.
La CIRA pidió una reunión con el secretario de Comercio Interior para repasar el estado de situación y analizar cómo continuar con la operatoria, que genera mayor incertidumbre al sector. “Ratificamos lo acordado con Costa en el sentido de normalizar las actividades de comercio exterior y estamos esperando tener en claro esta nueva realidad. Queremos que haya reglas claras para la actividad”, aseguró Ponce, al agregar que de acuerdo con el mensaje de Kicillof, las pequeñas y medianas empresas así como también las firmas del rubro cultural o de sectores críticos como el de medicamentos no tendrán dificultades en adquirir las divisas para saldar las operaciones.
El Gobierno espera poder normalizar la venta de divisas entre marzo y mayo, cuando espera recibir los dólares de la cosecha gruesa. Pero dependerá de cuánto quieran vender los productores y cuánto liquiden los exportadores. Las reservas se ubican hoy en los u$s 27.675 millones y si bien se estabilizaron en febrero, en lo que va del año cayeron u$s 2.924 millones.

Advierten que el cepo a importaciones amenaza el nivel de actividad

febrero 18, 2014

Al lento proceso para otorgar las DJAI del equipo de Costa se sumó la reticencia del Banco Central a autorizar la compra de dólares para importaciones

por MARIANA SHAALO Buenos Aires

El Gobierno incrementó en las últimas semanas las restricciones a las importaciones para frenar la salida de divisas y por ende la caída de reservas pero empresarios y economistas advierten que la medida terminará afectando la producción y el nivel de actividad.
La aprobación de la Declaraciones Juradas Anticipadas (DJAI) viene lenta desde el desembarco de Augusto Costa a la Secretaria de Comercio Interior. A ello se sumó que hace dos semanas que el Banco Central no habilita la compra de dólares para importadores y la idea sería seguir de esta manera o a lo sumo dar autorizaciones a cuentagotas hasta que lleguen los dólares de la cosecha.
Con la llegada de Costa a la secretaría de Comercio, cambió el criterio utilizado para permitir importaciones y ahora lo principal es que su destino sea la producción, que no se fabriquen en el país o por lo menos que la producción local no alcance para el consumo. Sin embargo, a pesar que en el Ministerio de Economía aseguran que la aprobación de las DJAI se normalizó, importadores se quejan de la reorganización del sistema va “muy lenta”.
Fuentes oficiales reconocieron que la implementación podría ser más rápida pero aseguraron que se necesita un tiempo para que el nuevo mecanismo funcione.
“Más del 80% de lo que se importa son máquinas o repuestos para máquinas, insumos, bienes intermedios o energía, por lo que si continúa todo de esta manera va a afectar la cadena de abastecimiento de la industria, el campo y las economías regionales. Es necesario que se apure el desarrollo de esta metodología más racional porque si no va a ser tarde”, advirtió el presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban en diálogo con este diario.
Además, hace un par de semanas para cuidar los dólares Costa se habría reunido con las empresas que realizan las importaciones más grandes para pedirles que difieran los pagos a proveedores o consigan financiamiento del exterior. De acuerdo a fuentes del sector, antes de las limitaciones impuestas por Moreno el plazo de pago promedio de las importaciones estaba entre 90 y 100 días pero luego por el desfasaje entre los costos locales y el tipo de cambio ese plazo se achicó a 45 días. En la reunión celebrada hace un par de semanas se les habría pedido “colaboración” a las empresas para que difieran vencimientos para después de marzo y vuelvan a plazos normales con las casas matrices.
En el Ministerio de Economía admitieron el pedido a grandes empresas importadoras para ampliar los plazos de pago a proveedores o aumentar exportaciones pero se apuraron en asegurar que no habrá restricciones para las Pyme.
La mayoría de las consultoras estima que la economía se contraerá y las importaciones retrocederán respecto a 2013. De acuerdo a un informe distribuido por el banco de inversión Barclays, debido tanto a la política de igualar el crecimiento de las exportaciones y las importaciones como a la necesidad de cuidar reservas, se incrementarán las restricciones a las importaciones, por lo que las compras al exterior podrían registrar una caída de 4,1% con una contracción de la economía de 1,5%.
El año pasado como consecuencia de mayores importaciones, el superávit comercial cayó 27% comparado con 2012. En todo 2013 las exportaciones crecieron apenas 3% mientras que las importaciones aumentaron 8%.