Posts Tagged ‘exportaciones’

El Banco Central solo compró el 20% de los dólares liquidados por los exportadores

julio 1, 2015

01-07-2015 Ese porcentaje es muy inferior al registrado en igual período del año anterior, cuando sumaba alrededor del 34% del total ingresado

Infobae Profesional

A pesar de un repunte en las liquidaciones de exportadores, que ayer permitieron compras oficiales por u$s 100 millones, el cierre del trimestre en el que más divisas entran al país por la vía comercial resultó magro desde el punto de vista de las compras del Banco Central (BCRA) en el mercado cambiario.

La entidad que conduce Alejandro Vanoli compró sólo el 20% de las divisas que ingresó el agro en lo que va del año y se apoyó más que nada en las emisiones de deuda para sostener el nivel de reservas. El dólar oficial ganó 1% a $ 9,088 en el mes y avanza en línea con una suba anualizada del 13%.

Este pobre resultado de compras es, en parte, una decisión de Vanoli de permitir más compras de importadores. A principios de este trimestre, algunas proyecciones sostenían que el BCRA podría comprar hasta u$s 4000 millones. Todo dependía de cuánto dejara para el mercado.

Según la Cámara de Importadores (CIRA), a marzo pasado la “deuda flotante” –importaciones concretadas pero no pagadas por falta de autorización de acceso al mercado cambiario por parte del BCRA– había llegado a los u$s 6.800 millones. En los meses siguientes esa cifra se redujo a unos u$s 5500 millones.

Según consigna El Cronista, el año pasado el BCRA compraba el equivalente al 34% de las liquidaciones del agro, frente al 19% del primer semestre de este año.

Pero además de una decisión oficial, la torta de dólares a repartir entre distintas prioridades fue más chica este año.

La poca suerte del BCRA se explica también por la caída en la liquidación de exportaciones, que pasó de u$s 13.105 millones en la primera mitad del año pasado a u$s 10.673 millones en mismo plazo de este (una baja del 18,55). Este retroceso se da más que nada por precio, ya que se vendieron prácticamente 30.200 millones de toneladas de soja, frente a 23.000 millones de misma altura del año pasado, gracias a un repunte de las ventas este mes.

Las compras que hace la autoridad monetaria en el mercado cambiario mayorista para sumar dólares a sus reservas fueron de u$s 100 millones ayer, una cifra importante para un año de vacas flacas, según voceros de la entidad.

Esas intervenciones con saldo positivo para las arcas oficiales han sido algo común en la última parte de junio, el último del trimestre en el que se concentra la mayor parte de las ventas de soja al exterior. En las últimas tres ruedas compró u$s 290 millones de los u$s 748 millones que logró adquirir en todo junio.

Esa bonanza reciente se explica por mayores liquidaciones de exportaciones gracias a precios algo mejores de la soja en Chicago y el retraso de las ventas que causó un paro aceitero que dificultó las ventas durante casi todo mayo, pero no refleja lo que pasa en el año.

Las compras del BCRA en lo que va del año –sumando datos oficiales de la entidad con números diarios que dejan trascender sus voceros– suman sólo u$s 2107 millones.

Esa cifra supone una caída del 55% en las compras del primer semestre del año en comparación con mismo período del año pasado, cuando tras la fuerte devaluación de enero que incentivó ventas de productores y acuerdos con exportadoras para adelantar liquidaciones de exportaciones, había logrado comprar u$s 4510 millones.

Las reservas, mientras tanto, ganaron u$s 2403 millones, pero más que nada gracias a u$s 3542 millones de ingresos financieros (donde el swap de monedas con China representa un papel protagónico) y el aporte de las compras.

Hasta el 19 de junio, todos los otros factores eran negativos: los pagos a organismos internacionales restaban u$s 1042 millones, otros pagos de deuda u$s 912 millones y salidas de depósitos en dólares u$s 699 millones.

Gobierno negocia cupos con exportadores para acelerar el ingreso de dólares

abril 14, 2015
El ministerio de Economía junto con Agricultura anunciarán mayores cupos de exportación de trigo y maíz. Buscan desactivar la fuerte negativa de productores a comercializar su cosecha especulando con el próximo gobierno. Calculan que 20 millones de toneladas quedarán sin venderse hasta octubre a la espera de un nuevo valor para el dólar
 Negocian cupos de exportación para acelerar ingreso de dólares

Gobierno busca destrabar la entrada de dólares del campo.
No será la primera vez y probablemente tampoco la última. El Gobierno busca cerrar filas en torno a la posibilidad de que los exportadores adelanten una parte de su liquidación de dólares a cambio de un cupo más importante en la comercialización al exterior de trigo y maíz. El mecanismo –utilizado en numerosas oportunidades durante 2014– buscaría alimentar las reservas del Banco Central, en momentos donde crece en forma sustancial la demanda de dólar ahorro y la perspectiva del resto del año no genera certidumbre, ya que habrá que pagar vencimientos de deuda relevantes con esas mismas divisas. Por ahora, se negocia un cupo adicional de entre 500.000 toneladas y 1 millón para el trigo (que se suman a los 2,5 millones autorizados el año previo). En cuanto al maíz se habilitarían 2 millones de toneladas más, cuando el año pasado se había acordado un cupo de 8 millones.
Varios datos fortalecen las gestiones de Economía pero, también, la permeabilidad de los exportadores. Es que Kicillof & Co. han detectado que existe entre los productores cierta expectativa con la idea de “sembrar trigo con la actual administración y cosecharlo con el próximo gobierno”. En este contexto, el rumor generó expectativas en el mercado de granos desde hace unos días, dado que se especulaba con un impulso a los precios del castigado cereal.
Por un lado, el dato que circula en varios despachos del ministerio de Economía es que, según las proyecciones, varios sectores del agro “embolsarían” sus granos hasta octubre, con la finalidad de lograr mejores condiciones económicas una vez elegido el nuevo Gobierno: el número que se maneja en el sector es de 20 millones de toneladas, algo similar a los 18 millones de toneladas que habían resguardado en 2014 hasta comienzos de octubre especulando con un reacomodamiento del tipo de cambio. Del universo de 58 millones de toneladas que podrían cosecharse, el 35% quedaría en silobolsa hasta nuevo aviso.
Por otro lado, el freno a la devaluación para mantener la inflación por debajo del 2% mensual echa por tierra cualquier especulación por parte de los productores y exportadores. En lo que va del año, el Banco Central apenas devaluó la moneda 4,6% y en los últimos 12 meses ese cálculo arroja solamente un 10% frente a la fuerte escalada de los precios.
Según estimaciones, con un saldo exportable teórico para el maíz que esta cosecha rondaría las 23 millones de toneladas, el margen de exportación sería de 14 millones, cuando los permisos llegan solamente a los 8 millones. En rigor, en los últimos dos meses del año previo, se oficializaron Registro de Operaciones de Exportación (ROEs) de maíz por 6,22 millones de toneladas aunque en lo que va del año se autorizaron ROEs por apenas 1,4 millón. A la vez, un dato que llama la atención es que al 25 de abril pasado, los exportadores habían comprado 7 millones de toneladas de maíz, 3 millones más que lo adquirido en la misma fecha de 2014. Para una fuente del sector, “esto revela que muchos exportadores parecen esperar que el Gobierno va a habilitar una cantidad mayor de exportación en breve”.
En octubre del año pasado, el Gobierno había alcanzado un compromiso con las cámaras de exportadores para ingresar u$s 5.700 millones antes de fin de año, al autorizar la exportación de 400.000 toneladas de trigo y 100.000 de harina adicionales, además de otras 500.000 toneladas de maíz correspondientes a la cosecha 2013-2014.
En el sector sostienen que las condiciones económicas deben cambiar para que el trigo y el maíz vuelvan a ser rentables. Señalan que el poder adquisitivo del trigo ha caído en el último año y que mientras en 2014 se necesitaban 2,7 toneladas del grano para construir un metro cuadrado en la ciudad de Córdoba; hoy se necesitan 6,3 toneladas. Lo mismo ocurre con el maíz, cuya necesidad de mayor producción creció de cuatro a 6,7 toneladas.
Por otro lado, la liquidación de divisas producto de la exportación de granos alcanzó en la última semana un acumulado anual de u$s 3.913,88 millones, la cifra más baja para la época del año desde 2007, cuando en ese mismo momento se registraron u$s 3.268,35 millones. Si se compara la última cosecha de soja, a la cual corresponde la actual liquidación, que alcanzó el récord de 55,6 millones de toneladas, con la de 2006, que fue la que se exportó en la primera parte de 2007, la diferencia es de 17,3% en favor de la recolección de 2014.Asimismo, los valores actuales de la oleaginosa, a u$s 350 la tonelada en el mercado de Chicago, son 25% superiores a los u$s 280 promedio de 2007. Sin embargo, la liquidación actual es apenas u$s 600 millones superior a la de hace ocho años atrás, y la más baja desde 2007 a esta parte. Esto da cuenta que los menores registros de divisas que se computan en la actualidad no responden ni a valores inferiores en stock de granos, como tampoco a malos precios de la soja en Chicago, sino a la mera especulación de los grandes productores. El último reporte de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC) precisó que en la última semana se contabilizaron u$s 507 millones, 38,5% menos que lo registrado en la misma semana de 2014.

Récord de exportaciones y promesa de no devaluar, anuncios fallidos de 2014

diciembre 29, 2014

por MARIANA SHAALO Buenos Aires

:Lejos quedó la imagen de la Presidenta que en 2013 pedía que esperen a otro Gobierno para ver una depreciación al igual que lograr exportaciones por u$s 94.000 millones

Muchos de los principales enunciados y metas del Gobierno para este año quedaron en el camino y tuvieron que ser revisados a medida que la recesión, la inflación y el deterioro de la competitividad se hicieron cada vez más manifiestos en la economía argentina.
Uno de los principales bastiones que el Gobierno debió resignar fue el de no devaluar que esgrimió la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner a mediados de 2013. “Por lo menos, mientras yo sea Presidenta, los que pretendan ganar plata a costa de devaluaciones que tenga que pagar el pueblo, van a tener que esperar a otro Gobierno, no con nosotros”, aseguró el 6 de mayo de 2013 en medio de un anuncio para el sector agropecuario.
Sin embargo, en enero de este año, apenas ocho meses después, el Gobierno permitió que el peso se devaluará casi 20%, en lo que se configuró como la mayor pérdida de valor en un mes desde 2002.
A pesar que en un primer momento, se especuló con que la devaluación iba a dinamizar las exportaciones, eso no ocurrió y otro de los planes gubernamentales como fue el Programa de Aumentos y Diversificación de Exportaciones (Padex), lanzado por el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en sus primeros meses de gestión, que buscaba incrementar las ventas al exterior hasta los u$s 94.000 millones en 2014, terminó en fracaso. Lejos de los deseos gubernamentales, las exportaciones en los primeros 11 meses del año apenas alcanzaron los u$s 67.362 millones y muestran un descenso 12% respecto al mismo periodo de 2013.
En este sentido, aunque parte del plan era que aumentasen las exportaciones de las economías regionales, las ventas al exterior de las producciones provinciales fueron unas de las más perjudicadas este año. De acuerdo a la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal), las exportaciones de las economías regionales se derrumbaron 12,4% en los primeros nueve meses del 2014 Se destaca la caída de productos emblemáticos para las regiones como la uva (-45,6%); el aceite de oliva (-36,2%); las aceitunas (-25,1%), el aceite de soja (-14,9%), las peras (-10%), las manzanas (-9,2%) y el vino (-4%).
Además, la inflación que en 2013 subió 27,4%, en 2014 se incrementará hasta 38%, según los cálculos de la ex directora del Índice de Precios al Consumidor del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), Graciela Bevacqua. Detrás de la aceleración de la suba de precios estuvo la fuerte devaluación de enero pero también la quita de subsidios que hizo que subieran las tarifas del gas, el agua y el transporte público de pasajeros.
Ni siquiera el programa de Precios Cuidados pudo contra el avance de la inflación, a pesar que tras su lanzamiento el secretario de Comercio, Augusto Costa, remarcó que el objetivo era que se convirtieran en referentes para otros productos.
El mismo Ministerio de Economía estima que la inflación llegará al 24% en 2014. Atrás quedaron las declaraciones de la Presidenta cuando en una exposición ante estudiantes de la Universidad Georgetown en septiembre de 2012 aseguró que “si realmente la inflación fuera

Denuncian que el Banco Nación bloquea préstamos a productores de soja

noviembre 20, 2014

20-11-2014 SRA y CARBAP consideraron una “vergonzosa discriminación” la decisión de la entidad financiera, que también restringe el uso del descubierto a los sojeros

Las entidades que representan al sector del campo apuntaron el miércoles contra el Banco Nación, luego de recibir una circular en la que éste les indicaba que sólo accederán a las financiaciones ofrecidas para clientes agropecuarios aquellos que demuestren no tener existencias de soja en su poder. 

La Sociedad Rural Argentina (SRA) aseguró que con esta medida el Directorio del Banco Nación dispuso “bloquear” líneas de préstamos a productores de soja, a lo que calificó como una “vergonzosa discriminación”.

“El Banco Nación persiste en su decisión de bloquear todas las líneas de crédito y restringir el uso del descubierto a los productores de soja”, afirmó en un comunicado.

La entidad sostuvo que ello ocurre “a pesar de que el precio de la soja bajó aproximadamente 35% durante este año, que la inflación superará el 40% y la presión impositiva sigue creciendo”.

Estas restricciones forman parte de una práctica discriminatoria y extorsiva que tiene como único fin obligar a los productores de soja a vender hasta el último grano de la cosecha, cuya liquidación está en los mismos niveles que el año anterior”, señaló la SRA.

La entidad sostuvo que “esta situación adquiere una gravedad mayor por tratarse de un banco público y atenta contra los mismos objetivos del Banco Nación, que en el artículo 3, inciso a, de su carta orgánica establece como uno de sus fines apoyar la producción agropecuaria, promoviendo su eficiente desenvolvimiento”.

“La decisión de bloquear el financiamiento a los productores de soja desconoce los tiempos del campo y la gravedad de la situación económica que vive el país”, agregó la declaración de la SRA relevada por la agencia DyN.

Asimismo, afirmó que “con una inflación del 41% el productor de granos no tiene otra forma de preservar el valor de sus ingresos que vender escalonadamente su producción“. 

“Si hubiera vendido toda la soja al momento de la cosecha, la inflación hubiera deteriorado ese ingreso y no hubiera tenido forma de encarar la compra de insumos para la siembra siguiente, cumplir con los impuestos, hacer frente al pago de sueldos y gastos personales”, advirtió la SRA.

Por su parte, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aries y La Pampa (CARBAP) recibió “con asombro y preocupación las restricciones implementadas por el Banco de la Nación Argentina a los productores agropecuarios que mantienen soja en su poder”.

Indicaron que las trabas a la financiación impuestas por la entidad financiera a partir de la mencionada circular, demuestran “desconocimiento de la realidad sectorial”.

“Jamás un Banco de fomento a la producción , como es el caso del Banco de la Nación Argentina ha impuesto tan disparatadas restricciones, ya que si el propósito es conocer la real existencia de granos de soja en el país, existen otros mecanismos y organismos para tal fin”, argumentó Carbap en un comunicado.

Contra la corriente

noviembre 10, 2014

Marcelo Elizondo, Director General de Desarrollo de Negocios Internacionales

Escribió hace unos años Enrique Valiente Noailles que uno de los misterios de la vida es la capacidad que tenemos los seres humanos para olvidar el enigma que nos rodea y convertir las cuestiones pequeñas de la vida en lo primordial, concentrándonos en la ‘escala pequeña’, lo que nos devuelve la sensación de que gobernamos alguna instancia de la realidad. Pero él mismo a la vez sostiene que, cada tanto, es relevante volver hacia una ‘escala total’ para no perder del todo la noción de nuestra situación última.
Con esa lógica, hay que reconocer que consumimos noticias sobre desaceleración de la economía en China, estancamiento en Alemania o debilitamiento en Brasil; pero, a la vez (y mientas también en esa mirada hay que observar una no desdeñable recuperación de la economía norteamericana) está ocurriendo en el mundo un proceso irreversible de notable impacto: el comercio transfronterizo mundial crece más que el producto bruto global y la internacionalización de la economía avanza de tal modo que ya no existe tal cosa como el ‘comercio exterior’, sino que se han estructurado procesos globales sistémicos de tres eslabones: ‘inversión internacional –alianzas entre empresas en cadenas de valor– comercio internacional’.
En el corriente 2014, según la OMC, las exportaciones globales crecerán 3,1% (aun cuando se esperaba un alza de más de 4%) y la previsión para 2015 es de un crecimiento de las mismas del 4%. La OMC anuncia un aumento del 2,5% de las exportaciones de las economías desarrolladas en 2014, y un alza para ellas del 3,8% en 2015; y espera que las exportaciones de las economías en desarrollo crezcan un 4% en 2014 y un 4,5% en 2015. Antes, el promedio del alza del comercio en 2012/2013 fue del 2,2%.
Un hecho de notable relevancia es que si se suman las exportaciones de bienes y servicios de todos los países del mundo, en 1980 la economía mundial exportaba 17% de su producción, en 2008 avanzó hasta exportar el 27% de su producción, y a la fecha la economía mundial ya exporta nada menos que alrededor del 40% de su producción.
Mientras tanto, la Argentina exportará en 2014 unos u$s 10.000 millones menos que en 2011 (10% menos que en 2013), sufrirá en 2014 el tercer año consecutivo de ventas externas más bajas que en algún año anterior (situación que no se observaba desde 1981 y sus tres años inmediatos posteriores), y contará con la más baja participación de las exportaciones en el PBI desde el inicio del siglo.
Esto no es un hecho fortuito, pero tampoco es la consecuencia de un mundo en el que el comercio se debilite. Todo lo contrario. Atribuir a hechos mundiales padecimientos que tenemos nosotros es no entender lo que ocurre.
La mentira no es el único sustituto de la verdad, porque también existe el error; y parece ser éste el que impide ver lo que transcurre más allá de nuestras fronteras (nuestras exportaciones –descontando la incidencia de los precios– caen 9% en volúmenes, cuando en Latinoamérica crecieron 5,5% en el primer semestre de 2014; mientras que en el mundo la inversión extranjera directa creció 13% el año pasado pero en Argentina decreció 11%). La advertencia, pues, es que hay que entender que en el mundo los negocios productivos internacionales crecen y que quienes ingresan en procesos de inversión, alianzas y comercio transfronterizos mejoran su calidad de vida. Pero Argentina optó por diluir vínculos externos.
Isaiah Berlín distinguió para analizar las acciones humanas entre el comportamiento del erizo (que se mueve atraído por una sola idea fija) del del zorro (que no tiene una visión única sino diversos puntos de vista, y no está atado a una visión particular, y por ello puede decidir más fácil según el contexto). Es una visión menos fija lo que permitiría advertir que en el mundo más que crisis hay cambio. Y que si se trabaja para desarrollar atributos, conocimiento, innovación, valor, cualidad; los negocios internacionales generan riqueza, aumentan ingresos, crean empleo calificado y fomentan la inversión.

El Gobierno abre cupo para exportar maíz y trigo nuevo por unos u$s 1.800 millones

noviembre 7, 2014
Será para los próximos meses por un total de 9,5 millones de toneladas de la nueva cosecha, la mayor parte para el maíz. La mesa de enlace protestó en Córdoba
Horas después de que la dirigencia rural nucleadas en la mesa de enlace de entidades agropecuarias realizara una jornada de protesta en Córdoba para rechazar las políticas nacionales y la presión impositiva que tolera el sector, el Gobierno anunció ayer nuevos cupos para la exportación en los próximos meses de trigo y maíz de la nueva campaña, los dos cereales que desde hace 7 años tienen un férreo control oficial, por un estimado de $ 1800 millones, a valores FOB actuales.
Se trata de 1,5 millón de toneladas de trigo, incluida la harina, de la cosecha que se está haciendo en estos días, para embarcar desde el próximo 15 de diciembre. A eso se suman, 8 millones de toneladas de maíz para embarcar desde el 15 de marzo próximo. El volumen autorizado de maíz que todavía no se sembró es inédito para el cereal desde que se impusieron los controles y permisos de exportación a través del sistema ROE.
A los valores FOB oficiales de ayer, que informa Agricultura, las 1,5 millón de toneladas equivalen a $ 390 millones. Mientras las 8 millones de toneladas de maíz suman u$S 1424 millones. Si todo ese volumen se comercializara a esos precios, ingresarían al país u$s 1814 millones de toneladas.
El cupo que se preautoriza surge de las primeras estimaciones oficiales de producción triguera en torno a 12/14 millones de toneladas y maicera de 30 millones, indicaron fuentes gubernamentales consultadas por El Cronista.
Del total que se autoriza a anotar, al 29 de octubre último, la exportación ya tenía compradas 714.600 toneladas de maíz 14/15 y 994.500 de trigo 14/15.
El anuncio fue efectuado tras una reunión que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, los ministros de Economía, Axel Kicillof, y el de Agricultura, Carlos Casamiquela, mantuvieron ayer con referentes de las cámaras de exportadores de granos. Según informó Economía, estuvieron directivos de Dreyfus; Vicentin; Noble; Cargill; ACA; Toepfer; Amaggi; CHS; Nidera; Multigrain; Compañía Argentina de Granos; AFA; ADM; AGD; Bunge; Molinos y Gear.
Justamente, la habilitación de exportaciones de ambos cereales, tanto de la vieja cosecha como de la nueva, había sido un reclamo que las cerealeras habían hecho al Gobierno en medio de la negociación que hace un par de semanas terminó en un acuerdo para que ingresen divisas hasta fin de año por u$s 5.700 millones.
La decisión “apunta a que todo excedente sobre las necesidades de consumo interno sea destinado a la exportación” a la vez de “establecer un marco de previsión y certidumbre del sector”, sostuvieron en Economía.

Otros proyectos

Además de los cupos, Capitanich y Casamiquela anunciaron el envío al Congreso de tres proyectos de ley para el sector . El más controvertido es que el plantea el reemplazo del actual Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva) por uno que incluya también a la aviar y porcina y cuyo titular será designado por Agricultur a (hoy es de los privados, que financian su funcionamiento). Otro proyecto le otorga autarquía al Senasa, aunque se desconoc la fuente de financiamiento, por lo que el sector cree que habrá mayor arancelamiento. El tercer proyecto es de una ley de Acuicultura.

Privados insisten que el Indec sobrestimó exportaciones por u$s 4600 millones

mayo 13, 2014

por EL CRONISTA Buenos Aires 

Las exportaciones en 2013 habrían sido menores a las informadas por el Indec en su última revisión y la manipulación ascendería a u$s 4.600 millones, de acuerdo a los cálculos de Elypsis.

“Para el año 2013, encontramos signos evidentes de sobreestimación de exportaciones por u$s 2.700 millones. Este resultado representa un piso a la sobreestimación, en tanto considera tan solo a aquellos destinos para los cuales se encuentran señales claras y no a aquellos donde los signos existen pero no son concluyentes. Extrapolando los resultados al total de las exportaciones argentinas, la manipulación ascendería a u$s 4.600 millones”, relataron en la consultora.
A fines de abril el Indec corrigió a la baja los datos de 2013 al reducir las importaciones en u$s 346 millones, a u$s 73.656 millones, y las exportaciones en u$s 1.366 millones, a u$s 81.660 millones. Sin embargo, para los analistas continúan las inconsistencias. El Cronista publicó el mes pasado la diferencia entre los datos oficiales y los privados sobre el comercio exterior.
Con una comparación entre las exportaciones reportadas en el informe Intercambio Comercial Argentino (ICA) del Indec hacia cada país o región con los datos de importación reportados por los institutos de estadísticas de los socios comerciales, Elypsis encontró diferencias tanto en las cifras de 2013 como en las del primer trimestre de 2014.
Las diferencias con Brasil son las más significativas: alcanzan los u$s 1.500 en 2013 y los u$s 740 millones en los primeros tres meses de 2014.
“Con Uruguay y Paraguay también se observa el mismo fenómeno, con una sobreestimación estimada en aproximadamente u$s 450 millones en 2013”, advirtió Elypsis.
Para la consultora, también se registraron inconsistencias respecto a la correlación histórica con la Unión Europea mientras que con los demás bloques aunque se presentan “comportamientos anómalos” la evidencia no es concluyente.

El mundo del revés: exportar para poder importar

julio 25, 2013

Desde hace varios años existe en el mundo del comercio exterior con sello local una regla no escrita, pero que se verificó al menos hasta el mes pasado: el que necesita importar tiene que exportar. El Gobierno, a través de la secretaría de Comercio Interior, decidió que aquel que necesite dólares para financiar importaciones deberá generarlos a través de exportaciones. Algunas exportan dentro de su mismo sector; otras salieron a vender cualquier cosa con tal de compensar su balanza comercial. ¿Es posible para las pymes encarar este tipo de operaciones? ¿Qué cambió en el último año?

Las cuatro estrategias
Según el especialista en comercio exterior Martín Clement, las pymes puede hacerlo. Existen cuatro formas fundamentales de equilibrar la balanza comercial de la propia empresa: la primera es la exportación genuina e incremental de algún producto; la segunda es la exportación por cuenta y orden de terceros; la tercera, la compra en el mercado interno y posterior exportación; por último, la celebración de acuerdos que permitan computar exportaciones de operadores habituales como propias del importador.
Los problemas para las pymes empezaron en 2010. “Primero nos pidieron reducir el cupo de importación en forma progresiva y lo hicimos reemplazando el producto importado por baterías de fabricación nacional. Pero, en 2012 se profundizó el modelo”, cuenta Ariel Valbuena, presidente de Acubat, una empresa familiar que se dedica a la venta y colocación de baterías para automóviles. Acubat era, desde 2003, importador exclusivo de la marca líder de su rubro, Varta, con lo cual su negocio se vio directamente perjudicado por la medida. Peligraban sus cuatro locales de venta y su planta de 10 empleados. ¿Cómo lo resolvieron?
Presentaron un compromiso de importación-exportación que fue aprobado por la Secretaría de Comercio. Así, este año se lanzaron al ruedo con exportaciones de plomo a Brasil. “Cuando la gente viene a realizar el cambio de batería, la usada queda acá y tiene plomo. Lo que hicimos fue mandar a manufacturar las baterías viejas para transformarlo en plomo puro”, cuenta Ariel. En el primer cuatrimestre, exportaron por u$s 55.000. Además del plomo, también están planificando exportar vino. De esta manera, se autorizó el ingreso de la mercadería que se importa.
“Hubo muchos casos similares en el sector automotriz”, cuenta Pablo Furnari, director Ejecutivo del programa ‘Primera Exportación’, que ayuda a las pymes a generar este tipo de operaciones. “Las automotrices que tienen terminales en el país, tuvieron problemas con los insumos; y también estuvieron complicadas las que importan los automóviles. Hay un caso bastante emblemático, que fue el de Hugo Pulenta, presidente de Nordenwagen. Para importar vehículos Porsche, compensó con la exportación de vinos de una bodega perteneciente al Grupo Pulenta”, relata.
Algo similar ocurrió con la empresa de motos Motomel. Para revertir las trabas, anunció un plan para exportar, en la primera mitad del año, más de u$s 10 millones en mosto y u$s 5 millones, en vinos a granel y varietales. En los papeles, la firma exportará más de u$s 30 millones hasta abril de 2014.
Pero no todos los casos son exitosos. Los otros mecanismos descriptos en esta nota tienen que ver más con un intercambio de favores, que con nuevas operaciones. Las empresas que lo realizan pidieron reserva de sus nombres y rubros.
Uno de ellos es la compra en el mercado interno y posterior exportación; es decir, el exportador le vende al importador para que éste lo venda afuera. Por ejemplo, una fábrica de autos compra materias primas a una aceitera que suele colocar su producción en Brasil. En lugar de que la aceitera lleve al exterior su producto, directamente, se lo vende a la automotriz que será la encargada de colocarlo en los mercados internacionales. ¿Qué gana cada uno? La hasta ahora exportadora se saca de encima los trámites burocráticos y costos asociados a la exportación y puede cobrar una comisión de entre el 7 y el 15%. El que compró el aceite (la importadora automotriz) compra de ese modo un “saldo a favor” para poder importar su insumo o producto principal. Es por esto que algunos especialistas hablan de que en la práctica estos controles representan una devaluación encubierta del 10%.
El tercer mecanismo, la exportación por cuenta y orden de terceros, no difiere tanto de esto. La exportadora se ahorra los costos logísticos y accede a mercados desconocidos, en una operación de bajo riesgo de incumplimientos. Las comisiones son menores para la importadora, pero no puede deducir el IVA, a diferencia de cuando compran el producto en el mercado interno para luego venderlo al exterior.
“El año pasado, fue el boom de la exportación por cuenta y orden de terceros. Hoy, lo que prima son los compromisos de importación incremental”, dice Miguel Ponce, gerente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA). Estos son acuerdos que permiten computar exportaciones de operadores habituales como propias del importador. En la práctica, se trata de un virtual “bono” pro-importaciones o un “crédito fiscal”. Claro que para lograr esto hay que comprometerse de alguna manera ante la Secretaría de Comercio a que se ayudará a aumentar las ventas a esta compañía exportadora que ofreció este “bono”. “Hoy no aceptan compensaciones no incrementales”, dice Eduardo Serena, despachante de aduanas de la provincia de Córdoba y miembro de la Cámara de Comercio Exterior de esa provincia.
“Por un lado se generó un gran negocio detrás de estas medidas, en especial de aquellas empresas que ofrecen intermediar para unir a importadores y exportadores -opina Fumari-. Unen las puntas, cobran una comisión y punto. Desde la visión de las empresas importadoras y exportadoras, el exportador tiene un canal más de venta. Por otro lado, están los importadores que son los que más problemas tienen porque no es fácil empezar a exportar de la nada, como tampoco es fácil conseguir a un exportador para que te compense todas las operaciones”.

Brusca caída
Según distintas fuentes del sector, las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) no tienen fecha máxima de aprobación y por eso terminan cajoneadas. Todo se complejiza más porque estos mecanismos no están oficializados en una norma. Fuentes del sector y empresarios que pidieron no ser mencionados explicaron que para averiguar si se puede desbloquear una operación hay mandar diariamente un mail a notadepedidos@mecon.gov.ar y esperar la respuesta. En algún momento llama un operador, que no se identifica más que con un número y dice en qué condiciones se va a poder importar.

China frena embarque argentino de maíz por cepas modificadas

diciembre 14, 2012

Autoridades chinas mantienen en cuarentena a dos contenedores de maíz importado desde Argentina después de la detección de cepas genéticamente modificadas que no han sido aprobadas, dijo hoy el comprador chino, según un reporte de la agencia Reuters.

 China importó 4,556 millones de toneladas de maíz en los primeros 10 meses del año, casi el 99 por ciento proveniente de Estados Unidos, el mayor exportador mundial del grano.

 Sin embargo, un repunte en los precios de maíz impulsado por una sequía en Estados Unidos desde la segunda mitad del año ha llevado a los compradores a buscar en otros lugares, incluyendo Argentina, el segundo mayor exportador del grano.

 La detección de cepas genéticamente modificadas no aprobadas significa que China no permitirá las importaciones de maíz argentino hasta que la situación se haya resuelto.

 “No podemos sacar la carga y el maíz aún está detenido y almacenado en el puerto. Dos cepas de OMG (Organismos Genéticamente Modificados) no aprobadas por las autoridades fueron detectadas”, dijo a Reuters un funcionario que pidió no ser identificado.

 “Importamos el pequeño volumen a modo de prueba y hasta el momento las importaciones procedentes de Argentina no han funcionado”, dijo el funcionario, cuya compañía fue la primera en buscar maíz en Argentina.

 Los aumentos de los precios en Estados Unidos hacen imposible para China importarlo desde allí el próximo año, dijo el funcionario, y su compañía visitará Ucrania el próximo mes para estudiar la posibilidad de abastecerse en ese país.

fuente: el cronista

El Gobierno frena los reintegros a 10.000 grandes empresas por no ingresar dólares

junio 12, 2012

NATALIA DONATO Buenos Aires

 La AFIP mantiene suspendido el pago de unos u$s 300 millones correspondientes a reintegros a cerca de 10.000 exportadores que no ingresaron las divisas al país.
La reciente normativa que fijó nuevos plazos para liquidar las operaciones generó grandes perjuicios para los empresarios, muchos de los cuales aducen no llegar con los tiempos para poder ingresar el dinero al país, ya que en muchos casos esos dólares todavía no fueron cobrados.
Sin embargo, fuentes de la AFIP precisaron que esta medida corresponde a operaciones anteriores a la resolución 142 y sus correcciones, pero aseguraron que los nuevos plazos podrían acentuar el problema. “El grueso no está en este incumplimiento de plazos tan reciente”, explicaron.
El organismo comenzó con esta tarea en marzo, cuando frenó los primeros reintegros. Por lo que los u$s 297 millones demorados son el acumulado de los últimos tres meses.
El organismo que dirige Ricardo Echegaray precisó mediante un comunicado de prensa que mantiene frenado el pago de reintegros a empresas de los sectores cerealero, alimentación, químico y automotriz. Según las fuentes de AFIP, son todas empresas de primera línea.
“Los beneficios de las operaciones de comercio exterior son para los contribuyentes que cumplen con todas sus obligaciones fiscales, previsionales, aduaneras y de ingreso de divisas en el mercado único de cambio”, manifestó Echegaray, quien agregó que 9.758 firmas “no percibieron los reintegros aduaneros a la exportación” por no haber “cumplido con el ingreso, total o parcial, de las divisas por las operaciones que realizaron”.
Los datos surgen del cruce sistemático de datos que realizó la AFIP con las bases del Banco Central (BCRA), en las que se detectaron 107.696 destinos de exportación por un valor de u$s 4.400 millones que se encuentran reportadas sin el ingreso de las divisas correspondientes, según los informes de los bancos intervinientes en la operatoria de exportación.
“Entre las empresas que poseen mayores montos sin concluir en forma total o parcial la negociación de divisas, u$s 617 millones corresponden al rubro de cerealeras, u$s 34 millones a las automotrices, u$s 365 millones al sector de la alimentación y u$s 369 millones a la industria química”, expresa la información oficial.
El comunicado aclara también que la suspensión del pago de los reintegros aduaneros se dispuso respecto de todo exportador que mantenga permisos de embarques que se encuentran informados por el BCRA en situación de “incumplido reportado” o “vencido sin cumplido reportado”, que son los términos que establece la entidad monetaria para identificar operaciones incumplidas.

 
Fuente: el cronista