Posts Tagged ‘licencias’

Importadores celebran el fin de las DJAI

julio 21, 2015

EDICIÓN IMPRESA ECONOMÍA Y POLÍTICA 15.07.15 | 00:00

El cronista

El presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban, celebró ayer que el Gobierno acordara con la Unión Europea y con Estados Unidos desmontar el 31 de diciembre próximo las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAI), aunque advirtió que “la discrecionalidad impidió el desarrollo de inversiones o proyectos productivos”.

“En el proceso de desarrollo de las importaciones, Argentina introducía requerimientos o manejaba las solicitudes de forma que no eran compatibles con todos los procesos que la misma Argentina tenía como país signatario del acuerdo de la Organización Mundial de Comercio”, explicó.

En declaraciones a radio Continental, Pérez Santisteban evaluó que “los tiempos se han desarrollado de una manera tal que el final de esta causa va a tener que ser adoptado por el nuevo Gobierno, que tendrá 20 días para resolverlo”.

“Si Argentina no lo hace, se somete a la posibilidad de retaliación de exportaciones de estos cuarenta y pico de países muchos de los cuales son grandes compradores de productos argentinos también”, indicó.

Según Pérez Santisteban, “el daño ya ocurrió. Si el nuevo gobierno está dispuesto a que Argentina termine con este aislamiento comercial y vuelva a los mercados internacionales, ésta es una de las primeras cosas que tendrá que evitar”.


“Se ha sufrido esta etapa. La discrecionalidad impidió el desarrollo de inversiones o proyectos productivos”, prosiguió.


En las últimas horas trascendió que el Gobierno acordó con la Unión Europea y con Estados Unidos desmontar el 31 de diciembre próximo las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAI) luego de perder un juicio arbitral ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La medida se hará efectiva 21 días después de que la presidenta Cristina Fernández finalice su segundo mandato, por lo que será su sucesor el encargado de llevarla a la práctica.

Se trata de un panel que perdió la Argentina, iniciado en julio de 2012 por los países socios de la Unión Europea, Estados Unidos, Japón y varios Estados emergentes, entre los que estaba México.

El panel cuestionaba las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), sistema este que obliga a los importadores a hacer una presentación previa ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), pero que a su vez debe constar con la aprobación de la Secretaria de Comercio.

Anuncios

A pesar del fallo de la OMC, los presidenciables prometen continuar con protección a la industria

julio 21, 2015

COLUMNISTAS 21.07.15 | 00:00

Esteban Rafele

Las restricciones a las importaciones continuarán con el próximo gobierno, afirmaron a El Cronista referentes económicos de Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa.
Los espacios políticos con más posibilidades de ocupar el Ejecutivo después del 10 de diciembre trabajan en alternativas que reemplacen o complementen a la Declaración Jurada de Anticipo de Importación (DJAI), que perderá su razón de ser a partir del año próximo, luego de un fallo contra el país de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y de que el propio Gobierno se comprometiera a modificar el sistema antes del 31 de diciembre.
Equipos técnicos del Frente para la Victoria (FPV), el Pro y el Frente Renovador (FR) mantuvieron reuniones con las cámaras de los sectores sensibles a la apertura de importación, como el textil, el del calzado, el de electrodomésticos de línea blanca y el del juguete. Los tres espacios ratificaron que continuarán con el proteccionismo.
A raíz de una demanda de Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, un panel de la OMC ratificó a comienzos de año que Argentina deberá cesar con las medidas que violan normas de comercio internacional, como el uso indebido de Licencias No Automáticas, la obligación a empresas a invertir para poder importar, el pedido de exportar un dólar por cada dólar importado o el sistema de DJAI.
A comienzos de julio, el Gobierno se comprometió a realizar los cambios necesarios antes de fin de año. Eso no significa que el país eliminará las trabas a las importaciones. “Es claro que mientras siga habiendo restricción de dólares, se seguirán administrando”, dijo el economista director de Abeceb.com Dante Sica. “En la medida en que mejore la disponibilidad de divisas, habrá criterios más específicos de protección comercial para los sectores sensibles, y no como ahora, que se toman en forma indiscriminada y no por protección, sino por necesidad de dólares”, agregó el experto, consultado por referentes de las campañas de Scioli y Macri.

Con o sin DJAI

El secretario de Comercio, Augusto Costa, mantuvo reuniones con sectores sensibles para trabajar en políticas alternativas a las DJAI. El Ministerio de Economía dice en que el actual sistema de “administración del comercio” continuará hasta fin de año, aunque admite que las DJAI perderán su razón de ser después. Costa y los asesores de los tres candidatos coinciden en que habrá medidas alternativas, dentro de los parámetros de la OMC, para frenar importaciones.
El sciolismo apuesta a que la actual administración deje resuelto el tema, confiaron cerca del candidato, con el proteccionismo como premisa. No obstante, José “Pepe” Scioli, la ministra de Economía Silvina Batakis y otros mantienen reuniones con los sectores sensibles. En el entorno de Costa afirmaron a El Cronista que trabajan en alternativas para complementar las modificaciones requeridas en el sistema de DJAI, como políticas de reciprocidad, parámetros fitosanitarios y requisitos de seguridad y calidad que deben cumplir los productos para entrar al país.
Según Jorge Sorabilla, presidente de la Fundación ProTejer, trabajan junto al Gobierno en implementar limitantes por “dumping social” (el respeto de normas mínimas de higiene, seguridad laboral y trabajo de menores), normas de etiquetado y composición de productos (“Hay productos que pueden ser contaminantes”, explicó) y la implementación correcta de las Licencias No Automáticas (LNA). “La idea es trabajar en lo que queda del año con la actual administración y no empezar de cero con el próximo gobierno, sino que haya una continuidad”, dijo Sorabilla.
Técnicos del macrismo se reunieron con sectores industriales y les garantizaron “una visión muy gradualista e industrialista”, dijo uno de los asesores que participa de los encuentros, encabezados por el ministro de Desarrollo Económico porteño Francisco Cabrera y técnicos de la Fundación Pensar. “Venimos hablando con los sectores, con ProTejer, la cadena metalmecánica, con la convicción de que sería un grave error dar un volantazo. Las DJAI son ilegales, pero hay que ser inteligentes; ningún país del mundo permite que los textiles chinos arrasen con la industria mano de obra intensiva”, afirmó. La premisa es “apuntar a una industrialización inteligente, insertándose en las cadenas de producción global”, continuó.
El massismo tiene el anhelo de volver a una “correcta administración del comercio exterior”, como la que, entienden, se implementó en tiempos del ex ministro de Economía Roberto Lavagna. Los referentes del FR coinciden en la búsqueda de herramientas alternativas de protección, como las políticas de reciprocidad, los acuerdos sectoriales entre privados, las barreras antidumping y la implementación de trabas fitosanitarias.

Mientras la Argentina defiende las DJAI, la OMC pide al G20 eliminar proteccionismo

noviembre 7, 2014

En un informe publicado ayer, y a días de la Cumbre del G20 en Australia, la institución reveló que de las 1.244 medidas aplicadas desde el 2008, sólo 282 fueron removidas

A pocos días de que se realice la Cumbre del G20 en la ciudad australiana de Brisbane, a la que finalmente no viajará la presidenta Cristina Fernández, la Organización Mundial de Comercio (OMC) le reclamó ayer a los países miembros que reduzcan las medidas de protección de sus economías, tal como lo prometieron en la reunión del año pasado en San Petersburgo. El organismo publicó un informe ayer en el que detalla que de las 1.244 medidas de protección registradas entre octubre de 2008 y octubre de este año, sólo 282 fueron removidas, por lo que aún rigen 962 en los 19 países más la Unión Europea, que integran el G20. A su vez, el 12% de ellas comenzaron a aplicarse en el último año. “Las medidas restrictivas al comercio siguen aumentando, a pesar de las promesas”, afirmó el organismo en su documento, en el que insiste en remarcar los “daños del proteccionismo” y la necesidad de avanzar en la liberalización de la economía.
Este reclamo de la OMC se produce en momentos en que la Argentina mantiene un conflicto abierto con el organismo justamente por las trabas a las importaciones, que comenzaron con las licencias no automáticas y luego se transformaron en las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI).
En respuesta a una demanda iniciada por la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, a fines de agosto el organismo falló en contra de la Argentina al dictaminar que las herramientas que el Gobierno aplicó en los últimos años para limitar el ingreso de mercadería del exterior son “incompatibles” con la normativa del organismo. De todos modos, ahora resta un largo camino por recorrer hasta llegar, en el peor de los casos, a represalias por parte de los países afectados, ya que la Argentina optó por la apelación y llevar el caso hasta la última instancia judicial.
Como parte de la estrategia de defensa argentina, esta semana viajó a Ginebra, Suiza –donde tiene la sede la OMC– el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Adrián Nador. La Argentina comunicó a fines de septiembre su decisión de apelar el fallo ante el Organo de Apelación, en tanto que a los pocos días Europa presentó otra apelación. El objetivo de Nador es mantener un encuentro con este órgano de la OMC a los efectos de justificar la solicitud de apelación. “El gobierno argentino está buscando comprar tiempo y extender la no solución de este conflicto comercial para que el próximo Gobierno tenga que resolverlo”, consideró un analista de comercio exterior.
De acuerdo con el informe dado a conocer ayer por la OMC, desde el año en el que estalló la crisis (2008), las restricciones a las importaciones vigentes cubren alrededor del 4,1 % del valor de las importaciones globales de mercadería y alrededor del 5,3 % de las correspondientes al bloque G20, por un total de u$s 757.000 millones.
En su análisis, el organismo advirtió que la situación actual requiere que los países del grupo muestren “contención” a la hora de tomar decisiones relacionadas con ese tipo de medidas y avanzar en la eliminación de las que siguen en vigencia. Pero en un movimiento contrario, las economías del G20 han aplicado únicamente entre marzo y octubre pasados 93 nuevas medidas comerciales que obstaculizan el comercio, lo que equivale a 18 medidas por mes.

Políticas comerciales, precios y libertad

enero 30, 2013

Julio J. Nogues Profesor, Universidad Católica Argentina

En los últimos días hubo dos noticias de importancia sobre política comercial: la eliminación de las licencias no automáticas de importación, y el aumento del arancel externo común del Mercosur para 100 productos. La primera es en apariencia, una medida liberalizadora mientras que la segunda es netamente proteccionista. Entonces, ¿es la Argentina un país más o menos abierto al comercio internacional?
La política comercial es quizás la principal determinante del nivel de precios. Sobre los precios elevados, hace poco la Presidenta dijo: “Si no te defendés vos no te defiende nadie” en referencia al uso del poder de compra por parte de los consumidores. La realidad es que los elevados precios resultantes de nuestras políticas comerciales proteccionistas solo pueden ser disminuidos por la Presidenta a través de menores barreras sobre las importaciones: en presencia de las mismas, el poder de compra de los consumidores es totalmente inefectivo. La libertad de elegir la tiene el Ejecutivo y una vez tomada, los argentinos son prisioneros de esta decisión. La ausencia en la Resolución 11/13 ME, de una fundamentación de los criterios que justificaron la eliminación de las licencias sugiere que el Gobierno tomó la misma como quien toma aceite de ricino: obligado por las circunstancias de esa “fuerza externa” que pone trabas a la administración de la economía según los criterios del poder de turno. La fuerza externa ante quien ahora se ha inclinado el poder es la OMC donde varios países tramitan una controversia contra la Argentina entre otras cosas, “por el uso indebido” de nuestra política de licencias.
El silencio que acompaña esta resolución contrasta con el entusiasmo para aumentar el arancel externo común hasta el 35%, máximo permitido por la OMC para 100 productos seleccionados por el Ejecutivo. La producción nacional beneficiada por este aumento incluye varios ejemplos de industrias en decadencia y también algunos de reciente data como el kiwi. Entre los viejos amigos de las políticas proteccionistas se encuentran algunas industrias que incluyen un grupo importante de empresas que nunca pudieron adaptarse a las presiones de la competencia. Algunos ejemplos de industrias con empresas decadentes incluyen juguetes, vestimenta, calzado, línea blanca y la gama de productos ensamblados en Tierra del Fuego: todos productos donde los argentinos sufren irremediablemente la selección de políticas del Ejecutivo. La inclusión de estos productos sugiere la existencias de criterios decisorios alejados de principios socio-económicos.
La Argentina es más cerrada y su economía se moverá hacia un mayor nivel de precios. Esta conclusión se basa en el hecho que persisten políticas como la Declaración Anticipada de Necesidades de Importación aparentemente administrada de una manera tan discrecional como las licencias eliminadas. A esto, se agrega el aumento de aranceles.
La apertura de la economía puede ser vista como un motor del crecimiento y bienestar, o como una manera de independizarse del “imperialismo internacional”. El Gobierno ya ha elegido. Bajo estas circunstancias prevalecerá el status quo y los precios elevados, lo cual también profundizara la fuerte desaceleración económica. La libertad de elección delegada por los argentinos está siendo mal administrada.

“Hay empresas al borde de la quiebra por las trabas a las importaciones”

febrero 28, 2012

Lo afirmó Miguel Ponce, de la Cámara de Importadores de la Argentina. En diálogo con Radio 10 criticó las nuevas restricciones que se aplicaron para importar insumos.
“El 80 o 90% de lo que está faltando hoy en la industria se debe a Licencias No Automáticas, desde que esta área estaba dentro de la órbita del Ministerio de Industria, antes de que se sumara a la Secretaría de Comercio Interior en diciembre de 2011”, dijo Miguel Ponce, gerente de Relaciones Institucionales de la Cámara de Importadores de la República Argentina en declaraciones a Radio 10.

El representante del sector señaló que no hay ninguna rama que no experimente faltantes. “Estos procedimientos tienen reglas y plazos, que acá no se están respetando”, agregó.

Ponce explicó que se pagan sobrecosto en las terminales, que sacan del mercado a muchas empresas, y esto lleva a una pérdida de competitividad. “Hay PYMES nacionales que están al borde de quebrar”, dijo.

“Tenemos infinidad de empresas que exportan y tienen parada su producción. Hay muchas maquinarias y repuestos que están parados en el puerto”, manifestó el empresario. “Es un quebranto y una pérdida de competitividad”, opinó.

Además, Ponce indicó que todos los procesos productivos requieren insumos y que en Tierra del Fuego (donde hay un régimen de promoción para la producción) el 95% de estos materiales son extranjeros.

Por último, la empresa sostuvo que viene realizando gestiones ante la Secretaría de Comercio Interior y la respuesta es que va a estar normalizado en tres meses, “pero solicitamos que todo el stock retenido en las terminales sea liberado antes de que sea tarde para miles de PYMES”, agregó.

FUENTE: Infobae

 

Moreno controlará más la importación

enero 4, 2012

En su reestreno como virtual ministro de Economía, Guillermo Moreno anticipó que la balanza comercial y el freno a la importaciones encabezan su lista de preocupaciones para 2012.

El cada vez más poderoso secretario de Comercio Interior inició ayer su año laboral con un encuentro con los representantes de las principales cadenas de supermercados, a los que les anunció que se redoblarán los controles para evitar que se importe cualquier producto que se pueda fabricar en el país.

Durante la reunión, que se extendió durante más de una hora, Moreno les anticipó a los empresarios del sector supermercadista que espera un año complicado, en especial a partir de la segunda mitad del año. El funcionario pronosticó que a partir de junio próximo se sentirá con fuerza el impacto de la crisis que enfrentan la mayoría de los países del llamado Primer Mundo.

Ante este escenario, la receta de Moreno para enfrentar un año más complicado será cerrar las fronteras locales, y en este sentido les anticipó a los supermercadistas que desde la Secretaría de Comercio Interior se fiscalizarán todas las operaciones de comercio exterior de las grandes cadenas. “Nos anticipó que habrá más controles para lograr que todas las cadenas ofrezcan un balance positivo entre exportaciones e importaciones, y nos ratificó que durante 2012 seguirá vigente la prohibición para importar cualquier producto que se pueda fabricar localmente”, explicó el director de una cadena que ayer participó del encuentro con el funcionario.

“A grandes rasgos, Moreno se encargó de confirmar que seguirán los controles y que cualquier operación de importación deberá ser aprobada por la secretaría”, explicó un ejecutivo de otra cadena.

De la reunión participaron prácticamente todas las grandes cadenas de supermercados con operaciones en el país. La lista incluyó a Matías Videla (Jumbo, Disco, VEA), Federico Braun (La Anónima), Carlos Velasco (Carrefour), Horacio Barbeito (Walmart), Pablo Bergesio (Coto), Juan Vasco Martínez (Asociación de Supermercados Unidos) y representantes de La Cooperativa Obrera de Bahía Blanca y los minimercados Día%. Durante el encuentro, que se llevó a cabo en la sede de Comercio Interior, el funcionario también les reiteró a las empresarios de cadenas multinacionales la virtual prohibición de girar divisas al exterior, aunque en este punto no hubo atisbo de discusión alguna, ya que ninguna de las compañías del rubro en los últimos años hizo una transferencia a su casa matriz.

De vuelta a la escuela

Moreno también ratificó la continuidad de las baratas de la carne durante 2012 y el regreso de las reuniones con toda la industria cárnica, en la que participan desde los productores hasta los frigoríficos, pasando por los matarifes, las carnicerías, los supermercados y los autoservicios chinos.

Esas reuniones -conocidas informalmente como “la escuelita”- se realizan desde hace más de tres años todos los viernes por la mañana, y a fines de noviembre habían sido suspendidas ante lo que se consideraba una inminente salida de Moreno de la Secretaría de Comercio Interior. Ahora que el funcionario fue ratificado en el cargo, “la escuelita” iniciará un nuevo ciclo lectivo y el primer día de clases será pasado mañana.

En la reunión con los supermercadistas, Moreno también anunció que este año seguirán los controles de precios. En este caso, tampoco habrá grandes novedades y se mantendrá el esquema por el cual todas las empresas que quieran introducir un aumento en su lista de precios deberán pasar antes por Comercio Interior para obtener el visto bueno oficial..

LLEGAN LOS “AMBOS PARA TODOS”. El secretario de Comercio Interior anunció que durante 2012 se mantendrá la política oficial de impulsar acuerdos con los fabricantes para ofrecer productos a precios subsidiados. El próximo turno será el de los “ambos para todos”. Moreno informó que ya cerró un acuerdo con fabricantes de indumentaria locales -como Eufi, Rosatti y Confema- para que vendan ambos de 290 pesos.

fuente: la nacion

Brasil profundiza el cierre de su economía y afecta más a la Argentina

octubre 5, 2011

Un nuevo conflicto se avecina con Brasil en los próximos días. La crisis financiera internacional está golpeando sobre su economía y el gobierno de Dilma Rousseff no escatima en tomar medidas de protección de su industria, ni siquiera si afectan a la Argentina. Incorporó hace algunas semanas licencias no automáticas a la importación de golosinas, galletitas y chocolates y ahora se resisten a negociar un mayor cupo para importar leche en polvo desde su principal socio comercial.
El acuerdo de cupos que tenían los sectores privados lácteos de los dos países contemplaba un límite de venta de leche en polvo de 3.300 toneladas mensuales. Este convenio venció en abril, pero como en todos estos meses las partes no lograron ponerse de acuerdo en un nuevo volumen, Brasil siguió comprando las toneladas mensuales del acuerdo previo. De todas maneras, quedó un remanente de 5.000 toneladas que no se enviaron en los meses que correspondía y ahora el vecino país no las acepta, admitieron en la industria láctea.
Los brasileños también se resisten a negociar un cupo mayor, tal como pretenden los industriales argentinos. Y aunque se comprometieron a enviar esta semana una contestación a la propuesta formal enviada por la industria local, “no se espera una respuesta favorable al reclamo argentino”, admitió una fuente del Centro de Industria Lechera (CIL).
“Los brasileños estuvieron muy duros en sus posiciones. No era la actitud de otras reuniones anteriores, donde uno percibía un espíritu más negociador”, remarcó la fuente consultada.
La propuesta enviada por el sector la semana pasada consiste en firmar a partir de octubre y hasta febrero un cupo de 3.700 toneladas más 1.000 toneladas del remanente que quedaba del acuerdo anterior, y 4.300 toneladas mensuales a partir de marzo y hasta agosto del año próximo. Durante las negociaciones previas, la oferta de Brasil había sido de 3.600 toneladas por mes.
Esta reticencia a actualizar el cupo de importación de leche en polvo se produce en momentos en que Brasil está profundizando el cierre de su economía a propósito de la crisis financiera internacional. El mayor socio del Mercosur viene tomando medidas en este sentido desde hace algunos meses. Lo hizo con el sector automotriz, cuando impuso licencias no automáticas a la importación de vehículos, y recientemente lo repitió con la industria alimenticia, al incorporar las golosinas, chocolates y galletitas al conjunto de productos sujetos a los permisos de importación.
Desde la industria alimenticia afirmaron que muchas empresas tienen su fábrica en Brasil, por lo que sólo les impacta en los productos puntuales que no fabrican allí. De todas maneras, están esperando la liberación de los camiones con mercadería que no pudieron ingresar al vecino país para luego comenzar a programar las entregas de acuerdo a los nuevos tiempos.
Esa medida se habría tomado en represalia por las restricciones que la Argentina impuso al ingreso de calzados fabricados en Brasil. De acuerdo con información publicada por medios brasileños, se trataría de 3,1 millones de pares de zapatos retenidos por la aduana argentina.
En el caso del sector automotriz, Brasil está liberando el ingreso de vehículos nacionales, pero a cuentagotas. Incluso, el anuncio de FIAT de suspender personal de la planta de Ferreyra, en Córdoba, tuvo que ver con la demora, por parte del vecino país, en firmar los permisos para importar 7.000 autos de la empresa. El gobierno brasileño autorizó el ingreso, por lo que ayer la automotriz retrotrajo la medida (ver pág. 21).

Natalia Donato

Preocupación de los empresarios por las mayores trabas a las importaciones

julio 27, 2011

La cámara argentina que reúne a los importadores lamentó las trabas que aplicala Aduana para el ingreso de productos al país, lo que mantiene varados más de un centenar de contenedores en el puerto de Buenos Aires.

“Es una situación que venimos arrastrando desde hace bastante tiempo”, pero este año comenzaron a haber “trabas adicionales con productos que supuestamente ya estaban liberados y tenían licencias concedidas para ser importados”, advirtió el presidente dela Cámara de Importadores de la República Argentina, Diego Santisteban, en declaraciones radiales.

Aseguró que en “en un primer momento hubo problemas con el ingreso de alimentos, después con electrodomésticos y ahora con juguetes”, cuando faltan tres semanas para la celebración del Día del Niño.

“Hay 120 contenedores (varados) y llegó a haber mucho más. La Aduana frena el ingreso según un listado confeccionado porla Secretaría de Comercio Interior”, encabezada por Guillermo Moreno, y “no existen razones claras para estas medidas”, sostuvo Santisteban.

En los últimos años Argentina reforzó su sistema de control de las importaciones para más de 1.300 artículos de consumo con el fin de evitar perjuicios en la industria local.

En este marco, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner inició en los últimos meses múltiples investigaciones por supuesto comercio desleal en el ingreso de productos procedentes de países como Brasil y China.

Además, selló en los últimos meses acuerdos con una decena de firmas del sector automotriz a las que autorizó a importar autos a cambio de que compensen esas ventas con compras de productos argentinos, como vinos y cacahuetes para revertir el déficit comercial en esa industria.

“Al importador que puede exportar o que puede reemplazar una importación con compra local le destraban la mercadería. El que tiene más restricciones es el que sólo importa productos”, indicó Santisteban.

El titular de la cámara consideró que el Gobierno restringe las importaciones para compensar “problemas de balanza comercial y fiscales” que afronta el país y por “la necesidad creciente de importación de energía, que lleva muchas divisas fuera del país”.

FUENTE: Infobae

Lanzan hoy plan para avanzar en un mayor control de las importaciones

julio 1, 2011

En plena campaña electoral, y sin ánimo de complicar el abastecimiento de insumos o de productos que no se fabriquen en el mercado local, el Gobierno avanzará hoy en un acuerdo con los importadores tendiente a afinar el lápiz en el control de lo que ingresa al país. Impulsado por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, pero apoyado por los ministros de Economía, Amado Boudou; de Industria, Débora Giorgi, y de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, hoy quedará sellado un convenio con la Cámara de Importadores (CIRA) para avanzar en la correcta identificación de los productos a ingresar al mercado interno, según se titula el documento.
Se trata de un acuerdo marco en el que las partes se comprometerán a trabajar en forma conjunta para mejorar la transparencia y trazabilidad de las importaciones. El objetivo es realizar un control más exhaustivo sobre si lo que se compra al exterior es exactamente lo mismo que luego es declarado. En muchos casos, evalúan en el Gobierno, un importador compra un determinado producto y luego en Aduana declara otro para sortear una licencia no automática o pagar un menor arancel. De todas formas, por el momento será sólo un acuerdo de buenas intenciones, ya que no contemplará ninguna norma que los importadores deban cumplir.
El temor, sin embargo, es que a partir de esta colaboración planteada por la CIRA en la mejora de la identificación del producto, el Gobierno avance en alguna medida más invasiva. Los caminos son dos: o que profundice la política actual y, por ejemplo, comience a exigir mayor información sobre las operaciones de comercio exterior o emita una resolución que genere resistencia entre los importadores; o que este acuerdo posibilite luego una discusión para avanzar en una mayor apertura de las posiciones arancelarias, una medida que la cámara reclama desde hace tiempo.
El sistema actual no detalla cada uno de los productos que pueden ingresar al país, sino que incluye algunos y, si no está incluido en esa lista, queda inserto en una categoría amplia, es decir, en otros. Ello puede generar que una determinada mercadería quede castigada sin que el Gobierno quiera, sólo por el hecho de formar parte de ese grupo. Este esquema generó graves perjuicios con el abastecimiento de insumos para empresas locales, que debieron frenar la producción por problemas de escasez.
También provocó fuertes disputas con Brasil y otros socios comerciales, como la Unión Europea, que manifestaron reiteradas quejas ante el freno de las importaciones a partir de las licencias no automáticas.
Moreno les transmitió a los importadores su disconformidad con el esquema actual de identificación y su interés en avanzar en un comercio mejor administrado. La CIRA le pidió en reiteradas oportunidades a la Aduana una mayor apertura arancelaria, pero la respuesta siempre fue negativa, ya que debía resolverse en el marco del Mercosur. El secretario de Comercio se comprometió a trabajar en este sentido, dijeron fuentes oficiales.
El acuerdo será firmado a las 19.30 en la sede de la Secretaría de Comercio. Además del objetivo económico que está detrás de este convenio, y que apunta a avanzar en un comercio administrado aunque sin perjudicar la industria nacional, este acuerdo tiene un trasfondo político. El Gobierno se mostrará junto a los importadores unos de los más golpeados por por la política kirchnerista y buscará marcar un giro en la política vinculada con el comercio exterior, no sólo por la campaña electoral sino porque se proyecta otros cuatro años más en el poder.

FUENTE: El Cronista Regional