Posts Tagged ‘Mercosur UE Unión Europea Brasil negociaciones internacionales’

Argentina advierte de que los subsidios agrícolas pueden obstaculizar el acuerdo UE-Mercosur

febrero 10, 2014

08 de febrero de 2014 – 12:39

Un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) podría verse obstaculizado por la política de subsidios agrícolas del bloque europeo, advirtió el viernes el gobierno argentino.

Los países sudamericanos trabajan para lograr una oferta conjunta para presentar a la UE, pero tienen la dificultad de que la propuesta argentina es mucho menos ambiciosa que la del resto de los países y disminuye el nivel de cobertura que plantea el Mercosur.

Brasil, la mayor economía del bloque, viene dirigiendo las negociaciones y su ministro de Relaciones Exteriores, Luiz Alberto Figueiredo, anunció el jueves una reunión técnica del Mercosur la próxima semana en Caracas, para compatibilizar la oferta que se presentará a la UE.

“Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay estamos comprometidos con ese acuerdo”, aseguró Figueiredo, en medio de las dudas de que Buenos Aires pueda quedar fuera de la negociación por desacuerdos en las ofertas.

Venezuela ya ha adelantado que no participa de las negociaciones.

Los subsidios “podrían derivar en una situación difícil de resolver, ya que uno de los objetivos del Mercosur es la apertura de los mercados agrícolas que permanecen cerrados en su gran mayoría a nuestros productos o gozan de un proteccionismo muy superior al que es aceptable para nosotros”, dijo el viernes el ministro de Exteriores argentino, Héctor Timerman.

Timerman hizo las declaraciones al término de una reunión que mantuvieron unos funcionarios argentinos de diversas áreas para analizar la marcha de las negociaciones Mercosur-UE y, en particular, el contenido de la oferta argentina.

“Estamos un poco preocupados por la demora de la UE en finalizar su oferta y también por las manifestaciones que han hecho varios de los países europeos en cuanto al proteccionismo que ejercen sobre sus mercados, especialmente el agrícola”, agregó.

Tras una suspensión de seis años, la UE y el Mercosur retomaron en 2010 las negociaciones para cerrar un acuerdo de libre comercio.

Las medidas proteccionistas adoptadas por Argentina, denunciadas por Estados Unidos y la UE ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), y la suspensión temporal de Paraguay del bloque en 2012 por la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, retrasaron las conversaciones.

El Gobierno analiza con privados retomar una negociación entre Mercosur-UE

octubre 13, 2009

Con Doha en veremos, hay una “mejor predisposición” para retomar el acuerdo birregional. El Gobierno analiza hasta dónde ceder en la apertura industrial.

El Gobierno comenzó los contactos con los empresarios para analizar si es posible relanzar las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea por un acuerdo comercial entre los dos bloques.
En la región todos los mandatarios pusieron énfasis en la negociación como alternativa a la dilatada Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio, mientras que en Europa hay divergencias entre quienes esperan el acuerdo global y quienes prefieren hacer el intento birregional.
A partir del 5 de noviembre los negociadores se reunirán en Lisboa para ver si es posible relanzar la negociación oficialmente. “Se está viendo una mejor predisposición en algunos sectores de la Unión Europea”, señaló el secretario de Comercio Internacional de la Cancillería, Alfredo Chiaradia, junto con el flamante secretario de Industria, Eduardo Bianchi, y funcionarios del nuevo Ministerio de Agricultura, al reunirse con 60 empresarios de distintos sectores para ver cuál es la postura de cada uno frente a una posible negociación.
En ese marco, los empresarios de los sectores vinculados a la agroindustria buscan la apertura de los mercados europeos. En líneas generales, ésa es la tónica del toma y daca en cuestión. Desde el 2001, cuando se empezó a negociar, la Unión Europea demanda la apertura de sectores industriales, servicios, inversiones y compras gubernamentales, mientras que el Mercosur se vería beneficiado de la negociación en bienes agrícolas y agrícolas procesados.
La reunión en la Cancillería es un primer paso para ver cuánto estarían dispuestos a ceder los sectores que deben realizar concesiones para reclamar la correspondencia europea. Trigo, maíz, carnes bovina, aviaria y porcina, leche en polvo, quesos y arroz son algunos de los principales productos de mayor inserción en el mercado europeo, aunque también el sector de autopartes podría verse beneficiado por la negociación (ver recuadro).
Europa, en tanto, pone como condición “la libre circulación de los bienes en los países del Mercosur”, es decir, el avance de la Unión Aduanera en el bloque local.
En los primeros ocho meses de este año el comercio entre la Argentina y la Unión Europea arrojó un saldo positivo de u$s2.636 millones. Las exportaciones bajaron el 29% con respecto a igual período del año anterior, por menores ventas de productos primarios y manufacturas de origen agropecuario.
En tanto, las importaciones provenientes desde esta zona disminuyeron el 35%, por la caída en las compras de bienes de capital, bienes intermedios y piezas y accesorios para bienes de capital.

COMERCIO Y CREACIÓN DE EMPLEO

La Organización Mundial de Comercio y la Organización Internacional del Trabajo publicaron un informe conjunto que asegura que la informalidad laboral emergente no permite beneficiarse de la apertura del comercio, al crear trampas de pobreza para los trabajadores que se encuentran en transición entre dos empleos. “El comercio contribuyó al crecimiento y el desarrollo en todo el mundo, pero eso no se tradujo en una mejora de la calidad del empleo. La apertura necesita ir acompañada de políticas nacionales adecuadas para crear buenos empleos. Eso es aún más evidente con la crisis actual, que ha reducido el comercio y arrojado a miles de personas al sector informal”, señala el análisis. En tanto, las multinaciones mantienen una estrategia que sigue beneficiándose de las diferencias en la legislación global.

FUENTE: Buenos Aires Económico