Posts Tagged ‘moreno’

Paradoja: empresarios ahora “extrañan” a Moreno por mayores trabas para importar y negociar precios

marzo 7, 2014

Por Juan Diego Wasilevsky

 

En aquellos momentos en que los rumoressobre una inminente renuncia de Guillermo Moreno como secretario de Comercio Interior corrían como reguero de pólvora, muchos empresarios comenzaban a restregarse las manos no ocultaban su sonrisa. 

Ya palpitaban un mejor clima para los negocios, una mayor previsibilidad para operar y un menor grado de confrontación, la marca registrada del polémico funcionario.

Y si bien los economistas aseguraban que su salida era un “cambio para que nada cambie“, gran parte del empresariado estabaentusiasmado con su partida.

Sin embargo, a tres meses desde que asumiera su reemplazante, Augusto Costa, hoy estáretumbando en la memoria de los industriales aquellas palabras premonitorias que, al momento de poner un pie fuera de la Secretaría, pronunció el propio Moreno“Me van a extrañar, a ustedesnos les fue tan mal conmigo, ganaron mucha plata”.

Esta frase, que muchos ejecutivos en un comienzo tomaron como una humorada, hoy comienza a volverse una paradójica realidad.

Es que, a contramano de lo que el cambio de Gabinete prometía –menos discrecionalidad en la aprobación de importaciones, el fin de órdenes no escritas para la administración del comercio y una mayor profesionalización en el manejo de la gestión-, los empresarios se están dando un baño de realidad.

“Hay varios sectores de actividad afectados por los últimos cambios. Por lo bajo, muchoshombres de negocios y directivos de cámaras reconocen que estaban mejor antes de la partida del ahora ex secretario”, detalló el economista Mauricio Claverí, de Abeceb.

El experto recalcó que muchos empresarios, no necesariamente oficialistas, “a lo largo de los últimos años habían tejido una relación con Moreno. Y cuando tenían un problema urgente, disponían de línea directa con él para pedir una solución. Ahora, en cambio, hay más formalismos y muchos perdieron el contacto con quienes administran el comercio”.

Además, destacó que “se están tomando algunas decisiones que no se habían visto en la época de Moreno“.

En efecto: desde que asumiera Costa, el Gobierno avanzó con tres medidas que están complicando especialmente a las grandes empresas:

• El BCRA está autorizando menos dólares: a partir de fines de diciembre, dejó de habilitar durante varias jornadas el giro de divisas para el pago de importaciones a proveedores del exterior.

Ahora, con la expectativa puesta en marzo, cuando comiencen a ingresar con mayor fluidez los sojadólares, el Gobierno en general está avalando apenas hasta u$s200.000 por operación y por empresa. Pese a las promesas de mayor transparencia, esta decisión no está apoyada en ninguna normativa escrita, es decir, una práctica al mejor “estilo Moreno”.

Cabe destacar que el monto que se está permitiendo representa hasta menos de un 10% de lo que una gran compañía puede llegar a requerir por declaración jurada. De hecho, las principales automotrices llegan a realizar importaciones por un valor promedio de u$s160 millones mensuales.

• Exigencia de apalancarse con crédito externo: días atrás, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y Augusto Costa, les comunicaron a unos 50 directivos de empresas de sectores de la siderurgia, metalurgia, química y electrónica, que deberán comenzar a gestionar financiamiento para importaciones a través bancos del exterior, proveedores o casas matrices. Por ahora, laspequeñas y medianas compañías están exceptuadas, pero desde el Gobierno no hubo garantías de que no pasen a estar incluidas a futuro.

“Para ese sector equivaldría a firmar el acta de defunción”, disparó el gerente de la Cámara de Importadores, Miguel Ponce, en diálogo con iProfesional.

• Realizar inversiones para poder importar: luego de varias idas y venidas, el Ejecutivo reflotó el plan “1 a 1” pero con una vuelta de tuerca: aquellas empresas que pretendan resolver autorizaciones de importación “por la vía rápida”, deberán demostrar inversiones o capitalizaciones en dólares por un monto similar.

Si bien difiere del formato originalmente orquestado por Moreno, este nuevo régimen -que en teoría facilitará el ingreso de productos del exterior- vuelve a apoyarse en medidas comunicadas a empresarios oralmente y no con el respaldo de una normativa.

Incluso, ni siquiera el hecho de haber informatizado todo el mecanismo de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) parece estar funcionando: el directivo de una cámara de electrónica aseguró bajo estricto off the record que “el sistema no está aceitado, los rechazos continúan siendo tantos o mayores como cuando estaba Moreno. Sigue sin haber criterios definidos. Por más que en varias oportunidades desde el Gobierno se dijera que se iba a privilegiar el ingreso de insumos, muchos asociados continúan con problemas”.

Los datos del INDEC correspondientes a enero último –y que fueran difundidos días atrás por el organismo-, confirman el clima poco propicio para las empresas que dependen de mercadería del exterior: rubros como insumosbienes de consumo y partes y piezas para maquinaria experimentaron bajas de entre 1% y 4%, constituyendo así el arranque más flojo desde 2010.

Pese a esto, la mala performance de las exportaciones -peor incluso que la que exhibieron las compras al mundo- derivaron en un derrumbe del superávit comercial de casi 90%.

Con Moreno esto “no pasaba” 
Si bien los analistas venían recalcando una y otra vez que un recambio de figuras no se iba a traducir en ninguna modificación en el manejo de la Secretaría de Comercio Interior, muchos hombres de negocios hoy, bajo estricto off the record, reconocen que sí hubo modificaciones. Pero para peor.

A pesar de las continuas quejas por el “cerrojo” aduanero, lo cierto es que 2013 marcó unrécord histórico en el nivel de importaciones, de la mano de operaciones por u$s74.000 millones y una tasa de variación que casi triplicó al de las exportaciones.

Incluso, el famoso “Plan 1 a 1”, por el cual el entonces secretario obligaba a las empresas de un amplio abanico de sectores a exportar por el mismo valor que pretendían importar, terminó naufragando y quedó sin aplicación durante buena parte de 2013.

De hecho, hubo al menos cinco automotrices -que se habían comprometido a vender al mundo desde cuero hasta soja para hacerse de un cupo- que ya en enero del año pasado habíanabandonado este compromiso e igualmente pudieron avanzar con importaciones como nunca antes.

Sin embargo, luego de que asumiera Costa, las condiciones cambiaron dramáticamente para el sector: a las medidas anteriormente mencionadas se ha sumado que el Gobierno directamenteya no “maquilla” sus intenciones de limitar importaciones, sino que ahora las prohíbe abiertamente.

Las automotrices, de hecho, quedaron obligadas a importar entre 20 y casi 30% menos hasta fines de este mes -dependiendo de si fabrican o no en el país- y comenzaron a tener problemaspara contar con autopartes, algo que derivó en suspensiones de turnos. 

Un escenario similar debió enfrentar el polo electrónico de Tierra del Fuego, que semanas atrásdesafectó a 3.000 empleados por falta de componentes para el ensamblado de equipos, lo que derivó en una fuerte pelea gremial.

A las empresas del sector también las obligaron a importar un 20% menos de componentes, de modo que debieron bajar el ritmo en la producción de celulares, televisores, notebooks, netbooks, tablets y equipos de aire acondicionado.

“El ministro Kicillof siempre cuestionó muchos de los privilegios que tenía Tierra del Fuego. Con la salida de Moreno y la llegada de Costa, estas empresas pasaron a tener condiciones más duras para operar“, sintetizó un directivo de una cámara sectorial.

De hecho, lo que actualmente sucede en territorio fueguino, viene generando fuertes crucesentre el joven ministro y la titular de la cartera de Industria, Débora Giorgi. 

El drama de los precios
El otro problema que están enfrentando hoy por hoy los industriales es la política de precios administrados. 

En algunos sectores sensibles, como línea blanca electrónica, Moreno llevaba un estricto control y decidía qué productos podían subir y en qué medida.

Para este tipo de bienes de consumo, había establecido tres niveles de valores: populares -para los artículos menos suntuosos y donde los ajustes autorizados eran menores-, intermedios ypremium.

“El año pasado, considerando las tres bandas de precios al público, Moreno nos habilitó a realizar tres subas. La última fue en octubre. En promedio, la mejora fue de casi 20%. Perdimos algo de rentabilidad pero no fue tan dramático”, comentó el CEO de una empresa líder de línea blanca instalada en Córdoba.

Sin embargo, alertó que, tras la abrupta devaluación, “el Gobierno fijó un tope de suba de los precios del 7,5% pero esto lo acordó sólo con las cadenas de retail. A nosotros nos dejó afuera de la mesa de negociación”.

“Ahora no tenemos más remedio que acatar ese techo. Pero nuestros costos subieron muy por encima de ese valor”, consideró.

Debido a este problema, el empresario confirmó que “en la actividad se está pidiendo una reunión con Costa pero todavía no tuvimos respuesta”.

Otro de los puntos que este rubro necesita plantear es el de los insumos.

Cabe destacar que, tras la disparada del dólar, Kicillof había asegurado que se iba a conformar una mesa de análisis para monitorear precios de insumos difundidos críticos como metales y plásticos.

A pesar de esta promesa, el directivo confirmó que “desde fines de enero todas las facturasestán llegando con aumentos“, a lo que sumó el problema del fuerte acortamiento de lacadena de pagos: “Antes nos daban 60 días y ahora, con suerte, tenemos una semana de plazopara pagar”.

Frente a este panorama, Claverí, de Abeceb, consideró que “si bien muchos empresarios ahora no ven con tan malos ojos lo que dejó la gestión de Moreno, la realidad es que lo que influía era el contexto, que se agravó a medida que se fue acelerando la pérdida de reservas y que derivó en la devaluación, la suba de las tasas de interés y una perspectiva de mayor enfriamiento de la economía“.

“Si el ex secretario hubiese seguido en el poder, sin dudas habría tomado muchas de estas medidas que está llevando adelante la actual gestión“, acotó el analista, quien igualmente reconoció que así y todo, son muchos los que cada vez añoran más las épocas en las que tallaba fuerte el “guardián” del modelo K.

Anuncios

El mundo del revés: exportar para poder importar

julio 25, 2013

Desde hace varios años existe en el mundo del comercio exterior con sello local una regla no escrita, pero que se verificó al menos hasta el mes pasado: el que necesita importar tiene que exportar. El Gobierno, a través de la secretaría de Comercio Interior, decidió que aquel que necesite dólares para financiar importaciones deberá generarlos a través de exportaciones. Algunas exportan dentro de su mismo sector; otras salieron a vender cualquier cosa con tal de compensar su balanza comercial. ¿Es posible para las pymes encarar este tipo de operaciones? ¿Qué cambió en el último año?

Las cuatro estrategias
Según el especialista en comercio exterior Martín Clement, las pymes puede hacerlo. Existen cuatro formas fundamentales de equilibrar la balanza comercial de la propia empresa: la primera es la exportación genuina e incremental de algún producto; la segunda es la exportación por cuenta y orden de terceros; la tercera, la compra en el mercado interno y posterior exportación; por último, la celebración de acuerdos que permitan computar exportaciones de operadores habituales como propias del importador.
Los problemas para las pymes empezaron en 2010. “Primero nos pidieron reducir el cupo de importación en forma progresiva y lo hicimos reemplazando el producto importado por baterías de fabricación nacional. Pero, en 2012 se profundizó el modelo”, cuenta Ariel Valbuena, presidente de Acubat, una empresa familiar que se dedica a la venta y colocación de baterías para automóviles. Acubat era, desde 2003, importador exclusivo de la marca líder de su rubro, Varta, con lo cual su negocio se vio directamente perjudicado por la medida. Peligraban sus cuatro locales de venta y su planta de 10 empleados. ¿Cómo lo resolvieron?
Presentaron un compromiso de importación-exportación que fue aprobado por la Secretaría de Comercio. Así, este año se lanzaron al ruedo con exportaciones de plomo a Brasil. “Cuando la gente viene a realizar el cambio de batería, la usada queda acá y tiene plomo. Lo que hicimos fue mandar a manufacturar las baterías viejas para transformarlo en plomo puro”, cuenta Ariel. En el primer cuatrimestre, exportaron por u$s 55.000. Además del plomo, también están planificando exportar vino. De esta manera, se autorizó el ingreso de la mercadería que se importa.
“Hubo muchos casos similares en el sector automotriz”, cuenta Pablo Furnari, director Ejecutivo del programa ‘Primera Exportación’, que ayuda a las pymes a generar este tipo de operaciones. “Las automotrices que tienen terminales en el país, tuvieron problemas con los insumos; y también estuvieron complicadas las que importan los automóviles. Hay un caso bastante emblemático, que fue el de Hugo Pulenta, presidente de Nordenwagen. Para importar vehículos Porsche, compensó con la exportación de vinos de una bodega perteneciente al Grupo Pulenta”, relata.
Algo similar ocurrió con la empresa de motos Motomel. Para revertir las trabas, anunció un plan para exportar, en la primera mitad del año, más de u$s 10 millones en mosto y u$s 5 millones, en vinos a granel y varietales. En los papeles, la firma exportará más de u$s 30 millones hasta abril de 2014.
Pero no todos los casos son exitosos. Los otros mecanismos descriptos en esta nota tienen que ver más con un intercambio de favores, que con nuevas operaciones. Las empresas que lo realizan pidieron reserva de sus nombres y rubros.
Uno de ellos es la compra en el mercado interno y posterior exportación; es decir, el exportador le vende al importador para que éste lo venda afuera. Por ejemplo, una fábrica de autos compra materias primas a una aceitera que suele colocar su producción en Brasil. En lugar de que la aceitera lleve al exterior su producto, directamente, se lo vende a la automotriz que será la encargada de colocarlo en los mercados internacionales. ¿Qué gana cada uno? La hasta ahora exportadora se saca de encima los trámites burocráticos y costos asociados a la exportación y puede cobrar una comisión de entre el 7 y el 15%. El que compró el aceite (la importadora automotriz) compra de ese modo un “saldo a favor” para poder importar su insumo o producto principal. Es por esto que algunos especialistas hablan de que en la práctica estos controles representan una devaluación encubierta del 10%.
El tercer mecanismo, la exportación por cuenta y orden de terceros, no difiere tanto de esto. La exportadora se ahorra los costos logísticos y accede a mercados desconocidos, en una operación de bajo riesgo de incumplimientos. Las comisiones son menores para la importadora, pero no puede deducir el IVA, a diferencia de cuando compran el producto en el mercado interno para luego venderlo al exterior.
“El año pasado, fue el boom de la exportación por cuenta y orden de terceros. Hoy, lo que prima son los compromisos de importación incremental”, dice Miguel Ponce, gerente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA). Estos son acuerdos que permiten computar exportaciones de operadores habituales como propias del importador. En la práctica, se trata de un virtual “bono” pro-importaciones o un “crédito fiscal”. Claro que para lograr esto hay que comprometerse de alguna manera ante la Secretaría de Comercio a que se ayudará a aumentar las ventas a esta compañía exportadora que ofreció este “bono”. “Hoy no aceptan compensaciones no incrementales”, dice Eduardo Serena, despachante de aduanas de la provincia de Córdoba y miembro de la Cámara de Comercio Exterior de esa provincia.
“Por un lado se generó un gran negocio detrás de estas medidas, en especial de aquellas empresas que ofrecen intermediar para unir a importadores y exportadores -opina Fumari-. Unen las puntas, cobran una comisión y punto. Desde la visión de las empresas importadoras y exportadoras, el exportador tiene un canal más de venta. Por otro lado, están los importadores que son los que más problemas tienen porque no es fácil empezar a exportar de la nada, como tampoco es fácil conseguir a un exportador para que te compense todas las operaciones”.

Brusca caída
Según distintas fuentes del sector, las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) no tienen fecha máxima de aprobación y por eso terminan cajoneadas. Todo se complejiza más porque estos mecanismos no están oficializados en una norma. Fuentes del sector y empresarios que pidieron no ser mencionados explicaron que para averiguar si se puede desbloquear una operación hay mandar diariamente un mail a notadepedidos@mecon.gov.ar y esperar la respuesta. En algún momento llama un operador, que no se identifica más que con un número y dice en qué condiciones se va a poder importar.

Prohiben importar a los fabricantes de motos que no sumen componentes locales

marzo 20, 2013

NATALIA DONATO Buenos Aires

Los fabricantes de motos ya no podrán importar partes si no cumplen con el plan de integración nacional requerido por el Gobierno desde hace ya un año. En un encuentro realizado la semana pasada con las empresas del sector, los proveedores y los aspirantes de convertirse en abastecedores de la industria nacional, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, les adelantó que “toda terminal que quiera importar motopartes, antes de presentar la DJAI –declaración jurada anticipada de importación–, tiene que tener aprobada la planilla de integración”.
Fue la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, la encargada de aclarar que “un equipo muy profesional evaluará si efectivamente la firma está aumentando el contenido local en la fabricación” antes de dar curso al permiso para importar. Al término del encuentro, uno de sus asesores distribuyó entre los referentes del sector el modelo de la planilla que deben completar ahora los fabricantes.
La exigencia oficial es que las motos producidas en el país contengan un 30% de contenido local, porcentaje que ya debería estar rigiendo pero que a la industria se le hace difícil alcanzar debido al escaso desarrollo del motopartismo nacional. Sin embargo, la mayoría de las empresas ya están fabricando partes localmente o tercerizando para cumplir con el pedido del Gobierno. Incluso, varias a las que Moreno les había suspendido en diciembre la posibilidad de importar piezas lograron sortear el problema presentando planes para fabricar o comprar partes localmente.
“Se entendió cuál era el mensaje. Falta instrumentarlo de manera orgánica. Hay empresas que pudieron llegar al 30% requerido, ya sea por compra de partes como así también por inversiones. En esta etapa de transición, las inversiones suman mucho”, manifestó el presidente de la Cámara de Fabricantes de Motos (Cafam), Lino Stefanuto.
El encuentro de la semana pasada fue tenso para algunas firmas, como Honda, que quedó en el banquillo de los acusados al ser atacada por los proveedores presentes. Que tiene desgano para integrar, que nunca logran un feedback cuando presentan piezas de prueba, que no les dan los planos. La empresa intentó defenderse, e inmediatamente Moreno organizó un recorrido por la planta de Honda para el día siguiente tendiente a comprobar si efectivamente la firma estaba integrando localmente como decía. Según fuentes del sector, la visita fue positiva. El malestar de los proveedores radica en que la compañía comenzó a producir las piezas en su planta en lugar de tercerizarlas.

Difícil meta

El 30% de integración se mide sobre el valor final de la moto exceptuando los impuestos y la utilidad. Según afirmó Stefanuto, es un porcentaje “difícil de alcanzar porque no está madura la red de proveedores”. Y agregó: “Hubo casos en los que no se pudieron entregar las cantidades pedidas y eso fue una señal de alerta”.
El del miércoles pasado fue el cuarto encuentro de revisión que organiza Moreno con la cadena de fabricación de motos. El próximo será en junio y allí será más fuerte la presión hacia aquellas empresas que tienen planes de inversión iniciados.

Panamá plantea una diferencia contra medidas de la Argentina relativas al comercio de mercancías y servicios

diciembre 13, 2012

12 de diciembre de 2012

SOLUCIÓN DE DIFERENCIAS

El de 12 de diciembre de 2012, Panamá notificó a la Secretaría de la OMC una solicitud de celebración de consultas con la Argentina sobre la supuesta discriminación y las supuestas restricciones que entrañan determinadas medidas aplicadas por la Argentina al comercio de mercancías y servicios.

Se trata de la octava diferencia concerniente a la Argentina que se notifica a la Secretaría de la OMC desde mayo de este año. Las demás diferencias se refieren a asuntos planteados por la Unión Europea, los Estados Unidos, el Japón y México contra la Argentina, a un asunto planteado por la Argentina contra la Unión Europea y a dos asuntos planteados contra los Estados Unidos.

Producir en casa

octubre 31, 2012

El Gobierno profundizó lo que denomina “proceso de reindustrialización”, en el que un elemento clave es la sustitución de importaciones; un grupo de especialistas analiza la compatibilidad entre las viejas recetas y un comercio globalizado, con producción fragmentada; balance de nueve años de gestión kirchnerista.

Los defensores de la teoría de la historia cíclica estarán restregando sus manos. Una gran crisis mundial, la desesperación proteccionista que adquiere las formas más variadas y viejos términos que vuelven a ponerse de moda: de la sustitución de importaciones a “Vivir con lo nuestro” hay menos de un paso.

La primera edición de la obra de Aldo Ferrer se publicó a fines de 1983. La teoría de la industrialización por sustitución de importaciones de Raúl Prebisch empezó a gestarse tras la crisis de 1930. Hoy, el diccionario de la política comercial en la Argentina vuelve a darles un papel protagónico.

¿Es viable en el mundo actual, globalizado y con producción encadenada, aplicar viejas teorías? De un NO tajante a un SI contundente, las visiones vuelven a mostrar la vigencia de otra teoría: la de las dos bibliotecas.

“No es que no sea viable en el mundo globalizado de hoy con cadenas internacionalizadas, dejó ser viable en América latina a mediados de la década del 70, después de la crisis del petróleo. Desde el punto de vista de una economía nacional, la idea de que se puede levantar un muro protector para un conjunto de actividades y desarrollarlas prescindiendo del resto del mundo es inviable, a menos que se acepte pagar costos altísimos tanto en escala como en eficiencia. Además, la experiencia muestra que en la medida en que avanzás en la sustitución de importaciones, también lo hacés en la incorporación de insumos y bienes de capital que no se producen en el país. Es decir, se generan nuevas necesidades de importaciones”, responde Guillermo Rozenwurcell.

Según el economista, docente de la UBA, Unsam y el Conicet, de lo que se trata, es de impulsar la competitividad del sector transable en su conjunto y no de pensar en la sustitución de importaciones desligada de un esfuerzo simultáneo por venderle al resto del mundo. Pero para ello, opina, es central contar con un tipo de cambio competitivo, que hoy no tenemos debido a una política monetaria y cambiaria absolutamente inconsistente. “Medidas proteccionistas como las que crecientemente se aplican en el país, en cambio, tienden a aislar nuestra economía y alejarla de la frontera productiva mundial”, asevera.

Enfrente, desde el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA), defienden la idea: “Es totalmente viable, pero resulta más compleja en relación con los ’60 dada la interdependencia y la fragmentación de la producción mundial en diversas cadenas globales de valor. Esto es, simultáneamente, causa y consecuencia de la revolución tecnológica, más precisamente de lo ocurrido en el campo de la información y de las comunicaciones que acompañaron e hicieron viable dicho proceso”.

Según argumentan en la UIA, en este nuevo contexto se debe pensar en una estrategia de sustitución de importaciones integrando localmente más valor. “Seguramente no se puedan ni deban alcanzar los niveles de integración nacional de hace 30 años, pero si se pueden avanzar mucho. Además, es clave la promoción de exportaciones con mayor valor agregado (sustitución de exportaciones) y de inserción estratégica en esas cadenas de valor regionales (con Brasil particularmente). Este camino no es fácil -pero el desarrollo nunca lo fue-, requiere coordinación entre actores tanto públicos como privados así como implementación de políticas coordinadas y de largo plazo”, dijeron a LA NACION.

Ricardo Rozemberg, investigador del Centro Ideas de la Universidad de San Martín, comenta que la política de sustitución de importaciones tiene como objetivo limitar -aunque sea en parte- el surgimiento de una de las presiones que pueden atentar contra la sostenibilidad del crecimiento, y señala que este tipo de políticas no es exclusiva de la región.

“En un artículo de hace unos años, la economista Alice Amsden sostenía que las ideas de Prebisch de avanzar en la sustitución de importaciones renacían en Asia mientras se olvidaban en América latina. Claro que no hablaba de una sustitución indiscriminada de importaciones, sino de aquella vinculada con las industrias de alta tecnología, donde Asia estaba haciendo un esfuerzo enorme para sustituir importaciones de partes y componentes de la industria electrónica por producción nacional”, explica.

¿Se trata entonces de “elegir sectores” y desplegar las políticas proteccionistas necesarias para potenciar su desarrollo?

Eduardo Levy Yeyati, director de Elypsis y profesor de la UBA y la UTDT, opina que elegir es difícil porque las ventajas competitivas se basan de manera compleja en la dotación de factores (insumos, capital, trabajo).

“Empezaría reduciendo costos y atacando las imperfecciones de mercado que quitan competitividad a la producción local: infraestructura y educación eficientes, asistencia técnica, garantías crediticias y política comerciales que faciliten la entrada a mercados externos. Todos frentes en los que este gobierno ha sido poco activo. Sin estos obstáculos, el empresario estará en mejores condiciones para identificar los sectores más dinámicos, que no necesariamente tienen que ser manufacturas tradicionales. En la mayoría de los países desarrollados productores de commodities, el sector servicios o las manufacturas de origen primario son los principales generadores de empleo de calidad”, detalla.

Rozenwurcell cree que pueden justificarse algunos estímulos sectoriales, pero siempre que tengan un horizonte temporal claramente definido y sean complementarios al mantenimiento de un tipo de cambio competitivo y estable.

“Hoy, por el contrario, se pretende compensar el creciente atraso cambiario, fruto de la ausencia de una política antiinflacionaria que lleva a utilizar el tipo de cambio como ancla nominal, mediante una parafernalia de restricciones a la importación y de controles cambiarios cada vez más extendidos. En este escenario, tanto los consumidores como muchas actividades transables que utilizan insumos de sectores protegidos, terminan pagando elevados costos para subvencionar a esos sectores”, dice.

CAMINO SINUOSO

Desde la UIA añaden que la política de desarrollo debe apuntar a posicionarse en sectores estratégicos de las cadenas globales de valor (con énfasis regional) además de ser aquellos que permitan generar encadenamientos locales aguas arriba y aguas abajo e incorporar tecnología de punta y conocimiento a través de la innovación.

“En un mundo tan globalizado como el actual, no se puede dejar de importar, por el contrario. El camino hacia una sustitución de importaciones y de exportaciones (exportar menos materia prima y más alimento elaborado) es sinuoso y con altibajos, y debe leerse dentro de una lógica dinámica. El debate sobre la supuesta ineficiencia es limitado y anticuado. Lo que hay que discutir es cómo gestionar adecuadamente las herramientas indicadas para alimentar un círculo virtuoso, y un proceso así implica, en primer lugar, que haya insumos que no serán sustituibles en el corto plazo y, por ende, será necesario seguir importando para evitar inconvenientes en el desarrollo normal de los procesos productivos. Además, la generación de nuevas capacidades productivas e innovativas lleva tiempo, pero es necesario que sea en un proceso sostenido en el tiempo”, acotan.

Según Rozemberg, el país cuenta con una oferta competitiva en numerosos sectores de la actividad productiva, que van desde los alimentos y la maquinaria agrícola, al sector farmacéutico, la biotecnología y el software. “El desafío es cómo integrar localmente y en mayor medida la producción de estos sectores, siempre y cuando sea posible la sustitución de importaciones sin pérdidas de calidad y/o precio. Esto requiere tiempo, consistencia de políticas, empresarios tomadores de riesgo y un trabajo conjunto público-privado, en un proceso selectivo y con herramientas modernas.”

En momentos en los que la capacidad de adaptación se ha vuelto clave para la supervivencia, ¿podrán adaptarse viejas ideas a la nueva realidad? El tiempo y los números darán la respuesta.

QUÉ PIENSAN

La sustitución de importaciones, en boca de todos

  • DEBORA GIORGI 
    Ministra de industria 
    “El Mercosur debe profundizar el proceso de sustitución de importaciones extrazona”
  • RICARDO ROZEMBERG 
    Economista 
    “Si se miran los números, el avance en la sustitución de importaciones ha sido limitado”
  • EDUARDO LEVY YEYATI 
    Economista 
    “Es atípico: siendo un mercado chico, aquí se subsidia la producción para consumo doméstico”
  • GUILLERMO ROZENWURCELL 
    Economista 
    “No hay que pensar en la sustitución de importaciones desligada del esfuerzo para vender al mundo”

Más control de Moreno a importadores: sólo autoriza subas de precios del 12%

octubre 3, 2012

03-10-12 00:00 Los empresarios deben presentar nuevos listados para poder seguir importando. Avalan 7% promedio para masivos, 14% para básicos y 18% para premium

NATALIA DONATO Buenos Aires

Con los reclamos populares por la inflación y la caída de la imagen positiva de la presidenta Cristina Fernández como telón de fondo, el Gobierno volvió a la carga con el control de los precios. Además de pedirle a los supermercados que presenten una canasta de 300 productos básicos cuyos precios se harán públicos mediante una página web, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, renovó los pedidos de listas de precios a los importadores. Y según trascendió, las autorizaciones, en promedio, rondarán el 12%.

Después de varios meses de calma con este tipo de exigencias, el mes pasado el funcionario retomó la iniciativa y comenzó a pedirle a los empresarios que presenten sus listas de precios para el mercado interno, segmentada por productos premium, básicos y masivos. Según afirmó el director de Relaciones Institucionales de la Cámara de Importadores de la Argentina (CIRA), Miguel Ponce, el reciente motivo de consulta de la mayoría de los socios radica en este nuevo pedido de Moreno, que consiste en que “los potenciales aumentos de precios no podrán exceder, en promedio, 12% de la lista anterior y que la mezcla no podrá superar el 7% en productos masivos, el 14% en indispensables y 18% en premium”.

Exportaciones

Para poder importar, los empresarios no sólo tienen que ajustarse a ese reclamo, sino también facilitarle al secretario de Comercio sus planes de inversiones y de exportaciones. La novedad, en este caso, es que mientras que a comienzos de año Moreno aceptaba que los empresarios le presenten sus planes para vender al exterior –los planes 1 a 1, para equilibrar la balanza comercial–, ahora autoriza las Declaraciones Anticipadas Juradas de Importación (DJAI) si el importador presenta documentación concreta de que ha efectivizado la exportación, afirmó el titular de la consultora DNI, Marcelo Elizondo.
Incluso, Moreno creó dentro de su propia secretaría una oficina en la que los importadores deben presentar las planillas excel con las constancias de las ventas al exterior, sostuvo el consultor.
De todas formas, si bien aumentó la exigencia respecto de que para importar el empresario debe exportar, se flexibilizó el mecanismo para llegar al objetivo. Si antes el importador debía registrarse como exportador o el exportador vender a cuenta y orden del importador, ahora Moreno acepta los “contratos de buena voluntad”, que implican que el exportador manifieste que exporta más –por la obtención de un nuevo mercado o porque logró mayor volumen– gracias a la buena gestión del importador.
Los controles a las importaciones se agudizaron en los últimos dos meses, luego de un período en el que el Gobierno había mostrado una mayor flexibilización. Tanto es así que agosto fue el mes de mayor caída interanual de las compras al exterior de los últimos tres años. El derrumbe de las importaciones llegó al 17%, frente a una merma en las ventas al exterior del 6%. Con el superávit de agosto –alcanzó los u$s 1.628 millones–, la administración de Cristina Fernández llegó a la meta de u$s 10.000 millones que se había propuesto para el año, por lo que desde la Cámara de Importadores esperan una mayor liberación de DJAI en los próximos meses.

El cronista

Paulo Skaf diz que esforço da Fiesp visa aproximar empresas brasileiras e argentinas

septiembre 19, 2012

Ao lado de Guillermo Moreno, secretário de Comércio Interior argentino, presidente da Fiesp afirma que Brasil deve concentrar esforços não em vender menos, mas em comprar mais dos vizinhos

Edgar Marcel, Agência Indusnet Fiesp

Paulo Skaf, presidente da Fiesp/Ciesp. Foto: Junior Ruiz

Paulo Skaf, presidente da Fiesp/Ciesp. Foto: Junior Ruiz

Em entrevista coletiva, o presidente da Federação das Indústrias do Estado de São Paulo (Fiesp), Paulo Skaf, comentou a visita de aproximadamente 120 empresários argentinos do setor de autopeças para mais uma rodada de negócios bilaterais. A delegação veio acompanhada pelo secretário de Comércio Interior da Argentina, Guillermo Moreno.

Veja os principais trechos da coletiva:

Objetivo da rodada de negócios

“Essa reunião reflete aquilo que nós combinamos na reunião passada. Identificamos [em uma pesquisa] que poderíamos melhorar o fluxo de comércio entre o Brasil e a Argentina porque muitos produtos que o Brasil importava de terceiros países poderiam ser comprados da Argentina e muitos produtos que a Argentina compra de terceiros países poderia comprar do Brasil. Então, a nossa meta não era a Argentina comprar menos do Brasil – é comprar mais. Mas o Brasil também comprar muito mais da Argentina, buscando maior equilíbrio na balança comercial. Ficamos desde 2005 em superávit comercial com a Argentina. E no ano passado tivemos US$ 5,8 bilhões como superávit. Temos que entender que a Argentina é nossa vizinha e nossa parceira no Mercosul.”

A pesquisa

“A principal razão de as empresas brasileiras não estarem comprando mais produtos argentinos era o desconhecimento. Então, nosso esforço é no sentido de juntar empresas brasileiras e argentinas para que elas se conheçam mais, realizem mais negócios e melhorem nossas relações.”

Avaliação do encontro

“Recebemos 105 empresas argentinas. Estão [na Fiesp] também 90 empresas brasileiras. São cerca de 200 empresas argentinas e brasileiras que realizaram durante o dia 1.200 reuniões produtivas. De acordo com relatórios que recebi, havia, em cada mesa, um tempo de meia hora [para as negociações], e houve casos de reuniões em que as pessoas pediam para ficar mais, ou seja, os encontros foram proveitosos.”

Próximos passos

“Esse é um trabalho que temos que intensificar mais. Ainda esta semana vamos receber um grupo argentino apresentando os projetos de investimentos que terão em hidrelétricas na Argentina para que tenhamos também uma integração no setor de infraestrutura.”

Arestas

“Há um diálogo bom com o governo argentino hoje com o secretário [Guillermo] Moreno. Ele reiterou que não vai aceitar qualquer desvio de comércio, ou seja, a Argentina deixar de comprar do Brasil para comprar de um terceiro país. Nós combinamos que qualquer fato concreto nesse sentido, que seja demonstrado e que ele tomará providências. E, da mesma forma, o Brasil também não pretende deixar de comprar produtos argentinos para comprar de terceiros países. E essa relação boa é importante para que a gente possa melhorar cada vez mais nosso Mercosul.”

 Aumento da alíquota de importação

“As alíquotas que aumentaram [em 25%] foram dentro dos limites internacionais, mas, sem dúvida nenhuma, o governo brasileiro fez um estudo criterioso de produtos cujas importações estavam com crescimento absurdo e que estávamos com dificuldades de exportar e cujos preços haviam caído. Enfim, dentro de certas características técnicas, foram escolhidos 100 produtos e me parece que isso é positivo para o Brasil. Não resolve o problema, mas vai ajudar.”

Moeda local nas negociações bilaterais

“Isso não depende de uma discussão nossa, é dos bancos centrais do Brasil e da Argentina. Se perguntarem a minha opinião, estou de acordo em encontrarmos um caminho para podermos ter o comércio em moeda local. Isso, sem dúvida nenhuma, destravaria totalmente o comércio entre os dois países. Seria em peso de um lado e em real de outro lado. (…) Daria para a Argentina um total interesse de ampliar e muito as nossas compras. A Argentina é um grande cliente de manufaturas brasileiras e beneficiaria a todos nesse momento. O Brasil, nesse momento, está com mais de US$ 2 bilhões de superávit com a Argentina em manufatura, então nós devemos fechar esse ano em torno de US$ 3 bilhões de superávit. E a balança de manufaturas com o mundo é de US$ 100 bilhões negativos, então, sejamos justos.”

Moreno en Brasil: “Se están resolviendo los obstáculos”

septiembre 19, 2012

AGENCIAS San Pablo

El secretario argentino de Comercio Interior, Guillermo Moreno, dijo hoy que los “obstáculos” que dificultaban el intercambio comercial entre Brasil y Argentina se están resolviendo y aseguró que hace “muchas décadas” que América Latina carece de voz en el debate económico mundial.

“Creo que se están resolviendo todos los obstáculos”, dijo Moreno, quien explicó que observa un clima de “participación” entre empresarios de ambos países y resaltó que si el proceso de intercambio comercial se llevara a cabo en “moneda local” sería un “avance muy relevante tanto para el comercio brasileño como para el comercio argentino”.

El funcionario también declaró que “hace muchas décadas que América Latina no opina, no participa del debate mundial en términos económicos”.

Moreno hizo estas declaraciones durante una visita a la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp) acompañado de una delegación integrada por un centenar de empresarios argentinos del sector de los componentes de automoción.

Sobre la posibilidad de llevar a cabo intercambios comerciales en moneda local, el presidente de la Fiesp dijo que “sin duda eso destrabaría el comercio” entre ambas partes.  

La FIESP propone comprar más autopartes de la Argentina

septiembre 19, 2012
EL CRONISTA Buenos Aires

Interesados en mantener abierta la puerta de su tercer mercado después de China y Estados Unidos, los industriales brasileños propusieron elevar sus importaciones de la Argentina. Y comprar más autopartes es una de las fórmulas propuestas por la Federación de Industrias de Sao Paulo (Fiesp) para evitar nuevas trabas. “Si hay un desequilibrio en la balanza, tenemos que esforzarnos no vendiendo menos, sino comprando mas”, señaló el presidente de la entidad, Paulo Skaf.
La Fiesp calcula que Brasil podría aumentar un 35% sus importaciones de varios productos argentinos en los próximos tres años, agregando u$s 6.000 millones al flujo comercial. Las autopartes fabricadas en todo el Mercosur son consideradas regionales. La institución prevé otra ronda de negocios con empresarios argentinos a mediados de octubre, aunque de la industria farmacéutica.

Dan más poder a Paglieri para controlar el ingreso de las importaciones

junio 28, 2012

El Gobierno modificó el modelo de los certificados de importación, que ahora deberán ser impresos en papeles de seguridad y tendrán una vigencia de 60 días corridos desde el momento de su emisión.
Así lo establece la resolución 304, publicada ayer en el Boletín Oficial, que lleva la firma del ministro de Economía, Hernán Lorenzino. La norma, además, ratifica que la Secretaría de Comercio Exterior, a cargo de Beatriz Paglieri, será la autoridad de aplicación y está facultada a “realizar las interpretaciones y modificaciones que estime convenientes, como así también a dictar las normas reglamentarias”. Paglieri es la mano derecha del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.
Fuentes del mercado indicaron que la impresión en papeles de seguridad tenderá a agilizar los trámites para importar. Semanas atrás, Paglieri se quejó ante empresarios porque debe firmar unas 4.000 declaraciones juradas al día. La nueva disposición evitaría la necesidad de firma, lo que habría más diligente el proceso.
Los 60 días corridos de plazo para ingresar la mercadería una vez que está autorizado el certificado de importación son ajustados para la operación, si se tiene en cuenta que un barco puede tardar hasta 45 días en llegar al país. Pero los importadores consideraron que el plazo es adecuado y que, en todo caso, será necesaria una renovación sin que medie un trámite engorroso.
Los certificados de importación son necesarios para ingresar productos que cuentan con posiciones arancelarias, como el papel, artículos para el hogar, juguetes, calzado, pelotas y productos textiles.
La medida tuvo que ser publicada ayer nuevamente, ya que el lunes había sido difundida “con un error de imprenta”.
El nuevo modelo de certificado de importación modifica la última versión de ese documento establecida el 14 de febrero del año pasado.