Posts Tagged ‘mundo’

Contra la corriente

noviembre 10, 2014

Marcelo Elizondo, Director General de Desarrollo de Negocios Internacionales

Escribió hace unos años Enrique Valiente Noailles que uno de los misterios de la vida es la capacidad que tenemos los seres humanos para olvidar el enigma que nos rodea y convertir las cuestiones pequeñas de la vida en lo primordial, concentrándonos en la ‘escala pequeña’, lo que nos devuelve la sensación de que gobernamos alguna instancia de la realidad. Pero él mismo a la vez sostiene que, cada tanto, es relevante volver hacia una ‘escala total’ para no perder del todo la noción de nuestra situación última.
Con esa lógica, hay que reconocer que consumimos noticias sobre desaceleración de la economía en China, estancamiento en Alemania o debilitamiento en Brasil; pero, a la vez (y mientas también en esa mirada hay que observar una no desdeñable recuperación de la economía norteamericana) está ocurriendo en el mundo un proceso irreversible de notable impacto: el comercio transfronterizo mundial crece más que el producto bruto global y la internacionalización de la economía avanza de tal modo que ya no existe tal cosa como el ‘comercio exterior’, sino que se han estructurado procesos globales sistémicos de tres eslabones: ‘inversión internacional –alianzas entre empresas en cadenas de valor– comercio internacional’.
En el corriente 2014, según la OMC, las exportaciones globales crecerán 3,1% (aun cuando se esperaba un alza de más de 4%) y la previsión para 2015 es de un crecimiento de las mismas del 4%. La OMC anuncia un aumento del 2,5% de las exportaciones de las economías desarrolladas en 2014, y un alza para ellas del 3,8% en 2015; y espera que las exportaciones de las economías en desarrollo crezcan un 4% en 2014 y un 4,5% en 2015. Antes, el promedio del alza del comercio en 2012/2013 fue del 2,2%.
Un hecho de notable relevancia es que si se suman las exportaciones de bienes y servicios de todos los países del mundo, en 1980 la economía mundial exportaba 17% de su producción, en 2008 avanzó hasta exportar el 27% de su producción, y a la fecha la economía mundial ya exporta nada menos que alrededor del 40% de su producción.
Mientras tanto, la Argentina exportará en 2014 unos u$s 10.000 millones menos que en 2011 (10% menos que en 2013), sufrirá en 2014 el tercer año consecutivo de ventas externas más bajas que en algún año anterior (situación que no se observaba desde 1981 y sus tres años inmediatos posteriores), y contará con la más baja participación de las exportaciones en el PBI desde el inicio del siglo.
Esto no es un hecho fortuito, pero tampoco es la consecuencia de un mundo en el que el comercio se debilite. Todo lo contrario. Atribuir a hechos mundiales padecimientos que tenemos nosotros es no entender lo que ocurre.
La mentira no es el único sustituto de la verdad, porque también existe el error; y parece ser éste el que impide ver lo que transcurre más allá de nuestras fronteras (nuestras exportaciones –descontando la incidencia de los precios– caen 9% en volúmenes, cuando en Latinoamérica crecieron 5,5% en el primer semestre de 2014; mientras que en el mundo la inversión extranjera directa creció 13% el año pasado pero en Argentina decreció 11%). La advertencia, pues, es que hay que entender que en el mundo los negocios productivos internacionales crecen y que quienes ingresan en procesos de inversión, alianzas y comercio transfronterizos mejoran su calidad de vida. Pero Argentina optó por diluir vínculos externos.
Isaiah Berlín distinguió para analizar las acciones humanas entre el comportamiento del erizo (que se mueve atraído por una sola idea fija) del del zorro (que no tiene una visión única sino diversos puntos de vista, y no está atado a una visión particular, y por ello puede decidir más fácil según el contexto). Es una visión menos fija lo que permitiría advertir que en el mundo más que crisis hay cambio. Y que si se trabaja para desarrollar atributos, conocimiento, innovación, valor, cualidad; los negocios internacionales generan riqueza, aumentan ingresos, crean empleo calificado y fomentan la inversión.