Posts Tagged ‘nogues’

Políticas comerciales, precios y libertad

enero 30, 2013

Julio J. Nogues Profesor, Universidad Católica Argentina

En los últimos días hubo dos noticias de importancia sobre política comercial: la eliminación de las licencias no automáticas de importación, y el aumento del arancel externo común del Mercosur para 100 productos. La primera es en apariencia, una medida liberalizadora mientras que la segunda es netamente proteccionista. Entonces, ¿es la Argentina un país más o menos abierto al comercio internacional?
La política comercial es quizás la principal determinante del nivel de precios. Sobre los precios elevados, hace poco la Presidenta dijo: “Si no te defendés vos no te defiende nadie” en referencia al uso del poder de compra por parte de los consumidores. La realidad es que los elevados precios resultantes de nuestras políticas comerciales proteccionistas solo pueden ser disminuidos por la Presidenta a través de menores barreras sobre las importaciones: en presencia de las mismas, el poder de compra de los consumidores es totalmente inefectivo. La libertad de elegir la tiene el Ejecutivo y una vez tomada, los argentinos son prisioneros de esta decisión. La ausencia en la Resolución 11/13 ME, de una fundamentación de los criterios que justificaron la eliminación de las licencias sugiere que el Gobierno tomó la misma como quien toma aceite de ricino: obligado por las circunstancias de esa “fuerza externa” que pone trabas a la administración de la economía según los criterios del poder de turno. La fuerza externa ante quien ahora se ha inclinado el poder es la OMC donde varios países tramitan una controversia contra la Argentina entre otras cosas, “por el uso indebido” de nuestra política de licencias.
El silencio que acompaña esta resolución contrasta con el entusiasmo para aumentar el arancel externo común hasta el 35%, máximo permitido por la OMC para 100 productos seleccionados por el Ejecutivo. La producción nacional beneficiada por este aumento incluye varios ejemplos de industrias en decadencia y también algunos de reciente data como el kiwi. Entre los viejos amigos de las políticas proteccionistas se encuentran algunas industrias que incluyen un grupo importante de empresas que nunca pudieron adaptarse a las presiones de la competencia. Algunos ejemplos de industrias con empresas decadentes incluyen juguetes, vestimenta, calzado, línea blanca y la gama de productos ensamblados en Tierra del Fuego: todos productos donde los argentinos sufren irremediablemente la selección de políticas del Ejecutivo. La inclusión de estos productos sugiere la existencias de criterios decisorios alejados de principios socio-económicos.
La Argentina es más cerrada y su economía se moverá hacia un mayor nivel de precios. Esta conclusión se basa en el hecho que persisten políticas como la Declaración Anticipada de Necesidades de Importación aparentemente administrada de una manera tan discrecional como las licencias eliminadas. A esto, se agrega el aumento de aranceles.
La apertura de la economía puede ser vista como un motor del crecimiento y bienestar, o como una manera de independizarse del “imperialismo internacional”. El Gobierno ya ha elegido. Bajo estas circunstancias prevalecerá el status quo y los precios elevados, lo cual también profundizara la fuerte desaceleración económica. La libertad de elección delegada por los argentinos está siendo mal administrada.

La OMC, la viveza criolla y la legalidad

abril 12, 2012
Julio J. Nogués Profesor, Universidad Di Tella

 La principal novedad en el Comunicado reciente emitido por la Organización Mundial de Comercio (OMC) en contra de las medidas proteccionistas de Argentina*, es el Comunicado mismo porque todo lo mencionado en el documento se ha expresado reiteradamente desde 2004 en el Comité de Licencias de este organismo**. En este ámbito, las quejas han sido expresadas por muchos Miembros tanto de países desarrollados como en desarrollo incluidos algunos de América Latina que no han firmado el reciente Comunicado. Un resumen de las mismas hasta 2010 se presenta en el cuadro de más abajo.
Por lo tanto en este sentido y contrariamente a lo publicado en muchos artículos periodísticos, no hay evidencias nuevas que avalen las afirmaciones de que por causa de estas quejas el país está más cerca de enfrentar un caso ante el Tribunal de Solución de Controversias de la OMC. Los golpes están viniendo por otros lados.
El Comunicado firmado por tantos países es un hecho inédito y refleja un elevado nivel de frustración con Argentina: una frustración con el hecho de que el país ha regresado a sus viejas y costosas políticas de sustitución de importaciones (SI) a pesar de que por primera vez, esto ocurre con obligaciones incluidas en los Acuerdos de la OMC ratificadas por el Congreso a través de la Ley 22.425. Argentina le ha demostrado a la comunidad internacional como hay que proceder para “encontrarle la trampa a la ley”.
La “viveza criolla” le ganó a la OMC al menos por ahora. ¿Y esta vez, cuál ha sido la viveza? Otorgar protección a través de instrumentos y mecanismos poco o nada regulados por la OMC como por ejemplo, licencias de importación (aparentemente también llamadas telefónicas) en lugar de medidas antidumping cuya administración requiere de pasos concretos y transparentes antes de implementar una medida.
La viveza criolla, el repudiar las reglas como una forma transparente de administrar una democracia, ha sido una causa central de nuestra decadencia económica (J. Nogués, 2011, Agro e Industria: del Centenario al Bicentenario, Editorial Ciudad Argentina). Sobre este punto, el Comunicado de la OMC hace referencia a una aparente ausencia de un marco jurídico adecuado para implementar muchas de las nuevas políticas proteccionistas. Si es así, se desprende que tampoco existe un marco legal eficiente para que las personas y los comerciantes de nuestro país puedan defenderse de posibles abusos administrativos.
También estamos alimentando una “mala onda” sobre nuestras exportaciones que amenaza tornarse crecientemente costosa. Las medidas tomadas por Brasil en respuesta a licencias de Argentina ya han desacelerado el comercio automotor en un grado impensado hace pocos meses. China ya ha actuado en contra de nuestras exportaciones de soja y acá la geopolítica nos ha movido hacia una mayor cautela. Estados Unidos nos ha sacado unilateralmente del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) por incumplir con el Tratado Bilateral de Inversiones: están amenazadas exportaciones por unos u$s 470 millones de dólares.
Al igual que lo ha hecho en el Comité de Licencias de Importación, Argentina ha respondido el Comunicado aseverando que cumple con las reglas y que seguirá implementando su estrategia de SI. Dadas las circunstancias esta ha sido una respuesta torpe. Los ejemplos mencionados en contra de nuestras exportaciones no pasan por la OMC pero son demasiado importantes como para responder que seguiremos con mas de lo mismo. Si lo hacemos, las medidas contra nuestras exportaciones seguirán creciendo y nuestra respuesta tendrá costos sociales crecientes.
Por último, lo más relevante no está relacionado con estos hechos sino con la triste realidad de que la cultura Argentina tiene una fuerte tendencia a inclinarse por la ilegalidad; por la ausencia de reglas que limiten los abusos de las personas y los gobiernos sobre el resto. Esto es lo que está en la raíz de nuestra decadencia y no visualizo que la persuasión moral que está intentando la comunidad internacional pueda influir sobre nuestros valores. El cambio tendrá que venir de adentro.

*http://www.wto.org/english/news_e/news12_e/good_ 30mar12_e.htm
**http://www.wto.org/spanish/tratop_s/implic_ s/implic_s.htm