Posts Tagged ‘remision de utilidades’

“Aumentamos significativamente el pago de importaciones”

abril 24, 2015

El presidente del Banco Central (BCRA), Alejandro Vanoli, aseveró que se están normalizando rápidamente los pagos de las importaciones que efectúa el país, y rechazó que la cifra de atrasos ronde los 10.000 millones de dólares como aseguraron algunos medios de comunicación.

“No hay tal cifra de retención” en el pago de importaciones, respondió Vanoli a una consulta que le formularon los periodistas al finalizar su intervención en el acto por el 50 aniversario de la fundación de la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban), que tuvo lugar en un céntrico hotel porteño.

“Estamos aumentando significativamente el pago de importaciones que, ya en el mes de marzo pasado, aumentaron un 30% sus valores y lo hemos multiplicado significativamente”, agregó Vanoli en respuesta a la pregunta que le formuló la prensa presente en el encuentro financiero.

El titular del Central tuvo a su cargo las palabras de apertura del encuentro, junto con el presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y también gobernador por el país en Felaban, Claudio Cesario, y la presidenta de la organización, María Mercedes Cuéllar López.

Sobre las importaciones, Vanoli dijo que se trata de un tema “vital, como también lo es lo que popularmente se conoce como dólar ahorro, y en el tema de remisión de las utilidades obviamente estamos analizando caso por caso las distintas situaciones”.

Así se refirió a otra pregunta que le fue formulada sobre la libertad para remitir utilidades empresarias al exterior y agregó: “Estamos buscando, en este sentido y como ya viene ocurriendo con el cambio de clima positivo que hay, promover la reinversión de las utilidades y ver, en cada caso, qué parte de las utilidades debe ser girada”.

Por otra parte, Vanoli dijo que toda la situación financiera se está normalizando y que está habiendo un “importante aumento de las inversiones, tal como se puede ver en la subida que están experimentando los precios de los activos debido a que hay un aumento de la demanda”.

También “hay mucha inversión directa y un aumento significativo de la inversión financiera, como lo indica la colocación del bono que refleja un positivo cambio de clima y esto va a generar expectativas aún mejores en la valorización de los precios”, concluyó Vanoli en su diálogo con los periodistas.

En su intervención de apertura de la reunión de Felaban, el presidente del Banco Central destacó la buena performance macroeconómica de los países de la región y de sus sistemas financieros, a los que describió como “sólidos y líquidos”, al tiempo que puso el acento en la necesidad de “realizar inversiones para la incorporación de nuevas tecnologías y sistemas de pagos”.

Por su parte, Cesario dio la bienvenida a los asistentes del resto de los países de la región, y subrayó la importancia de los bancos y del sistema financiero en el desarrollo y la inversión en las economías latinoamericanas.

“En Argentina tenemos un sistema financiero sólido, líquido, con baja exposición y que, de esta manera, ha contribuido y seguirá contribuyendo al desarrollo nacional”, dijo el titular de ABA en un pasaje de su breve alocución.

Destacó también que “la ventaja que muestra la economía argentina es la baja relación existente entre los créditos y los depósitos en relación con el PIB, lo que optimiza la función de los bancos para aportar al crecimiento”.

Finalmente, Cesario también pronosticó que una buena política macroeconómica podría desarrollar el potencial argentina para el desarrollo que cifró, para un plazo de 10 años, “en una inversión total de 300.000 millones de dólares que permitiría generar tres millones de empleos en la economía formal, y mejorar la calidad de vida de sus habitantes de manera muy importante”.

 Ambito

El Gobierno pone más condiciones para el giro de dividendos al exterior

enero 13, 2015

Para autorizar la salida de divisas exigirán planes de inversión al día, cuentas claras con AFIP, entre otros requisitos. El monto a autorizar seguirá siendo discrecional

por ESTEBAN RAFELE Buenos Aires

Para girar dividendos a sus casas matrices, las empresas multinacionales deben tener papeles al día. El Gobierno comenzó a cruzar información de todas las dependencias oficiales y sólo permitirá distribuir beneficios en el exterior, en un monto a negociar con los funcionarios, a aquellas compañías que tengan todo en regla.

Los funcionarios transmiten a ejecutivos de empresas este nuevo torniquete al cepo cambiario desde fines del año pasado, según confirmaron a El Cronista fuentes de media docena de compañías de los sectores automotriz, alimenticio, consumo masivo, servicios y cerealero. En todos los casos, se trata de firmas que intentan girar divisas a sus casas matrices en concepto de dividendos o pago de regalías. Es algo que el Ejecutivo administra con trabas informales desde 2012. Ninguna empresa quiso ser mencionada, por temor a que eso entorpezca más sus gestiones.

En esta oportunidad, el Gobierno intenta darle cierta racionalidad a la restricción: no podrán girar divisas al extranjero aquellas firmas que estén en la mira de la AFIP por sobrefacturar importaciones o subfacturar exportaciones, por ejemplo, o que sean investigadas por la Unidad de Información Financiera (UIF) por sospechas de lavado de activos, o que no hayan presentado al Ministerio de Economía sus planes de inversión y toda la información relacionada con costos y márgenes de rentabilidad que solicita la Secretaría de Comercio Interior. “Tenían la intención de comunicar que iba a haber una liberalización, pero, en la práctica, sacar dividendos va a ser más difícil”, dijo una fuente del sector manufacturero.

El Banco Central (BCRA) ya autorizaba la venta de divisas para distribuir utilidades en el exterior de a cuentagotas y de manera discrecional, de acuerdo a las negociaciones de cada empresa con el Ministerio de Economía y a la disponibilidad de dólares. Con excepción de los bancos, cuyo esquema de distribución de dividendos está reglado por el Central, el resto de las empresas tiene formalmente libre disponibilidad para girar divisas al exterior… si las consigue. Desde los tiempos del secretario de Comercio Guillermo Moreno, se tornó casi obligatorio para las multinacionales el anuncio de una inversión para poder sacar dividendos.
Ahora, el ministro de Economía avanzó en darle cierta institucionalidad a esa restricción. El cruce de datos es similar al que prometieron el 14 de noviembre último, al crear la Unidad de Seguimiento y Trazabilidad de Operaciones del Comercio Exterior, dependiente de la Jefatura de Gabinete, luego de que AFIP denunciara a la multinacional Procter & Gamble por sobrefacturar importaciones para, así hacerse de más divisas de las necesarias para pagar sus compras. Se coteja información de AFIP y Aduana, el BCRA, la Comisión Nacional de Valores (CNV), la UIF y el Palacio de Hacienda.

La administración de la salida de divisas se mantendrá mientras el Gobierno siga con problemas para conseguir dólares. Sin un acuerdo con los fondos buitre en escena que permita liberar el pago de la deuda y el acceso de capitales, economistas y empresarios suponen que esta política se mantendrá hasta el recambio presidencial.

Entre las empresas más complicadas se destacan las automotrices, que acumulan deudas con sus casas matrices o con sus hermanas brasileñas. Las automotrices llegaron a reclamar una deuda acumulada para pagar préstamos e insumos de u$s 2.500 millones. Según Mauricio Claverí, economista de Abeceb.com, esa cifra se redujo. “Hubo autorizaciones del Gobierno para importar más, sobre todo a partir del swap (del Banco Central con China), la licitación de 4G y la liquidación anticipada de cerealeras”, afirmó. Según el economista, en 2014 “hubo algunos permisos para girar divisas, sobre todo a las multinacionales que venían más castigadas por la restricción de importaciones”.

Según las fuentes, la restricción externa también provocará una mejora en las arcas fiscales. No sólo las empresas tendrán más cuidado al declarar sus importaciones y exportaciones, sino que inflarán declaraciones juradas de Ganancias para tener más resto que girar al exterior, en caso de que, con “papeles al día”, el Ejecutivo abra el grifo.

El Gobierno volverá a frenar el giro de dividendos este año para cuidar dólares

enero 14, 2013

ESTEBAN RAFELE Buenos Aires

El Gobierno volverá a restringir al máximo el giro de dividendos este año y sólo permitirá pequeñas salidas de divisas como “gestos” a empresas que hayan mejorado su balanza comercial o que deban pagar regalías, indicaron a El Cronista dos fuentes independientes entre sí con acceso cotidiano a los despachos del Banco Central y el Ministerio de Economía.

Se trata, en otras palabras, de la continuidad de la política cambiaria que instauró el Ejecutivo en 2012, año en que prohibió la compra de divisas para atesoramiento, restringió la adquisición de billetes para el pago de deudas y turismo y trabó, mediante mecanismos formales e informales, el giro de dividendos al exterior de las empresas.

Las mejores perspectivas comerciales y los menores pagos de deuda matizarán apenas el giro de dividendos. Según supo este diario, habrá autorizaciones mínimas para empresas que hayan hecho los deberes. Deben enseñar una mejora en la balanza comercial producto de la sustitución de importaciones, por ejemplo. O argumentar que si no giran dividendos la casa matriz frenará inversiones futuras en el país. O demostrar que necesitan enviar los dólares para pagar el royalty de una marca o de un servicio a su casa matriz o a la dueña del nombre, en caso de tratarse de firmas independientes –la local y la extranjera–. Los dólares saldrán a cuentagotas.

La autorización para distribuir y girar dividendos proviene del Ministerio de Economía, pero es el Central el que debe convalidar la compra de divisas para ello. El pago de utilidades es uno de los códigos que habilita la compra de dólares. Pero la primera y última palabra la tiene la Secretaría de Comercio Interior de Guillermo Moreno.

La distribución de dividendos cayó con fuerza el año pasado, según datos del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (el IAMC). Las firmas que cotizan en Bolsa repartieron en total $ 38.728 millones, o un 63% menos de dinero que los $ 105.182 millones de 2011. Las compañías extranjeras acapararon $ 35.800 millones, o un 61% menos que el año anterior. Buena parte de ese dinero son divisas que salen del país. Según datos del central, el giro de dividendos al extranjero a través del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) llegó al récord de u$s 4.495 millones en 2011 y la salida de divisas ascendió a más de u$s 23.000 millones ese año.

Las multinacionales mineras ya tuvieron un avance de lo que les espera para 2013. El Gobierno les había prometido que autorizaría un giro de divisas en diciembre, cosa que no ocurrió. El secretario de Minería, Jorge Mayoral, les dijo en una reunión que esa operación podría realizarse en marzo, pero estará sujeta a la política cambiaria oficial. En 2012, las mineras pospusieron el giro de unos u$s 800 millones, según datos del sector. Las empresas firmaron acuerdos de sustitución de importaciones y desarrollo de proveedores internos y esperan que el Ejecutivo les deje girar dólares a sus casas matrices.

Los bancos tendrán otro año sin giro de divisas, luego de que el Banco Central cambiara, en enero de 2012, los requisitos de capital para las entidades financieras. Éstos pasaron del 30% al 75%. El organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont autoriza o no el giro de dividendos a los bancos. Integrar esos requisitos obliga a los bancos a no repartir utilidades tampoco este año, indicó una fuente oficial.

Las mejores perspectivas económicas para 2013 no modificarán la política cambiaria, que prioriza el cuidado de cada divisa. Una cosecha un 20% mejor a la del año pasado asegura una mayor cantidad de ingreso de dólares, aseguran economistas del sector privado. En paralelo, los vencimientos de deuda estarán aliviados por la cancelación del Boden 2012 y el no pago del Cupón PBI. El Gobierno constituyó el Fondo de Desendeudamiento con reservas por u$s 7.967 millones, pero los vencimientos rondarán los u$s 5.000 millones. El superávit comercial sería similar a los u$s 12.633 millones de de 2012. Pero las reservas cayeron el año que finalizó u$s 3.100 millones.