Posts Tagged ‘reservas’

Advierten que el BCRA pone en jaque al comercio exterior al entregar pocos dólares

agosto 12, 2015
12.08.15
En la jornada de ayer, el BCRA disminuyó la entrega de dólares a importadores y sólo le entregó a aquellos que podían netear esas divisas con las exportaciones

Hoy estuvo prácticamente paralizado el comercio exterior, ya que el Banco Central sólo entregó dólares a los importadores muy a cuentagotas a quienes neteaban con exportaciones. El cliente iba al banco comercial con la DJAI aprobada y le decían que el BCRA no le había habilitado los dólares, y muchas empresas necesitan esos insumos para poder cumplir con licitaciones”, advierte Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI.

El runrún en el sector era que todos querían sacar sus impos antes del 15, porque había un temor en el ambiente que desde la semana próxima el gobierno se pondría más duro para cuidar las divisas, pero según cuentan esto se adelantó. El comentario que circula de boca en boca es que la autoridad monetaria tendría intenciones de recuperar la cantidad de divisas vendidas antes de las PASO, por lo que se prevé que esta semana continúen cerrando el grifo.

Marcelo Elizondo, titular de la consultora DNI, coincide con esta visión: “Los límites están esencialmente en el Banco Central. Aun concedida una DJAI, luego el importador debe acceder a dólares para pagar la importación. Y en este plano hay muchos limites. Se estima que el BCRA adeuda unos u$s 6500 millones a importadores para pagar operaciones que ya fueron autorizadas y luego concretadas”.

Ponce revela que ahora se produce, por primera vez, un triple accionar en forma simultánea: “La Secretaría de Comercio no está aprobando las DJAIs, el BCRA no entrega los dólares y la Aduana pasa a canal rojo más del 20% de los productos que ingresan (cuando esta cifra solía ser menos del 7%), que deben ir a revisión total con veedores”.

Incluso, muchos socios de la Cámara de Importadores llamaron a la entidad por la cantidad de ADOs recibidas. Las ADOs es como se conoce en la jerga a las alertas de operaciones, que es cuando frenan el ingreso de mercadería porque deben pasar por el canal rojo.

Elizondo subraya que las DJAIs con más problemas son las que solicitan operaciones por más montos: máquinas y aparatos (bienes de capital), y piezas y partes (para armando o reposición) son las que pueden llegar a montos mayores. Son importaciones de manufacturas de origen industrial que, si no ingresan, afectan a la producción industrial”.

A modo de comparación, el cupo para las once terminales automotrices es de u$s 231 millones mensuales, cifra que representa apenas el 50% de lo otorgado por dólar ahorro en las siete primeras ruedas de agosto.
En rigor, las importaciones de junio cayeron de u$s 6500 a u$s 5800 millones, mientras en el ambiente se dice que las de julio podrían caer por debajo de los u$s 5000 millones, ya que en las industrias se notan faltantes de insumos para la producción, pues el 80% de lo que se importa son piezas indispensables para la actividad industrial.

En este escenario, nadie se atreve a rechazar las DJAIs por escrito, sino que la demoran, no las responden, o aparecen DJAIs observadas. En el banco comercial, cuando el cliente va con la DJAI aporbada, le piden que pase la semana siguiente, y luego la otra, y así sucesivamente, y por lo bajo confiesan que el BCRA aún no le dio los dólares, porque está privilegiando a los ahorristas con cupo AFIP.

Ante esta problemática, las empresas están pensando qué hacer con su política de reposición, porque no sabe si podrán reponer la mercadería al valor que lo están vendiendo al público, entonces por las dudas se cubren aumentando los precios, los que genera inflación.

Anuncios

El Gobierno le pedirá a China ampliar el swap de monedas para llegar con más reservas a octubre

julio 29, 2015
El BCRA acordó sumar entre u$s 5000 y 11.000 millones más a la línea de financiamiento. Ahora deberán formalizarlo Cristina Fernández y su par Xi Jinping. Kicillof lo niega

El Banco Central pidió a su contraparte china, el Banco Popular, ampliar el swap de monedas que permitió a la autoridad monetaria sumar hasta el momento el equivalente en yuanes a u$s 8200 millones a sus reservas en préstamos de corto plazo, confiaron a El Cronista dos fuentes oficiales al tanto de la operación.

La intención de máxima del Gobierno es duplicar el cupo actual para intercambiar monedas, equivalente a u$s 11.000 millones. Según otra versión, la extensión pedida sería de u$s 5000 millones. Así, el monto disponible pasaría a entre u$s 16.000 y 22.000 millones.

La ampliación del swap no significará el uso efectivo de esa línea de contingencia, entienden en el Gobierno, sino tener la posibilidad de acudir a ese financiamiento en caso de ser necesario -y en momentos en que el cupo inicial se agota-.

Los desembolsos son automáticos y tienen un año de plazo, aunque puede renovarse por otros 365 días. El primero se efectuó el 31 de octubre pasado y será renovado cuando venza, previo pago de los intereses. Los pagos son en yuanes, que ya significan casi 24% de las reservas (que ayer cerraron en u$s 33.924 millones).

El presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, mantuvo conversaciones con el Banco del Pueblo y consiguió el aval chino para duplicar el swap, afirmó una fuente oficial. En su opinión -así lo dijo en una entrevista con El Cronista, el 21 de mayo último- la línea debería cubrir un año de comercio bilateral como mínimo (alrededor de u$s 15.000 millones).

Las gestiones de Vanoli ahora deberán rubricarse con una conversación de alto nivel entre los presidentes Cristina Fernández y Xi Jinping para formalizar la extensión, de acuerdo con la misma fuente.

El presidente del BCRA pretendía tener todo listo para poder ampliar la línea de contingencia en 2016. Pero los tiempos se aceleraron hace dos semanas, cuando el juez de Nueva York, Thomas Griesa, habilitó a los fondos buitre a intentar bloquear los pagos del título Bonar 24 y cualquier otra emisión de deuda que intente el país.

Ese riesgo restringió las opciones de fondeo, en momentos en que el superávit comercial flaquea y la previa electoral presiona sobre el dólar. La divisa informal volvió ayer a rozar los $ 15.

La mira, por supuesto, está en octubre. El 3 de ese mes, el país debe saldar el pago de u$s 5900 millones del Boden 2015, a pocas semanas de las elecciones generales del 25. El pago se efectuará con reservas del BCRA. En la entidad monetaria sostienen que parte de ese dinero quedará en el país, por lo que la caída de reservas no será tan fuerte, salvo que, ante la incertidumbre electoral, los inversores opten por retirar las divisas del sistema financiero.

La ampliación terminará de acordarse después de las PASO del próximo domingo 9 de agosto, según una fuente oficial.

Ante la consulta de este diario, voceros del Ministerio de Economía de Axel Kicillof desmintieron que se avance en la ampliación del swap. Otras dos fuentes al tanto de las gestiones ratificaron la información.
El ministro y candidato a diputado por la Capital defendió ayer la profundización de relaciones con China en declaraciones a Radio Uno. “Con China hay una ventaja, necesitan comprar lo que nosotros producimos, esa relación comercial creció enormemente. En Estados Unidos, cuando llego, los fondos buitre me piden hasta la última moneda, y en China, que tienen una economía holgada, te dan crédito. El dólar es la moneda mundial, pero mira los líos que está generando en el mundo. China está tratando de generar una moneda que nos permita no depender de una moneda mundial”, dijo Kicillof.

Además del swap cambiario, el Gobierno espera el ingreso de otros u$s 400 millones provenientes de China. Ese monto llegará en dos desembolsos trimestrales de unos u$s 200 millones cada uno en promedio para financiar la construcción de las represas de Santa Cruz.

Las automotrices reclaman más dólares, pero el Gobierno no les abre el grifo

julio 7, 2015
Las terminales tienen u$s 160 millones por mes para importar, más otros 70 para producir modelos en el país. Piden, al menos, otros 100 millones, pero no les ampliarán el cupo

El Ministerio de Economía ya distribuyó el total de las divisas destinadas a ampliar los cupos para importadores entre distintos sectores demandantes de dólares y excluyó a las automotrices del reparto. Las terminales demandaban entre u$s 100 y u$s 140 millones mensuales más para poder llegar a producir 600.000 autos este año.

De acuerdo con fuentes oficiales, el Palacio de Hacienda y el Banco Central acordaron ampliar el cupo de dólares para “impulsar el crecimiento”, pero con un tope para no afectar el nivel de reservas. Axel Kicillof y Alejandro Vanoli definieron ese stock de dólares disponibles para el trimestre y el ministro decidió repartirlo entre las ensambladoras de Tierra del Fuego, el sector petroquímico y otros demandantes de billetes. Las automotrices quedaron fuera.

Así, el 26 de junio el Gobierno anunció la ampliación del cupo a las fábricas fueguinas de u$s 233 a u$s 300 millones mensuales. Otros sectores menos demandantes de divisas también recibieron un incremento en su disponibilidad del orden del 30%.

El sector automotriz tiene u$s 160 millones mensuales para importar. Semanas atrás, las terminales comenzaron a instalar la necesidad de ampliar ese cupo, en momentos en que la producción y las ventas locales parecen haber tocado fondo tras meses de caída. “Si no nos liberan más dólares, vamos a tener un mercado de menos de 600.000 unidades”, aseguró hace unos días la presidenta de la Asociación de Fabricantes Automotores (Adefa), Isela Costantini.


“Nos venden u$s 160 millones por mes, pero necesitamos u$s 260 millones. No alcanza”, agregó la también CEO de General Motors para Argentina, Paraguay y Uruguay.


En rigor, las terminales reciben u$s 230 millones: son u$s 160 para importar autos y autopartes y otros u$s 70 millones destinados a producir nuevos modelos. El resto de las divisas que necesitan deben conseguirlas por su cuenta.

También deben saldar deudas con sus casas matrices. En los primeros meses del año, el consolidado disminuyó. El grupo de 11 marcas que fabrican en el país tienen una deuda acumulada de alrededor de los u$s 2000 millones, indicaron fuentes sectoriales.

Costantini apuesta a lograr vender este año 600.000 unidades, pero otras voces del sector piensan que no se superarán las 580.000. Adefa se había propuesto vender 680.000 autos a comienzos de año.

Las autoridades de las 11 marcas que fabrican en el país -Honda, Renault, Ford, GM, PSA Peugeot-Citroen, Fiat Chrysler, Iveco, Mercedes Benz, Scania, Toyota y Volkswagen- mantienen reuniones en Economía, principalmente con el secretario de Comercio, Augusto Costa. Llevan los datos que habitualmente pide el Ministerio (producción, exportación e importación) y tratan de persuadir a los funcionarios para que les liberen más dólares.

Existe la esperanza que los u$s 160 millones sean el piso y que nos den algo más. La caída de Brasil se está haciendo notar y no hay más que mirar los datos de exportación”, explicó una fuente del sector automotriz. Las ventas al país vecino cayeron 30% interanual y representan el 80% de las exportaciones. Esa caída hace que en el sector tengan problemas para hacerse de dólares propios.

“El cupo ya fue otorgado. Puede haber más, pero habría que generar un mayor ingreso de divisas. Además, las automotrices vienen muy duras a negociar”, indicó una fuente oficial.

Alivio

La semana pasada, el Gobierno alivió el impuesto a los autos de media y alta gama al elevar 15% la base imponible del 0 KM. Además, estableció alícuotas diferenciadas para autos nacionales e importados, algo que podría traerle problemas con Brasil y México, con quienes se firmaron acuerdos recientemente, y demandas ante la Organización Mundial de Comercio (OMC). Con el nuevo esquema, la primera escala establece que los 0 KM con un precio a público entre $ 330.000 y $ 455.000, pagan un 10% si son nacionales y un 30% si son importados.

El Gobierno abre cupo para exportar maíz y trigo nuevo por unos u$s 1.800 millones

noviembre 7, 2014
Será para los próximos meses por un total de 9,5 millones de toneladas de la nueva cosecha, la mayor parte para el maíz. La mesa de enlace protestó en Córdoba
Horas después de que la dirigencia rural nucleadas en la mesa de enlace de entidades agropecuarias realizara una jornada de protesta en Córdoba para rechazar las políticas nacionales y la presión impositiva que tolera el sector, el Gobierno anunció ayer nuevos cupos para la exportación en los próximos meses de trigo y maíz de la nueva campaña, los dos cereales que desde hace 7 años tienen un férreo control oficial, por un estimado de $ 1800 millones, a valores FOB actuales.
Se trata de 1,5 millón de toneladas de trigo, incluida la harina, de la cosecha que se está haciendo en estos días, para embarcar desde el próximo 15 de diciembre. A eso se suman, 8 millones de toneladas de maíz para embarcar desde el 15 de marzo próximo. El volumen autorizado de maíz que todavía no se sembró es inédito para el cereal desde que se impusieron los controles y permisos de exportación a través del sistema ROE.
A los valores FOB oficiales de ayer, que informa Agricultura, las 1,5 millón de toneladas equivalen a $ 390 millones. Mientras las 8 millones de toneladas de maíz suman u$S 1424 millones. Si todo ese volumen se comercializara a esos precios, ingresarían al país u$s 1814 millones de toneladas.
El cupo que se preautoriza surge de las primeras estimaciones oficiales de producción triguera en torno a 12/14 millones de toneladas y maicera de 30 millones, indicaron fuentes gubernamentales consultadas por El Cronista.
Del total que se autoriza a anotar, al 29 de octubre último, la exportación ya tenía compradas 714.600 toneladas de maíz 14/15 y 994.500 de trigo 14/15.
El anuncio fue efectuado tras una reunión que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, los ministros de Economía, Axel Kicillof, y el de Agricultura, Carlos Casamiquela, mantuvieron ayer con referentes de las cámaras de exportadores de granos. Según informó Economía, estuvieron directivos de Dreyfus; Vicentin; Noble; Cargill; ACA; Toepfer; Amaggi; CHS; Nidera; Multigrain; Compañía Argentina de Granos; AFA; ADM; AGD; Bunge; Molinos y Gear.
Justamente, la habilitación de exportaciones de ambos cereales, tanto de la vieja cosecha como de la nueva, había sido un reclamo que las cerealeras habían hecho al Gobierno en medio de la negociación que hace un par de semanas terminó en un acuerdo para que ingresen divisas hasta fin de año por u$s 5.700 millones.
La decisión “apunta a que todo excedente sobre las necesidades de consumo interno sea destinado a la exportación” a la vez de “establecer un marco de previsión y certidumbre del sector”, sostuvieron en Economía.

Otros proyectos

Además de los cupos, Capitanich y Casamiquela anunciaron el envío al Congreso de tres proyectos de ley para el sector . El más controvertido es que el plantea el reemplazo del actual Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva) por uno que incluya también a la aviar y porcina y cuyo titular será designado por Agricultur a (hoy es de los privados, que financian su funcionamiento). Otro proyecto le otorga autarquía al Senasa, aunque se desconoc la fuente de financiamiento, por lo que el sector cree que habrá mayor arancelamiento. El tercer proyecto es de una ley de Acuicultura.

El Gobierno abre cuentas en Hong Kong para evitar embargos de préstamos chinos

octubre 30, 2014

El Banco Central (BCRA) deberá abrir cuentas en Hong Kong para recibir el dinero de los préstamos chinos para las represas de Santa Cruz y el tren Belgrano Cargas a resguardo de los potenciales embargos de los fondos buitre. Así lo acordaron los presidentes de Argentina y China, Cristina Fernández y Xi Jinping, en una videoconferencia que mantuvieron en la noche del martes.

Los desembolsos chinos para las obras y el swap cambiario se dilatan por cuestiones burocráticas, indicaron distintas fuentes oficiales y del sector privado al tanto de las operaciones. Uno de los obstáculos es que el país asiático pidió generar una ingeniería financiera para evitar que el dinero pueda caer en manos de los holdouts que litigan contra Argentina. NML Capital pidió una acción de discovery contra China por su “alianza estratégica” con el país.

Por eso, ambos gobiernos acordaron que el Banco Central abrirá en las próximas semanas cuentas en las sedes que los bancos ICBC y Bank of China tienen en Hong Kong. Los chinos girarán el dinero desde Beinjing a ese polo financiero y allí quedará a disposición de la autoridad monetaria argentina.

Después del default técnico de los bonos Discount (al que hoy se sumará el de los bonos Par), las autoridades chinas ratificaron el desembolso de los créditos para las represas Néstor Kirchner y Jorge Cépernic de Santa Cruz y para el Belgrano Cargas. Las represas están a cargo de Electroingeniería y la china Gezhouba y fueron valuadas en u$s 4.700 millones, que aportarán bancos chinos con el ICBC a la cabeza. Para refaccionar el Belgrano cargas, obra a cargo del Ministerio de Interior y Transporte, China aportará u$s 2.100 millones, aunque cerca de la mitad se utilizará para comprar material rodante y no representará un ingreso de divisas. Sin embargo, los chinos endurecieron las condiciones para proteger sus activos.

Fuentes al tanto de la operación estiman que los primeros desembolsos ingresarán en noviembre, aunque distintos trámites y el pedido chino de salvaguardar el dinero podrían demorar más los giros y el consecuente inicio de las obras. En el caso de las represas, deberían ingresar unos u$s 500 millones.

Acelerar

La Presidenta pidió a su par chino acelerar los trámites para efectivizar esos desembolsos, que el Gobierno necesita no sólo para engrosar las reservas del Banco Central, sino también para darle un empujón a la alicaída actividad económica con la obra pública.

Cristina y Xi acordaron que entablarán una reunión bilateral en Brisbane, Australia, durante la cumbre de líderes del G-20, los próximos 15 y 16 de noviembre. “Estoy dispuesto a mantener una estrecha comunicación y contactos con usted, dándole la bienvenida para que visite China en el momento que considere apropiado y esperando encontrarnos nuevamente en la Cumbre del G20 de Brisbane en noviembre‘, dijo Xi, según la agencia oficial de noticias china Xinhua. La visita de la Presidenta a Beijing, prevista para esa fecha, sería pospuesta para enero o febrero próximos.

Cristina devolvió gentilezas: “Declaramos conjuntamente el establecimiento de la asociación estratégica integral China-Argentina, aprobamos el programa modernizado de las estaciones hidroeléctricas Néstor Kichner y Jorge Cepernic, así como el ferrocarril de carga Belgrano Cargas, y acordamos la participación de empresas chinas en la construcción de la planta de energía nuclear de Argentina”, dijo durante la videoconferencia, según Xinhua.

En paralelo, el Banco Central de Alejandro Vanoli buscará dar comienzo al swap cambiario con el Banco Popular chino antes de fin de año, según fuentes oficiales. Al asumir a su cargo, el nuevo presidente del Central se mostró sorprendido porque su antecesor, Juan Carlos Fábrega había dado por iniciado el swap. Vanoli viajó a la cumbre del Banco Mundial y el FMI, entre otras cosas, para acelerar la operación con su par chino, aseveraron fuentes al tanto de las gestiones. La intención oficial es que ingresen unos u$s 1.000 millones de aquí a diciembre para reforzar las reservas.

Importadores criticaron la “informalidad” del BCRA: “Autorizan según la caja”

octubre 1, 2014

11-09-2014 Diego Pérez Santiesteban criticó que el Central bajó a u$s150.000 el monto a partir del cual las operaciones deben ser informadas para acceder a divisas

El presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), Diego Pérez Santiesteban, afirmó el martes que por el “perfil importador” de la Argentina “es muy malo” que el Banco Central (BCRA) haya restringido aún más el acceso a divisas para importadores y reconoció que la autoridad monetaria actuó de modo “informal” para dictar la norma.

A la vez, señaló que el BCRA actúa con criterio “de caja” y que paga las importaciones con “lo que va teniendo día a día”.

“Esto es muy malo” advirtió Pérez Santisteban al indicar que “por el perfil importador de la Argentina más de 80 por ciento de lo que importa va a la producción” o sea “a la industria, al campo, a la infraestructura de servicios públicos y privados”.

El directivo confirmó que “efectivamente” el Banco Central bajó de 300.000 a 150.000 dólares el monto a partir del cual las operaciones de importación deben ser informadas a la entidad monetaria para recibir autorización para acceder a las divisas, en lugar de ser aprobadas automáticamente. Y además reconoció que lo hizo como en tiempos de Guillermo Moreno, sin dejar huellas en una circular y “de palabra”.

“Efectivamente. Es una suerte de límite informal porque nunca ha respondido a una resolución formal del BCRA, cosa que es extraña porque el BCRA siempre se ha caracterizado históricamente por funcionar de acuerdo con resoluciones internas escritas”, señaló.

Pérez Santisteban sostuvo en declaraciones a radio El Mundo que “los límites han ido variando: han sido a veces de arriba de 300 mil, en algún momento entre 200 y 100 mil, y en la época de los últimos días de (la ex presidenta del BCRA Mercedes) Marcó del Pont llegaron a estar en 100 mil”.

“Cuando se abren las operaciones la mesa de cambios del BCRA informa a las mesas de los bancos que a partir de ese momento las operaciones por encima de 150 mil dólares tienen que ser informadas con anticipación al BCRA para que o se reprograman, o se dividan los pagos al exterior o se busque alguna alternativa o alguna espera mientras los fondos entren”, puntualizó.

El empresario aseguró que “la forma que ha tomado el BCRA con respecto a los pagos de importaciones es hacerlos de acuerdo con la caja que va teniendo día a día” y remarcó que actualmente la entidad “los únicos” ingresos de divisas que está recibiendo “son por las exportaciones”.

Citó como ejemplo del impacto negativo de este tipo de restricciones a la industria automotriz donde “hay una preocupación seria” por la deuda que se ha generado con los proveedores. “El BCRA en este caso está interviniendo sobre operaciones ya hechas”, enfatizó.

Pérez Santiesteban vinculó la decisión del BCRA al conflicto con los holdouts, al evaluar que “es consecuencia de alguna manera a esta situación externa en la Argentina que le está dificultando el acceso a los mercados internacionales de crédito”. Al respecto, planteó que “el mundo no está cerrado a Argentina” sino que “es la Argentina que asume determinadas actitudes de encerrarse en posiciones que le dificultan el acceso al mercado de crédito” y advirtió que “esto lo terminamos viviendo en las situaciones de todos los días como es en este caso la entrada de maquinaria, repuestos, insumos, remedios para el país”.

Según su visión “es imprescindible” volver a los mercados externos porque “el financiamiento es la sangre del desarrollo”.